subvenciones públicas

Los partidos reciben 1.000 euros más por escaño: podrán gastar hasta 12 millones

Se acabó la contención de gasto. Hacienda incrementa las subvenciones electorales aplicando una cuantía del IPC de cuatro años, de diciembre de 2014 hasta agosto de 2018

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

Las subvenciones electorales costarán a los andaluces casi un millón de euros más. Por encima de los 12 millones de euros si se llegara a la subvención teórica máxima. Unos 10 millones si se aplica el incremento respecto a la cifra abonada en los anteriores comicios autonómicos.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Serán unos 1.000 euros más por escaño para los partidos que obtengan representación en las próximas elecciones andaluzas sumando todos los incrementos. En total, por cada escaño obtenido se llevarán 23.034,99 euros. En las últimas autonómicas, de marzo de 2015, fueron 22.299,12 euros. Por voto conseguido, la cifra se eleva de 82,29 céntimos a 85,01 céntimos. Una cifra que sería anodina si no fuera porque en Andalucía en las últimas elecciones votaron más de cuatro millones de personas.

Si en estos comicios la participación fuera similar, serían 780.000 euros en subvenciones más solo por votos emitidos y 80.200 euros más por escaños. Hay además primas para el ‘mailing’ y el envío de papeletas y propaganda, que se actualiza según el porcentaje de votos obtenidos.

En 2015, las subvenciones electorales podrían haber alcanzado los 11,7 millones de euros. Es la subvención máxima téorica fijada por la Cámara de Cuentas, que se quedó en 9,3 millones de gastos justificados. En esta ocasión, 2018, habría que elevar la cifra unos 800.000 euros más, según las estimaciones de este periódico atendiendo a las cantidades aprobadas.

Actualización del IPC

La Consejería de Hacienda aprobó la orden que fija las cantidades de subvenciones de gastos electorales y los límites para las elecciones del próximo 2 de diciembre. Para actualizar las cantidades, se toman como referencia las últimas cuantías y aplican “un incremento del IPC desde diciembre de 2014 hasta agosto de 2018”, cuatro años.

En los pasados comicios no se incrementaron las cantidades. “En la conyuntura actual, marcada por una política de contención de gasto, se considera adecuado no proceder al incremento de las cantidades correspondientes a gastos electorales”, recogió aquella orden. Se fijaron los coeficientes establecidos en 2012.

Sobre los límites electorales, Hacienda fija un tope de gasto de 3,8 millones de euros por partido político, federación o agrupación de electorales. Las subvenciones electorales suponen una parte muy importante de los recursos de los partidos en España. El 80% procede de fondos públicos y gastos electorales. Cobran por escaños y votos obtenidos. Los partidos que ya cuenten con representación parlamentaria juegan con ventaja y tendrán un anticipo del 30% según los resultados que obtuvieron en los últimos comicios. Con eso y acudiendo a créditos bancarios, en todos los casos excepto Podemos, financian la campaña electoral.

Es la Cámara de Cuentas la que fiscaliza los gastos que realicen los partidos, y conforme a los datos de esta auditoría el Gobierno andaluz aprueba un proyecto de ley que concede un crédito extraordinario. Las últimas elecciones andaluzas costaron a las arcas publicas en subvenciones electorales un total de 9,31 millones de euros. Las subvenciones téoricas máximas podrían haber ascendido a 11,7 millones, pero los partidos no llegaron al límite al presentar gastos. El PSOE se embolsó 4,4 millones, el PP 3,3, Podemos 1,8, Ciudadanos 1,2 e IU un millón de euros.

El partido que pierda votos pierde poder y fondos públicos. Para cobrar las cantidades que corresponden a cada partido deben demostrar ante la Cámara de Cuentas los gastos que han tenido en campaña. Cobrarán según lo que puedan acreditar. Por ejemplo, Cs y Podemos cobraron en las últimas elecciones por debajo de lo que hubieran podido embolsarse en subvenciones públicas. Antes de esos comicios no tenían representación parlamentaria y no tuvieron anticipo. En esta ocasión, sí lo cobrarán.

Créditos bancarios

Los nuevos partidos hicieron campañas de bajo coste que no alcanzaron los topes establecidos de fondos públicos establecidos. Por ejemplo, Podemos pudo haberse embolsado 1,8 millones de euros de las arcas autonómicas pero solo acreditó 399.503 euros en gastos y eso es lo que cobró. Asimismo, a Ciudadanos le hubieran correspondido 1,2 millones pero solo presentó facturas por 253.583 euros y esa cantidad es la que recibió de la Junta de Andalucía.

Los partidos financian sus campañas con créditos, donaciones y cuotas del partido y anticipos públicos. Solo Podemos elige el mecenazgo

Las fuentes de financiación de la pasada campaña electoral en Andalucía fueron, según el informe de la Cámara de Cuentas, pólizas de crédito, anticipos de subvenciones, aportaciones del partido y microdonaciones. El PSOE pidió un crédito de 2,9 millones de euros y aportó del partido 79.060 euros. El PP firmó un crédito de 1,5 millones y sumó de la caja del partido 295.372 euros. Fue el partido que aportó más dinero de donaciones y cuotas. Para Podemos, constan 20.355 euros del partido y 397.900 en microcréditos (de personas físicas) que después la formación devolvió a sus simpatizantes. Ciudadanos firmó un crédito de 148.770 euros y recibió 106.390 euros del partido. Para IU fueron 534.824 euros de un crédito bancario y 59.204 euros del partido. Todo ese dinero fue después recuperado por las subvenciones electorales descontando el anticipo que habían recibido los que ya estaban en el Parlamento andaluz.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios