VESTAGER Y TIMMERMANS, VICEPRESIDENTES

Pesos pesados frente a Trump y el Brexit: las caras de la nueva Comisión Europea

La presidenta-electa de la Comisión Europea anuncia su equipo, que ahora tendrá que recibir el aprobado del Parlamento Europeo. La familia política de Macron ha conseguido un poder destacable

Foto: Ursula von der Leyen. (Reuters)
Ursula von der Leyen. (Reuters)

Ursula von der Leyen, presidenta-electa de la Comisión Europea, ha anunciado qué carteras ha asignado a los candidatos propuestos por las capitales para formar el colegio de comisarios, que ahora tendrán que recibir la luz verde de la Eurocámara.

La alemana ha decidido dar más importancia esta vez a los vicepresidentes de la Comisión Europea, dándoles también peso en las distintas carteras que ha repartido. Von der Leyen ha señalado en una rueda de prensa que ha buscado una comisión que tenga un equilibrio de género y geográfico.

La nueva Comisión Europea se organizará con tres vicepresidentes más poderosos, y con objetivos claros: continuidad en matera económica, mano dura con los gigantes digitales, avanzar en el campo de la Defensa y prepararse para una Europa post-Brexit, en la que habrá que tejer una relación complicada con el Reino Unido.

Ahora la última palabra la tendrá el Parlamento Europeo, que será especialmente duro con los candidatos que provienen de países con tendencias iliberales. El nuevo equipo echará a rodar el próximo 1 de noviembre.

Pesos pesados

La danesa Margrethe Vestager ha sido uno de los nombres más barajados para sustituir a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea tras un mandato en el que ha sido claramente la estrella del Ejecutivo comunitario. La liberal ha sido la cara visible de Bruselas en el pulso contra los gigantes digitales: ha impuesto multas récord a Apple, Google y Facebook. Vestager será vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea para la adaptación de Europa a la era digital y además seguirá al frente de Competencia.

El socialista holandés Frans Timmermans estuvo cerca de ser presidente de la Comisión Europea, pero una alianza de algunos países controlados por el Partido Popular Europeo (PPE) y los del grupo Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) descarrilaron sus opciones. Durante el última mandato fue vicepresidente primero de la Comisión y se hizo cargo de los asuntos relacionados con el Estado de derecho, siendo el principal dolor de cabeza de Polonia, contra la que inició el artículo 7.

Ahora Von der Leyen le encarga ser vicepresidente ejecutivo de la UE para la transición ecológica, al frente del llamado “Green deal”. Bajo su mando estarán también la política ambiental, y trabajará con los comisarios de Agricultura, Transporte, Salud, Cohesión y Reforma.

Sobre el cargo del español Josep Borrell no hay incógnitas: fue uno de los puestos designados directamente por los líderes del Consejo, haciéndole jefe de la diplomacia europea.

La francesa liberal Sylvie Goulard, persona de confianza del presidente galo Emmanuel Macron, será la comisaria de Mercado Interior, responsable también de la nueva dirección general de Ejército y Espacio, dando continuidad a su trabajo como ministra de Defensa.

Goulard será una de las personas que más sufrirán en la Eurocámara: fiel aliada de Macron y sus planes para romper el sistema de partidos tradicional francés, fue la primera eurodiputada en formar parte de En Marche mientras todavía servía en la Eurocámara. El presidente le premió con el ministerio de Defensa cuando ganó las elecciones, pero tuvo que dimitir rápidamente debido a un escándalo relacionado con asistentes del Parlamento Europeo. Tras su corta experiencia ministerial, Macron la envió como número dos del Banco de Francia en enero de 2018.

Paolo Gentiloni es una de las sorpresas de esta terna de comisarios, ya que su nombre ha llegado a Bruselas después del cambio de Gobierno en Italia, donde la coalición euroescéptica de Lega y Movimento 5 Stelle ha dado paso a un Gobierno entre los socialdemócratas del PD y el M5S. Gentiloni fue ministro de Exteriores y después primer ministro hasta junio de 2018. Ahora Bruselas muestra su renovada confianza en Roma al ofrecer al exprimer ministro la cartera de Economía.

El Reino Unido no ha enviado ningún candidato para comisario dando por hecho que abandonarán la UE el 31 de octubre de 2019, último día de la actual Comisión Europea. En caso de que pidan una prórroga, Londres deberá tener un comisario, como señalan las normas europeas. En caso de que Londres pidiera una prórroga y se le aceptara, “un comisario tendría que ser nombrado y recibiría un portfolio”, ha explicado la futura presidenta de la Comisión Europea.

El irlandés Phil Hogan, a quien Von der Leyen ha calificado de “duro negociador”, pasa de ser comisario de Agricultura, donde ha tenido un rol importante en la negociación de tratados comerciales, a ser el encargado de Comercio. Tendrá un rol crucial en la negociación de un futuro acuerdo comercial con el Reino Unido tras el Brexit, y tendrá a su cargo a la directora general de Comercio, la antigua negociadora técnica del Brexit, la alemana Sabine Weyand.

El resto del equipo

Johannes Hahn, candidato austriaco del Partido Popular Europeo (PPE), opta a la cartera de Presupuesto y Administración. Hahn llegó a Bruselas en 2010, cuando se hizo cargo de la Política Regional, y renovó su despacho en el Berlaymont en 2014, cuando se puso al frente de las negociaciones de ampliación de la UE.

El belga Didier Reynders, de los liberales europeos, será el candidato a ser comisario de Justicia. Lo ha sido prácticamente todo en la política belga, ocupando siempre un ministerio de forma ininterrumpida desde 1999: ha sido viceprimer ministro, ministro de Finanzas, y desde 2011 ministro de Asuntos Exteriores, a lo que hay que sumar el de Defensa desde diciembre de 2018. Ahora, tras las elecciones belgas y con las negociaciones para formar un nuevo gobierno a plena marcha, Reynders no se arriesga a quedarse sin cargo y dará el salto a la Comisión Europea, algo que ya intentó, sin éxito, en 2014.

La liberal Vera Jourová repetirá como comisaria checa durante esta nueva legislatura, esta vez a cargo de vicepresidenta de la Comisión Europea al frente de Valores y Transparencia. Jourová ha tenido un trabajo destacado como comisaria de Justicia, siendo pieza clave en el pulso con Facebook y otros gigantes digitales por los contenidos en la red, así como en su compromiso por la protección de la privacidad de los usuarios. Bajo su mandato ha salido adelante la GDPR, la reforma más importante en materia de protección de datos y que ahora sirve de modelo.

Jourová y Reynders serán los dos encargados de coordinar los trabajos para defender el Estado de derecho en la UE, una cartera que ha demostrado ser muy complicada durante la última legislatura. El belga fue uno de los impulsores de una propuesta para monitorear la situación del Estado de derecho en toda la UE, y Jourová representa a uno de los países del grupo Visegrado, que es el principal foco de preocupación en esta materia, con lo que Von der Leyen pretende acallar las críticas de que se persigue a los países del este desde las capitales de la vieja Europa.

La popular Mariya Gabriel repetirá como comisaria búlgara, esta vez con la cartera de Innovación y Juventud. Gabriel llegó al Berlaymont procedente desde el Parlamento Europeo en 2016 después de que Kristalina Georgieva, ahora nominada a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), dimitiera por desavenencias con el jefe de gabinete del presidente de la Comisión y volviera al Banco Mundial. Durante estos años se ha encargado de la agenda digital y el primer ministro búlgaro Boyko Borissov deseaba que Gabriel continuara en un cargo similar.

La popular Dubravka Suica, candidata croata, ha recibido de Von der Leyen el encargo de ocuparse de Democracia y Demografía como vicepresidencia de la Comisión. Suica inició en julio de 2019 su segundo mandato como eurodiputada, y antes había sido alcaldesa de Dubrovnik. La presidenta electa ha destacado los conocimientos de la croata en los asuntos demográficos y locales, y a la vez ha señalado que será de utilidad para acercar los asuntos europeos a los ciudadanos.

La chipriota Stella Kyriakides, del PPE, ha recibido la cartera de Salud. La chipriota es diputada nacional desde 2006 y ha sido presidenta de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa. Además de que Chipre es un país pequeño, Kyriakides es uno de los perfiles más bajos, aunque ha tenido un papel destacado en la asamblea chipriota por su compromiso contra el cáncer de mama y su trabajo en los asuntos sanitarios.

La liberal Kadri Simson será la candidata estonia para ocupar la cartera de Energía. Simson ha sido ministra de Economía e Infraestructuras, es diputada nacional desde 2007.

La socialista finlandesa Jutta Urpilainen será la candidata a ocupar la cartera de Asociación Internacional en la comisión Von der Leyen. Urpilainen fue ministra de Finanzas y fue uno de los perfiles más duros durante los años de la crisis. La candidata celebró ser la primera mujer propuesta para un cargo europeo en los 24 años en los que Finlandia ha formado parte de la UE.

Margaritis Schinas será el candidato a la vicepresidencia bajo el título de "Protección del modo de vida europeo"

Margaritis Schinas será el candidato a la vicepresidencia de la Comisión Europea bajo el título de “Protección del modo de vida europeo”, un titulo que levantará críticas, porque bajo él estará la cartera de Migración. El popular griego tiene una larguísima experiencia en la UE, más de 30 años en los que ha ocupado distintos puestos en la administración comunitaria. Desde 2014 ha sido portavoz de la Comisión Europea y con el recién estrenado gobierno de Nueva Democracia Schinas recibió el premio de ser nominado para ocupar una cartera en el Ejecutivo comunitario.

Hungría ha querido demostrar hasta qué punto está dispuesta a continuar con el pulso a Bruselas nominando para comisario de László Trócsányi, actualmente eurodiputado y antes ministro de Justicia húngaro, y por lo tanto uno de los protagonistas del desmantelamiento del Estado de derecho en el país centroeuropeo que ha provocado que la Eurocámara iniciara el procedimiento del artículo 7 contra el Gobierno magiar. Trócsányi concentrará buena parte de las críticas del Parlamento Europeo, que probablemente intente descarrilar su candidatura. Von der Leyen le ha encargado ser comisario de Vecindad y Ampliación, encargado de las negociaciones para el acceso a la UE.

La portuguesa socialista Elisa Ferreira será la comisaria de Cohesión y Reformas. Tiene experiencia en Bruselas, donde fue eurodiputada. Portugal fue uno de los pocos países que cumplió con la petición de Von der Leyen de proponer una candidata y un candidato.

El polaco Janusz Wojciechowski, miembro de los ultraconservadores del PiS, ha recibido la cartera de Agricultura. Se convirtió en candidato cuando el anterior nombre, el jefe de gabinete del presidente de la República Andrej Duda, decidió rechazar el puesto al ser para un cargo de agricultura. Wojciechowski ha sido eurodiputado en cuatro ocasiones y ha sido vicepresidente de la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo.

El luxemburgués socialista Nicolas Schmit estará al cargo de la cartera de Trabajo, después de haber ganado un escaño como eurodiputado en las elecciones europeas de mayo de 2019, donde entró en la comisión de Trabajo de la Eurocámara. Conoce el campo que se le ha asignado, ya que en 2009 se convirtió en ministro de Trabajo de Luxemburgo tras cinco años en un cargo menor en el Gobierno luxemburgués.

La socialista maltesa Helena Dalli, que ha sido ministra de Asuntos Europeos de Malta desde 2017, después de haber sido entre 2013 y 2017 ministra de Diálogo Social, Consumidores y Libertades Civiles. Ahora ha recibido de Von der Leyen el encargo de ser comisaria de Igualdad. Dalli tuvo un papel protagonista en la propuesta legislativa de matrimonio igualitario en Malta realizada en 2017.

La sueca Ylva Johansson, del Partido Socialista, será comisaria de Interior. En 2006 inició su carrera política al alto nivel al ser nombrada ministra de Salud y desde 2014 ha sido ministra de Empleo.

El candidato esloveno Janez Lenarcic será comisario de Gestión de Crisis. Es un diplomático de carrera que sirvió asistiendo al Gobierno esloveno, entre 2003 y 2006 fue embajador en la OSCE y durante los dos siguientes años fue secretario de Estado para Asuntos Europeos. En 2014, volvió al Gobierno como secretario de Estado a cargo de Asuntos Exteriores y europeos. Desde 2016 Lenarcic era embajador permanente de Eslovenia ante la UE.

El joven lituano Virginijus Sinkevicius, de solo 28 años, será el comisario de Medio Ambiente y Océanos. Desde 2017 era ministro de Economía e Innovación, después de haber conseguido un escaño en 2016.

El eslovaco Maros Sefcovic repetirá como vicepresidente de la Comisión Europea, en este caso al frente de Relaciones Interinstitucionales, para gestionar los lazos con el resto de instituciones europeas, especialmente el Consejo y el Parlamento. Durante los últimos años han surgido algunas tensiones entre el Ejecutivo comunitario y el Consejo, especialmente en materia migratoria.

La rumana Rovana Plumb será la comisaria de Transporte. Ha sido eurodiputada en tres ocasiones. En esta última iba a participar en la comisión de Medio Ambiente y Salud de la Eurocámara.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios