FRACASO EN EL SEGUNDO ENCUENTRO

PSOE y Podemos rompen las negociaciones y asumen ya una repetición electoral el 10-N

Echenique acusa a los socialistas de levantarse de la mesa si no se aceptaba un Ejecutivo monocolor. Lastra le reprocha que no se apee de la coalición. Salvo rectificación, no habrá más reuniones

Foto: Carmen Calvo, con María Jesús Montero y Adriana Lastra, este 10 de septiembre llegando a su reunión con Unidas Podemos en el Congreso. (EFE)
Carmen Calvo, con María Jesús Montero y Adriana Lastra, este 10 de septiembre llegando a su reunión con Unidas Podemos en el Congreso. (EFE)

Las expectativas eran bajísimas y se cumplieron. La segunda reunión entre los equipos negociadores del PSOE y Unidas Podemos, comandados por Carmen Calvo y Pablo Echenique, concluyó tras casi cuatro horas en el Congreso peor que la primera: con desacuerdo total, con las posiciones igual de alejadas y finalmente ruptura. Salvo giro de ultimísima hora, no hay ni habrá investidura a la vista de Pedro Sánchez, cuando ya solo quedan 13 días para la disolución automática de las Cortes en caso de que no haya un nuevo presidente elegido para entonces.

Pasadas las tres de la tarde, se visualizaba el divorcio tras un encuentro que ambas partes calificaron de "cordial" pero infructuoso. "Buen tono", pero hasta ahí. Desde Unidas Podemos constataron tras el fracasado encuentro que habrá elecciones el 10 de noviembre y que los socialistas incluso no aceptarán el encargo del Rey de presentarse a una segunda investidura a no ser que sumen todos los apoyos. "La conclusión es que el PSOE no se mueve y plantea que si no aceptamos su marco de negociación, de un Gobierno de partido único, entienden que no debe volver a haber reuniones de los equipos negociadores", trasladó el jefe del equipo negociador de Unidas Podemos, Pablo Echenique, tras el encuentro. "No hay una vía para alcanzar un acuerdo. Unidas Podemos se ha negado en todo momento a alcanzar un acuerdo programático y de gobernanza. Hoy por hoy, no vemos una salida precisamente por esa negación a lo que nosotros les proponíamos", añadió por separado, y a continuación, la vicesecretaria general socialista y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

Los morados acusaron a los socialistas de levantarse de la mesa si no se aceptaba una investidura para un Ejecutivo monocolor. La convocatoria de nuevas elecciones por el bloqueo es ya una realidad a falta de menos de dos semanas para que se disuelvan las Cortes. A no ser que haya una "rectificación" para analizar otras salidas que pasan por una coalición, según apuntaba Echenique. O una "reflexión" de Podemos "y de sus confluencias", en palabras de Lastra. "Nos parece un error abocar el país a elecciones anticipadas. El PSOE haciendo esto nos lleva a una repetición electoral y nos hace sospechar que era su única intención desde el principio de las negociaciones. Esperamos que rectifiquen y que expliquen que no hay otro motivo para que lo que no era posible en julio no lo sea en septiembre. Nadie puede entender que esa oferta haya caducado".

"El PSOE no se mueve", sentencia Echenique. "No hay una vía para alcanzar un acuerdo. No vemos una salida", advierte por su parte Lastra


Para Lastra, en cambio, la gran pregunta es si los morados van a permitir de nuevo que no resulte investido un presidente socialista y no haya un "Gobierno progresista", "abocando" así al país a unas nuevas generales, que los socialistas "no quieren". Así que la "última parte de la reunión" giró sobre esa invitación a UP a que dé marcha atrás. A falta de que se cumpla el plazo legal, la ruptura está prácticamente consumada. Aunque cada uno de los equipos acuse al otro de levantarse de la mesa. Los socialistas niegan ser ellos los culpables de romper la baraja. "Les hemos dicho que nos sentaremos las veces necesarias para alcanzar un acuerdo, pero debe partir de todos los pasos que nuestro partido ha dado. Lo que tiene que decidir UP en esa reflexión es qué quieren para este país, un Gobierno progresista con un acuerdo programático, con espacio de responsabilidad para ellos, o impedirlo nuevamente", aseguró la dirigente.

No habrá reunión Sánchez-Iglesias

Echenique señaló que el PSOE les advirtió de que no aceptaría ir a una investidura aun si se lo pidiera el Rey en caso de que no mediara un pacto. "Nos dejaron muy claro que nunca habría una investidura gratis y les hemos dicho que no la queremos, que queremos un acuerdo programático, porque conllevaría la estabilidad del país. Ninguna de esas opciones que se plantean como hipótesis se van a dar. No se ha ido en la reunión más allá", respondió Lastra. Echenique descartó por completo un apoyo regalado a Sánchez porque sería una "opción enormemente irresponsable" que provocaría una situación de gran inestabilidad en España.

No habrá investidura gratis, promete Unidas Podemos, ni el PSOE la quiere, así que salvo giro de última hora, no habrá siquiera debate en el pleno

Lo que tampoco habrá ya es una conversación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Solo la habría, recordaban en los últimos días los miembros del núcleo duro, si se alcanzara un acuerdo. Cosa que no se ha dado. En ese sentido, Lastra recordó que el equipo socialista estaba representado al máximo nivel: por ella misma, la vicepresidenta del Ejecutivo y la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. "A nosotras compete, porque tenemos la confianza de nuestro secretario general y de toda la organización, conducir las negociaciones con UP".

PSOE y Podemos rompen las negociaciones y asumen ya una repetición electoral el 10-N

Ya las declaraciones de Carmen Calvo y Pablo Iglesias muy poco antes del segundo encuentro servían para caldear el ambiente y reflejar la distancia cada vez más grande entre las dos organizaciones. La vicepresidenta insistía en Telecinco en el no a la coalición y lamentaba la actitud "inflexible" de los morados en todo momento, puesto que no se habían apeado de su exigencia de un Gobierno bicolor. El jefe de Podemos, por su parte, seguía reiterando que no aceptaría "chantajes" después de que su formación hubiera "cedido". La coalición seguía siendo la única vía posible para el acuerdo, porque es por añadidura el camino señalado por los inscritos, decía en el programa de radio 'Carne cruda', donde también acusaba a los socialistas de actuar con "infantilismo". Eso sí, Iglesias confirmó, como había adelantado este diario, que estaría dispuesto a renunciar a las políticas activas de empleo, que reclamó en julio, o a las de transición energética, y quedarse con la vicepresidencia social y tres ministerios. De cualquier modo, las dos formaciones continuaban intercambiándose palabras gruesas que daban la medida del enconamiento de las posiciones.

PSOE y Podemos rompen las negociaciones y asumen ya una repetición electoral el 10-N

El escenario esta vez fue el mismo: dependencias del Congreso de los Diputados, en el edificio de la tercera ampliación, en la zona de gobierno. El encuentro comenzó pasadas las 11 de la mañana y finalizó minutos antes de las tres de la tarde. Fue la culminación de una negociación fallida y ya abocada, salvo cambio de tercio de última hora, y poco probable, en tiempo de descuento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios