TRAS SU ABSOLUCIÓN POR BLANQUEO

Los otros frentes de Rosell: el caso Neymar, un fraude a Hacienda y el hígado de Abidal

El expresidente blaugrana fue absuelto este jueves por un caso que le costó 22 meses de prisión provisional, pero aún se expone a peticiones de hasta cinco años de cárcel

Foto: El expresidente del Barcelona Sandro Rosell. (EFE)
El expresidente del Barcelona Sandro Rosell. (EFE)

Sandro Rosell ha conseguido el mejor final posible para una pesadilla que arrancó con su detención en mayo de 2017, acusado de un blanqueo de hasta 25 millones de euros en supuestas comisiones ilegales de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y de la multinacional de ropa deportiva Nike. Este jueves, dos años después de su arresto y tras pasar 22 meses en prisión provisional, fue absuelto por la Audiencia Nacional al considerar que durante el juicio no quedó acreditada la ilicitud de esas comisiones y, por tanto, al no haber delito precedente, no existiría blanqueo de capitales ni tampoco el segundo delito por el que había sido procesado, integración en grupo criminal. Se cierra el principal frente que tenía abierto el expresidente del FC Barcelona en los tribunales, pero hay otras causas en las que sigue inmerso.

De hecho, la absolución por el tema de las comisiones ni siquiera es completamente firme, aunque las posibilidades de que la nueva Sala de Apelaciones la revierta son remotas. La Fiscalía, que mantuvo la acusación por blanqueo y organización criminal contra Rosell hasta el último día del juicio, está estudiando la posibilidad de presentar un recurso para que el exdirigente blaugrana sea condenado finalmente a seis años —-al inicio de la vista oral, pedía 11—. Sin embargo, en el Ministerio Público son conscientes de la dificultad de casar una sentencia absolutoria.

Los otros frentes de Rosell: el caso Neymar, un fraude a Hacienda y el hígado de Abidal

Peor lo tiene en los otros procedimientos que tiene abiertos. Uno de esos frentes es la querella por el fichaje de Neymar en la Audiencia Nacional, un caso por el que está procesado desde noviembre de 2016 junto a los padres del jugador, el actual presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, y Odilio Rodríguez, el presidente del Santos brasileño. La Fiscalía pide para Rosell cinco años de prisión por un delito de estafa y otro de corrupción entre particulares por simular con el Santos un precio para el fichaje del actual delantero del Paris Saint-Germain inferior al real y cerrar el traspaso al Barça antes de lo permitido por la normativa FIFA. Por los mismos hechos, el Fondo DIS, que ejerce como acusación particular, eleva la petición de pena para Rosell hasta los ocho años de cárcel. La causa solo está pendiente ya del inicio de la fase de vista oral, pero aún no se ha fijado cuándo comenzará.

El pasado septiembre, también tuvo que declarar por un presunto delito de fraude fiscal. El exdirigente blaugrana compareció ante el Juzgado de Instrucción número 5 de la Ciudad Condal después de que la Fiscalía de Delitos Económicos presentara semanas antes una querella contra él por haber utilizado presuntamente una empresa de la que era administrador único, TOC SL, dedicada a la organización de congresos y con sede en su propio domicilio, para obtener rentas que no declaró en su IRPF por importe de 352.382 euros.

Según los cálculos de la Agencia Tributaria, Rosell habría defraudado de esa forma un total de 229.569 euros en el ejercicio 2012. En su declaración, negó haber cometido fraude alguno y aseguró que todo se debe a “un cambio sobrevenido de criterio” de Hacienda. Además, se mostró dispuesto a abonar la cantidad que se le reclama. Si no llega a un acuerdo con la Abogacía del Estado, Rosell se expone a otra petición de cárcel de hasta cinco años por el fraude fiscal que le atribuye por ahora la Fiscalía.

El otro caso que le afecta es la investigación sobre la presunta donación ilegal de un hígado al exjugador y actual secretario técnico del Barça, Éric Abidal. La Audiencia Provincial de Barcelona acordó el pasado enero reabrir el procedimiento al apreciar que existen indicios fundados de delito. Entre ellos, las grabaciones policiales desveladas por este diario en las que Rosell admitía implícitamente en hasta cuatro llamadas haber participado en la supuesta compra de un órgano para el entonces defensa del equipo blaugrana. Las intervenciones telefónicas se efectuaron precisamente en el marco de la causa por la que acaba de ser absuelto.

El Juzgado de Instrucción número 28 de la Ciudad Condal decidió en un primer momento el archivo de la causa al entender que los audios no eran concluyentes, pero la Audiencia Provincial terminó admitiendo los recursos presentados contra esa decisión por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, en representación de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), y ordenó al juzgado que practique las diligencias que sean necesarias para comprobar si, como se desprende de las pruebas acumuladas hasta ahora, Rosell pudo pagar a un supuesto primo del actual dirigente del club para conseguirle a este un “hígado ilegal”.

Según fuentes próximas a la causa, como consecuencia de la resolución de la Audiencia Provincial de Barcelona, el Juzgado número 28 ha atribuido ya la condición de investigado o imputado a Rosell por un presunto delito de tráfico de órganos, un delito castigado con hasta 12 años de prisión. Una reciente reforma del Código Penal ha endurecido esa práctica ilícita, aunque la reforma nunca sería de aplicación al caso de Abidal por haberse producido antes. Rosell ha saltado el mayor obstáculo que tenía delante, pero aún le quedan varios para despejar por completo su horizonte judicial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios