LA RESPUESTA AL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Sánchez, tras el amago de Rajoy con el 155: "Hará lo que deba hacer, porque no dialogó"

El líder socialista protagoniza un multitudinario mitin en Gavà, donde conmina al presidente a buscar una "solución política". Le dice a Colau que es "incompatible" defender la ley y participar en el 1-O

Foto: Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante la Fiesta de la Rosa de Gavà, en Barcelona, este 17 de septiembre. (EFE)
Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante la Fiesta de la Rosa de Gavà, en Barcelona, este 17 de septiembre. (EFE)

El apoyo de los socialistas al Gobierno frente al pulso secesionista es claro y se mantiene. Pero eso no quita para que recuerden a Mariano Rajoy que no se movió durante años pese a las advertencias que le hicieron llegar tanto Alfredo Pérez Rubalcaba como Pedro Sánchez. Esa reprimenda también se la llevó el jefe del Ejecutivo desde Gavà, en Barcelona. Lo que deberá hacer a partir de ahora no es tanto sacar el artículo 155 de la Constitución, sino sentarse a la mesa de diálogo.

Fue el modo que el líder socialista eligió este domingo para responder a las palabras de Rajoy del pasado viernes, también en la ciudad condal. "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar", señaló el presidente, una afirmación que fue entendida como la amenaza de aplicar el artículo 155 —o sea, la intervención de la autonomía de Cataluña— a la vista de la deriva de los separatistas en su pulso imparable con el Estado. "Le digo al presidente que no. Usted hará lo que tenga que hacer porque no ha hecho lo que tenía que haber hecho, que es hablar, dialogar y encontrar una solución política aquí en Cataluña", le espetó. "Si usted da ese paso y construye una solución política va a contar con el apoyo sincero y leal del PSOE", completó el jefe de Ferraz durante su intervención en la Fiesta de la Rosa de Gavà, que se convirtió en una multitudinaria celebración a la que acudieron unas 20.000 personas, como proclamó eufórico el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

Los socialistas no quieren entrar en el juego de hipótesis o de futuribles. Desde el entorno de Sánchez insistían en que cuando el partido no esté de acuerdo con alguna medida adoptada por el Gobierno lo dirá, pero no ha llegado ese momento. Lo que quiere remarcar el secretario general es que con la ley no basta, que hace falta sentarse a la mesa, que es la salida por la que lleva apostando el PSOE años y a la que Rajoy se negó.

"Usted hará lo que tenga que hacer porque no ha hecho lo que debía, que es hablar", dice Sánchez, que promete a Rajoy apoyo "leal" si dialoga

Pese a todo, Sánchez reiteró que "no es momento de reproches, ni de siglas, ni de banderas", sino del "sentido común y la sensatez". Pero "claro que fue un error" que el PP cargase contra el Estatut y recogiese firmas contra él para "alcanzar La Moncloa", y que ese gesto que acabó en una sentencia adversa del Tribunal Constitucional originó la "desafección" que ha sido motor de la escalada soberanista. "Pero ese error nunca puede justificar la deriva de los que tratan de imponer una vía unilateral al margen de la legalidad, de la propia democracia [...]. La democracia es mucho más que urnas, sin censo, con las urnas escondidas e imprimiendo papeletas en casa. Lo llaman democracia pero no lo es". Y lo que quiere el PSOE es que se propicie un nuevo acuerdo a través de la reforma constitucional y que entonces se vote, sí, pero "con garantías".

El bumerán lanzado por "unos y otros"

El secretario general no quiere poner en un mismo plano a Rajoy y a los secesionistas, aunque sí incide en sus discursos, y también este domingo, en que la actitud de ambos bloques ha conducido al choque. "Dividir Cataluña no es quererla. Como defender la unidad de España no es confrontar territorios para ganar elecciones. Unos y otros lanzaron el bumerán" para obtener réditos electorales y ahora "ese bumerán vuelve a toda la sociedad, no solo a ellos, con enorme dureza". Así que "frente al fatalismo", recetó, hay que construir un "mensaje de esperanza", ya que "hay salida" para antes y después del 1 de octubre, "sin necesidad de romper nada", y "se llama diálogo, reforma de la Constitución y más autogobierno para Cataluña".

El líder arropa a los alcaldes del PSC: "Resistid en defensa de la legalidad a los insultos y coacciones, soportáis una injusta campaña de presión y acoso"

Pero el mitin también debía contener otra muestra de calor hacia los alcaldes y concejales del PSC que se niegan a ceder locales para la celebración de la consulta. Sánchez les arropó, como había hecho el pasado martes en su visita a Barcelona y como este mismo domingo hizo Iceta y también la regidora de Gavà, Raquel Sánchez. "Sois lo mejor. Resistid en defensa de la legalidad a los insultos y coacciones, estáis soportando una injusta campaña de presión y acoso", apuntó el secretario general, tras subrayar que está a su lado, "orgulloso" de su actitud, porque los socialistas "nunca bajan la cabeza", y no lo han hecho, enfatizó, en sus casi 140 años de historia.

Sánchez, tras el amago de Rajoy con el 155: "Hará lo que deba hacer, porque no dialogó"

Sánchez recordó que "al margen de la legalidad, no hay solución política". Así que para saltársela "que no cuenten con las siglas del PSOE" ni tampoco para el "salto al vacío" al que pretenden conducir los independentistas a la sociedad catalana. "Eso es todo menos responsable". Tampoco los socialistas pagarán al Ejecutivo de Rajoy "con la misma moneda con la que el PP jugó la partida del enfrentamiento entre territorios en otro tiempo", cuando ocupaba el Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. "Y por eso estamos al lado del Estado de derecho y de quien lo lidera [Rajoy] para responder con proporcionalidad, con altura de miras y respeto a la ley frente a quienes buscan una provocación que convalide su política de hechos consumados".

El líder socialista también lanzó una regañina a Ada Colau, la regidora de Barcelona, por su ambigüedad. Pero no la citó. "Apostar al mismo tiempo por la legalidad y por un referéndum que sabemos que es ilegal y sin garantías es absolutamente incompatible". Y recalcó que para los que defienden "ley y diálogo", tienen como ejemplo a los "valientes" alcaldes socialistas.

"No se puede contentar a todo el mundo"

Pero más duro con Colau fue Miquel Iceta, en su caso por anunciar que llegó a un acuerdo con la Generalitat para que se pueda votar en la ciudad el 1-O y no dar sin embargo detalles. Porque ni siquiera ha "enseñado" su pacto. "Tú, que eres la supuesta nueva política y practicas la transparencia. Si tienes un acuerdo, lo enseñas". El primer secretario del PSC ironizó con la paradoja en la que ha caído la alcaldesa: ha dicho que irá a votar pero no lo considera un referéndum, pero tampoco dice qué votará. "¡Por una vez que hacen una pregunta clara! Si no sabes si lo que le conviene a Cataluña es separarse del resto de España, que me lo explique". Iceta defendió que ha llegado el momento de "empezar a pedir cuentas a todos aquellos que apoyan un proyecto que fractura a la sociedad". "No se puede engañar y contentar a todo el mundo a todas horas", denunció, criticando claramente el doble juego de Colau.

Sánchez e Iceta cargan contra Colau por nadar y guardar la ropa y por ocultar su pacto con Puigdemont para que se pueda votar el 1-O

Los socialistas, en cambio, lo tienen claro, reforzó el dirigente catalán. "No nos encontraréis indiferentes, ni equidistantes, sino que nos encontraréis enfrente. Ellos solo pueden ganar si engañan a muchos". Por eso Iceta repitió que lo que el PSC quiere es que los suyos no voten, ni tan siquiera se movilicen en el referéndum, porque eso sería legitimar una consulta "ilegal". Los socialistas, pues, no participarán en un "montaje" como el del 1-O, un "simulacro" que los independentistas han organizado para "contarse" y que solo sirve para "dividir" a la sociedad catalana por la "mitad". "No hay que ir, así no, con nosotros no", resumió, parafraseando la campaña contra el 1-O lanzada por el 1-O —"¿Votar sin garantías? Conmigo que no cuenten".

Sánchez, tras el amago de Rajoy con el 155: "Hará lo que deba hacer, porque no dialogó"

"España y el PP no son lo mismo"

Iceta llamó, en total sintonía con Sánchez, a resolver un problema que es "político" por medio del diálogo, porque la ley no basta. Pero se necesita, insistió, un diálogo sincero, y no trágalas como lo que representa, a su juicio, el escrito firmado por Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Carme Forcadell y Ada Colau y enviado a Rajoy y al rey Felipe VI. "Envías una carta pidiendo diálogo, mientras te empecinas en seguir con un referéndum ilegal. Si quieres dialogar, hay que poner el contador a cero. Si no te paras, es que no quieres negociar. El que quiere dialogar, pone el contador a cero y está dispuesto a ceder. Pero esto, lamentablemente, no lo veo ni en el PP ni en los independentistas".

Iceta califica de "montaje" la consulta y pide no participar en ella. Acusa a los separatistas de no querer dialogar porque su contador no está a cero

El primer secretario cargó contra Rajoy por no haberse movido y por limitarse a confiar que jueces y fiscales le "resuelvan el problema" que en parte él ha creado. Pero también se empleó a fondo contra los separatistas, por promover un referéndum sin garantías, y con una pregunta "trampa" (secesión sí o no), y por intentar hacer ver que "España y el PP son lo mismo", cuando no es así. "España son todos los españoles, su historia, sus anhelos, su libertad, sus trabajadores, sus partidos de izquierdas. España es Machado, es Cervantes, es Miguel Hernández, es Federico García Lorca, pero también Rosalía de Castro, Bernardo Atxaga o Salvador Espriu. ¡Todo eso es España y no queremos renunciar a nada!", gritó con pasión. "¡Basta de dividir, de enfrentar y de engañar!".

Sánchez, tras el amago de Rajoy con el 155: "Hará lo que deba hacer, porque no dialogó"

La apuesta de los socialistas está "muy pensada" y tiene largo recorrido, recordó, evocando la confección de la 'Declaración de Granada' de 2013, con Rubalcaba y Pere Navarro al frente, ampliada y actualizada con el texto firmado por PSOE y PSC en Barcelona el pasado julio. La propuesta se resume fácilmente: "Más autonomía, mejor financiación y una España federal en la que todos los catalanes se sientan cómodos. Que me digan que no lo quieren, pero no que no lo entienden". Esa vía, en la que ha incidido un "testarudo" y "pesado" Sánchez, ironizó, es la que PSOE y PSC seguirán explorando pasado el Rubicón del 1-O. "Acuerdo y cambio" es el resumen más minimalista de la propuesta de los socialistas.

En el discurso de Iceta no faltó el capote a los alcaldes y concejales del PSC "amenazados", algunos incluso de muerte. "No lo voy a tolerar. No es aceptable, no es normal", protestó encendido. Una misma defensa que había encabezado la primera oradora del acto en la pineda de Gavà: su regidora, Raquel Sánchez.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, con los alcaldes de Viladecans y L'Hospitalet, Carles Ruiz y Núria Marín, este domingo al término del mitin de Gavà, mientras sonaba 'All together now', de The Farm. (EFE)
Pedro Sánchez y Miquel Iceta, con los alcaldes de Viladecans y L'Hospitalet, Carles Ruiz y Núria Marín, este domingo al término del mitin de Gavà, mientras sonaba 'All together now', de The Farm. (EFE)


Ella citó a muchos de los primeros ediles allí presentes y despertó una ovación hacia la capitana de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín. "Que nos dejen tranquilos a los alcaldes", reiteró, haciendo suyas las palabras que Marín dirigió esta semana a Puigdemont.

Ambiente festivo en la pineda de Gavà... con Pepe Álvarez... y Mingo

El PSC mostró músculo este domingo en la pineda de Gavà, lugar tradicional de su Fiesta de la Rosa. Congregó a unas 20.000 personas, según Miquel Iceta (30.000, llegó a decir Pedro Sánchez), en un mitin de ambiente festivo y en el que estaban muchos de los alcaldes del PSC que se han negado a ceder locales para la consulta del 1-O. También estaba buena parte de la dirigencia del partido (Salvador Illa, Eva Granados, Núria Marín...) y un invitado muy especial, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez

La organización aprovechó la cita para incluir un 'sketch' de humor durante el acto. Al escenario salió 'Mingo'. Era la forma con la que el PSC se reía de sí mismo. Esta semana, el diputado republicano Gabriel Rufián se mofaba de uno de los carteles que colgaban de una caseta del PSC: "Conmingo [sic] que no cuenten". Los socialistas le devolvieron la burla, promocionaron el 'hashtag' #TotsSomMingo, crearon un perfil de Twitter y jugaron con la errata: "ConReme que no cuenten", "ConMontse que no cuenten"... y así muchos más. Así que hoy se ayudó de un humorista catalán para interpretar el papel de Mingo. 

"Intentaré no gritar", decía Iceta en cuanto subió al atril. Así hacía alusión a lo que ocurrió hace un año, cuando en un momento de máxima tensión dentro del PSOE (una semana después Sánchez sería defenestrado) chilló su "¡Líbranos de Rajoy, Pedro!". "Yo me vine arriba", sonrió un divertido Iceta. "¡Qué año nos habéis dado!", comentó, en clara alusión a la "vorágine" sufrida por el PSOE, con unas primarias y un proceso congresual muy complicados. Todo se desencadenó a partir de aquel tormentoso comité federal... del 1 de octubre. "El 1-O no es por eso un buen día", bromeó. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios