BASADO EN UNA AGENDA SOCIAL

Podemos está dispuesto a llevar a Sánchez hasta 2020 con un pacto en los Presupuestos

Uno de los objetivos que la formación se puso desde el minuto siguiente a que Sánchez llegase a La Moncloa pasa por que se consolide en el Congreso el bloque que hizo posible la moción de censura

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, conversa con la diputada del PSOE Adriana Lastra durante la sesión del pleno del Congreso celebrada este martes. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, conversa con la diputada del PSOE Adriana Lastra durante la sesión del pleno del Congreso celebrada este martes. (EFE)

Pedro Sánchez quiere agotar la legislatura y Pablo Iglesias ha sido uno de los primeros en ofrecerle estabilidad a cambio de una serie de acuerdos, todavía por explorar, con la mirada puesta en pactar los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año que viene. En las próximas semanas se debatirá sobre el techo de gasto, un concepto que Unidos Podemos rehúye, apostando por darle la vuelta y hablar en su lugar de suelo de ingresos. Esto es, garantizar el Estado de bienestar frente a los recortes o una drástica reducción del déficit.

La propuesta de máximos del partido pasa por defender los mismos presupuestos alternativos que ya defendieron hace unos meses, pero su prioridad es negociar un "acuerdo en materia presupuestaria" y "lograr un pacto que satisfaga a ambas partes", según precisan fuentes del equipo económico de Podemos, que encabeza Nacho Álvarez. La orden de Sánchez al PSOE-M de apoyar los presupuestos de Manuela Carmena en Madrid se enmarca en estos contactos.

Podemos está dispuesto a llevar a Sánchez hasta 2020 con un pacto en los Presupuestos

Los PGE serán la principal ley que deberá sacar adelante el PSOE, poniendo a prueba la estabilidad del nuevo Ejecutivo sustentado en una minoría parlamentaria de 84 diputados o, lo que es lo mismo, si es posible alargar la presidencia de Pedro Sánchez hasta 2020. Podemos, siguiendo la estrategia adoptada frente al Gobierno socialista, apuesta por alargar la legislatura, no tanto por una cuestión de tiempos, según explicaba este martes la portavoz parlamentaria, Irene Montero, sino de desarrollo de una agenda social. "No nos importa tanto el tiempo, sino para qué lo va a usar. Si es para llevar a cabo medidas urgentes que la España del cambio lleva años exigiendo, estaremos ahí. Nuestro espacio tiene la responsabilidad de concretar en leyes lo que España necesita", añadía.

Uno de los objetivos que la formación se puso desde el minuto siguiente a que Sánchez llegase a La Moncloa pasa por que se consolide en el Congreso el bloque que hizo posible la moción de censura. En esta línea, Pablo Iglesias está tratando de mantener un perfil de intermediario con otros grupos, como ya hizo los días previos a la moción de censura, llegando a hablar incluso con Carles Puigdemont, para facilitar que saliese adelante. En este contexto se enmarca la reunión que mantendrá con el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, aun sin desvelarse si se producirá antes o después que la prevista entre Sánchez y Torra. El presidente del Gobierno, en este afán por buscar la estabilidad, se reunió ya también con el líder del PNV, Andoni Ortuzar, también en Moncloa. Ambos se habrían comprometido a agotar la legislatura.

La orden de Sánchez al PSOE-M de apoyar los presupuestos de Manuela Carmena en Madrid se enmarca dentro de sus contactos con Iglesias

El propio Pablo Iglesias hacía hincapié en su papel de interlocutor con otras formaciones durante la celebración del Consejo Ciudadano Estatal del partido el pasado viernes. Una posición que, según recalcó ante los suyos, sería fruto de la "coherencia" y la insistencia de que "los números daban" y, especialmente, de haber promovido el pasado mes de septiembre, pocos días antes del referéndum del 1-O, la Declaración de Zaragoza. Dos cuestiones básicas, dijo, "para convertirnos en interlocutores válidos y serios con quienes era necesario hablar para impulsar la moción de censura".

El objetivo es acercarse a la mayoría de 176 escaños aislando a PP y Ciudadanos. Precisamente, el hecho de que la formación liderada por Albert Rivera no esté en la ecuación es lo que justifica el cambio de estrategia de Podemos respecto al nuevo Gobierno socialista. La principal diferencia entre la posición respecto al PSOE de la investidura fallida en 2016 y el actual, más allá del marco de la regeneración democrática y lucha contra la corrupción fruto de la moción de censura, radica en la voluntad de acceder al Gobierno sin las exigencias socioliberales de la formación naranja, "porque los números daban", como vienen repitiendo desde entonces.

Podemos está dispuesto a llevar a Sánchez hasta 2020 con un pacto en los Presupuestos

Los Presupuestos serán pues la prueba de fuego para testar si el bloque de la moción de censura se consolida oxigenando la legislatura de Sánchez o, incluso, si el PSOE trata de buscar acuerdos transversales manteniendo los guiños en la formación del nuevo Consejo de Ministras y Ministros. Sánchez no afreció ningún pacto a quien le votó en la moción de censura, aprovechando la coyuntura de la sentencia del caso Gürtel, pero los Presupuestos sí deberá negociarlos y visualizarán hasta dónde está dispuesto a llegar. Con todo, tiene prácticamente asegurado afrontar desde la sala de máquinas de Moncloa las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019. Unos comicios que en Princesa 2, la sede de Podemos, se leen como un enfrentamiento entre bloques, el de PP-Cs frente al de PSOE-Podemos, por lo que difícilmente habrá cambios de eje antes de la cita electoral.

Iglesias está tratando de mantener un perfil de intermediario con otros grupos, como ya hizo los días previos a la moción de censura

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, explicaba este martes que la mayoría del arco parlamentario no quiere adelanto de elecciones y que el Gobierno que se acaba de formar "no es para tres días". Desde Podemos, confían en que se avance en la línea de consolidar el bloque de la moción de censura siempre y cuando vaya acompañado de una agenda social, centrada en una veintena de medidas en base a las que se ofrece un pacto de legislatura con el PSOE. Sin embargo, Podemos ha evitado establecer líneas rojas, asegurando que "no son medidas 'sine qua non" para mantener su apoyo al Ejecutivo, más allá de calificarlas como "urgentes y posibles".

Podemos insiste en su intención de buscar acuerdos en materia presupuestaria, y descarga ya la responsabilidad de que finalmente no salgan adelante en el PP. El grupo popular, con mayoría en el Senado, tendrá capacidad para echar atrás los Presupuestos para el próximo año. Un situación que el secretario de Organización, Pablo Echenique, califica este lunes tras la ejecutiva del partido como la consecuencia de una "ley electoral que es básicamente una infamia". De este modo, trasladaban la idea de que la fijación del techo de gasto, que determinará el color de los Presupuestos, "no depende de nosotros, depende del PP".

El máximo responsable de IU, Alberto Garzón, calificaba de “buena decisión” la pretensión de Pedro Sánchez de tratar de agotar la legislatura hasta su límite legal en 2020. “Hay espacio para aprobar políticas que sean buenas y positivas para las familias trabajadoras en nuestro país. Es bueno renunciar a hacer elecciones anticipadas cuando existe margen para mejorar las cosas”, añadía. Asimismo, remarcaba que “sabemos que hay margen parlamentario y también el margen que tiene el propio Gobierno, por eso es algo que se puede hacer antes de 2020 para mejorar mucho y corregir muchos de los elementos que hizo el Partido Popular de forma regresiva”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios