sesión de control en el congreso

PP y Cs critican unos PGE "fake" y Sánchez defiende la subida de impuestos a los ricos

Casado y Rivera cargan contra el pacto del Gobierno con Podemos y advierten de que serán "ilegales" si se presentan con la senda de déficit aún no aprobada, extremo que el presidente niega

Foto: Pedro Sánchez, este 17 de octubre durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, este 17 de octubre durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. (EFE)

Unos Presupuestos Generales del Estado que "se ensañan con los autonómos", que anticipan "un infierno fiscal", unas cuentas "fake", que son un "fraude", "una mentira". Eso piensan PP y Ciudadanos del pacto que sellaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias la semana pasada y al que aún le queda camino por recorrer hasta salir adelante, si es que logran los apoyos suficientes. El presidente, mientras, acusa a los populares de ser "rehenes del pasado lejano", el de José María Aznar, y defiende su borrador de PGE porque suponen la reconstrucción del Estado del bienestar, refuerzan la inversión en la dependencia, reducen la deuda pública, continúan la senda de consolidación fiscal exigida por Bruselas y, sobre todo, porque subirán los impuestos a los ricos, los que menos han pagado la factura de la crisis.

Las líneas argumentales de Pablo Casado y Albert Rivera este miércoles en la sesión de control del Congreso fueron paralelas. Ambos líderes atacaron por el flanco de las cuentas de 2019. "Su Gobierno es una ruina", dijo el líder del PP, que presenta unos Presupuestos "nefastos" que él mismo combatirá "aquí, en Bruselas, y donde haga falta", pese a que Sánchez le acusase ayer martes en Zaragoza de "deslealtad". "¿Y usted lo dice que votó en contra de pacto europeo Juncker-Schulz ante la vergüenza de todos sus compañeros o que votó en contra del comisario [Miguel Arias] Cañete cuando nosotros habíamos apoyado a [Pedro] Solbes o [Joaquín] Almunia?", le afeó, reprochándole que hable de "patriotismo" cuando el Ejecutivo "vendió España a los independentistas por unos votos en la moción de censura".

PP y Cs critican unos PGE "fake" y Sánchez defiende la subida de impuestos a los ricos

Con el agravante, a su juicio, de que el jefe del Ejecutivo ha mandado a Podemos a negociar el borrador "con un preso golpista" como Oriol Junqueras —Iglesias le visitará en la cárcel de Lledoners— y también a José Luis Rodríguez Zapatero a hacerlo "con un terrorista como [Arnaldo] Otegi" —lo decía por la visita del expresidente al líder de Bildu del mes pasado, de la que el Gobierno se ha desmarcado—.

Para Casado, en fin, el pacto que firmó con Iglesias es un "panfleto partidista" con un logotipo del Gobierno de España que "parecía un besamanos a Podemos". Pero "no es la primera vez" que los socialistas presentan unos PGE "manipulando gastos e ingresos, subiendo el déficit, subiendo los impuestos y en definitiva arruinando España". "Ya lo hicieron en 1996 y 2011", lanzó el presidente del PP, reprochando a Sánchez que se haya "convertido en un plagio de Zapatero".

"Su Gobierno es una ruina. Yo defiendo a España de sus Presupuestos nefastos, aquí, en Bruselas o donde haga falta", reprocha Casado


El corolario de la intervención de Casado llegó al final, con su andanada contra la mayor presión tributaria que, a su juicio, traen estos PGE. "Han subido todos los impuestos, un infierno fiscal. Patrimonio, ahorro, renta, transacciones financieras, tecnológicas... Se ensaña con 3 millones de autónomos, con 17 millones de conductores de coches diésel. El socialismo fracasa cuando se acaba el dinero de los demás. Lo que interesa a los españoles es que fracase su Gobierno antes de que vuelva a arruinar una vez más a España", remató el jefe de los populares.

"Sablazo a los autónomos"

"Gracias por esta respuesta donde acaba diciendo tantas cosas pero no se le entiende qué quiere decirnos", replicó Sánchez, buscando hacer pupa al jefe del PP por mezclar siempre en las sesiones de control distintos elementos como en una coctelera. "Ha venido a decir que este Gobierno está subiendo los impuestos, no sé a qué clase media se refiere —ironizó—, aquellos que cobran 130.000 euros en el IRPF", a los que se les aumentan dos puntos más, "o aquellos que tienen un patrimonio superior a los 10 millones de euros", a los que se les incrementa un 1% el impuesto de patrimonio. El presidente recordó que el Ejecutivo del PP "subió hasta 60 impuestos", hasta el IVA y el IRPF.

Sánchez acusa a Casado de ser "rehén" de su "pasado más lejano" y reivindica que lo que necesita España es "justicia social"

Sánchez se revolvió de la acusación clásica que le hace Casado de ser un "rehén" de los independentistas, cuando el propio jefe del PP, le espetó, es "rehén de supasado más inmediato y de su pasado más lejano". "Estas son las cuentas que necesita España", insistió, porque "lo que necesita España es justicia social", y eso significa "repartir el crecimiento económico", porque hasta ahora "las clases más pudientes se han beneficiado hasta cuatro veces más que las menos pudientes". De ahí que los PGE incidan en una mejora del salario mínimo, hasta los 900 euros mensuales, que busquen reconstruir el Estado del bienestar y reforzar la inversión en dependencia, aumentar el crecimiento potencial (aumentando el presupuesto en educación y ciencia), y consolidar las cuentas públicas. Estos PGE, "por primera vez", registran un superávit primario y un "recorte estructural" del déficit y la deuda pública. "Algo que ustedes no hicieron", apostilló.

PP y Cs critican unos PGE "fake" y Sánchez defiende la subida de impuestos a los ricos

En la misma línea que Casado se pronunció minutos más tarde Albert Rivera durante su turno de intervención, que usó para atacar duramente el documento presupuestario enviado por el Gobierno a Bruselas [aquí en PDF]. “Es un ‘fake’ en el que mete un sablazo a los autónomos. Quiere poner en su espalda el acuerdo con Junqueras”, lanzó el líder naranja. Mientras Sánchez defendía que la subida de impuestos es solo para ricos, Rivera le reprochó los otros 670 millones de euros al diésel: “¿Eso son los ricos, las clases medias que se levantan para llevar a sus hijos al colegio en el coche de diésel?”, espetó.

Volver a la moderación

El dirigente catalán volvió a criticar al Gobierno haber llevado unos Presupuestos basados en una senda de déficit del 1,8% cuando la Cámara aprobó el 1,3%. Motivo por el cual Rivera entiende que que “las cuentas son un fraude, una gran mentira y un engaño para Bruselas”: Sánchez en cambio se sacudió las criticas rápidamente: “Presentaremos en diciembre unos Presupuestos con una senda de estabilidad que está reconocida por este Parlamento mientras no sea revisada”, explicó el presidente, tal y como se pronunció la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, hace dos días asegurando que el Gobierno no incumplirá la ley y si la nueva senda de déficit no se aprueba, se guiarán por la antigua. También Casado atacó por el mismo flanco: subrayó que sería esta la primera vez en la historia que se llevan a la Cámara unos PGE sin aprobar un techo de gasto, "de forma ilegal", y por eso adelantó que el PP hará todo lo posible para evitar que sigan adelante.

"Las cuentas son un fraude, una gran mentira y un engaño para Bruselas", sentencia Rivera. Sánchez acusa a PP y Cs de "obstruir" la senda de déficit

Rivera continuó el envite recordando a Sánchez que perdió la votación del techo de gasto porque sus socios no le apoyaron, recordando la postura mantenida por el grupo de Unidos Podemos. Para Pablo Iglesias también tuvo palabras: “Tiene que irse a una cárcel a verse con Junqueras para negociar sus Presupuestos y todo para que usted siga un cuartito de hora más en Moncloa”. El presidente respondió con una sonrisa. “Ríase y aproveche porque el tiempo se acaba”, continuó Rivera, que finalizó su intervención exigiendo elecciones anticipadas. “Los españoles están hartos de un presidente que no pasa por las urnas”, zanjó.

PP y Cs critican unos PGE "fake" y Sánchez defiende la subida de impuestos a los ricos

Sánchez no dejó pasar la oportunidad de reprochar al grupo parlamentario naranja (y al popular) de obstruir a través de la Mesa del Congreso “una ley [la de Estabilidad Presupuestaria] que está ganada con la mayoría parlamentaria”, y pidió a Rivera que deje de “mentir e insultar” y que se dedique “a hacer oposición, abandonando la crispación, y volviendo a la moderación”. Una frase que ya actúa como mantra dentro del grupo socialista. cuando le habla “a las derechas".

PP y Cs critican unos PGE "fake" y Sánchez defiende la subida de impuestos a los ricos

Calvo y la 'performance' de Montserrat

La portavoz popular, Dolors Montserrat, atacó este miércoles a la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, por la falta de "coordinación" del Gobierno, que es responsabilidad suya. Mezcló (marca de la casa) las polémicas que han salpicado a varios ministros, la tesis cuestionada de Pedro Sánchez, la gestión del conflicto en Cataluña y hasta, de forma sorprendente, la prostitución. 

"Tienen a las prostitutas desconcertadas. La señora [Magdalena] Valerio [ministra de Trabajo] dice que son un gol por la escuadra, la señora [Dolores] Delgado [titular de Justicia] es defensora de sus servicios y sus compañeros socialistas andaluces frecuentan con dinero público la prostitución. Y usted, como ministra de Igualdad, andaluza y vicepresidenta, ¿a quién apoya?", le lanzó Montserrat.

El encadenamiento de acusaciones provocó estupor en la bancada socialista. El presidente, siguió la portavoz del PP, al final "confunde lo público y lo privado". "No sabe cuál es su sitio ni en el Gobierno ni en un besamanos; señora Calvo, de una vez coordine Moncloa, Waterloo, la dacha de Galapagar y la herriko taberna". Montserrat combinaba así, en una frase, perlas referidas a los 'socios' de la moción de censura: Carles Puigdemont, Pablo Iglesias y Bildu. Todo ello con ciertos titubeos. 

"¿Ha sido una 'performance', no?", replicó Calvo, nada más tomar la palabra, criticando el "atrevimiento artístico" de la dirigente popular. Los suyos se sonreían por el golpetazo rápido y al estómago de Montserrat. 

"Lo suyo es lo mejor que conozco como política cultural del PP", agregó la número dos del Ejecutivo, que defendió su labor de coordinación dentro del Gobierno, que ha traspuesto, dijo, diez directivas comunitarias, ha aprobado doce reales decretos leyes, un plan contra la pobreza infantil, otro contra la explotación laboral, la agenda 2030 y el proyecto de Presupuestos. "La coordinación está en el BOE y en la vida de la gente", zanjó la vicepresidenta, que cargó contra la inacción de un Mariano Rajoy que “decía habitualmente no lo sé, no me he enterado, no me consta, a mí nadie me lo ha contado”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios