El Gobierno comunica a la Comunidad de Madrid que tumba su plan para ir a la fase 1
  1. España
FUENTES DESACONSEJÓ CAMBIAR DE ETAPA

El Gobierno comunica a la Comunidad de Madrid que tumba su plan para ir a la fase 1

Sanidad traslada al Ejecutivo de Ayuso que no avanza en la desescalada, dados los malos datos y la detección precoz. En la decisión ha pesado la evidente fractura interna en el Gabinete regional

Foto: El Gobierno comunica a la Comunidad de Madrid que tumba su plan para ir a la fase 1
El Gobierno comunica a la Comunidad de Madrid que tumba su plan para ir a la fase 1

Finalmente, y como se esperaba, la Comunidad de Madrid permanecerá en la fase 0 de desescalada. El Gobierno central comunicó de manera oficial este viernes al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso que no progresa de nivel y que no podrá subir de peldaño, hasta la etapa 1, a partir del lunes, 11 de mayo. Según confirmaron fuentes del Gabinete autonómico, el Ministerio de Sanidad "avala la capacidad asistencial de Madrid, pero se inclina por esperar a que el sistema de detección de la atención primaria esté más afianzado para el cambio de fase". En esa valoración se ampara el bipartito de PP y Ciudadanos para afirmar que pedirá migrar a la fase 1 de cara al 18 de mayo, opción que Salvador Illa está dispuesto a estudiar.

Foto: Madrid y parte de Andalucía, Cataluña, Valencia y las Castillas, fuera de la fase 1

La decisión de Sanidad no es ninguna sorpresa. El Gobierno ya había advertido en las últimas horas, como avanzó este medio, de que no daría su conformidad al plan de Ayuso, puesto que la evolución de la pandemia en la región, que se ha convertido en uno de los focos de contagio, aunque ha mejorado, sigue sin ser óptima para dar un paso más en la desescalada. Madrid y Cataluña siguen concentrando la mitad de las nuevas infecciones, tal y como recordaba este viernes el doctor Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Pero tras la crisis abierta en el seno del Ejecutivo regional, el Gobierno se cargó de argumentos. La directora general de Salud Pública de Madrid, Yolanda Fuentes, dimitió porque no quería firmar el informe que debía ser elevado a Sanidad. Fuentes consideraba que la comunidad no podía progresar a la fase 1 y aliviar algo más su confinamiento. De hecho, ella misma evacuó un texto en el que exponía las razones por las que no estimaba "recomendable" evolucionar de etapa ya que el sistema sanitario no estaba capacitado para absorber una nueva ola epidémica.

Foto: El informe de Madrid que pedía no pasar de fase: "Con estos datos, no es recomendable"

El propio consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, admitió este viernes en la Asamblea que la región no cumple las ratios de camas por habitante que exige el ministerio para subir un escalón, aunque creía que podía alcanzarlo gracias a la "flexibilidad" y la "capacidad de respuesta" del sistema sanitario autonómico. El Gobierno exigía, como requisito imprescindible para tener en cuenta las propuestas de las CCAA, que se pudiera garantizar la disponibilidad, en el plazo de cinco días, de entre 1,5 y 2 camas de UCI y de entre 37 y 40 camas de pacientes agudos por cada 10.000 habitantes. Madrid necesitaría, pues, tener disponibles 1.400 camas de UCI, explicó Ruiz Escudero, y la región cuenta con 1.350, aunque en el pico de la crisis se llegaron a tener 1.942. La autonomía precisaría 24.750 camas de agudos y "en estos momentos" dispone de 17.000, aunque ha llegado a tener 24.730 sin computar las ubicadas en el hospital temporal de Ifema y en los hospitales medicalizados.

"En estos momentos, evaluando los datos disponibles, no es recomendable cambiar de fase", escribió la dimisionaria Fuentes el 5 de mayo


La Comunidad de Madrid basaba su petición a Sanidad, que iba sin firma pero respaldada por el consejero, en "el descenso de un 84% en el número de personas hospitalizadas en planta y de un 64% en los ingresados en puestos de cuidados intensivos". Sin embargo, el informe que Fuentes hizo llegar al Gobierno regional, desvelado por la SER y al que tuvo acceso en su integridad este diario [aquí en PDF], y con fecha 5 de mayo, era suficientemente elocuente: "En las próximas semanas, es previsible que se pueda tener el control epidemiológico y poder pasar a la fase de transición. En estos momentos, evaluando los datos disponibles, no es recomendable cambiar de fase".

Foto: El Gobierno ultima su no al plan de Ayuso y consensúa con las demás CCAA la transición

Reorganización interna

El documento apunta que por ahora en Madrid no está garantizado "el suministro de equipos de protección individual", faltan recursos humanos en la Dirección General de Salud Pública, no se ha desarrollado el sistema de información de vigilancia epidemiológica para "dar contestación a los indicadores establecidos por el ministerio" y, por último, no hay bastantes camas (la región sigue teniendo más pacientes covid-19 ingresados en la UCI que la capacidad habitual de camas de UCI en la Comunidad de Madrid).

El consejero reconocía que Madrid incumplía las ratios de camas de UCI y de pacientes agudo exigida por Sanidad, pero que podían alcanzarse

Sanidad había dado de plazo a las CCAA, para que emitieran sus propuestas, el miércoles 6 de mayo a las 14:00, pero el Gobierno de Díaz Ayuso lo entregó pasadas las 22:00 del jueves, después de la dimisión de Fuentes y de que la presidenta reorganizara la consejería, al nombrar como número dos al exjefe del hospital de Ifema, Antonio Zapatero. El Ejecutivo autonómico tuvo que reconocer que la directora general había renunciado por no compartir el cambio de fase.

Isabel Díaz Ayuso: "Madrid está preparado para la fase 1"

Tras hablar con los "sectores económicos"

La propia Ayuso admitió que, aunque ella defendía que era mejor "no tener prisa", cambió de opinión tras reuniones con empresarios. "A lo largo de la semana según me he ido reuniendo con distintos sectores económicos, que son los que levantan la economía, los que emplean, viendo también la situación en la que estamos con el tema de las familias más vulnerables que están sin ingresos, y viendo que efectivamente las UCI las podemos estirar [...] hay que tomar una decisión", defendió este viernes en Telecinco. Es decir, que la jefa del Ejecutivo autonómico primó el aspecto económico cuando los números de la pandemia en la comunidad no son especialmente bueno: la cifra de contagios y fallecidos experimentó un repunte en las últimas horas, según el informe de Sanidad. Se registraron 48 muertes, 10 más que la víspera (8.552 en total) y 148 infectados, por los 86 del jueves (64.333 en total).

Sanidad está dispuesta a estudiar si Madrid puede pasar a la 1 el lunes 18. La debilidad no está en la capacidad asistencial, sino en la detección precoz

La Comunidad de Madrid mantuvo una primera reunión con el ministro Salvador Illa y con la vicepresidenta cuarta y encargada de la desescalada, Teresa Ribera, este jueves, antes de que el Gobierno regional elevara su informe. El segundo encuentro telemático se produjo este viernes, antes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que participa el titular de Sanidad y los consejeros del ramo. Poco después, la noticia ya estaba confirmada. La decisión es un varapalo para la comunidad que es, desde hace más de dos décadas, laboratorio de las políticas neoliberales del PP, y Ayuso es la ahijada política del líder del partido, Pablo Casado, quien había tomado Madrid como referencia en la gestión del coronavirus frente al Gobierno de Pedro Sánchez.

El Gobierno advierte de que en la desescalada no caben intereses partidistas

Illa, que compareció con Simón más allá de las 20:00, no quiso aportar argumentos políticos ni polemizar con la Comunidad de Madrid. La decisión se había tomado en función de criterios "técnicos". Convino que la capacidad asistencial es "alta", pero el rechazo a la propuesta regional se debía a la debilidad de los "mecanismos de detección precoz de la enfermedad". "Pensábamos que era prudente esperar un tiempo y desarrollar más una cosa que ya está haciendo la Comunidad de Madrid: un sistema de detección precoz [de contagios de covid-19] reforzando la atención primaria", explicó. El Ejecutivo regional se ha comprometido a contratar a 648 profesionales sanitarios en los próximos días.

El Gabinete de Ayuso presentará su petición para saltar de fase de cara al 18 de mayo. Sanidad lo estudiará "con detenimiento", aunque no es seguro que consiga su objetivo. Illa, de hecho, subrayó que ahora mismo es imposible saber si Madrid "estará en condiciones de progresar de fase. Sí adelantó que en la decisión imperará "la máxima prudencia". Simón, por su parte, recordó que tanto Cataluña y Madrid, y en concreto la provincia de Barcelona y la capital de España son focos de la pandemia y concentran aún la mitad de los casos, por lo que los pasos hay que valorarlos "con mucho cuidado".

CyL y Castilla-La Mancha estaban molestas con el plan de Ayuso. En la segunda, no obstante, solo pasarán a fase 1 Cuenca y Guadalajara

El director del CCAES, en ese sentido, recordó que la presión sanitaria en ambos puntos había llegado al límite y esa situación no podía repetirse. Madrid y Barcelona reúnen aspectos "críticos" que han de tenerse muy en cuenta: la densidad de población, la movilidad y los intercambios nacionales e internacionales.

Salvador Illa: "No sé si el próximo fin de semana Madrid estará en condiciones de progresar de fase"

"Aceptamos la decisión"

La propuesta de Madrid había irritado especialmente a las comunidades vecinas, Castilla-La Mancha y Castilla y León, muy afectadas por el virus. La segunda había sido, de hecho, bastante prudente, al pedir que arrancara la desescalada solo en un puñado de áreas sanitarias (quedaban fuera las nueve capitales de provincia), poco pobladas. El vicepresidente castellanoleonés, Paco Igea, había resultado lapidario: "Nunca pensé que en mi vida política pudiera decir esto. Me asombra tener que decir que [Quim] Torra ha sido más sensato, no diré más".

Sanidad respeta las peticiones de otras CCAA como Cataluña (avanzan tres zonas), Navarra (toda la comunidad) o Baleares (Mallorca, Menorca e Ibiza)

Castilla-La Mancha había reclamado que sus cinco provincias evolucionaran a fase 1, pero finalmente solo migrarán Cuenca y Guadalajara. "En el caso de las otras tres, no se trata de un problema ni de datos, ni de recursos. El ministerio ha introducido elementos nuevos y, tras hablar con nosotros hasta en cinco ocasiones hoy [por este viernes], han preferido optar por una decisión más conservadora con las provincias más pobladas. Sanidad nos reconoce que Albacete, Ciudad Real y Toledo pasarán a fase 1 casi con toda seguridad en una semana. No cuestionamos la unidad de acción y aceptamos la decisión", señalaron fuentes del Ejecutivo que preside el socialista Emiliano García-Page. En Castilla y León solo avanzan 26 zonas básicas de salud y en la Comunidad Valenciana, 10 de los 24 departamentos sanitarios. Andalucía salta de estadio en su totalidad, menos las provincias de Granada y Málaga.

En Cataluña, finalmente saltarán a fase 1 las tres zonas sanitarias pedidas por el Govern —Camp de Tarragona, Terres de l'Ebre y Alt Pirineu-Aran—, y en Baleares, Mallorca, Menorca e Ibiza se homologan desde el lunes a Formentera, que estrenó la etapa inicial ya el 4 de mayo. En Canarias, ocurre lo mismo: Tenerife, Gran Canaria, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote se ponen a la altura de El Hierro, La Gomera y La Graciosa. Sanidad respeta el criterio de estas dos CCAA, como también el de País Vasco, Navarra, Galicia, Asturias, Aragón, Cantabria, Extremadura, La Rioja, Murcia, Ceuta y Melilla.

Comunidad de Madrid Coronavirus Ministerio de Sanidad Madrid Teresa Ribera Pedro Sánchez Salvador Illa Sanidad Sanidad madrileña Sanidad pública Fernando Simón Ifema Pandemia Emiliano García-Page Partido Popular (PP)
El redactor recomienda