EL ANÁLISIS DE LA EXDIRECTORA DE SALUD

El informe de Madrid que pedía no pasar de fase: "Con estos datos, no es recomendable"

El Gobierno de Sánchez comunica de manera oficial al de Ayuso que no progresa hasta la etapa 1, a partir del próximo lunes. La presidenta tenía un informe de Fuentes que prefirió desoír

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este 8 de mayo en su visita al parque de bomberos de Las Rozas. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este 8 de mayo en su visita al parque de bomberos de Las Rozas. (EFE)

La ya exdirectora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, se mostró tajante en un informe fechado el pasado martes, 5 de mayo: "En estos momentos, evaluando los datos disponibles, no es recomendable cambiar de fase". El Gobierno autonómico desoyó su postura y este jueves, a última hora, solicitó al Ministerio de Sanidad el paso a la fase 1, petición ante la que Fuentes presentó su dimisión. Los motivos por los que no compartía la idea de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, se recogen a lo largo de 28 páginas, un análisis que va desde la falta equipos de protección individual hasta el número de camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos. 24 horas después de que Fuentes abandonara el cargo, Sanidad asumió su tesis: Madrid debe seguir en la fase 0.

"En la actualidad existe una circulación moderada de SARS-CoV-2 en la Comunidad de Madrid, a expensas fundamentalmente de casos secundarios que se están generando en el medio familiar, casos en personal sanitario o socio sanitario y casos en residencias", explica en un primer momento el informe de Fuentes [aquí en PDF]. "La tendencia es descendente [...] en cuanto a atenciones en urgencias, hospitalizaciones y UCIS". La clave, sin embargo, se encuentra en el siguiente párrafo: "Es necesario reducir la población objeto de investigación epidemiológica por medio de la realización de PCR a todos los casos sospechosos, de esta forma pasarán a ser confirmados un número sobre los que sea posible poner en marcha las medidas preventivas necesarias".

En el informe, que ha sido adelantado por la Cadena SER y al que ha tenido acceso El Confidencial en su integridad, Fuentes meciona cuatro limitaciones para no pasar a la fase 1: el suministro de recursos materiales, en el que no están garantizados los equipos de protección individual; la necesidad de recursos humanos, que exige "refuerzos de personal en atención primaria para el seguimiento de pacientes en aislamiento domiciliario"; el desarrollo de un sistema de vigilancia epidemiológica, que facilitaría la "explotación de los datos y dar contestación a los indicadores establecidos por el ministerio", y la disponibilidad de camas en la UCI, que sigue acogiendo más pacientes contagiados que "la capacidad habitual de camas".

Tras explicar las cuatro áreas que Sanidad tiene en cuenta a la hora de permitir el cambio de fase —asistencia sanitaria, vigilancia epidemiológica, contención precoz de fuentes de contagio y medidas de protección colectiva—, el informe se centra entonces en la situación epidemiológica de Madrid: "El aumento del número de casos desde que se produce el primero hasta el día 27 de marzo ha sido exponencial. En esta fecha, se llega a los 3.744 casos declarados en ese día, acumulándose un total de 27.272 casos", explica. "En ese momento, el sistema sanitario estaba colapsado y, a partir de esta fecha, se inicia el descenso de la curva, hasta el día 28 de abril en que se han declarado un total de 253 casos".

"Epidemia oculta"

Pese a la bajada, Fuentes sostiene que no es suficiente para pasar a la fase 1: "Se sigue produciendo un número de casos diagnosticados por PCR que es superior a 100 en datos estabilizados que es necesario seguir diariamente, y además es necesario tener en cuenta el número de casos posibles que están cuarentenados en atención primaria, superiores a mil diarios", argumenta. Para ello, se apoya además en una serie de modelos sobre cómo avanzaría la enfermedad en Madrid, predicciones que van acompañadas por una advertencia: "El éxito de la caída de la curva se debe al confinamiento a que se ha sometido a la población, y con la desescalada deben de ponerse en marcha en un contexto de presencia de casos asintomáticos o sintomáticos de SARS-CoV-2".

Una vez analizado el avance de la enfermedad si se mantiene el confinamiento absoluto, Fuentes advierte sobre lo que ocurriría ante una gradual desescalada, para lo que subraya de nuevo los casos asintomáticos: "Hemos tenido que suponer que hay una epidemia oculta, es decir, que hay mucha población que está infectada de forma asintomática o de forma leve y no ha sido detectada por el sistema de salud". A la vista de esta situación, su conclusión es clara: "Independientemente del grado de desconfinamiento, se produciría una remontada de casos diarios".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios