elecciones andaluzas

Ferraz pacta no dar la batalla y acepta que no haya sanchistas en el Parlamento andaluz

El próximo grupo socialista será aún más susanista que el actual, ni un solo defensor de Sánchez en las primarias tiene sitio en las listas autonómicas, y Ábalos dio el visto bueno

Foto: La presidenta andaluza, Susana Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se saludan tras la reunión del comité director del PSOE-A. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se saludan tras la reunión del comité director del PSOE-A. (EFE)

“Todos somos de Pedro Sánchez”. Así zanjan desde la dirección del PSOE andaluz la pregunta de por qué no hay ni un sanchista en las listas del 2 de diciembre al Parlamento autonómico. Ni uno solo de los nombres destacados que apostaron por el secretario general en las primarias desde Andalucía ha encontrado sitio. Todos los nombres que van en las listas electorales son defensores firmes de Susana Díaz, forman parte de su Gobierno o de su aparato de poder. La exhibida unidad no pasa por la integración.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Aunque es difícil, el próximo grupo socialista en Andalucía será aún más susanista que el actual. Si vienen curvas, hay que pactar con otras formaciones políticas o a algún partido se le ocurre, por ejemplo, pedir la cabeza de Díaz a cambio de dar una investidura al PSOE, nadie levantará la mano en el grupo socialista andaluz para llevar la contraria a lo que diga la ejecutiva andaluza. Son nombres "de pedigrí susanista", como señala con sorna un crítico.

Todo está pactado entre Ferraz y San Vicente o entre José Luis Ábalos, ejecutiva federal, y su homólogo andaluz, Juan Cornejo. Ambos mantuvieron una reunión en el inicio del proceso de configuración de listas y han renovado los contactos cada vez que Cornejo, senador, va a Madrid. Ábalos garantizó que no darían la batalla ni abrirían ningún tipo de guerra civil en las asambleas locales. Esa es la orden que se dio además a los críticos en Andalucía. Los nombres que se han presentado en las asambleas locales han corrido por cuenta y riesgo de socialistas que actuaban sin el aval de Ferraz, no han estado organizados y no han llegado, como era de esperar, a ningún sitio. A Ábalos los suyos en Andalucía le reprochan que esté dedicado solo al Ministerio de Fomento y que en Ferraz no haya ninguna cabeza pensante.

Revancha en las generales

La única posibilidad que tenían los sanchistas de entrar en el Parlamento andaluz era que se hubiera cerrado un acuerdo por arriba que diera puestos en algunas provincias, por ejemplo, Málaga o Cádiz. A cambio, en las generales, donde Ferraz tiene mucha más mano, habría reciprocidad. Eso no ocurrió. Desde el primer momento, el PSOE andaluz aseguró que iba a cumplir escrupulosamente y punto por punto los estatutos del 39º Congreso, esos que eludió votar cuando se celebró el cónclave. Las listas se han elaborado de abajo arriba, con listas abiertas en cada asamblea local hasta llegar a las direcciones provinciales, que tienen la última palabra. El PSOE de Sánchez sigue sin ser un partido asambleario. El PSOE andaluz es monolítico, Susana Díaz no tiene que preocuparse en ninguna provincia, todas las ejecutivas provinciales tienen el control y son estas las que han dado instrucciones claras sobre los nombres que había que votar. Las bases del PSOE, al menos en Andalucía, responden a Susana Díaz y a nadie más salvo muy contadas excepciones.

Esa decisión de Ferraz de permitir que Susana Díaz hiciera unas listas sin dar sitio a los sanchistas no ha sentado nada bien a muchos de quienes lo dieron todo por Sánchez en el último congreso. Son contados en Andalucía y no lo tuvieron nada fácil. Se sienten traicionados y arrinconados. Algunos de esos nombres clave trasladan que esa “unidad” que vende el PSOE debería traducirse en integración en las listas electorales, al menos en algunas provincias donde tuvieran un porcentaje a considerar. No fue así.

Las listas andaluzas no pasarán formalmente por un comité federal hasta semanas después de estar registradas, pero están bendecidas por Ferraz

Las listas electorales al Parlamento andaluz ya han salido de las ejecutivas provinciales del PSOE. La ejecutiva regional las pasará por todos los órganos correspondientes: comisión regional de listas, comisión de ética y ejecutiva regional. El sábado, por último, se aprobarán en el comité director del PSOE andaluz, máximo órgano entre congresos. Después tocaría que las ratificara un comité federal, pero no hay tiempo.

Las listas deben registrarse el lunes. Pasarán por la ejecutiva federal, que no tocará ni una coma, y en el próximo comité se dará cuenta de que se ha acortado el proceso y que las listas andaluzas están bendecidas de forma excepcional y con acuerdo. El máximo órgano federal, por tanto, dará el visto bueno 'a posteriori', pero no es más que un trámite. Todo ha estado hablado, pactado y negociado entre Ábalos y Cornejo, según señalan ambas partes. La duda es qué ocurriría si alguno de los sanchistas despechados en Andalucía acude a unos tribunales e impugna el proceso conforme a los estatutos. “Todo está cerrado y bien atado. No hay ninguna inseguridad”, replican desde las direcciones del PSOE.

Batalla "diplomática"

Cuando se acude a esos máximos exponentes del sanchismo en Andalucía para preguntar por qué han decidido no dar la batalla, las versiones son variadas. “La batalla ha sido diplomática, se ha trasladado la necesidad de integración, a la que ellos han contestado que no. No queríamos dar batalla a campo abierto”, asegura un destacado dirigente del PSOE que lamenta que este gesto se interprete como “una debilidad”.

Otro miembro de la ejecutiva federal asegura que lo importante era no reabrir heridas a las puertas de unas elecciones andaluzas que van a ser definitivas y a marcar el inicio de un ciclo electoral en el que se examinan el mismo Pedro Sánchez y su moción de censura. “Hubiera sido irresponsable”, apunta este dirigente, que señala además que nadie podrá decir, en caso de unos malos resultados en Andalucía, que la ejecutiva federal puso palos en las ruedas a Susana Díaz.

Lo que sí tienen claro quienes apoyaron e impulsaron al actual secretario general es que batallarán en las listas de las generales y que pagarán con la misma moneda, pidiendo que no haya afines a Susana Díaz. La candidata socialista fue proclamada en un comité director el pasado sábado acompañada de Pedro Sánchez, que le brindó su respaldo total. Los socialistas andaluces llevan toda la semana loando el acto y la intervención del secretario general, de quien dicen que ha “madurado” políticamente desde que es presidente del Gobierno. Este viernes, ambos presidentes volverán a reunirse en Sevilla, donde se celebrará el Consejo de Ministros.

Nombres de 'pedigrí' susanista

Paritaria por los pelos. Cinco hombres y tres mujeres encabezan las listas del PSOE al Parlamento andaluz para el próximo 2 de diciembre. Solo hay cambios en Málaga, donde encabezará el actual secretario provincial y delegado de la Junta, José Luis Ruiz Espejo, y Jaén, donde Ángeles Férriz sucede a la ahora diputada nacional Micaela Navarro.

En el resto de provincias repiten los mismos números uno. La mayoría son miembros del Gobierno de Susana Díaz o máximos responsables del PSOE en sus provincias, salvo excepciones por incompatibilidad. En el Parlamento andaluz no pueden ocupar escaños los alcaldes.

Por Granada repite Teresa Jiménez; Almería, José Luis Sánchez Teruel; Cádiz, el vicepresidente Manuel Jiménez Barrios; Sevilla, Susana Díaz; Córdoba, Juan Pablo Durán, y Huelva, Mario Jiménez

Todos los consejeros del Gobierno andaluz salvo las independientes de Salud y Conocimiento y Universidad van en las listas y tendrán escaño en el Parlamento andaluz. En total, 11 consejeros.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios