acusado también de organización criminal

El fiscal pide 11 años y 59 millones a Rosell por blanquear fondos de partidos de Brasil

Considera que montó una estructura offshore para ayudar al expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol a desvíar dinero

Foto: El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell. (EP)
El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell. (EP)

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido al Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional la apertura de juicio oral contra Sandro Rosell, Marta Pineda, Joan Besolí, Shhe Ohannessian, Pedro Andrés Ramos y José Colomer por montar una estructura societaria y una organización criminal para blanquear los fondos que el ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Terra Teixeira, desviaba presuntamente de los encuentros que su selección disputó entre 2007 y 2009.

Según el ministerio público, Rosell debe ser castigado con 11 años de prisión (seis por blanqueo y cinco por organización criminal) y 59 millones de euros de multa; Pineda, siete años y 50 millones; Besolí, diez años y 55 millones; Ramos, ocho años y 50 millones; Ohanessian, siete años y 40 millones; y Colomer, seis años y 40 millones. La Fiscalía detalla que todos ellos conformaron en 2006 "una estructura estable, reforzada por sus vínculos de amistad y parentesco, dedicada al lavado de capitales a gran escala".

"Bajo la dirección de Rosell y conforme a una distribución de roles bien definida por éste, facilitaban sus relaciones personales y profesionales, sus conocimientos sobre operativa bancaria, la creación de denominaciones sociales puramente instrumentales, sin infraestructura y radicadas en paraísos fiscales, sus identidades y hasta sus propias cuentas bancarias para permitir a otros la realización de determinadas operaciones cuya finalidad era la incorporación al tráfico legal de los beneficios obtenidos en actividades penalmente relevantes cometidas en cualquier país del mundo", explica el ministerio público.

Los acusados, en concreto, continúa el escrito de acusación al que ha tenido acceso El Confidencial, utilizaron esta estructura para "ocultar cantidades obtenidas ilícitamente por Ricardo Terra Teixeira", por aquel entonces presidente de la Confederación de Fútbol de Brasil e investigado en este momento por la Fiscalía de Río de Janeiro precisamente por embolsarse dinero que debería haber ido a parar al organismo y que procedía de los derechos audiovisuales que generaban partidos que su selección disputó entre 2007 y 2009.

La Fiscalía relata que Rosell utilizaba una gestoría en Andorra que estaba a su nombre y al de sus socios Besolí y Ramos para ayudar a Terra Teixeira a desviar una parte de las cantidades que abonaba la sociedad International Sports Events, como concesionaria de los derechos audiovisuales de 24 partidos amistosos de la selección carioca, a la Confederación Brasileña de Fútbol. A través de la mercantil instrumental Uptrend Developments y un complejo entramado societario con cuentas ubicadas en Andorra, Rosell y sus compañeros de organización fragmentaban las cantidades, oscurecían la trazabilidad del dinero y lo hacían llegar finalmente al expresidente del organismo brasileño.

Como contrapartida al 'trabajo' realizado para Terra Teixeira, Rosell su mujer Pineda recibieron -según la Fiscalía- 6,6 millones de euros tras la venta ficticia de la sociedad Bonus Sport Marketing -propiedad del matrimonio- a la mercantil libanesa Sports Investments Offshore, creada solo un mes antes de la fingida operación. La venta se produjo por un supuesto precio de 13,6 millones. La Fiscalía entiende que "no fue real" porque Rosell siguió vinculado a la sociedad. En concreto, era su principal gestor y beneficiario, el domicilio social se trasladó a un local propiedad del expresidente del Fútbol Club Barcelona, su administrador (Onanessian) vivía en un piso que también era de Rosell y este último incluso facturaba sus gastos de vuelos a Bonus Sport Marketing.

Marta Pineda, esposa de Rosell, antes de declarar el año pasado en la Audiencia Nacional. (EFE)
Marta Pineda, esposa de Rosell, antes de declarar el año pasado en la Audiencia Nacional. (EFE)

La Fiscalía entiende que Onanessian fue testaferro del principal acusado en Bonus y que esta sociedad "facilitó a Rosell y a Pineda una fuente abierta de ingresos prolongada en el tiempo que les facultó para recibir transferencias en sus cuentas bajo una falsa apariencia" por un total de 6,6 millones de euros. Estas transferencia, según el ministerio público, "formaban parte del mismo acuerdo entre Uptrend e International Sports Events por el que la primera había recibido ya 8,4 millones de euros en cuentas de Andorra". La cantidad total de los fondos procedentes de International Sports Events distraídos de los derechos audiovisuales de los partidos amistosos en perjuicio de la Federación Brasileña de Fútbol habría ascendido, por lo tanto, a 15 millones de euros.

Asimismo, la Fiscalía considera probado que Rosell y sus socios "colaboraron en ocultar al menos una parte (cinco millones) de la comisión ilícita" que Terra Teixeira "había obtenido de Nike por formalizar un contrato de esponsorización con la Confederación de Fútbol de Brasil". En concreto, el ex presidente del Barcelona fragmentó el importe, lo alejó de su origen delictivo y "lo introdujo en los canales de tráfico ordinarios", una operativa relacionada con los hechos que investiga el Tribunal de Distrito Este de Nueva York contra Terra Teixeira y Jerome Valcke.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios