CONVERSACIÓN DE UNOS SIETE MINUTOS

Sánchez se reunirá con Torra tras formar Gobierno para intentar "arreglar el conflicto"

El presidente llama al jefe del Govern y acuerdan una cita en Madrid o Barcelona una vez que ya esté armado el nuevo Ejecutivo de coalición. El líder socialista quiere "retormar el diálogo"

Foto: Pedro Sánchez y Quim Torra, el 9 de julio de 2018 en la Moncloa. (EFE)
Pedro Sánchez y Quim Torra, el 9 de julio de 2018 en la Moncloa. (EFE)

Habrá reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra. Muy próxima. Después de que el presidente del Gobierno monte su Gabinete y será en Madrid o en Barcelona. Para intentar "retomar el diálogo" y comenzar a "arreglar el conflicto político". O sea, para asentar los pilares de la mesa de negociación sobre el futuro de Cataluña que los socialistas pactaron con ERC y que permitió desbloquear la investidura.

El presidente, que tomó posesión de su cargo ayer miércoles en la Zarzuela ante el Rey, estrenó su nuevo mandato con una llamada a Torra este jueves. Tuvo lugar a las 9:30, duró unos siete minutos y fue "cordial en todo momento", según coincidieron fuentes de la Moncloa y del Govern, que lanzaron un brevísimo comunicado a los medios en los que hay diferencias de redacción, pero no de contenido. Y eso es ya toda un indicativo.

Los dos presidentes acordaron mantener una reunión tras la formación del Gobierno de España, "aunque no han concretado todavía si el encuentro se producirá en Madrid o en Barcelona". Esta reunión, "según el 'president' Torra, ha de servir para encarrilar la mesa de negociación", señala el mensaje de la Generalitat, una precisión que sin embargo no aparece en el difundido por la Moncloa.

Sánchez trasladó al jefe del Govern que, "por un lado, quiere recomenzar y retomar el diálogo y por otro, tiene la voluntad sincera de intentar arreglar el conflicto político en Cataluña". Esta parte es la que se incluye en el comunicado del Ejecutivo central y la que no se incorpora en el de la Generalitat.

Para Torra, este encuentro, aún por agendar, debe servir para "encarrilar la mesa de negociación" que los socialistas pactaron con ERC


El hecho de que se barajen Madrid o Barcelona como escenarios de ese próximo encuentro (en el pasado ya hubo uno en la capital y otro en la Ciudad Condal, en Pedralbes) ya da a entender que el diálogo de Sánchez y Torra podría salir del marco general de reuniones que el presidente había previsto con todos los mandatarios autonómicos en la Moncloa. El líder socialista charló con todos ellos telefónicamente nada más recibir el encargo del Rey y ya comentó a Torra que no tenía problema en verse con él, pero dentro de una ronda con sus homólogos. Esto decía el comunicado del Gobierno tras aquella primera charla, el pasado 17 de diciembre: "Torra ha solicitado una reunión con el presidente Sánchez, a lo que este ha contestado que no tendrá problemas en realizarla cuando haya un Gobierno y arranque la legislatura, como hará con el resto de los presidentes y presidentas autonómicos".

Delegaciones "paritarias"

Aquella charla con el 'president', que había demandado ERC para normalizar las relaciones institucionales de los dos gobiernos y como señal de distensión y de reconocimiento del "conflicto político", se produjo antes de que se cerrara el pacto con los republicanos. El documento acordado por los dos partidos señala que en los 15 días siguientes a la constitución del nuevo Gobierno, se conformaría esa mesa entre gobiernos. Se establecerán las delegaciones "de forma paritaria y con los miembros que ambas partes decidan".

Torra está pendiente de que el Supremo resuelva sobre si suspende cautelarmente el acuerdo de la JEC que le inhabilitaba como diputado

Habrá un "diálogo abierto" sobre todas las propuestas presentadas, sin vetos temáticos, lo que permitirá al Govern proponer referéndum de autodeterminación y amnistía para los condenados del 'procés' y al Ejecutivo central defender su plan, que en principio podría pasar por una reforma estatutaria. Los socialistas han reiterado que no aceptarán nunca una consulta de independencia y que la amnistía está prohibida por la Constitución, puesto que no permite los "indultos generales". Además, deberá establecerse un calendario de trabajo, con "plazos concretos", y arbitrarse unas garantías de cumplimiento, de modo que aquello que se acuerde se lleve a una consulta a la ciudadanía catalana.

Sánchez se reunirá con Torra tras formar Gobierno para intentar "arreglar el conflicto"

El PSOE se abre a reformas en el marco legal actual para hacer encajar esa consulta, y defiende que esto no desborda la Carta Magna puesto que una modificación del Estatut, según está ya reglado, requiere del pronunciamiento de los catalanes, igual que si hubiera un cambio de la Constitución —impensable, dada la composición de las Cortes y la necesidad de una mayoría de tres quintos en ambas Cámaras—, este ha de ser refrendado por el conjunto de los españoles. ERC ya advirtió, en la sesión de investidura, de que si no se montaba esa mesa entre gobiernos, no habría legislatura. A su vez, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo (y futura vicepresidenta primera), señaló ayer que ya avisaron a los republicanos de que su abstención "implicaba poder gobernar", y eso conlleva que salgan adelante los Presupuestos del Estado de 2020.

El anuncio de la reunión con Torra se produce en un momento en el que el Tribunal Supremo debe decidir sobre la suspensión cautelar del acuerdo de la Junta Electoral Central (JEC) que inhabilitaba al 'president' como diputado autonómico. Torra presentó ese recurso ante la Sala Tercera del TS este miércoles, y se prevé que los magistrados se pronuncien pronto sobre él. No obstante, la JEC precisó que no inhabilita a Torra como 'president', sino como parlamentario autonómico, ya que entiende que la función de la administración electoral que tiene conferida se limita a cargos electos.

La Junta sostuvo, por una mayoría de siete a seis, que la sentencia condenatoria del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra Torra por negarse a retirar los lazos amarillos del balcón de la Generalitat en periodo electoral supone una "causa de inelegibilidad sobrevenida" que le inhabilita como diputado. El Supremo aún tiene que resolver en casación el recurso del 'president' contra esa condena del TSJC, pero puede tardar meses.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios