revoca el archivo del juzgado número 28

Reabierto el caso Abidal: la Audiencia ordena nuevas diligencias ante los indicios de delito

Según la resolución, la Audiencia considera que hay indicios de delito y que deben practicarse las diligencias reclamadas por el Ministerio Público y la Organización Nacional de Trasplantes

Foto: Abidal muestra una foto con su primo, tras el trasplante de hígado. (EFE)
Abidal muestra una foto con su primo, tras el trasplante de hígado. (EFE)

La Sección 10ª de la Audiencia Provincial de Barcelona ha ordenado este miércoles la reapertura del caso Abidal tras estimar los recursos que plantearon la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona de cerrar la instrucción de este procedimiento de forma definitiva.

Según la resolución, la Audiencia considera que hay indicios de delito y que deben practicarse las diligencias reclamadas por el Ministerio Público y la Organización Nacional de Trasplantes para verificar que, efectivamente, el trasplante al actual director deportivo del FC Barcelona se realizó cumpliendo la normativa. El Ministerio Público solicitaba, en concreto, que se tomara declaración en calidad de testigo al donante, el primo Gérard, remitiendo para ello la correspondiente comisión rogatoria a Francia. Eso sí, con la advertencia de que si de dicha declaración se dedujera que fue él quien donó el órgano, se suspendiera para una posible declaración en calidad de cooperador necesario de un delito.

Los magistrados recuerdan que "no puede olvidarse que (...) no consta en el expediente clínico tramitado en Hospital Barna-Clinic Grup Hospital Clinic de Barcelona ningún documento de identidad del donante, ni permiso de residencia de este". "Asimismo", subraya el auto, "del contenido de las conversaciones telefónicas intervenidas en los presentes autos, y que dieron origen al procedimiento, en las que el expresidente del Fútbol Club Barcelona Sr. Alexandre Rosell Feliu y su interlocutor (respecto del que ninguna diligencia de instrucción se ha practicado para averiguar su identidad, si bien el teléfono desde el que se produce la llamada pertenece al Fútbol Club Barcelona, según contestación al oficio remitido a la compañía telefónica obrante a folio 77 de las actuaciones) aluden a la compra ilegal de un hígado, siendo cierto que el exjugador de dicho club Éric Abidal se sometió a la operación de trasplante en fecha 10 de abril de 2012".

Las conversaciones a las que se refiere el auto son las cuatro llamadas intervenidas en 2017 que fueron desveladas por este diario el pasado julio y en las que el expresidente del Barça Sandro Rosell (2010-2014) y su mano derecha en el club, Juanjo Castillo, admiten la “compra de un hígado ilegal” para Abidal y haberse inventado que el donante era "un primo" del entonces lateral izquierdo del equipo, Gérard Armand, con residencia en Francia.

A los agujeros en el expediente clínico del Hospital Barna-Clinic y a las llamadas telefónicas se suman, según la Audiencia Provincial, "las presuntas irregularidades que parecen existir en el acta de consentimento informado obrante en autos". A su juicio, todos estos elementos "constituyen indicios suficientes de la presunta comisión del ilícito investigado, que justifican la declaración testifical interesada" por la Fiscalía: la del propio primo del jugador.

Irregularidades en las firmas del consentimiento

El auto destaca, también, la necesidad de confirmar si existen irregularidades en la firma del consentimiento. Una vez dictado del auto de sobreseimiento en abril de
2018, la magistrada encargada del Registro Civil denunció que, tras revisar la documentación relacionada con la intervención quirúrgica del trasplante, detectó que el acta de consentimiento no se correspondía con el testimonio en su día remitido y expedido a la Guardia Civil. Dijo entonces que en uno de los documentos existían cinco firmas y en otro solo cuatro. También apreció cambio en el sello y que uno de los legajos presentaba la firma del donante en blanco.

Poco después, en una nueva comparecencia, la encargada del registro aseguró que había comprobado que la fotocopia que se le facilitó por el archivero estaba incompleta y aportó una nueva completa en la que sí obraba la firma del donante. No obstante, la Audiencia reprocha que este testimonio no mereciera "ningún tipo de diligencia instructora" para comprobar estas irregularidades o discrepancias, bien sea en el acta o actas de consentimiento o en las fotocopias realizadas.

"Así, no negamos que ello pueda ser debido a la existencia de dos actas originales, al firmarse las mismas por duplicado, lo que explicaría la diferente colocación del sello obrante en las mismas y la diferente ubicación de la firma del donante en cada una de ellas, pero tales extremos deberán ser acreditados a través de la declaración de la magistrada encargada del Registro Civil o las diligencias que se estimen convenientes para ello, que permitan disipar las dudas sobre las irregularidades que en este momento se aprecian en tales documentos. Pues si se tratara de una sola acta de consentimiento, no existe razón alguna para que una fotocopia pueda alterar la ubicación de la firma en un documento o la posición del sello del registro", concluye.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios