PRIMER COMITÉ DESDE LA LLEGADA AL PODER

Sánchez avisa de que no entrará en la "política pendenciera" de la oposición

El presidente sienta los cimientos de su mensaje de precampaña: no participará de la "crispación" de PP y Cs, de una estrategia que "socava" los principios de la convivencia y la paz social

Foto: Pedro Sánchez, este 10 de noviembre durante su intervención tras el comité federal en el polideportivo Arroyo de Fuenlabrada. (EFE)
Pedro Sánchez, este 10 de noviembre durante su intervención tras el comité federal en el polideportivo Arroyo de Fuenlabrada. (EFE)

Pedro Sánchez quiere tirar de su imagen presidencial. Podría parecer una obviedad, pero no lo es. El jefe del Ejecutivo quiere que cale la idea de que su Gabinete trabaja para mejorar la vida de los ciudadanos y restablecer el Estado del bienestar que el PP erosionó durante sus años en el poder. Y que no entrará en cuitas con los demás partidos, ni en la guerra sucia, ni en las descalificaciones. No le van a encontrar en la "política pendenciera" que, a su juicio, patrocina la oposición, sino en la defensa de un proyecto que es "bueno" para la mayoría social del país, y que está guiado por el "sentido común", más que por la ideología.

Con ese mensaje arrancó Sánchez el largo camino hacia las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo de 2019, previa parada por las andaluzas del próximo 2 de diciembre. Proclamando que él seguirá su propia medicina y no alimentará la "crispación" que solo sirve para "socavar la convivencia y la paz social". Una declaración de intenciones de cómo será su estrategia en los meses venideros. Y el subrayado, para los candidatos socialistas, de qué mensaje hay que trasladar a los ciudadanos. Algo así como un "nosotros a lo nuestro, a la tarea de gobernar, y los demás, que chillen".

Sánchez avisa de que no entrará en la "política pendenciera" de la oposición

El presidente enfiló la precampaña en su primer mitin en Madrid desde que accediera al poder, justo después de un comité federal de trámite, de apenas tres cuartos de hora, que sirvió para aprobar las bases y el calendario de elaboración de las listas de municipales, autonómicas y europeas [aquí en PDF], que deberán ser ratificadas en otra reunión del máximo órgano que se calcula para el fin de semana del 6 y 7 de abril. Solo hubo siete abstenciones al dictamen presentado por la ejecutiva. Nada más. Otra prueba de la situación pacífica en la que navega el PSOE desde hace meses, acentuada tras el aterrizaje abrupto en La Moncloa.

"No vamos a participar de esa política pendenciera. Se nos va a encontrar en la defensa serena de un proyecto que es bueno para la mayoría social"


Justo tras la moción de censura que ganó contra pronóstico y que cambió el tablero político. Sánchez ironizó, ante el cerca del millar de militantes y dirigentes reunidos en el polideportivo Arroyo de Fuenlabrada, que hay quienes no han sabido digerir todavía aquella revolución, la estocada final del Gobierno de Mariano Rajoy, "asediado por la corrupción" y que tenía un proyecto político "agotado". Desde entonces, PP y Ciudadanos se hallan desconcertados.

La limitación de aforamientos, este mes

"Unos han confundido la discrepancia con la crispación. Es lógico que la oposición quiera desgastar al Gobierno, pero lo que no es lógico es que quieran socavar los pilares de la convivencia y la paz social. Nosotros no vamos a participar de esa política pendenciera. A nosotros se nos va a encontrar en la defensa serena de un proyecto que es bueno para la mayoría social de este país. Eso es lo que vamos a hacer", subrayó el presidente. "Estamos preparados, consolidando un cambio de época, sentando las bases de la transformación que necesita España", abundó, ante una grada entregada y una primera fila repleta de ministros. Casi todos acudieron al mitin de este sábado para arropar a su jefe. Ese soniquete, el "estamos preparados, estamos preparadas", es ya el lema de precampaña.

"La sociedad española fue solidaria con la banca, y la solidaridad es recíproca", proclama, para recordar el decreto ley de cambio del impuesto de AJD

Sánchez repasó alguna de las principales conquistas de su Gobierno, y también los pilares que cimentarán su acción de futuro, su proyecto de largo aliento pensado, como ha dicho en otras ocasiones, para los próximos 12 años. Educación, mercado de trabajo, sostenimiento del Estado del bienestar, ecología... y reforma constitucional para ampliar el reconocimiento de derechos. En ese punto fue cuando anunció que la modificación de la Carta Magna para limitar los aforamientos a políticos, que adelantó en un acto de balance de sus primeros cien días en La Moncloa, será aprobada por el Consejo de Ministros antes de que concluya este noviembre. Se esperaba que fuera así, porque para la próxima semana está prevista una reunión del pleno del Consejo de Estado que dará el visto bueno a la propuesta que será elevada al Ejecutivo.

Sánchez avisa de que no entrará en la "política pendenciera" de la oposición

Y, para insuflar ánimo a los suyos, trajo a colación una de las banderas de su mandato, la exhumación de Francisco Franco, una tarea que, sin embargo, se le está complicando sobremanera. "Primero, ganaremos en Andalucía —dijo sobre los comicios del 2-D, con una Susana Díaz ausente y volcada en su campaña—, y luego ganaremos las municipales, autonómicas y europeas. ¡En 2019, después de muchos años de espera, no habrá un mausoleo de homenaje a Franco!".

Sánchez avisa de que no entrará en la "política pendenciera" de la oposición

"Nos pone hacernos cargo de tareas difíciles"

"Tenemos proyecto político. Otros no lo tienen", subrayó de nuevo para hacer hincapié en las diferencias con la oposición. No solo eso: "La nueva política no es el poder, es acordar". Tejer alianzas con otras formaciones y también con los ciudadanos. "Gobernamos en coalición con la sociedfad". De ahí hizo colgar otro de los mensajes centrales de su discurso, al hilo de su real decreto ley, que entró en vigor este sábado, para obligar a las entidades financieras a pagar el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), y no los ciudadanos. "La sociedad española fue solidaria con la banca, y la solidaridad es recíproca". "Democracia es también que no paguen siempre los mismos", había dicho la víspera.

Gobernamos desde el sentido común, gobernamos para todos, sean ciudadanos que han votado a PSOE, PP, Podemos o Cs

En definitiva, lidera un Gobierno feminista, "abierto y no partidista", "solidario", "europeísta". Y "progresista", claro, pero que "aplica antes el sentido común que la propia ideología". "Gobernamos desde el sentido común, gobernamos para todos, sean ciudadanos que han votado al PSOE, al PP, a Podemos o a Ciudadanos", remarcó, aunque a algunos, como Pablo Casado y Albert Rivera (a los que no citó) se les haya "atragantado" y "parado el reloj" con la moción de censura. Sánchez se estaba situando a sí mismo en el término medio, en el terreno de la moderación frente a una oposición que, a su juicio, solo vela por sus intereses y no los de los ciudadanos.

Sánchez avisa de que no entrará en la "política pendenciera" de la oposición

El presidente estaba lanzando también señales de fortaleza y de continuidad de la legislatura, aunque por lo pronto no tenga apoyos para sacar sus Presupuestos de 2019 adelante. "A los socialistas nos pone hacernos cargo de tareas difíciles y complicadas". Ese mismo espíritu condujo a la moción de censura. Recordó que en el último comité federal, el anterior al celebrado este domingo, el pasado 28 de mayo, nadie, ni siquiera él, podía pensar que la maniobra prosperaría cuatro días después. "En la vida y en la política hay ocasiones en las que no hay que mirar el coste o beneficio, sino que hay que hacer lo que se debe". Fue una "reivindicación de higiene democrática", que culminó con el despido fulminante de Mariano Rajoy. "Hace cinco meses salió de La Moncloa la resignación y entró la esperanza".

Pedro Sánchez, rodeado de sus ministros y de miembros de la ejecutiva federal del PSOE, este 10 de noviembre en el polideportivo Arroyo de Fuenlabrada. (EFE)
Pedro Sánchez, rodeado de sus ministros y de miembros de la ejecutiva federal del PSOE, este 10 de noviembre en el polideportivo Arroyo de Fuenlabrada. (EFE)

Pero el PSOE, un partido "con experiencia, equipos y generosidad", que en 2019 cumplirá 140 años, fue capaz de hacer una "transición en cuestión de horas". "Demostramos que estamos preparados", presumió, antes de agradecer su labor y su compromiso a sus ministros, la mayoría de los cuales seguía el mitin en la fila vip. Uno de los que más disfruta últimamente de los actos de partido es el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a quien muchos sitúan como una opción preferente como candidato a la alcaldía de Madrid. Igual que su compañero Josep Borrell es la alternativa de mayor peso ahora mismo para encabezar la lista europea, aunque él, a día de hoy, no lo ve. Fuentes del equipo de Sánchez en La Moncloa no descartaban ningún escenario, aunque advertían de que quizá una crisis de gobierno no es la salida óptima cuando el Gabinete no lleva ni un año de rodaje. Pero hay tiempo aún.

Pase de micros

A ganar y a ser la primera fuerza!", jaleó Sánchez en su despedida en la tribuna, un discurso más bien anodino, de apenas 30 minutos, y en el que le faltó, como en otras ocasiones, algo de pasión. Al partido a veces incluso le cuesta hacerse a la idea del vertiginoso cambio operado de la noche a la mañana. "Me han temblado las piernas, por fin tenemos un presidente del Gobierno de España", bromeó el líder del PSOE-M y anfitrión este sábado de la dirigencia socialista José Manuel Franco. "Compañeros, compañero presidente... ¡Me produce un enorme orgullo llamarte presidente!", exclamó el presidente manchego, Emiliano García-Page, antaño valedor de Susana Díaz y hoy alineado, como todos, con el jefe del Ejecutivo. Las batallas del pasado, los recelos por todo entendimiento con los independentistas, forman parte de eso, del pasado.

A la cita de este sábado solo faltaron cuatro barones: Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara, Javier Lambán y Luis Tudanca

Ferraz preparó un acto de lucimiento del líder tras el fugaz comité federal previo. Pero Sánchez compartió protagonismo con los candidatos autonómicos proclamados. Todos fueron alternándose con el micrófono. Ángel Gabilondo (Madrid), Ximo Puig (Valencia), Francina Armengol (Baleares), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Concha Andreu (La Rioja), Adrián Barbón (Asturias), María Chivite (Navarra), Pablo Zuloaga (Cantabria), Diego Conesa (Murcia), Manuel Hernández (Ceuta), Gloria Rojas (Melilla) y hasta Gonzalo Caballero, pese a que su comunidad, Galicia, no celebrará elecciones hasta, previsiblemente, 2020.

Los presidentes autonómicos socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; Baleares, Francina Armengol y Valencia, Ximo Puig, junto con el resto de candidatos y barones autonómicos del PSOE, este 10 de noviembre en Fuenlabrada. (EFE)
Los presidentes autonómicos socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; Baleares, Francina Armengol y Valencia, Ximo Puig, junto con el resto de candidatos y barones autonómicos del PSOE, este 10 de noviembre en Fuenlabrada. (EFE)

Faltaron los presidentes de Andalucía, Susana Díaz (de campaña); Extremadura, Guillermo Fernández Vara (por un compromiso familiar), y Aragón, Javier Lambán (de vuelta de un viaje a Shanghái), y también el líder socialista de Castilla y León, Luis Tudanca, en su caso por enfermedad. Javier Fernández, presidente saliente de Asturias, tampoco viajó hasta Madrid: no va a ningún comité federal desde las primarias que Sánchez ganó a Díaz.

Todos pusieron en valor las políticas de sostenimiento del Estado del bienestar, santo y seña del PSOE, frente a los recortes, la doctrina de la austeridad y la corrupción del PP. Gabilondo hizo hincapié en la necesidad de un proyecto "transformador, solvente y eficiente" para Madrid; Puig, cómo lideraba la Comunitat, por primera vez en dos décadas, un Gobierno "honrado"; Armengol puso en valor la importancia del "diálogo y del consenso", y también la sostenibilidad medioambiental en las islas; García-Page explicó cómo estaba haciendo justo lo contrario que la ya defenestrada María Dolores de Cospedal; Chivite, su rechazó a que haya quienes (PP y Cs) "repartan carnés de buenos y malos navarros", como ocurrió tras el acto de Alsasua del pasado domingo.

El líder del PSC, Miquel Iceta, muy aclamado por la feligresía socialista, relató cómo en Cataluña la llegada de Sánchez al poder se había celebrado con "alivio y esperanza". Se había acabado con la pintura "rancia" de España y había aportado un "cambio de luz" por su política de mano tendida. Y pese a las "dificultades", los ciudadanos reconocen el esfuerzo hecho y piden al presidente que siga adelante, que continúe. Sánchez, desde luego, pretende continuar. Agotar la legislatura, como poco, y después vencer en las urnas, lo que nunca consiguió hasta ahora.

Tres sanchistas andaluces se quejan de las listas de Díaz para el 2-D

El comité federal discurrió sin pena ni gloria. Nada que ver con las reuniones tensas de antaño, cuando Pedro Sánchez estaba en la oposición y atosigado por sus críticos. La cita de este sábado se ventiló en menos de una hora. Presentó el dictamen José Luis Ábalos, secretario de Organización y ministro de Fomento, y ni siquiera tomó la palabra el líder, algo que algunos le reprocharon. El presidente se reservó para el acto público. 

Contra el dictamen de proclamación de candidatos se expresaron tres dirigentes sanchistas de Andalucía: Francisco Rodríguez García, secretario general en Dos Hermanas; Eva Patricia Bueno Campanario, líder del partido en la agrupación de Miraflores, en Sevilla capital, y Teba Roldán, militante de Córdoba. Los tres protestaron por las listas autonómicas del 2-D, en las que Susana Díaz no ha incluido a ningún sanchista. 

En defensa de la presidenta salió su número dos, Juan Cornejo, quien recordó que las candidaturas, que ya son oficiales porque están proclamadas y publicadas en el BOJA, fueron aprobadas por todos los órganos preceptivos y sin problemas. Ya pasaron, antes de su registro, por la comisión federal de listas (el 27 de octubre), y este sábado, ya 'a posteriori', fueron ratificadas por el comité federal. Los sanchistas pidieron votación por separado de las candidaturas, pero Ábalos, que había pactado con Cornejo la composición de las mismas, se negó, y llamó a votar todo el dictamen que se sometía a escrutinio del máximo órgano. Este fue apoyado sin dificultades. Solo hubo siete abstenciones, según confirmaron a este diario fuentes de Ferraz.

El informe final establece las bases para la elaboración de las listas municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo [aquí en PDF]. Y fija el calendario definitivo. El comité federal de ratificación de todas las candidaturas (también de la europea, la última probablemente en conocerse al completo) se celebrará el fin de semana del 6 y 7 de abril.  

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios