ENTREVISTA EN 'LOS DESAYUNOS DE TVE'

Calvo justifica el retraso de Sánchez: necesita un "corto tiempo" para cambiar su Gobierno

La vicepresidenta explica que el jefe del Ejecutivo precisa "unos cuantos días" para armar un Gabinete "solvente" capaz de afrontar una legislatura muy difícil. Y será, avisa a UP, un solo Gobierno, no dos

Foto: Carmen Calvo felicita a Pedro Sánchez tras ser investido como presidente del Gobierno. (EFE)
Carmen Calvo felicita a Pedro Sánchez tras ser investido como presidente del Gobierno. (EFE)

La justificación oficial es una: Pedro Sánchez necesita un cierto margen para componer su Gobierno. No hay más. Al menos eso es lo que dice su entorno más próximo y lo que apuntó este miércoles a primera hora, en una entrevista en 'Los desayunos de TVE', la todavía vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Necesita un "corto espacio" para acometer los cambios precisos en su Gabinete. Un Ejecutivo, avisa, que estará compuesto por dos partidos, PSOE y Unidas Podemos, pero que funcionará de manera cohesionada y no como dos gobiernos.

Lo cierto es que la decisión del presidente de tomarse una pausa para pensar sorprendió a los medios y desconcertó a su propio partido, porque se contaba con que los pasos sería muy rápidos, máxime porque había querido que el debate de investidura se celebrase cuanto antes, sin aguardar siquiera a que pasaran las fiestas navideñas. "La prisa [para la investidura] era obvia. Llevamos en funciones muchos meses. Este Gobierno, en 18 meses, ha estado casi el mismo tiempo en funciones que en condiciones de plena competencia de trabajo. La prisa era totalmente razonable y justificadísima. Siempre lo dijimos: en cuanto tuviéramos armada una mayoría en torno a nuestro candidato, lo íbamos a hacer", explicó. Y por esa misma razón, agregó, no es "extraño" que el presidente, que ha estado "trabajando" en procurar su reelección y en asegurarse la confianza del Congreso, necesite "un corto espacio de tiempo para acabar de hacer los cambios que considera importantes en su Gobierno".

Calvo recordó que ahora Sánchez va a afrontar una legislatura entera, de cuatro años, y que no solo por las personas que entrarán y saldrán, sino por las "modificaciones" de áreas que pueden estar "juntas o separadas" —por ejemplo, se cuenta con que Trabajo, que quedará en manos de Unidas Podemos, se separará de Migraciones y Seguridad Social, que retendrá el PSOE—, el presidente necesita "nada, unos cuantos días" para poder armar una situación "estable, constructiva y optimista", porque hay muchos problemas "acumulados" y la crisis económica ha "opacado" muchas de esas cuestiones estructurales.

La número dos sostiene que mientras uno no tiene la garantía de que resultará investido, "no debe sentirse presidente" ni saltarse las formas


¿No pudo haber pensado esos cambios antes?, le preguntó el presentador, Xabier Fortes. "La política se parece mucho a la vida. Mientras uno no tiene la garantía" de que su investidura saldrá adelante", "no debe sentirse presidente y tomar decisiones", respondió. Como en tantas otras ocasiones, recordó la vicepresidenta que en la política las formas a veces son mucho "fondo". Y, cuando un candidato no tiene la confianza de la Cámara, es "difícil" llamar a aquellos con los que piensa contar para ser ministros para que se sumen a su Gobierno. Lo que era importante, a su juicio, es que la investidura fuera "pronto", porque los nombramientos son la pura "consecuencia" de ese acto constitucional de otorgamiento de la confianza por parte del Congreso.

"Asimetría de escaños"

Calvo dio a entender cierta que incomodidad por el hecho de que Unidas Podemos haya dado a conocer —cierto que no por boca de su líder, Pablo Iglesias— los nombres de quiénes serán sus ministros y hasta los segundos niveles. La vicepresidenta señaló que era "evidente" que los morados entrarían en el Ejecutivo porque así está en el acuerdo firmado con ellos, y por tanto habrá "carteras que les correspondan". Restó hierro a las filtraciones y apuntó que"hay cosas a las que no se les debe dar más trascendencia". Sí dijo que las "formas" en política son importantes, y conviene no "saltárselas". Y también avisó, en un mensaje implícito a UP, que no puede haber distorsiones. Habrá, pues, "un solo Gobierno, que nadie tenga duda, a las órdenes de un presidente". Habrá un solo Ejecutivo que se asentará sobre el "acuerdo de dos partidos", "no dos áreas de Gobierno". No, por tanto, "dos gobiernos en uno", como abominaba Sánchez en julio.

Calvo advierte a ERC de que su abstención "implicaba gobernar, y gobernar implicar llegar a acuerdos en los Presupuestos"

Los socialistas siempre han incidido en que la prerrogativa constitucional de nombrar ministros es solo del presidente. Por eso Calvo enfatizó que lo que hay son personas "propuestas" por Unidas Podemos, pero luego es el jefe del Ejecutivo el que decide con quiénes quiere contar. Se trata de un formalismo, porque entre los acuerdos alcanzados por Sánchez e Iglesias figura que no se interpondrían vetos a los nombres puestos por el otro partido. Además, la "asimetría de escaños" entre los dos componentes del Gobierno, uno con 120, el PSOE, y otro con 35, UP, "hace muy fáciles las cosas". De modo que el presidente armará "un solo Gobierno" y es "plenamente consciente" de que tiene que ser "muy solvente porque la situación va a ser muy complicada", ya que el PP ha perdido, a juicio de los socialistas, parte de su "crédito" como partido de Estado, a la vista de sus críticas durísimas en el debate de investidura.

Calvo fue preguntada además por ERC, ya que el pacto tejido con la formación separatista ha sido fundamental para que Sánchez recibiera la confianza de la Cámara. La vicepresidenta sostuvo que el artículo 2 de la Constitución dice dos cosas igual de importantes: unidad del Estado, sí, pero también que esta está construida sobre la diversidad de sus territorios, y "las derechas han decidido no entender esto". Pero el Ejecutivo está dispuesto a sentarse frente a frente con el Govern, para hablar con "valentía y sinceridad" para resolver el conflicto en Cataluña. "Nos gustaría que el resto de partidos ayudara", señaló, porque es un problema que es "herencia" de la gestión de Mariano Rajoy.

El "comino de la gobernabilidad"

El pacto con ERC no incluye el compromiso de los de Oriol Junqueras de apoyar las medidas que vaya presentando el nuevo Gobierno de coalición, especialmente los Presupuestos. "Nosotros hemos trasladado a ERC todo el tiempo que estábamos hablando de pedir que se abstuvieran [en la investidura] para que este bloqueo terminara de una vez por todas, teniendo en cuenta que las derechas se han negado en redondo a ayudar a este país, no a este Gobierno, y les hemos dicho que alcanzar un acuerdo para que ellos se abstuvieran implicaba poder gobernar, y gobernar implicar llegar a acuerdos en los Presupuestos".

Hay otro aviso al separatismo: si traspasa de nuevo la legalidad, "el Gobierno actuará". Pero el Ejecutivo quiere reducir la "conflictividad" con las CCAA

Hubo otro aviso más a ERC y al independentismo en general: si vuelve a traspasar la legalidad, "el Gobierno actuará". No "judicializar" la política significa no imitar lo que hizo Rajoy, cuyo Gobierno extendía una "sospecha constante" sobre las comunidades autónomas, cuyas iniciativas eran recurridas sistemáticamente ante los tribunales. "Nosotros hemos bajado el nivel de conflictividad enormemente. A eso se refiere".

Ayer, en el debate previo a la segunda y última votación de investidura, la diputada de ERC Montse Bassa aseguró que personalmente le importa "un comino la gobernabilidad de España". "El mismo comino que le importa a PP, Cs y Vox. Nada nuevo bajo el sol". "Las tres derechas" han creado el "mismo nivel de desapego" que ERC, y que ERC sea independentista "no es ninguna novedad", valoró Calvo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios