plataformas 'sanchistas'

Los 'sanchistas' indignados con Ábalos promueven la abstención a Susana Díaz

Desde el puente de mando del PSOE andaluz desprecian el malestar de parte de la militancia, pero los críticos advierten de las consecuencias de una campaña de 'brazos caídos'

Foto: José Luis Ábalos, en el Pleno del Congreso. (EFE)
José Luis Ábalos, en el Pleno del Congreso. (EFE)

El armisticio entre Ferraz y el PSOE andaluz, capitaneado por el secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y su homólogo en Andalucía, Juan Cornejo, sigue dando que hablar. Y mucho. Los críticos en las filas andaluzas, afines a Pedro Sánchez y arrinconados por Susana Díaz, no piensan mantener el silencio que les ha impuesto Madrid ante las elecciones andaluzas.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Lejos de desactivarse, la indignación en este sector por que Ferraz aceptara unas listas sin sanchistas en Andalucía, crece por días. La gota que colmó el vaso fue que Ábalos y Cornejo pactaran saltarse el Comité Federal que debía, según los estatutos, dar el visto bueno final a las listas al Parlamento andaluz. El calendario fue acordado para que ese trámite no tuviera lugar. Los afines a Pedro Sánchez, algunos con asiento en ese Comité Federal, pensaban pedir que se incluyeran nombres que pelearon en las primarias por el actual secretario general. Acusan a Ábalos de incumplir las peticiones que le habían trasladado, cerrando por arriba las listas andaluzas y prefiriendo directamente saltarse el paso obligado por el Comité Federal antes de permitir debate sobre si era correcto que se vetara a cualquier sanchista en la próxima Cámara autonómica.

"Estamos ante un incumplimiento muy grave de los estatutos y veremos si no hay consecuencias", asegura uno de los representantes de las plataformas que se lanzaron en Andalucía a favor de Sánchez. Ya no hay margen para tocar esas listas, inscritas en la Junta Electoral, más que acudiendo a los tribunales.

Brazos caídos

Son ahora los afines a Sánchez en Andalucía los que recriminan a Ábalos que haya ignorado a las bases, esas a las que tanto invocó el actual presidente del Gobierno para ganar las primarias, y haya aceptado unas listas que se saltan los estatutos del partido. La relación de Ábalos y su homólogo andaluz es buena, conversan con fluidez y han pactado todo desde que arrancó la precampaña andaluza. Más bien, señalan los críticos en Andalucía, Ábalos acepta todo lo que pide Susana Díaz. En el Sur el interlocutor único del secretario de Organización ha sido el actual delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. En el puente de mando rebajan las críticas de las bases y niegan el motín de los 'sanchistas'.

Los críticos con Susana Díaz aseguran que también dijeron que eran "tres locos" en las primarias y aglutinaron a un 32% de la militancia andaluza

El alcance que pueda tener para la campaña socialista que una parte de la militancia afín a Pedro Sánchez baje los brazos no se conoce. Los 'sanchistas' recuerdan que también desde el aparato andaluz aseguraron que eran "tres locos" y "esos tres locos logramos el vuelco definitivo en las primarias y aglutinamos un 32% de militantes andaluces contra las formas de Susana Díaz".

Recurso rechazado

A los críticos en Andalucía, sin el apoyo de Ferraz, solo les queda el derecho al pataleo. Un grupo de militantes. 'Socialistas por el cambio en Andalucía', lanzó una web con el mensaje de "Con Susana me abstengo". Los movimientos internos desde Ferraz sepultando las voces críticas con la actual presidenta de la Junta no han hecho más que dar alas a este tipo de movimientos de base.

'Socialistas por el Cambio en Andalucía' propone que el 2 de diciembre se vote al PSOE y, al mismo tiempo, se tache el nombre de Susana Díaz

Esto ha coincidido además con el archivo de la denuncia que presentó el PSOE andaluz ante la Junta Electoral pidiendo que se retirara este movimiento de las redes sociales. En su resolución, difundida por Europa Press, niega la petición del equipo de Susana Díaz. "En este caso concreto", recoge la resolución, "debe prevalecer el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción, recogido en el artículo 20.1 de la Constitución española".

'Socialistas por el Cambio en Andalucía' es el nombre del movimiento que irrumpió en las redes socialistas y que, promovido por votantes y simpatizantes afines a Pedro Sánchez, proponen que el próximo 2 de diciembre, día de las elecciones andaluzas, se vote al PSOE y, al mismo tiempo, se tache el nombre de Susana Díaz en la papeleta electoral.

Sánchez pidió gestos

En defensa de Pedro Sánchez algunos de sus afines más destacados en Andalucía aseguran que este trasladó a Susana Díaz la necesidad de "gestos" y de una "mínima integración en las listas". Petición que el PSOE andaluz ignoró plenamente y que Sánchez desaprueba, según fuentes cercanas, aunque se haya decidido que toca cerrar filas. "Actuó de buena fe y esperando reciprocidad", aseguran.

El próximo Comité Federal, convocado el 10 de noviembre, se iba a celebrar en Granada, pero finalmente será en Madrid. Los socialistas andaluces temían las voces críticas. Sánchez acudió como secretario general a la proclamación de Díaz como candidata y a eso se limitará su participación en la precampaña. Tendrá algún acto contado durante la campaña electoral, pero Ferraz también respetará el deseo del PSOE-A de que esta sea "una campaña con acento andaluz".

La presencia de Pedro Sánchez en Andalucía será mucho más limitada que la de los líderes nacionales de PP y Ciudadanos

Susana Díaz, que está ya en una precampaña plana y sin estridencias, donde quiere que sean los militantes puerta a puerta y con el boca a boca quienes animen a elegir la papeleta del PSOE tras 36 años ininterrumpidos de gobiernos socialistas. La secretaria general del PSOE-A envió una carta a los militantes coincidiendo con la aprobación de las listas electorales. "Cuento contigo (...). Y aunque es posible que a veces, en estos cinco años, no hayas estado del todo de acuerdo con algo, sabes que formamos parte del mismo proyecto andaluz", aseguró en esa misiva a los militantes. Un mensaje que los sanchistas entienden como "una provocación" tras haberlos vetado en las listas al Parlamento andaluz.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Dulcificar su perfil

Díaz está muy interesada en que su imagen de 'killer', por la que cree que perdió las primarias, desaparezca. Quiere dulcificar su perfil político. Su mensaje es que la gente en la calle la quiere. Eso no podría hacerlo si la guerra con Ferraz siguiera viva. A cambio, ella no critica a Sánchez ni en sus negociaciones de Presupuestos con los independentistas catalanes, ni en su pacto con Pablo Iglesias ni en las decisiones de la Abogacía del Estado sobre el 'procés'. Aunque en las filas del PSOE andaluz sienten todos estos asuntos como amenazas directas a la campaña.

En Ferraz alegan que las elecciones son clave y que "perder el Gobierno andaluz es algo que ni el PSOE ni Pedro Sánchez pueden permitirse". Hay preocupación por el día después y el cuadro de ingobernabilidad que puede presentarse en Andalucía. Si Susana Díaz no llega a un acuerdo con Adelante Andalucía, con Podemos e IU, y Cs consuma su veto, no habrá posibilidad de Gobierno. El entorno de Díaz deja claro desde el primer momento que si la investidura se complica irían a una segunda convocatoria electoral. Ningún partido de la oposición cree que eso vaya a ser tan fácil. Esas elecciones coincidirían posiblemente con unas generales, algo a lo que Díaz se negó desde el primer momento, y podrían perjudicar a quien convocó, es decir al PSOE-A.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios