UNA RETIRADA QUE CAMBIA EL PANORAMA A HORAS DE QUE COMIENCE EL PLENO DEL CONGRESO

Andrés Gil renuncia a presidir RTVE por el rechazo de la plantilla y la falta de "consenso"

El periodista de eldiario.es anuncia que deja la carrera por el liderazgo de la corporación porque su candidatura no gusta a los trabajadores ni tampoco su nombre reúne apoyos parlamentarios

Foto: El periodista Andrés Gil, redactor jefe de Política de eldiario.es y hasta ahora candidato a la presidencia de RTVE. (EFE)
El periodista Andrés Gil, redactor jefe de Política de eldiario.es y hasta ahora candidato a la presidencia de RTVE. (EFE)

Andrés Gil se retira de la carrera. No será presidente de RTVE porque renuncia. Quería contribuir "de forma transitoria" a devolver a RTVE su "independencia, pluralidad y credibilidad". Pero "sin el apoyo de los trabajadores y sin consenso parlamentario, resulta imposible". Y por eso tira la toalla, sin críticas a nadie y de manera elegante.

La candidatura del redactor jefe de Política de 'eldiario.es' se ha mantenido viva apenas tres días. Su nombre fue puesto encima de la mesa por Podemos, porque Pedro Sánchez cedió a la formación morada la capacidad de elegir al jefe interino de RTVE que pusiera fin a una etapa negra lastrada por las constantes denuncias de manipulación. El presidente aceptó la propuesta, tras los descartes de Arsenio Escolar —el preferido para el PSOE— y Ana Pardo de Vera —la primera opción de Iglesias—, pero no vio venir que el suflé crecería imparable.

El acuerdo fue acogido con estupor por la plantilla. Unos trabajadores que llevan luchando años contra la cúpula de José Antonio Sánchez, y que han intensificado sus propuestas los últimos 10 viernes, los mismos que han decidido vestir de negro en señal de protesta. La redacción no quiere estar al servicio de ningún Gobierno. Por eso, aunque celebró la aprobación del real decreto ley del Ejecutivo socialista, siguió reclamando el concurso público. Por eso repudió el sistema elegido por el presidente para negociar la renovación de RTVE, repartiéndose la corporación sin tener en cuenta la voluntad de los trabajadores. Porque su defensa es la de una RTVE #DeTodxsYDeNadie.

Justo así, con ese 'hashtag', #DeTodxsYDeNadie, encabeza Gil su carta de renuncia, publicada cerca de las 22:30 en su periódico, en 'eldiario.es'. "Que yo no sea un impedimento. Mi nombre como presidente de RTVE podía tener sentido si suscitaba un acuerdo amplio para contribuir, de forma transitoria y hasta que se produzca el concurso público, a una RTVE con independencia, pluralidad y credibilidad; una RTVE que, como ya pasó no hace tanto gracias a admirados compañeros y referentes de todos, volviera a estar al servicio de la ciudadanía y fuera del alcance de partidos y gobiernos. Pero sin el apoyo de los trabajadores y sin consenso parlamentario, resulta imposible", escribe.

Gil dice que aceptó un reto "difícil" pero "ilusionante" y en el que creía. "Sin el apoyo de los trabajadores y sin consenso parlamentario resulta imposible"


Gil, por tanto, comparte la principal reivindicación de la plantilla, una radiotelevisión pública al servicio de todos. Es la "bandera" en la que cree, "por encima de las individualidades, y seguro que otra persona podrá levantarla".

Cómo se gestó el fichaje

El periodista de eldiario.es cuenta, como ya hiciera Pardo de Vera —aunque en un tono más elegante y menos polémico—, cómo se produjo el fichaje. Narra que cuando el jueves por la noche Sánchez e Iglesias acordaron que él podía ser la "persona adecuada para conducir transitoriamente RTVE hasta el concurso público" y "ayudar" a que sus trabajadores pudieran "desempeñar su tarea en las mejores condiciones posibles y con total libertad", sintió un "gran orgullo". Y aceptó el reto porque, por "difícil" que pudiera ser —no tiene ninguna experiencia en el sector audiovisual, principal reproche que le ha lanzado la redacción—, era "ilusionante".

RTVE es #DeTodxsYdeNadie; por eso decido apartarme, porque para presidir RTVE se necesitan consensos más amplios

"Pero RTVE es #DeTodxsYdeNadie; por eso decido apartarme, porque para presidir RTVE se necesitan consensos más amplios que los que reúne ahora mi persona. Y tal y como di el sí, ahora me echo a un lado, en la seguridad de que otra persona con más respaldo podrá asumir el reto", señala.

Gil lamenta el "daño" que el proceso haya podido causar en RTVE, en la redacción de su periódico y a su familia, y agradece las muestras de apoyo de colegas y amigos que creyeron que él sí podía conducir la corporación a la tierra de la independencia. "Algo en lo que creo, en el periodismo libre y la información como servicio púbico, y por ello siempre estaré dispuesto a trabajar por una radio y una televisión pública independiente y digna", concluye.

El Ejecutivo pronto se olvidó del acuerdo

La candidatura de Gil comenzó a torcerse muy poco tiempo después de que El Confidencial la adelantara, a primera hora del viernes. Primero, por el flanco parlamentario, porque el PNV rechazó al periodista por las formas empleadas por PSOE y Podemos en la negociación, y ERC, mientras, seguía molesta con Sánchez por el rechazo de su grupo a la moción de los republicanos en la que pedían diálogo "sin condiciones ni renuncias" con la Generalitat. Sin ambos grupos, la renovación de RTVE embarrancaba, porque el Gobierno necesita mayoría absoluta y refrendo de cuatro grupos en segunda votación.

Los trabajadores reciben con satisfacción la retirada (es "un gesto que le honra") e insisten a los grupos en que aún hay tiempo para negociar

Pero la sima se agrandaba con el palpable rechazo de los trabajadores de RTVE. La plantilla continuó con su #ViernesNegro10 e insistía en que quería al frente de la corporación a un profesional con conocimiento del sector audiovisual e independiente, al tiempo que urgía a los partidos a parir una nueva dirección vía concurso público.

Los socialistas empezaron a recular muy pronto. Sánchez, al término del Consejo Europeo —el acuerdo con Iglesias lo cerró en Bruselas, en el tránsito del jueves al viernes—, ya no se comprometía con el nombre de Gil, y tampoco lo hacía la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, que declaraba que todo estaba "abierto" y que había tiempo para negociar hasta el lunes 2 de julio a las 12 horas, cuando se cierra la ventanilla del Congreso para registrar los nombres. A las cuatro comenzará el primer pleno, en el que se necesitan dos tercios, que el PSOE casi con seguridad no logrará. El martes llegará la primera ronda en el Senado.

Andrés Gil renuncia a presidir RTVE por el rechazo de la plantilla y la falta de "consenso"

Por la tarde, una reunión entre socialistas y Podemos acabó de nuevo en bloqueo. La formación morada mostraba su apoyo firme a Gil, mientras que los negociadores del PSOE, como avanzó este diario, pedían a los de Iglesias que eligieran a alguien de la casa, de RTVE.

Andrés Gil renuncia a presidir RTVE por el rechazo de la plantilla y la falta de "consenso"

Este domingo, ese mensaje se reforzó. La portavoz parlamentaria y número dos del PSOE, Adriana Lastra, avisaba a Podemos: el presidente de la corporación ha de contar con el apoyo de las Cortes, pero también, "y fundamentalmente", de los trabajadores. Esa era una condición imprescindible. Casi en paralelo, Pablo Echenique, secretario de Organización morado, aflojaba. Solemnizaba el viraje de su formación: ahora ya no habría "líneas rojas". Lo importante no es tanto "el nombre", sino pasar "página" a una época oscura en RTVE, así que confiaba en llegar a un acuerdo "pronto".

Algunos trabajadores manifestaron su satisfacción por la retirada de Gil. Es "un gesto que le honra". "Elegante carta". "Rectificar es de sabios", tuiteaban varios profesionales de la casa, que de inmediato eran replicados por @MujeresRTVE, el movimiento liderado por empleados de la casa que defienden una tele desde una perspectiva de género. Indudablemente, la salida de Gil facilita la negociación a PSOE y Unidos Podemos. Apenas quedan ya unas horas. #AúnHayTiempoDeHacerloBien era uno de los 'hashtags' promocionados por las cuentas de los profesionales. Justo para empujar a los partidos a seguir dialogando y buscar una solución de consenso.

La expectación ahora ya es máxima. Gil da un paso atrás de forma impecable. Pero la incógnita de quién presidirá transitoriamente RTVE sigue sin despejarse. Solo restan muy pocas horas para saber quién sucederá al discutido (y aborrecido por la plantilla) José Antonio Sánchez. Quién se hará cargo de una empresa de 973,86 millones de euros de presupuesto anual (2016, informe de la Unión Europea de Radiodifusión, UER/EBU) y 6.295 empleados.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios