sin el apoyo del psoe y el partido popular

Podemos organiza un 'bloque democrático' sin el PSOE para mediar en la crisis catalana

El llamamiento a una asamblea de parlamentarios y alcaldes para abordar la situación en Cataluña y negociar con el Gobierno busca crear una tercera vía de cara al día después del 1-O

Foto:  Mariano Rajoy, en primer plano y, al fondo, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)
Mariano Rajoy, en primer plano y, al fondo, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)

Una "asamblea por la democracia y la fraternidad" abierta a todo tipo de cargos públicos, incluidos alcaldes, para abrir una suerte de tercera vía ante el "estado de excepción" que se habría impuesto en la crisis con Cataluña. A menos de dos semanas para el referéndum del 1-O, Podemos mueve ficha y crea una mesa de diálogo ante la ausencia del mismo entre la Generalitat y el Gobierno, en la línea con el posicionamiento marcado por la alcaldesa de Barcelona y líder de los 'comuns', Ada Colau. Así lo anunció este lunes el secretario general de la formación, Pablo Iglesias, que considera que "en una situación de crisis, la democracia debe ampliarse y no reducirse".

En las últimas 48 horas el grupo confederal ha estado levantando todos los teléfonos para formar un 'bloque democrático' frente al Gobierno popular, según lo definen fuentes de la dirección. Un llamamiento a la unidad que suena a moción de censura y que obligaría a los socialistas a tomar posición en un contexto de polarización: o a favor de la democracia o en contra, sostienen estas mismas fuentes.

El objetivo es abrir una nueva vía de diálogo en la que participen todas las fuerzas políticas y que incluya a parlamentarios y alcaldes para buscar una solución encaminada a la celebración de un referéndum pactado y con garantías. Pero el PSOE advirtió enseguida que no cambiará su posición de situarse al lado del Gobierno durante el tiempo que dure el desafío de los soberanistas para "defender la legalidad". La prioridad sería que esta asamblea de cargos públicos se constituyese antes del 1-O, pero sus impulsores reconocen que los tiempos no juegan a favor. De lo que no hay duda es de que este bloque pretende posicionarse como un actor negociador y aglutinador de cara al día después del referéndum.

Este bloque pretende posicionarse como un actor negociador y aglutinador de cara al día después del 1-O, bajo la amenaza de una moción de censura

Desde el Congreso y acompañado de la portavoz de Podemos, Irene Montero, y los portavoces de En Comú Podem, Izquierda Unida y En Marea, Xavier Domènech, Alberto Garzón y Yolanda Díaz, Iglesias propuso la creación de "una asamblea" en la que estén todos los parlamentarios (incluidos los del Congreso, Senado, cámaras autonómicas y Parlamento Europeo) y hasta alcaldes de municipios de más de 50.000 habitantes. "Todos los que estén comprometidos con la defensa de los derechos civiles", explicó, y que apuesten por "la libertad de expresión, la fraternidad y la convivencia".

Con la idea de que "frente a la lógica de la excepcionalidad", Unidos Podemos estará "siempre con la democracia", en dicha asamblea se defenderá la idea de un referéndum pactado con el Gobierno con todas las garantías como forma de presión al Gobierno. "Pensamos en la situación de conflicto que hay entre el Gobierno del Estado y la Generalitat requiere diálogo y soluciones políticas democráticas para afrontarlo", apuntó Iglesias, que explicó que para solucionar el conflicto es necesaria una consulta acordada con el Estado en la que participen todos los catalanes.

Podemos organiza un 'bloque democrático' sin el PSOE para mediar en la crisis catalana

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, remarcó su preocupación "por la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy, y la represión y autoritarismo que ejerce para censurar un debate político y vivo, propias de tiempos como la dictadura franquista”. En esta línea, denunció que desde el Ejecutivo del PP “se está cercenando la libertad y un buen número de derechos civiles que tanto tiempo costó conseguir”, incluso “con sudor, lágrimas y también sangre”.

Ultimátum a Pedro Sánchez

Otro de los objetivos de Unidos Podemos es poner contra las cuerdas a los socialistas. Ante el apoyo sin fisuras del PSOE a las actuaciones de Mariano Rajoy, la formación morada pretende que Pedro Sánchez evite caer en el "grave error" que supondría su apoyo "a la hoja de ruta del Partido Popular". Así lo expresó este fin de semana el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, a través de su cuenta en Facebook donde recordaba al PSOE que el Ejecutivo ha declarado "un estado de excepción" en Cataluña al suspender "derechos civiles como el de expresión o de reunión", ha prohibido "actos pacíficos en Madrid y Vitoria" y que el Congreso ha reprobado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y al fiscal general del Estado, José Manuel Maza. "Creo que cabe preguntar al Pedro Sánchez si sigue manteniendo ese apoyo a Rajoy", se cuestionaba Echenique.

Esta mañana Pablo Iglesias convocó de urgencia a su Gobierno en la sombra, denominado 'Rumbo 2020', un grupo de trabajo formado por dirigentes y colaboradores del partido que tiene como tarea trabajar para ganar las elecciones generales previstas para 2020, y que en esta ocasión se reunió con el objetivo de abordar la situación de Cataluña. La reunión, que no fue anunciada públicamente y no figuraba en las previsiones informativas que cada día remite Podemos, sirivió para detallar y dar luz verde a la nueva estrategia de Unidos Podemos.

El objetivo de la formación morada analizar la situación en Cataluña en relación al referéndum convocado por la Generalitat para el 1 de octubre y, en concreto, las actuaciones que está llevando a cabo el Gobierno del PP. Podemos ha mantenido en este aspecto una posición de ambigüedad calculada, ya que si bien no comparte la hoja de ruta del presidente catalán, Carles Puigdemont, de celebrar un referéndum "sin garantías", sí defiende el derecho a decidir, y apuesta por evitar la judicialización del proceso. Según la formación de Iglesias, la solución no pasa por "criminalizar" a los impulsores del referéndum sino por dialogar para pactar un referéndum vinculante y con garantías, con el que los catalanes puedan decidir un nuevo encaje territorial. Algunos de los derechos básicos se han puesto en entredicho, comentaban diputados del grupo confederal.

"Creemos en una España unida"

Óscar Puente, el portavoz de la ejecutiva federal socialista, indicó que Pedro Sánchez sí mantiene un contacto fluido con Pablo Iglesias, pero la iniciativa presentada este lunes no se la había adelantado, como tampoco le había anticipado que Unidos Podemos demandaría un pleno urgente antes del 1-O para que compareciera Mariano Rajoy. La cúpula estudiará la oferta del líder de la formación morada, pero ya advierte de que no transigirá nunca por un referéndum pactado sobre la independencia de Cataluña. "Ni el PSOE, ni el PP, ni ningún Estado de la UE va a admitir que se trocee su soberanía. Creemos en una España unida", proclamó.

Podemos organiza un 'bloque democrático' sin el PSOE para mediar en la crisis catalana

Los socialistas siempre han rechazado el derecho de autodeterminación de Cataluña en el que sí cree Podemos. La soberanía, reiteró Puente, descansa en el conjunto del pueblo español, y "siendo realistas" el PP, cuyo concurso sería necesario para cambiar la Constitución en ese punto, no va a admitir nunca que se fragmente. ¿Y el PSOE? "La respuesta en este momento es muy clara: tampoco". ¿Podría cambiar? No, respondió el portavoz, el partido "no se plantea" el reconocimiento de las soberanías compartidas. Dicho de otra forma, hacer creer a los catalanes que es posible alumbrar un plebiscito acordado con el Estado no es ni "realista" ni "responsable", dijo el dirigente vallisoletano.

Óscar Puente sobre Podemos: "Han optado por la crítica feroz al Gobierno y nosotros echamos en falta una crítica equivalente al Govern"

Puente subrayó que la posición de los socialistas es "muy clara y equilibrada". Por una parte, defensa de la "legalidad", porque el referéndum del 1-O no es "democrático y no debe producirse y de producirse, no debe tener consecuencias". Y por otra, diálogo para buscar el mejor "encaje" para Cataluña. "Nuestra posición no va a cambiar". Los socialistas rechazan una consulta en la que se pregunte sobre la secesión de Cataluña, porque lo que persigue es que se vote, en España y en Cataluña, sobre un nuevo "marco de convivencia" que se plasme en un cambio de la Carta Magna.

"No es nada distinto a lo que Podemos venía hablando. Ellos han optado por la crítica feroz al Gobierno y nosotros echamos en falta una crítica equivalente al Govern, no la vemos, y proponen un referéndum pactado, propuesta que ya conocíamos", denunció el dirigente federal. La apuesta del PSOE es abrir una mesa de diálogo en el Congreso, y para eso registraron una comisión no permanente de actualización del Estado autonómico.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
72 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios