EL FUTURO DE LA RADIOTELEVISIÓN ESTATAL

Sánchez salva su test de RTVE... a falta de cuatro plenos para sacar la cúpula temporal

El proceso para renovar la corporación ni mucho menos ha culminado. Faltan sesiones por delante, aunque el Ejecutivo ha logrado amarrar una mayoría que salva su primer test parlamentario

Foto: Los socialistas Adriana Lastra y Rafa Simancas charlan con el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, este 4 de julio en el Congreso. (EFE)
Los socialistas Adriana Lastra y Rafa Simancas charlan con el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, este 4 de julio en el Congreso. (EFE)

"Va a costar más elegir al presidente de RTVE que investir a un presidente del Gobierno". Esas palabras se escuchaban este miércoles en el patio del Congreso. Y no estaban faltas de razón. El Gobierno cierra su primer gran acuerdo: salva su primer real decreto ley y supera el escollo de la renovación de la radio y la tele públicas. Pero con mucho desgaste público y una inversión de horas y horas de negociación. Por el camino se han quemado nombres de periodistas, arrojándolos a los leones, se ha enervado a los profesionales de la casa, se ha reconducido la estrategia, se ha buscado un acercamiento fallido con el PP y se ha cruzado, cómo no, Cataluña y la cantinela del precio pagado a los independentistas. El Ejecutivo ha sufrido, y mucho, en su primera negociación parlamentaria, y ha comprobado la fragilidad de sus apoyos, aunque los populares también han cambiado el guion sobre la marcha y al final se han excluido por voluntad propia de la nueva cúpula. En todo caso, el trabajo no está liquidado: aún quedan por delante cuatro plenos para confirmar la dirección transitoria de RTVE. Porque esta procelosa tramitación servirá solo para intentar oxigenar la corporación durante unos pocos meses hasta que, vía concurso público, ingrese un nuevo consejo, y ya para un mandato de seis años.

La votación decisiva para el Gobierno de Pedro Sánchez era la de este miércoles. Tocaba elegir, en segunda vuelta, a los seis consejeros propuestos por PSOE, Unidos Podemos y PNV, y hacía falta mayoría absoluta (176 votos) y respaldo de cuatro grupos. Si no se cumplían esas dos condiciones, el Ejecutivo tenía que encajar su primera derrota parlamentaria. Pero superó la prueba. Su lista de candidatos cosechó 177 apoyos y estaba amadrinada por los tres grupos que la firmaron más el Mixto. Aval por los pelos, y gracias a ERC y el PDeCAT y otras fuerzas que se sumaron como Compromís, Nueva Canarias y Coalición Canaria. Los tres blancos y las 131 papeletas del PP en defensa de su propia nómina de aspirantes —computadas como nulas porque no contaban con el refrendo de cuatro grupos— no pudieron competir contra la mayoría articulada en torno al Ejecutivo. Ciudadanos ni siquiera participó en esa votación de nombres. A continuación, el Gobierno pasaba el siguiente examen, la convalidación de su real decreto ley, por 179 votos a favor y 165 en contra (PP, Cs y Foro). En este caso, solo necesitaba mayoría simple.

Con la votación de este miércoles en el Congreso, ya hay seis candidatos ratificados como consejeros. Tres promovidos por Podemos —Rosa María Artal, Cristina Fallarás y Víctor Sampedro—, dos por el PSOE —el propuesto para presidir RTVE, Tomás Fernando Flores, actual director de Radio 3, y Concepción Cascajosa— y uno por el PNV —Juan José Baños Loinaz—. Fuera quedaban los seis postulados por el PP, encabezados por Eladio Jareño, director de TVE desde 2016.

El PSOE cierra su primer gran acuerdo con Podemos, PNV, ERC y PDeCAT. El PP se desliga del acuerdo y, como Cs, rechaza entrar en el consejo


El de este miércoles era el tercer pleno consumido, porque el lunes y martes hubo sendas sesiones en la Cámara Baja y en la Alta, en las que se exigía una mayoría de dos tercios, que no se conquistó. Hoy jueves, el Senado probará a designar a los cuatro consejeros que restan. Pero, salvo sorpresa, no lo logrará. Como ayer en el Congreso, se necesita mayoría absoluta y aval de cuatro grupos parlamentarios. La lista pactada por socialistas, morados y nacionalistas vascos —Juan Tortosa y Fernando López Agudín, propuestos por los de Pablo Iglesias, y Ana Isabel Cerrada y Josep Lluís Micó, por Ferraz— tiene el refrendo de cinco grupos, pero no dispone de mayoría absoluta, y la del PP —Jenaro Castro, Carmen Sastre y José Manuel Peñalosa— sí cuenta con la mayoría absoluta de la Cámara pero no tiene el aval de los cuatro grupos exigidos. Al no reunirse las condiciones, la sesión podría darse por cancelada. Los socialistas entienden que, una vez rota la baraja con el PP, no tiene sentido procurar la elección de los tres candidatos escogidos por los populares, así que no les prestarán apoyo ni dirán a sus aliados que lo hagan.

5 Podemos-4 PSOE-1 PNV

Así que, como dice el real decreto ley publicado el 22 de junio y ya convalidado, deberá ser el Congreso quien, en un plazo de 10 días extra, proceda a hacer los cuatro nombramientos que resten. En la primera votación se necesitarán dos tercios, y en la segunda, mayoría absoluta y respaldo de cuatro grupos. En esta segunda vuelta se aprovechará para incluir en el orden del día la elección, en primera ronda, del presidente de RTVE, Tomás Fernando Flores. Como no conseguirá el respaldo demandado (dos tercios), habrá que acudir a un tercer pleno consecutivo en el Congreso para aprobar su designación por mayoría absoluta y aval de cuatro grupos. Todo el proceso ha de quedar concluido el 18 de julio. Ana Pastor, la presidenta de la Cámara Baja, deberá señalar las fechas de esas tres sesiones, separadas entre sí por 48 horas. Si falla la votación en alguno de esos eslabones, La Moncloa tendría aún un último resorte para propiciar el relevo en la corporación: designar a un administrador provisional único, que en todo caso habría de ser refrendado por el Congreso. Nuevamente, a dos vueltas.

La segunda vuelta este jueves en el Senado será fallida, y obligará al Congreso a celebrar tres plenos más para elegir cuatro consejeros y al presidente

En el consejo de administración transitorio habrá al final cinco representantes aupados por Podemos, cuatro postulados por el PSOE —entre ellos, el presidente, que cuenta con voto de calidad en caso de empate— y uno por el PNV. Los populares no se sentarán en la cúpula de RTVE. No ocurría desde que la ley de 2006 impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero hizo descansar la elección del órgano de poder de la compañía en el Parlamento. Hasta entonces, el director general del ya extinguido ente público era elegido directamente por el Gobierno.

Sánchez salva su test de RTVE... a falta de cuatro plenos para sacar la cúpula temporal

El Ejecutivo salva la cara, sí, pero esta no era su opción preferida. Cuando enmendó la estrategia original y propuso a Podemos escoger a un presidente que procediese de la casa —el elegido fue Tomás Fernando Flores, designado en 2012 director de Radio 3 por Leopoldo González-Echenique, el primer responsable de la corporación ascendido por el PP—, perseguía tanto que contase con el apoyo de los trabajadores como con un amplio consenso parlamentario. Lo primero lo consiguió, pues la plantilla no rechazó a Flores, como sí se había opuesto al nombre lanzado por los morados y acordado con el PSOE, el periodista de 'eldiario.es' Andrés Gil. Y para lo segundo se dispuso a intentar una aproximación con el PP y, en paralelo, con los independentistas, que no se habían sumado a su lista de seis aspirantes.

Los populares, en un principio, sí estaban por la labor de negociar y amarrar los cuatro puestos que aritméticamente les correspondían y que tenían apalabrados desde hacía meses, cuando se aprobó la reforma legal. Pero la debilidad del PSOE en la primera votación en el Congreso, el lunes, cuando su candidatura solo obtuvo 150 apoyos, a 26 de la mayoría absoluta, les hizo replantearse su estrategia. Pidieron más, con el argumento de que con el reparto original ellos disfrutaban de mayoría en el consejo —cuatro sillas, una de ellas la presidencia (con voto de calidad), más la plaza de Ciudadanos—. Al descolgarse los naranjas y no participar en la distribución, los conservadores exigieron primero cinco asientos más la jefatura de RTVE y después cinco consejeros, según detallan fuentes de la negociación.

El PP pide cinco plazas

El PSOE no transigió. En la dirección del grupo contaban que estaban dispuestos a que el PP mantuviese sus cuatro puestos, y que de ellos dos salieran del Congreso y dos del Senado, lo que exigía a los socialistas y sus aliados 'sacrificar' a dos de los suyos en la Cámara Baja para que entrasen esos dos propuestos por Génova. Pero no estaban dispuestos a ceder más sillones al PP ni a darles la mayoría del consejo, con el argumento de que no tienen la absoluta del Congreso, ni están cerca de ella. El PP respondió anunciando que no participaría en el nuevo consejo y advirtiendo de que esta misma semana llevaría al Tribunal Constitucional su recurso contra un decreto ley que considera con un "tufo chavista irrespirable" y que tiene como único fin "asaltar" RTVE.

Los independentistas cambiaron su voto y apoyaron al Ejecutivo después de que este garantizara que Torra podrá hablar del referéndum con Sánchez

Los socialistas ya avisaron a los populares el martes de que iban amarrando respaldos, que el real decreto ley no peligraba, y que por tanto no funcionaría su estrategia de presión. En efecto, el panorama se iba despejando por el otro flanco. La vicepresidenta, Carmen Calvo, garantizó durante su comparecencia monográfica en la Comisión Constitucional en el Congreso, el mismo martes, que el Ejecutivo estaba dispuesto a un diálogo "sin cortapisas" con la Generalitat, y que por tanto Quim Torra podía introducir en el menú de su reunión con Pedro Sánchez del próximo 9 de julio el referéndum de autodeterminación, aun a sabiendas de que el presidente jamás aceptará el derecho a decidir. Esa voluntad de diálogo sin límites fue ratificada 24 horas después por la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

ERC y PDeCAT recogieron el guante. Pasaron del voto en blanco del lunes al apoyo, el miércoles, a la lista consensuada encabezada por Flores. Agradecían que el Ejecutivo estuviera dispuesto a hablar "de todo".

El PP vio en ese giro una prueba del precio que cree que está pagando a diario el Ejecutivo por el apoyo de "populistas e independentistas" a Sánchez. ERC, dijo su portavoz en la Comisión Mixta de Control de RTVE, Ramón Moreno, ha conseguido "arrodillar a vicepresidentas y ministras a cambio de unos votos". El diputado llegó incluso a culpar a los socialistas de estar detrás de las protestas de los trabajadores de las 10 últimas semanas, en las que visten de luto para exigir la renovación de la tele. Una acusación que precisamente enrabietó a la plantilla, que volvió a recordar que no pertenecen a ningún partido ni están al servicio de ninguno.

Sánchez salva su test de RTVE... a falta de cuatro plenos para sacar la cúpula temporal

La propia composición del consejo temporal, sin representación de PP y Ciudadanos, mueve al PSOE a pensar que ambos partidos serán "los más interesados" en acelerar la tramitación del concurso público, con el fin de escoger una cúpula definitiva, para un mandato de seis años, cuanto antes. En la dirección del grupo y del partido calculan que, si se pone en marcha la convocatoria de forma inmediata, para octubre o como tarde a finales de año podría estar configurado un consejo de administración que, esta vez sí, recibiese las bendiciones de todos.

Satisfacción contenida de la plantilla

Para que el concurso eche a andar, las Mesas de Congreso y Senado han de adaptar el reglamento diseñado por los letrados a las disposiciones contenidas en el real decreto ley. Esto es, los órganos rectores de ambas Cámaras habrán de corregir la composición del comité de expertos encargado de cribar a los candidatos que se presenten libremente. Ya no serán 13 sus integrantes —seis de ellos del PP y uno más de Cs: siete en total, mayoría absoluta—, sino entre 15 y 17, y los populares no tendrán la llave. Esa configuración del comité de expertos fue la pactada originariamente por PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, a la que se sumaron el resto de fuerzas salvo el PP, pero los naranjas se descolgaron inesperadamente cuando vieron que Sánchez amagaba con forzar la renovación de RTVE vía decreto, como al final ocurrió.

Los socialistas esperan que ahora el PP acelere la tramitación del concurso. Todos los grupos claman para el consejo definitivo sea elegido pronto

La fórmula del concurso, inédita en la radiotelevisión estatal, fue defendida hace un año por los nuevos partidos, asumida por el PSOE posteriormente y comprada a regañadientes por el PP. Pero fue imposible de desplegar durante meses. Ahora, toda la Cámara defiende ese formato, y en la tribuna, si hubo un elemento común en todas las intervenciones a lo largo de un tenso debate, fue precisamente la apelación a la necesidad de que llegue cuanto antes el relevo a través de una convocatoria pública reglada y transparente. La propia vicepresidenta hizo hincapié, durante su defensa del decreto ley, en que la vía del consejo temporal es "puntual y transitoria", diseñada con voluntad "constructiva" para que la corporación recupere su "independencia y pluralismo", su imagen de los mejores años, aquellos que alumbraron la ley de 2006 de Zapatero. La norma solo pretendía evitar, dijo, "una situación de vacío y de inoperancia" generada por la expiración del mandato de todos los miembros del consejo, incluido su presidente, José Antonio Sánchez.

Sánchez salva su test de RTVE... a falta de cuatro plenos para sacar la cúpula temporal

Los trabajadores de la casa están algo más satisfechos, porque "se pone fin a una etapa negra de manipulación y de censura", con "unos 600 casos de tergiversación y malas prácticas consignados", denunciados incansablemente por los consejos de informativos e investigados incluso por el Parlamento Europeo. "Al presidente interino, si finalmente es elegido, le pedimos que tome medidas urgentes para acabar con la manipulación y la censura", señalaban fuentes del órgano de representación de la redacción, que insistían en que seguirán pidiendo desde ya el despliegue del concurso público, para el que reclamarán a PP y Cs que no se vayan y participen en él. "Esta es la radio y la tele de todos, y todos deben estar comprometidos", razonaban.

La salida de Sánchez no acaba automáticamente con los viernes negros. La plantilla decidirá si sigue o no con la protesta. "Pero se equivocó la portavoz del Gobierno cuando decretó el final del luto y se equivocó el diputado del PP Ramón Moreno cuando acusó al PSOE de estar detrás de esta campaña. Serán los trabajadores los que decidan si cancelan o no estas jornadas. Detrás de los viernes negros hay 6.300 empleados que luchan por una RTVE independiente y para todos. Desde el consejo seguiremos vigilando los programas informativos y actuando como hasta ahora, porque es lo que nos exige la ley. No nos rendiremos", sostienen en el consejo de informativos de TVE. La redacción es consciente de que solo con un consejo en el que todas las fuerzas se sientan representadas recuperará su credibilidad y su estabilidad. Para llegar a esa fase aún quedan meses, pero quizás el complicadísimo parto del consejo transitorio ejerza de poderoso motor para que los partidos se pongan las pilas, esta vez sí, para lanzar el concurso público.

Los seis consejeros elegidos ya

En el pleno del Congreso de este 4 de julio se eligió, por 177 votos y con la firma de cuatro grupos (PSOE, Unidos Podemos, PNV y Mixto), los seis consejeros propuestos por socialistas, morados y nacionalistas vascos. Aquí sus currículums [y aquí en PDF]: 

-Tomás Fernando Flores (Puertollano, Ciudad Real, 1961). Es director de Radio 3 desde 2012. Es uno de los periodistas culturales más prestigiosos del país. Forma parte de la plantilla de RNE desde 1984, aunque comenzó su carrera a finales de los setenta en Radio Popular de Puertollano. En la radio pública ha hecho programas como 'Diario Pop', 'Zona reservada', 'Alta impedancia' o 'Arrebato'. En la actualidad es también el director y presentador del programa de nuevas tendencias culturales 'Siglo XXI'. También es profesor del máster de radio de la Complutense de Madrid. 

-Rosa María Artal (Zaragoza, 1949). Ha sido una de las históricas de la casa, en la que entró en 1974. En 1984 pasa a formar parte del equipo de 'Informe semanal', programa informativo en el que continuó hasta 2007, cuando le afectó el ERE aprobado por la dirección. Tras su salida, fue columnista de 'El País' y de 'Público' y, desde 2012, de eldiario.es. Fue número dos por Zaragoza por Podemos en las generales de 2016. 

-Juan José Baños Loinaz (La Felguera, Asturias, 1955). Este periodista fue redactor, redactor jefe, director adjunto y director del diario vasco 'Deia' entre 1977 y 2005. Fue también socio fundador y director general de Business & Media Advisors, miembro del consejo de administración de EiTB y director general de Itelazpi, empresa pública gubernamental vasca de telecomunicaciones. En diciembre de 2017 se convirtió en director general del Grupo Noticias y director de 'Deia'

-Concepción Cascajosa Virino (L'Hospitalet, Barcelona, 1979). Profesora titular del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid. Es, desde 2014, vicedecana del doble grado de Comunicación Audiovisual y Periodismo en la UC3M y desde 2013 directora del máster en Guion de Cine y Televisión con ALMA Guionistas. Es autora de libros como 'La cultura de las series' o 'Historia de la televisión'. 

-Cristina Fallarás Sánchez (Zaragoza, 1968). Periodista y escritora, fue analista política y columnista de 'El Mundo' (1999-2014) y jefa de Redacción de la delegación del diario en Cataluña (1999), cofundadora y subdirectora del gratuito 'ADN' (2005-2008). Ha colaborado como tertuliana en varios programas de televisión y es columnista en medios como 'Ctxt', 'La Marea' o 'Público'. 

-Víctor Sampedro Blanco (Viveiro, Lugo, 1966). Catedrático de Opinión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos. Fue profesor de la Universidad de Salamanca entre 1997 y 2002. Ha impartido cursos y seminarios en numerosas universidades y centros académicos en España y en el extranjero. 

Tres de los seis aspirantes han sido promovidos por Podemos (Rosa María Artal, Cristina Fallarás y Víctor Sampedro), dos por el PSOE (Tomás Fernando Flores y Concepción Cascajosa) y uno por el PNV (Juan José Baños). Los seis fueron votados por PSOE, Unidos Podemos, PNV, ERC, PDeCAT, Compromís, Coalición Canaria y Nueva Canarias).

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios