RONDA TELEFÓNICA

Sánchez reconoce a Torra la "crisis política" y se reunirá con él si es finalmente investido

El líder socialista convocará la Conferencia de Presidentes y mantendrá citas bilaterales con ellos tras la investidura. El 'president' le habla de autodeterminación y de "presos políticos"

Foto: Pedro Sánchez y Quim Torra hablan tras su reunión en el palacio de Pedralbes, en Barcelona, el pasado 20 de diciembre. (Reuters)
Pedro Sánchez y Quim Torra hablan tras su reunión en el palacio de Pedralbes, en Barcelona, el pasado 20 de diciembre. (Reuters)

Al final, habrá reunión con Quim Torra. Es el principal compromiso que sale de la llamada del presidente del Gobierno en funciones con el jefe del Govern. Justo aquello de lo que el líder socialista había renegado en campaña. El Govern señala que esa audiencia se producirá "cuanto antes", pero la Moncloa enfría. Se hará en el marco de una ronda presencial de presidentes, pero siempre tras la investidura. Un matiz muy importante en este caso. El jefe del Ejecutivo quiere mantener la multilateralidad, y para eso también anunció hoy la convocatoria en el Senado de la Conferencia anual de Presidentes, también tras su reelección, si esta llega. Todo con el propósito de reducir la "tensión" territorial y favorecer el diálogo.

Pedro Sánchez comenzó y concluyó este martes a las 9:00 su serie de contactos telefónicos con todos los presidentes autonómicos, incluidos los de Ceuta y Melilla, más el jefe de la FEMP, Abel Caballero. Arrancó, como había prometido, con el lendakari, Iñigo Urkullu, pero la atención estaba situada en su conversación con Quim Torra, la que necesitaba para intentar avanzar en su reelección como jefe del Ejecutivo y la que le había demandado ERC. Después de la charla, ambos gobiernos lanzaron a la prensa sendos comunicados, con puntos en común y puntos divergentes.

La llamada se produjo exactamente a las 9:19, según precisó el Govern, y duró, como indicaban las dos notas, unos 15 minutos, en un ambiente de "cordialidad" y "normalidad institucional". El presidente en funciones le mostró su deseo de que "la legislatura que se inicie, si obtiene la confianza de la Cámara, sea la legislatura del diálogo", pues su "propósito" es "reducir la tensión territorial y reanudar el diálogo". Quiere conseguir un Ejecutivo "cuanto antes" que permita "dar estabilidad y encarar políticamente la situación en Cataluña", según expresaba la Moncloa.

Las mismas fuentes oficiales señalaban, de hecho, que la voluntad de Sánchez es "encontrar una respuesta a esta crisis política". De nuevo, las palabras son importantes, y esta expresión es la que está utilizando desde el 10-N como un gesto de acercamiento al independentismo.

Sánchez reconoce a Torra la "crisis política" y se reunirá con él si es finalmente investido

"En la conversación de hoy, el presidente Sánchez ha vuelto a reconocer la naturaleza política del conflicto, como ya hizo en la primera reunión en la Moncloa [en julio de 2018]. En este sentido, el 'president' Torra le emplazó a reunirse. El presidente Sánchez se ha mostrado dispuesto a hacerlo, a hacerlo cuanto antes mejor", señaló el comunicado lanzado por el Govern, ya en el primer párrafo.

Sánchez quiere "reducir la tensión territorial y reanudar el diálogo", un Ejecutivo que "dé estabilidad y encare la situación en Cataluña"


La versión de la Moncloa sobre este punto es distinta. Primero, porque en su nota emplaza este asunto al final, y segundo porque no habla de una audiencia única y exclusiva con Torra, sino en el marco de una ronda multilateral. "Torra ha solicitado una reunión con el presidente Sánchez, a lo que este ha contestado que no tendrá problemas en realizarla cuando haya un Gobierno y arranque la legislatura, como hará con el resto de los presidentes y presidentas autonómicos". Es decir, primero investidura y luego reuniones. Por este orden. No antes. En el comunicado de la Moncloa no se dice nada de que la cita entre los dos presidentes se vaya a producir "cuanto antes mejor".

"Dureza" de la campaña contra el separatismo

Torra, expresa la nota del Ejecutivo catalán, le expuso que la "solución del conflicto pasa por el ejercicio del derecho de autodeterminación y el fin de la represión, así como la libertad de los presos políticos". Nada nuevo en este punto, porque es lo que viene reclamando el jefe del Govern. En la Moncloa no entran a tanto detalle: "Torra le ha transmitido al presidente Sánchez que mantendrá sus principales reivindicaciones, a lo que el presidente ha respondido que estamos en un Estado social y democrático de derecho y que defiende plenamente la independencia de la Justicia". Es decir, que no habrá ni referéndum de autodeterminación ni amnistía para los líderes independentistas encarcelados.

El presidente responde a las "reivindicaciones" de Torra que España es un Estado de derecho y que defiende la independencia de la Justicia

Además, Torra recriminó al jefe del Ejecutivo la "dureza de su campaña contra el independentismo", cuando empleó un tono muy contundente de cara al 10-N. A ello, Sánchez le reconoció que "hay que avanzar", según el comunicado del Govern. Punto no reflejado en el escrito enviado a los periodistas por la Moncloa. Tampoco fuentes gubernamentales incluyen otro de los párrafos de la nota del Gabinete de Torra: este se quejó de la "falta de cortesía institucional por no haber atendido sus llamadas" durante los disturbios en Cataluña tras conocerse la sentencia del 'procés'.

Pedro Sánchez y el lendakari, Iñigo Urkullu, el 25 de junio de 2018 en la Moncloa. (EFE)
Pedro Sánchez y el lendakari, Iñigo Urkullu, el 25 de junio de 2018 en la Moncloa. (EFE)

Sánchez se negó entonces a cogerle el teléfono y a entrevistarse con él porque entendía que no condenaba de manera contundente la violencia en las calles y porque defendía que, ante una "crisis de convivencia", lo primero que tenía que hacer el 'president' era hablar con los partidos no independentistas. Tras el 10-N, más debilitado y necesitado de los votos de ERC, que le pide gestos de reconocimiento institucional hacia Torra, el presidente ha cambiado de criterio, forzado por las circunstancias.

El comunicado de la Moncloa

"Sobre la conversación con el 'president' Torra, ha discurrido con normalidad institucional. Sánchez y Torra han dialogado durante un cuarto de hora.

»El presidente le ha mostrado su deseo que la legislatura que se inicie, si obtiene la confianza de la Cámara, sea la legislatura del diálogo. El propósito es reducir la tensión territorial y reanudar el diálogo. 

»El presidente Sánchez quiere conseguir un Gobierno cuanto antes que permita dar estabilidad y encarar políticamente la situación en Cataluña.

»Sánchez le ha dicho a Torra que se necesitará tiempo, pero que el diálogo y la consecución de un Gobierno y unos Presupuestos harán posible abordar cuestiones clave para la vida de millones de catalanes y catalanas, como la sanidad, la educación, las infraestructuras y los transportes, la dependencia o la industria.

»Torra ha transmitido al presidente Sánchez que mantendrá sus principales reivindicaciones, a lo que el presidente ha respondido que estamos en un Estado social y democrático de derecho y que defiende plenamente la independencia de la Justicia.

»La voluntad de Pedro Sánchez es encontrar una respuesta a esta crisis política

»Asimismo, Torra ha solicitado una reunión con el presidente Sánchez, a lo que este ha contestado que no tendrá problemas en realizarla cuando haya un Gobierno y arranque la legislatura, como hará con el resto de los presidentes y presidentas autonómicos".

El líder socialista trasladó al 'president' que "se necesitará tiempo, pero que el diálogo y la consecución de un Gobierno y unos Presupuestos harán posible abordar cuestiones clave para la vida de millones de catalanes y catalanas, como la sanidad, la educación, las infraestructuras y los transportes, la dependencia o la industria".

El comunicado del Govern

"Los presidentes Sánchez y Torra han conversado con cordialidad durante 15 minutos (a partir de las 09:19). En la conversación de hoy, el presidente Sánchez ha vuelto a reconocer la naturaleza política del conflicto, como ya hizo en la primera reunión en Moncloa. En este sentido, el presidente Torra le ha emplazado a reunirse. El presidente Sánchez se ha mostrado dispuesto a hacerlo lo antes posible.

»El presidente Torra le ha expuesto que la solución del conflicto pasa por el ejercicio del derecho de autodeterminación y el fin de la represión, así como la libertad de los presos políticos. El jefe del ejecutivo catalán ha recordado a Pedro Sánchez la dureza de su campaña contra el independentismo, a lo que Sánchez ha reconocido que hay que avanzar.

»El presidente Torra ha quejado de la falta de cortesía institucional por no atender sus llamadas".

Después de las primeras llamadas, la Moncloa anunció que Sánchez comunicará la celebración en el Senado de la Conferencia de Presidentes Autonómicos después de la investidura. Este foro, que no se reunía desde enero de 2017, cuando al frente del Gobierno estaba aún Mariano Rajoy, será "uno de los ejes principales" de la "legislatura del diálogo" y de la "reducción de la tensión territorial". Y se citará anualmente. "Este está siendo hoy el mensaje principal del presidente Sánchez en sus conversaciones con los presidentes autonómicos", señalaron desde la Moncloa. "Los otros dos ejes de esta política de normalización territorial serán las reuniones bilaterales que tendrán lugar con cada uno de ellos tras la investidura y el compromiso de renovar la financiación autonómica", una preocupación que es común a todas las comunidades.

La Conferencia de Presidentes es un foro que creó José Luis Rodríguez Zapatero con vocación de continuidad, pero que en la práctica se ha reunido muy pocas veces. Solo seis desde que se fundó en 2004. A la última, la de 2017, no acudieron ni Urkullu ni el entonces 'president', Carles Puigdemont, y es probable que en la siguiente Torra no quiera acudir o directamente esté inhabilitado y con Cataluña rumbo a elecciones.

Torra digirió mal el multilateralismo que buscaba Sánchez con su ronda de contactos. El Govern reivindicó el trato "bilateral" con la Moncloa tras la llamada y después el propio 'president' escribió un tuit en el que denunciaba que el líder socialista no le había comunicado "nada" de la convocatoria de la Conferencia de Presidentes. "Puede ser porque ya no me considere un presidente autonómico. Todo en orden", ironizó.

Se avanzará en las transferencias pendientes con Urkullu

La ronda telefónica de este martes arrancó a las 9:00 con Iñigo Urkullu. Pedro Sánchez le transmitió que quiere que esta sea la "legislatura del diálogo territorial" y que, tras recibir el encargo del Rey, su propósito es evitar unas terceras elecciones.

"Para ello está trabajando desde el principio en conseguir la investidura y un Gobierno estable para resolver los asuntos pendientes y dar curso a la agenda territorial", señaló la Moncloa. Sánchez le expresó que está dispuesto a "completar el calendario de transferencias pendientes en el Estatuto" de Gernika y sobre el que ya se avanzó en su primera legislatura, a comienzos de este 2019. Sobre la renovación de la carta autonómica vasca, el presidente le dijo que apuesta por la vía por la que empuja el PSE "como oportunidad para unir a la ciudadanía vasca y establecer el marco político que permita a Euskadi afrontar los desafíos del siglo XXI".

Según fuentes del Gobierno vasco citadas por EFE, Urkullu y Sánchez hablaron de gobernabilidad y del modelo territorial de España. El lendakari ya avanzó que le pediría al presidente que atendiera la cuestión territorial de manera "estructural" y "sin tacticismos". 

La ronda, tras Urkullu y Torra, siguió con los presidentes de Galicia y Andalucía, los populares Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno. Sánchez está siguiendo el orden protocolario, el que fija la antigüedad de los estatutos de autonomía (Euskadi, Cataluña, Galicia, Andalucía, Asturias, Cantabria, La Rioja, Murcia, Comunidad Valenciana, Aragón, Castilla-La Mancha, Canarias, Navarra, Extremadura, Baleares, Madrid, Castilla y León y, finalmente, Ceuta y Melilla). Con cada uno de ellos fue conversando en torno a 15 minutos. Hasta la hora del almuerzo, había conversado con la mayor parte de ellos hasta el extremeño Guillermo Fernández Vara. Por la tarde, reanudó las llamadas con los máximos responsables de Navarra y Aragón, los socialistas Francina Armengol y Javier Lambán. Poco después de las 18:40, la Moncloa confirmó que la ronda con todos los presidentes de comunidades y ciudades autónomas, más el jefe de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), había concluido. Sánchez pudo constatar en sus llamadas la "necesidad" de que haya Gobierno "cuanto antes".

Lambán y el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, han sido los dos barones más críticos con la línea seguida por Sánchez. El líder del Ejecutivo trasladó a este último, según fuentes próximas a Page, que se quiere mover siempre y sin duda "dentro de los límites de la Constitución", y le insistió en que quiere que esta legislatura solucione muchos problemas territoriales, no solo el catalán. Page le señaló que nadie quiere terceras elecciones y "todos", en consecuencia, han de hacer un "esfuerzo" para que haya Gobierno y estabilidad. "Todos, incluye también a PP y Cs. Y en ese esfuerzo de todos es imprescindible que todo el mundo tenga claro que no se puede ni siquiera discutir el marco constitucional", abundaron desde el entorno del presidente castellanomanchego. 

En la conversación con Page, según fuentes del entorno de esto, no hubo "reproches". "Pedro ha dicho comprender las distintas posiciones y las distintas sensibilidades que hay en los territorios", añadieron. 

Con cada presidente, dijo la Moncloa, Sánchez habla de sus preocupaciones territoriales. Con Moreno, por ejemplo, de las medidas tomadas en torno a las cuentas andaluzas, no su "intervención". Y con los dirigentes de Galicia y Cantabria, de la necesidad de buscar una solución a la situación de la industria electrointensiva

 

En paralelo, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y su número dos en el grupo, Rafael Simancas, se reúnen este martes con cinco fuerzas con escaño en el Congreso. La ronda en el Congreso empezó con Más País, a las 10:00, y siguió a las 11:00 con ERC, solo con el portavoz, Gabriel Rufián. No era una reunión, por tanto, de los equipos negociadores. La jornada se completa con Bildu, a las 12:00 (primera foto del PSOE con la formación 'abertzale'), con JxCAT a las 16:00 y con la CUP a las 17:30. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
88 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios