CONSEJO DE POLÍTICA MUNICIPAL EN TOLEDO

Sánchez asume el "riesgo cierto" del 10-N pero sigue pidiendo apoyo a Podemos

El presidente encara la última fase de las negociaciones sin cambiar de oferta. Reclama a Iglesias que dé "un paso al frente" y "desbloquee" el país. Reconoce que puede haber segundas elecciones

Foto: Pedro Sánchez y Emiliano García-Page, Abel Caballero y Susana Sumelzo, este 7 de septiembre en Toledo. (EFE)
Pedro Sánchez y Emiliano García-Page, Abel Caballero y Susana Sumelzo, este 7 de septiembre en Toledo. (EFE)

—Tengo una envidia sana de Emiliano García-Page. Después de las elecciones del 26 de mayo todos gobernáis con plenas capacidades y yo desde el 28 de abril...

Aplausos del público.

—... Mirad lo que ha llovido desde entonces.

Han llovido más de cuatro meses sin Gobierno. Y sin expectativas ya reales de que lo haya cuando llegue el último minuto, las doce de la noche del próximo 23 de septiembre. Pedro Sánchez sigue siendo un presidente en funciones y con rumbo claro a nuevos comicios. Pero le queda el último tirón, la última y definitiva fase de negociaciones. Fase que encara sin duros reproches a Unidas Podemos —sí algún recado— pero sí con un apremio claro: que dé "un paso al frente", que "desbloquee" el país y le dé cobertura a una "investidura para una legislatura progresista". Eso sí, el "riesgo cierto" de nuevos comicios existe y está ahí, asume.

Sánchez protagonizó este sábado el consejo de política municipal del PSOE, y en Toledo, ciudad que está en manos del partido de manera ininterrumpida desde 2007. Ese era el objetivo teórico de la convocatoria: una convención con alcaldes socialistas de toda España. Pero aquello tenía el sabor inconfundible de un mitin de precampaña. Para calentar motores. Porque nadie se llama a engaño y los cuadros atisban sin disimulo que lo que está a la vuelta de la esquina son elecciones, y no una investidura, salvo giro de ultimísima hora de los morados. El PSOE lanzó un mensaje de unidad con su líder. Inequívoco. De apoyo a su estrategia, y a la vez de exhibición de músculo de partido. Porque, como dijo el presidente manchego, Emiliano García-Page: el PSOE está "preparado" para "pedir la confianza de la gente" si hay repetición de las generales el 10 de noviembre.

"Invito a UP a que dé un paso al frente, que desbloquee, que tengamos una investidura para una legislatura progresista y un Gobierno progresista"


"Tenemos los votos, porque los españoles votaron socialista y progresista el 28 de abril y el 26 de mayo, tenemos un programa común progresista. Lo único que nos falta, y es a lo que invito a Unidas Podemos, es a que dé un paso al frente, a que desbloquee, a que tengamos una investidura para una legislatura progresista y un Gobierno progresista", clamó Sánchez entre los aplausos del casi millar de asistentes —alcaldes y concejales socialistas, muchos de distintos puntos de Castilla-La Mancha—, reunidos en el palacio de Congresos El Greco, a un paso de la la céntrica plaza de Zocodover y del alcázar de la ciudad imperial. Era importante esa puntualización de investidura + legislatura. Los socialistas insisten en que ambos sumandos son necesarios: el jefe del Ejecutivo rechaza que Pablo Iglesias le dé sus 42 votos y pase a la oposición, porque le condenaría a un mandato inestable, corto y probablemente infernal.

"¿Qué no podremos hacer con 165 escaños?"

El presidente argumentó que, juntos, PSOE y Unidas Podemos pueden hacer "muchas cosas" en favor de la diversidad, la igualdad, la transición ecológica, la justicia laboral... "Y ahora que se dice que efectivamente hay un riesgo cierto de ir a elecciones el 10 de noviembre, lo que le digo a Unidas Podemos es que ese día los españoles nos pillen trabajando". En suma, que lo que toca es que se "asuman los resultados electorales". "Y nos pongamos a trabajar ya", remachó.

"Ahora que se dice que hay un riesgo cierto de ir a elecciones el 10-N, le digo a Podemos que ese día los españoles nos pillen trabajando", subraya

Este era el corolario de un discurso que impregnó de tono mitinero y pedagógico. De explicación del relato, una cuestión nada baladí si España se conduce a elecciones finalmente. Sánchez consumió varios minutos en exponer la gestión del último año en el Ejecutivo, a partir de la moción de censura, y en defender sus pasos para intentar armar un Ejecutivo. Sí fue muy sintomático que no cargara las tintas contra Unidas Podemos, a diferencia de lo ocurrido en las últimas semanas. De hecho, reconoció con ahínco la contribución de los morados en estos meses: ahora que los de Iglesias siguen insistiendo en la fórmula de la coalición porque "no se fían" del PSOE, porque sienten que el Gobierno "no ha cumplido" lo prometido, les dice que medidas como la subida del salario mínimo, la reversión de los recortes educativos o la activación de los recursos para la lucha contra la violencia de género "no solo fue algo que defendió el PSOE, sino que contó con el apoyo de Unidas Podemos". "Algo que agradezco".

Sánchez asume el "riesgo cierto" del 10-N pero sigue pidiendo apoyo a Podemos

No "asumen" el resultado de las urnas

Sánchez también recordó que el adelanto de las generales del 28-A no se debió a una falta de cooperación de la izquierda: obedeció a la caída del proyecto de Presupuestos de 2019, por el voto conjunto de las derechas y los independentistas. Claro que no se privó de sacar pecho de sus resultados electorales: los socialistas, reivindicó, ganaron con holgura, casi doblando en escaños al segundo, el PP, Ciudadanos "fracasó en su intento" de adelantar a los conservadores y Unidas Podemos, que en 2016 se quedó solo 13 escaños por debajo del PSOE (contando a Compromís), ahora está a 81.

El presidente acusa a las derechas, a quienes pidió una "abstención técnica", de "falta de lealtad institucional", al "beneficiar" a los independentistas

"La clave de lo que está pasando es que los partidos políticos no han asumido su responsabilidad ni su resultado electoral. El único es el PSOE, que sabe que no tuvo mayoría y que tiene que compartir el programa", que no el Gobierno, sentenció. "Pero fijaos, si con 151 escaños fuimos capaces de hacer lo que hicimos en doce meses, con 165 [los que suman los 123 del PSOE y los 42 morados], ¿qué no podremos hacer? ¿Qué justifica que estemos bloqueados como estamos bloqueados?". "Y por si fuera poco", añadió, después del 28-A llegó el 26-M, triple cita (autonómicas, municipales y europeas) en la que volvió a vencer el PSOE.

Pedro Sánchez y el secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, con Emiliano García-Page, Abel Caballero y Sergio Gutiérrez, diputado nacional y responsable de Organización del PSOE manchego, este sábado en Toledo. (EFE)
Pedro Sánchez y el secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, con Emiliano García-Page, Abel Caballero y Sergio Gutiérrez, diputado nacional y responsable de Organización del PSOE manchego, este sábado en Toledo. (EFE)

Sánchez alegó que "desde el 28-A" su partido se dispuso a hablar con Unidas Podemos, la rotuló como "socio preferente" y subrayó que no quería que el Ejecutivo dependiera de los secesionistas. Por ello reclamó la "abstención técnica" de la derecha, pero esta "siempre decidirá beneficiar" a los independentistas en lugar de al PSOE, lo que constituye una "falta de lealtad institucional". A continuación, el presidente recordó que había puesto a Iglesias distintas ofertas sobre la mesa, y todas las desechó. "Y ahora estamos donde estamos", a las puertas de que se agote el plazo constitucional para formar Gobierno y después de que el PSOE haya empleado agosto en "hablar" con la sociedad civil para construir un 'Programa común progresista', el ofrecido esta semana a los morados.

Caballero repetirá en la FEMP

Sánchez recibió el apoyo de los alcaldes y del presidente manchego, uno de los barones que no están alineados con Ferraz pero que sí está asentado por su mayoría absoluta. Era la primera foto explícita de unidad del partido en torno a Sánchez. La segunda llegará en una semana, en Logroño, con los líderes regionales y presidentes autonómicos socialistas. Para entonces ya se sabrá más a ciencia cierta cuál es la pantalla siguiente: o investidura o elecciones. García-Page no ahorró en elogios hacia el jefe. "Tienes no solo el apoyo, sino la confianza absoluta de todos nosotros para que gestiones el mejor futuro de este país".

"¿Creéis que de verdad se va a entender en España que se vaya a una especie de plebiscito para elegir qué nombre sale en tal ministerio?", señala Page

Lo mismo había hecho minutos antes la regidora de Toledo, Milagros Tolón —miembro de la ejecutiva federal—, y el primer edil de Vigo, Abel Caballero, que como Page respaldó en las primarias de 2017 a Susana Díaz pero que ahora sostiene sin fisuras al líder. "Le digo a la otra izquierda [Podemos] que reflexione, que no cometa errores históricos que van a dañar a una parte importante del país. Ese error sería no apoyar la propuesta de gobierno que estás llevando", aseguró un entusiasta Caballero. Sánchez correspondió con los guiños de sus compañeros. Y en concreto con el alcalde de Vigo, a quien volvió a proponer como candidato a la presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que celebrará su pleno el 21 de septiembre. Caballero será entonces reelegido. No ha habido discusión interna en el PSOE respecto a su postulación.

Sánchez asume el "riesgo cierto" del 10-N pero sigue pidiendo apoyo a Podemos

También Page pidió a los morados "que rectifiquen", que hagan "un acto de generosidad", porque "los españoles no se merecen otras elecciones". "Algunos llegaron a la política diciendo que no les importaba para nada ocupar cargos. Yo no me lo creí. Pero si mañana tuviera que haber elecciones generales, no sería para saber quién es el presidente del Gobierno. La gente sabe perfectamente quién es el presidente. Es Pedro Sánchez y lo seguiría siendo", aseveró. "Eso está decidido. ¿Y creéis que de verdad se va a entender en España que se vaya a una especie de plebiscito para elegir qué nombre y apellidos sale en tal ministerio o en tal otro? ¿Merecen los españoles esto?". El presidente manchego estaba dirigiendo la responsabilidad hacia Unidas Podemos: son ellos los culpables de ir a un 10-N, llevados por su ambición por ocupar sillones, vino a decir.

Page subrayó que los socialistas no quieren elecciones. Porque ya ganaron el 28-A y el 26-M y porque no quieren dar "segundas oportunidades para la extrema derecha", y "menos" que procedan de la izquierda. "Lo que queremos es que haya normalidad institucional, y una agenda claramente progresista". Ahí añadió un mensaje importante en clave interna: que los que siempre están "a las duras y a las maduras", en los momentos buenos y malos del partido, apoyarán lo que haga su líder. "Aunque no queramos elecciones, este partido está preparado si tiene que ir a pedir la confianza de la gente", mantuvo.

Abel Caballero y Milagros Tolón, este 7 de septiembre en Toledo. (EFE)
Abel Caballero y Milagros Tolón, este 7 de septiembre en Toledo. (EFE)

El barón manchego reclamó a Sánchez que mantenga su "serenidad" y que no ceda, que no acepte una "investidura a cualquier precio". Para el líder regional, los ciudadanos valoran que Sánchez no quiera ser "presidente de cualquier manera" y que "ponga por delante los intereses de España". Sobre los mismos pasos caminó Tolón. "Tienes todo nuestro apoyo, un apoyo incondicional para tener un Gobierno serio, sólido y estable para España". A fin de cuentas, la jornada pretendía mostrar eso: cierre de filas a escasos días de que se resuelva el enigma.

La "fuerza del PSOE", sus alcaldes y concejales

La convocatoria de este sábado también tenía otro sentido adicional para el PSOE. Quería mostrar su musculatura local, como fuerza ganadora de las elecciones municipales del 26-M, en las que obtuvo más de 22.000 concejales y que le valieron conseguir casi 2.800 alcaldías y 29 diputaciones provinciales. "Vosotros sois nuestra fuerza, la fuerza del PSOE", proclamó la secretaria de Política Municipal de la ejecutiva federal, la diputada por Zaragoza Susana Sumelzo

 

El PSOE siempre se ha preciado de ser un partido con fuerte implantación territorial, y que esa estructura capilar es la que le ha permitido sobrevivir 140 años. Como decía Emiliano García-Page, muchos de los "éxitos" de la formación se deben precisamente a esa presencia, porque cuando venían mal dadas quienes aguantaban las velas y reconstruían el partido, decía, eran sus concejales y alcaldes.

"En esos tiempos duros lo que nos ha hecho sobrevivir como formación política, lo que nos ha hecho mantener la cara, ha sido siempre la infantería. Tenemos un ejército del que nos podemos sentir orgullosos", proclamó el barón regional. Las razones del triunfo el 26-M, recordaban a su vez Milagros Tolón y Abel Caballero, radican en la forma del PSOE de "entender" el municipalismo, el modo de acercarse a los problemas de los ciudadanos, haciéndose cargo de sus "necesidades". 

 

En el consejo de política municipal de este sábado no hubo mesas redondas, ni conferencias, ni talleres. Solo el mitin en el que participaron Susana Sumelzo, Abel Caballero, Milagros Tolón, Emiliano García-Page y Pedro Sánchez. El PSOE sí facilitó posteriormente un documento, una 'Declaración municipalista' [aquí en PDF]

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios