UNA ESPECIE DE ETAPA 0,5

Madrid, en la fase 0 con menos restricciones "tras una discusión importante" con Sanidad

Sanidad autoriza para la capital y para BCN una fase 0 avanzada, o con alivios en el confinamiento. El Ejecutivo regional estalla: se opone porque entiende que está preparada para ir a la etapa 1

Foto: La presidenta y el alcalde de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, este 15 de mayo en la ermita de San Isidro. (EFE)
La presidenta y el alcalde de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, este 15 de mayo en la ermita de San Isidro. (EFE)

La Comunidad de Madrid avanza pero poco y no salta a la fase 1, a la que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso aspiraba, sino que se queda en la 0 aunque con algunas medidas de alivio del confinamiento. Desde el próximo lunes, 18 de mayo, podrá abrir el comercio minorista ya sin cita previa y con aforo limitado, de manera que se podrá comenzar a reactivar la economía, como también podrán funcionar de nuevo bibliotecas (para préstamo de libros) o museos. Pero no estarán permitidas ni las reuniones de hasta un máximo de 10 personas, ni las visitas a familiares, ni podrán abrir las terrazas de bares y restaurantes con una ocupación al 50%. La región emblema del PP se queda en una suerte de fase 0,5, igual a la que había reclamado la Generalitat de Catalunya para Barcelona, y a la que también accede la Ciudad Condal.

La Comunidad recibió la noticia por la tarde a través de una conversación telefónica con Salvador Illa, según relató él mismo, aunque advierte de que no la comparte y que es un agravio comparativo respecto a otras regiones que sí han subido al primer peldaño estando, alega, peor preparadas. Pese a que Illa evitó este viernes, en rueda de prensa en la Moncloa, lanzar reproches, y pese a que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, glosó el "excelente" trabajo de Madrid, no se pudo ocultar el conflicto y hasta Simón decidió que se había decidió mantener Madrid en la fase 0, con mejoras o flexibilizaciones, tras una "discusión importante" con las autoridades regionales. No hubo siquiera un segundo encuentro bilateral, como estaba previsto.

Sanidad explica que los "riesgos asociados" a abrir Madrid y BCN son mayores y que hace falta consolidar el sistema de vigilancia de la capital


El ministerio, explicó Simón, aunque ha hallado avances muy significativos en la situación epidemiológica de la región y en los sistemas de vigilancia, entiende que las dos ciudades tienen "características particulares": son núcleos de población muy importantes, con una movilidad muy alta, con transportes públicos muy concurridos y nodos de comunicación claves en el país. Por eso mismo, los "riesgos asociados" a las dos ciudades no son "los mismos que para el resto del territorio". "No es igual Madrid o Barcelona que Zaragoza o Málaga", justificó. La epidemia allí se ha comportado de manera más "explosiva": Madrid y Cataluña (sobre debido a BCN) representan el 52,77% de los casos notificados (66.005 y 55.464, de un total de 230.183) y ambas, junto con Castilla y León, son las que reportan a diario más positivos. Las tres áreas que están quedando más rezagadas en la desescalada.

Casos no detectados

El doctor apuntó que en Madrid ha habido "un número muy importante de casos no detectados" que aún podrían estar transmitiendo la enfermedad, "y no es un número bajo dado el volumen de infecciones que sí hemos detectado" en la región. Además, Sanidad quiere comprobar que el sistema de detección implantado en los últimos días vaya consolidándose y madure unas jornadas más. "Si Madrid tiene un brote", alertó Simón, "afectará probablemente a toda España". De ahí que el ministerio alegue que ha actuado con prudencia, si bien se niega a mostrar los informes de evaluación, pese a las quejas del Gobierno regional y las peticiones de los medios de comunicación.

El Ministerio de Sanidad opta por tanto por una solución análoga en las dos grandes ciudades del país (y en los núcleos más importantes de Castilla y León, la otra comunidad muy afectada por el virus) para evitar un nuevo brote de contagio. Los dos puntos en los que cualquier descontrol de la pandemia puede tener consecuencias más severas. Pero así como satisface los deseos del Govern de Quim Torra, que durante el periodo de alarma está mostrándose aún más conservador en sus movimientos que el Ejecutivo de Pedro Sánchez y ahora, en la transición, está decantándose por la cautela, no colma las expectativas de Díaz Ayuso. El Gobierno regional quiere avanzar más deprisa, arguyendo que cumple los requisitos exigidos y que necesita la apertura para que no se destruya su tejido económico. Pero la decisión de Illa es un intento de equilibrio con la Comunidad de Madrid, principal foco de tensión territorial al que se enfrenta el líder socialista. La región y Ayuso se han convertido en el estandarte de Pablo Casado contra Sánchez.

Ya el Ejecutivo regional digirió con dificultad la semana pasada el frenazo de Sanidad a su pretensión de progresar a fase 1. Pero la dirigente conservadora evitó librar una contienda a campo abierto, consciente de que su estrategia de confrontación se había agujereado por la crisis interna de su Gabinete: desde las divergencias entre la presidenta y su socio y vicepresidente, Ignacio Aguado, hasta la dimisión de la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, que no encontraba razonable demandar el salto a la etapa 1. Tras el portazo, el Gobierno autonómico prometió que presentaría su candidatura de inmediato, el lunes 11. Finalmente el informe no lo elevó a Sanidad hasta el miércoles 13, de nuevo fuera de plazo.

En esta estación intermedia, no podrán abrir las terrazas ni se permitirán las visitas a familiares. Pero vuelven velatorios o museos con limitaciones

El jueves, tras el primer encuentro bilateral entre Salvador Illa y su equipo en el ministerio y la Consejería de Sanidad, salió una conclusión: el Gobierno se inclinaba por no dejar pasar a Madrid de fase, como anunció Ayuso a través de Twitter en un mensaje en el que disparaba hacia el Ejecutivo, ya que no apreciaba "razones técnicas" en la decisión.

Qué alivios se incorporan a la fase 0

La fase 0, en los territorios en los que aún estará activa (Madrid, Barcelona y partes de Castilla y León), cuenta con las siguientes flexibilizaciones, de ahí que se pueda hablar de una especie de fase 0,5, aunque Sanidad rechace esa denominación: 

-Los locales comerciales de menos de 400 metros cuadrados podrán abrir sin cita previa para la atención individual de clientes. 

-Los lugares de culto religioso tendrán una limitación de un tercio de aforo. En los velatorios, la limitación será de 10 personas. 

-Reapertura de servicios sociales y acondicionamiento y desinfección de centros educativos y universidades. 

-Estarán permitidas algunas actividades culturales, como el préstamo de libros en bibliotecas y visita a museos al 30% de su capacidad. 

-Se volverá al trabajo en centros científicos que tuvieron que parar su actividad con el decreto de alarma. 

-Apertura de centros de alto rendimiento deportivo. Se autorizan entrenamientos individuales. 

El Gobierno central, sin embargo, consideraba que Madrid no está a salvo aún de un nuevo rebrote —registra una incidencia acumulada superior a la media nacional, y es la tercera comunidad con más casos nuevos— y que el sistema de detección precoz que se ha puesto en marcha no es suficientemente sólido. Sanidad incide en que, en esta etapa de desescalada hacia la nueva normalidad, con una prevalencia de la enfermedad tan baja —solo un 5% de la población en todo el Estado ha pasado el covid-19—, es básico que se fortalezcan los mecanismos de diagnóstico temprano y seguimiento de los contactos estrechos, para poder identificar rápidamente cualquier repunte y aislarlo.

Illa rehúsa hacer "reproches"

Este viernes se abrió la alternativa, el camino intermedio entre la fase 0 y la 1. Barcelona quería para sí misma una especie de etapa "0 avanzada" o 0,5, que es la que se aplicará finalmente en las dos grandes ciudades. El Gobierno habla en todo momento de fase 0 con algunas medidas de alivio (así lo remarcó Illa una y otra vez durante su comparecencia), ya que el plan de desescalada no contempla estaciones intermedias. Pero lo cierto es que ya la semana pasada Sanidad optó por un modelo propio para Euskadi, una suerte de "fase 0,90", con todos los rasgos propios de la etapa 1, menos la apertura de bibliotecas, museos, gimnasios o espectáculos culturales.

El Ejecutivo de Ayuso cree que la fase 0,5 es "una invención", una "chapuza improvisada" que genera "confusión e incertidumbre" en la ciudadanía

En esta fase 0,5, que operará a partir del lunes 18 de mayo en Madrid y Barcelona, se permite la apertura de comercios de hasta 400 metros cuadrados sin necesidad de cita previa y con un aforo al 30%, de bibliotecas (para préstamo de libros) o de museos (aforo limitado y nada de actividades culturales). Los velatorios estarán permitidos: de 10 personas máximo. Pero, en esta etapa 0 mejorada, estarán prohibidas las reuniones sociales y las visitas a familiares o la apertura de terrazas al 50%, ni tampoco se autorizarán los viajes a segundas residencias dentro de la misma comunidad.

Madrid, en la fase 0 con menos restricciones "tras una discusión importante" con Sanidad

El Gobierno regional no está de acuerdo y denuncia que la decisión de Sanidad es un "ataque político". Cree que una estación intermedia genera "confusión e incertidumbre", "es una invención que el ciudadano puede ver como una chapuza improvisada" y supone "un agravio entre comunidades". Madrid apela a la "responsabilidad individual y social", que "no tiene términos medios" ni se "puede incurrir en un paternalismo estatal dirigido". El Gabinete autonómico recuerda que Sánchez y Sanidad siempre hablaron de cuatro fases, y no de etapas intermedias. El Ejecutivo de PP y Ciudadanos insiste en que Madrid está preparada para entrar en la fase 1 con todas sus consecuencias y contiene "incongruencias", como que se prohíban terrazas o reuniones sociales y se autoricen velatorios. También rechaza que la situación de la región sea análoga a la de Barcelona, ya que Madrid está logrando una "mejora más notable" en los datos de lucha contra la pandemia.

Madrid, en la fase 0 con menos restricciones "tras una discusión importante" con Sanidad

Illa, sin embargo, se negó a replicar a las acusaciones de Ayuso y del Ejecutivo autonómico: "No vamos a emitir ningún tipo de reproche con ninguna comunidad. Vamos a hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos y actuar con criterios de prudencia, cautela y seguridad".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios