COMPARECENCIA EN TIEMPO DE DESCUENTO

Sánchez rechaza una cita con Iglesias, le pide que deje la coalición y estudie su oferta

El presidente reprocha al jefe de Podemos que "legitime el conservadurismo" al despreciar las competencias de ministerios. "No hay una forma de entenderse, hay otras muchas", le recuerda

Foto: Pedro Sánchez y la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, este 11 de septiembre en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, este 11 de septiembre en el Congreso. (EFE)

Primero, apenas una frase en un largo discurso de más de una hora en el Congreso. Una reflexión relativa y somera a la situación de bloqueo en España, una referencia genérica sin destinatario concreto en un debate que se produce a las puertas de una más que probable repetición electoral el 10 de noviembre. Después, el presidente del Gobierno en funciones sí entró más en materia, dirigiéndose a Pablo Iglesias. Sin novedades, eso sí. Rechaza una reunión con él, le reclama que aparque su exigencia de coalición y le emplaza a que estudie su oferta "intermedia". Y advierte algo más: no habrá propuestas de última hora.

Pedro Sánchez no quería que su comparecencia extraordinaria para dar cuenta, más de dos meses después, de los Consejos Europeos en los que los líderes acordaron el reparto de los principales cargos institucionales de la Unión, y de la situación del Brexit, quedara contaminada por la política nacional. No, al menos, en su discurso inicial en la Cámara Baja de este miércoles, a primera hora de la mañana. Por eso solo dio una pequeña pincelada, un llamamiento a los "principales partidos" para que permitan su investidura. Sin dirigirse específicamente a Unidas Podemos, su socio preferente y con quien las relaciones están rotas, salvo recomposición de última hora.

[Consulte aquí en PDF la exposición inicial de Pedro Sánchez en el Congreso]

"España necesita grandes transformaciones basadas en grandes consensos y, para lograrlo, es imprescindible que se inicie la legislatura, que los principales partidos de la oposición abandonen el bloqueo y que se construya un Gobierno progresista, que es lo que votaron los españoles de forma mayoritaria el 28 de abril". Unas generales que ahora pueden tener su segunda vuelta.

"Abandonen el bloqueo y [permitan] que se construya un Gobierno progresista, que es lo que votaron los españoles el 28 de abril", señala


El presidente del Gobierno en funciones no buscó el cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias en su primera exposición, y eso que ambos son los grandes protagonistas de la jornada, después de que ayer las comisiones negociadoras de PSOE y Unidas Podemos interrumpieran el diálogo: el equipo liderado por Carmen Calvo consideró que no tenían sentido más reuniones si los morados no renuncian a su exigencia de coalición, y estos, mientras, consideran que el partido de Sánchez "no se mueve" de su negativa a un Ejecutivo bicolor. Ambas organizaciones se acusan mutuamente de abocar al país a nuevas elecciones. El líder socialista se reservaba para su segunda intervención o para la sesión de control posterior.

Italia da para muchos ejemplos

Iglesias, sin embargo, ya intercaló una propuesta en su primera intervención: emplazó a Sánchez a volver a la negociación sobre la base de la propuesta socialista de 370 medidas y también del texto que los morados enviaron a Ferraz a finales de agosto, y que incluía distintas opciones de coalición. El jefe de Podemos había invocado el paradigma de Italia, donde fuerzas antes antagónicas, como el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático, se habían aliado para sacar al ultraderechista Matteo Salvini del Gobierno. "Italia es un buen ejemplo para muchas cosas, también de Gobiernos inestables, de un ratito nada más", como el del propio Salvini con el MSE, dijo la escudera del presidente, Adriana Lastra, que se aferró por su parte al caso de Portugal, de un Ejecutivo monocolor con apoyos externos, al defender la necesidad de un "Gobierno estable".

¿Por qué entonces si vimos que fue inviable la coalición no sopesa la propuesta intermedia del Grupo Socialista?

Sánchez continuó con la argumentación de su vicesecretaria general. Italia, que ha tenido "65 gobiernos" desde la II Guerra Mundial, también muestra que "a lo mejor un Gobierno de coalición no es garantía de estabilidad y perdurabilidad". Después, le reprochó que "legitime el discurso del conservadurismo" al haber considerado competencias "florero" los ministerios que el PSOE ofrecía en julio (Sanidad, Vivienda e Igualdad). "Si el PSOE existe es para que haya una Ley General de Sanidad que garantice la universalidad, si existe es para que un Ministerio de Igualdad impulse políticas de igualdad". "No son asuntos menores que se puedan despreciar", no son "farfolla", avisó. Sánchez se dolió de que en entrevistas y discursos, que sigue "con mucha atención", prácticamente Iglesias diga que PP y PSOE son lo mismo, porque aquellos que "reconstruyeron el Estado del bienestar" tienen las siglas de su partido.

Sánchez rechaza una cita con Iglesias, le pide que deje la coalición y estudie su oferta

El tono empleado por el presidente no fue duro, a diferencia de otras ocasiones, pero el fondo era el mismo. No hay movimientos en las posiciones. "No hay una única fórmula para que nos podamos entender. No solo está la coalición. Permitan ustedes con un voto afirmativo que eche a andar una legislatura progresista con un Gobierno progresista, que es lo que votaron los españoles", apuntó. Recordó que si antes, en la legislatura anterior, las dos fuerzas sumaban 151 escaños e hicieron "muchas" cosas juntos, ahora podrían hacer más con 165. "¿Por qué entonces si vimos que fue inviable la coalición no sopesa la propuesta intermedia del Grupo Socialista?".

Sánchez ya había proclamado que su partido no quiere elecciones, porque los españoles ya hablaron el 28-A, pero tener Gobierno —un Ejecutivo "fuerte, cohesionado"— depende "de los 350 diputados de la Cámara". De ahí que volviera a reclamar, incansablemente, la abstención de PP y Ciudadanos.

Sánchez rechaza una cita con Iglesias, le pide que deje la coalición y estudie su oferta

"No lleve al país a elecciones"

El segundo rifirrafe entre los dos líderes introdujo más tensión. Pero ningún avance. Iglesias le había pedido una reunión cara a cara para desatascar la investidura. Sánchez se niega. Defendió el papel de la comisión negociadora del PSOE —encabezada por Adriana Lastra, la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero—, así que si UP tiene "alguna cuestión más allá del Gobierno de coalición" que plantear en las conversaciones, los socialistas le estarán "esperando". Lastra ya había dicho que no es una cuestión de "machos alfa reuniéndose". "Somos organizaciones políticas y como tales nos comportamos".

Lastra: "Somos una organización predecible, somos rigurosos. Nos pesa la historia. No espere a los golpes de efecto de último minuto. No funcionan"

Sánchez, en su último turno, reivindicó de nuevo la "cooperación" entre los dos grupos. Y sacó pecho de las distintas alternativas que había puesto sobre la mesa desde el 28 de abril. "La pregunta que habrá que hacerle es si va a volver a impedir que haya un Gobierno del PSOE al frente del país y si llevará al país al país a elecciones". Ahí quiere situar el foco el PSOE, la carga de la prueba. La culpa. Amplió también Lastra: "Van para cuatro las veces que [Podemos] no permite la conformación de un Gobierno progresista". La portavoz ya avisó a los morados de que no quieren propuestas suyas de última hora, como ocurrió en julio, cuando Iglesias se avino a la coalición si el PSOE cedía las políticas activas de empleo. Una oferta en tribuna que encolerizó a los socialistas. "Somos una organización predecible, somos rigurosos. Nos pesa la historia. No espere usted a los golpes de efecto de último minuto. No funcionan".

Sánchez rechaza una cita con Iglesias, le pide que deje la coalición y estudie su oferta

La sesión de control posterior no sirvió más que para prolongar un choque baldío. Si acaso, para calentar la temperatura ambiente y machacar el mensaje de aroma preelectoral: "Hemos respetado profundamente a UP. Lo que le pido es que reflexione y no lleve al país a elecciones".

La elección de Borrell

Por lo demás, Sánchez detalló en el pleno los acuerdos del Consejo Europeo en Bruselas del 20 y 21 de junio y del extraordinario del 30 de junio, en el que los mandatarios pactaron el reparto de los 'top jobs' de la UE y eligieron a Josep Borrell como alto representante de la UE en Política Exterior, cuyo papel será "determinante" en la nueva Comisión, que presidirá la conservadora alemana Ursula von der Leyen. España alcanzó, defendió el jefe del Ejecutivo, "sus dos objetivos". "Volver al corazón de las instituciones comunitarias" y"participar de un acuerdo" que sitúa a España como "baluarte del europeísmo, como socio leal, siempre abierto a discutir", pero también dispuesto a "fortalecer el proyecto europeo, comunitario". El presidente, además, saludó el nuevo equipo de Von der Leyen, un Ejecutivo de la UE paritario, con 13 mujeres y 14 hombres, cuando solo 35 mujeres han formado parte del colegio de comisarios en toda la historia de la Unión. "Será un hito en la larga lucha del feminismo por la igualdad de hombres y mujeres y un gran salto adelante".

España se encuentra preparada para afrontar un Brexit duro, indica el presidente, que añade que no cabe hacer "más concesiones" al Reino Unido

La principal amenaza para la UE es, ahora mismo, el Brexit, especialmente si la salida del Reino Unido se produce de manera desordenada, algo que España no desea. Sánchez reiteró que no se puede volver a negociar el acuerdo de salida ni "cabe hacer más concesiones", abrir el melón sobre lo ya pactado. La posibilidad de un Brexit duro, salvaje, pese a las derrotas parlamentarias del primer ministro británico, Boris Johnson, no está descartada y España, adujo, está preparada para afrontar ese escenario.

El jefe del Ejecutivo también deseó que se alcance un acuerdo "lo más pronto posible" el marco financiero europeo para el periodo 2021-2027, un presupuesto plurianual que España quiere que sea "cierto, ambicioso y ágil" para gestionar los recursos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios