Congreso de los Diputados: El PSOE se abre a discutir la reforma electoral pero no la apoyará si no está el PP. Noticias de España
RUEDA DE PRENSA DE ROBLES Y LASTRA EN EL CONGRESO

El PSOE se abre a discutir la reforma electoral pero no la apoyará si no está el PP

Los socialistas advierten de que no respaldarán un cambio de la ley que se ciña a una nueva asignación de escaños y creen que una modificación de las reglas de juego debe alcanzar consenso

Foto: Margarita Robles y Adriana Lastra, portavoz y portavoz adjunta de los socialistas, este 8 de febrero en el Congreso. (EFE)
Margarita Robles y Adriana Lastra, portavoz y portavoz adjunta de los socialistas, este 8 de febrero en el Congreso. (EFE)

Los socialistas están dispuestos a sentarse a la mesa con Podemos y Ciudadanos para escuchar su propuesta de reforma de la Ley Electoral. Ningún problema. Pero recuerdan que estamos hablando de las cosas de comer, de las reglas de juego del sistema democrático, y por tanto no valen "subastas", ni planteamientos que no sean "rigurosos" ni parciales. Así que no respaldarán una modificación de la norma que se quede únicamente en un cambio en la asignación de escaños o en la que no entre el PP, el partido en el Gobierno y una de las dos grandes fuerzas del país.

El PSOE sabe que es el principal interpelado por los emergentes, porque los tres sumarían los escaños suficientes en el Congreso como para cambiar la regla de cálculo de reparto de los diputados —pasar de la fórmula D'Hondt a otra más proporcional como la de Sainte-Laguë—, y comparte con ellos la necesidad de avanzar hacia un modelo más justo. Pero no lo tiene entre sus prioridades y, desde luego, juzga que si se toca la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), ha de procederse sobre todo a derogar el voto rogado, que dificulta el derecho de sufragio a los españoles residentes en el exterior, o a facilitar el voto a las personas con discapacidad.

La posición del PSOE quedó fijada este jueves por la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, y su adjunta y vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, en una rueda de prensa en el Congreso que siguió a las comparecencias consecutivas de Irene Montero (Unidos Podemos) y Juan Carlos Girauta (Ciudadanos), en la que ambos constataron su "total sintonía" para emprender una reforma exprés de la Loreg y remarcaron su voluntad de atraer al PSOE. Para la próxima semana, de hecho, se prevé un encuentro de Cs con la cúpula parlamentaria socialista. Lastra sostuvo que su partido está "dispuesto a hablar de todo", y en todos los ámbitos: dentro de la subcomisión de reforma electoral que ya está abierta en el Congreso —y que es el foro idóneo, remarcó, pues ahí trabajan todas las fuerzas— o en reuniones bilaterales.

El partido considera prioritario derogar el voto rogado, facilitar el derecho de sufragio a los discapacitados o exigir las listas cremallera


La dirigente incidió en que los socialistas persiguen una reforma "integral" de la Loreg, razón por la cual impulsaron la creación de la subcomisión en la Cámara, en la que también se mejore la proporcionalidad del sistema, un propósito que sí incluyeron tanto en su programa de las generales de 2015 y 2016 como en el acuerdo de investidura que Pedro Sánchez firmó con Albert Rivera en febrero de 2016. Pero al hablar de cambio "integral" no se ciñen solo a eso. Les "preocupa" asimismo acabar con el voto rogado, o garantizar el derecho de sufragio a los discapacitados, o bien exigir listas cremallera —alternancia de hombres y mujeres en las candidaturas— a todos los partidos.

Cambios de criterio

La dirección se comprometió, por tanto, a "estudiar" las propuestas que lancen Podemos y Ciudadanos, partidos a los que Lastra afeó, por cierto, sus cambios de criterio en función de intereses partidarios —la formación morada, resaltó, apostaba hace un año por otra fórmula matemática de reparto, Hare, y en cambio ahora prefiere Sainte-Laguë, y Cs "defendía la circunscripción única"—. "Sistemas hay muchos, y vamos a defender la mejora de la proporcionalidad", prometió Lastra, pero es un "tema complejo", y "no es una cuestión a tratar entre dos o tres fuerzas políticas", porque, cuando se discute "sobre algo tan serio como la Ley Electoral, hay que tener en cuenta la visión de todos los grupos parlamentarios".

Cuando hablamos de las reglas del juego, no se puede hacer entre dos o tres partidos. Hay que contar con un amplio consenso

El PSOE sostiene, en consecuencia, que es en la subcomisión del Congreso donde debe abordarse esto, y "plantear las distintas reformas" que cada partido plantee. Como la rebaja de la edad para votar a los 16 años, que defiende Podemos y a la que Ferraz no se niega. "En todo caso, cuando hablamos de las reglas del juego, de arquitectura institucional y jurídica, no se puede hacer entre dos o tres partidos. Hay que contar con un amplio consenso de la Cámara. Tiene que ser una reforma seria y rigurosa, que además sea integral, para no abrir cada legislatura la reforma electoral".

Fuentes de la dirección confirmaban posteriormente que no cabe hacer ningún cambio profundo en una ley nuclear del sistema como la Loreg sin el concurso del PP. De hecho, las grandes modificaciones de la norma —como la que pactaron en 2011 PP y PSOE para limitar el derecho de voto de los residentes españoles en el exterior— siempre han sido acordadas por las principales fuerzas. Esa condición que ponen los socialistas hace pensar en un fracaso anunciado de la propuesta de Podemos y Ciudadanos, pues los populares en principio no están por la labor de introducir cambios en el modelo para mejorar la proporcionalidad. La arquitectura actual, aprobada en 1985, premia a quienes quedan primero y segundo en las urnas, y castigan a terceras y cuartas fuerzas, al hacerles más complicado el acceso al diputado.

El PSOE se abre a discutir la reforma electoral pero no la apoyará si no está el PP

La reforma electoral, indicó Lastra, "no es una subasta de escaños", como la que a su juicio plantean los emergentes, "que han sacado la calculadora" y han visto qué siste "es el que les beneficia". Lo que no quedó demasiado claro durante la comparecencia de ambas dirigentes es si el partido llevará a la reunión una propuesta acabada. Sí adelantó, por ejemplo, que los socialistas sí están de acuerdo con la actual circunscripción provincial —la que está fijada en la Constitución y que, para cambiarla, necesitaría de un cambio en la misma Carta Magna—, como expresaron los padres de la Ley Fundamental cuando acudieron el mes pasado a la comisión territorial abierta en el Congreso. De modo que los socialistas, incidió, sí apostarán por el "rigor". "Y si lo que se plantea es solo una reforma para cambiar el reparto de escaños, no la vamos a apoyar", reforzó.

Decisión "responsable y seria"

Durante la comparecencia, Robles exigió la dimisión inmediata de Luis de Guindos como ministro de Economía. Es necesaria su salida del Ejecutivo, argumentó, para preservar el prestigio del Gobierno y la credibilidad, imagen e independencia política de la institución de la que aspira a ser su vicepresidente, el Banco Central Europeo (BCE). Para el PSOE, Guindos "no puede estar ni un minuto más" en el Consejo de Ministros, pues con su continuidad somete al supervisor central a "una gran presión".

Robles subraya que Guindos no puede estar "ni un minuto más" como ministro de Economía, para no comprometer la imagen e independencia del BCE

"No se puede aspirar a la vicepresidencia del BCE, que tiene a gala la independencia en relación a políticos y gobiernos, manteniendo un ministerio tan relevante como el de Economía", recalcó la portavoz, recriminando al todavía titular de la cartera que "se aferre" al cargo y advirtiendo de que no es concebible su "amenaza" de seguir al frente del ministerio incluso si no es designado número dos del BCE.

La dirección socialista subraya que Mariano Rajoy, que sí mantiene una relación fluida con Pedro Sánchez a propósito de la crisis catalana, no confió en ningún momento su propuesta para el BCE. No la consultó con Ferraz, en definitiva. El PSOE, sin embargo, sí que adelantó el pasado lunes cuáles eran sus condiciones para apoyar al candidato español: que fuera una mujer y de perfil técnico. Requisitos que, a su juicio, no cumple Guindos. Por eso la decisión "responsable y seria" adoptada por el PSOE frente a un aspirante propuesto por el Gobierno "por su cuenta" no va a cambiar. El Ejecutivo, siguió, ha mostrado un "desprecio" a las políticas de igualdad por haber ninguneado "a muchas personas más cualificadas, particularmente mujeres".

Margarita Robles y Adriana Lastra, este 8 de febrero a su llegada a la rueda de prensa en el Congreso. (EFE)
Margarita Robles y Adriana Lastra, este 8 de febrero a su llegada a la rueda de prensa en el Congreso. (EFE)

La portavoz socialista, para quien lo único que le importa al Gobierno es mantenerse en los "sillones" sin hacer ningún tipo de política, ha exigido a De Gindos que no se "aferre" al cargo de ministro. "Por sentido del Estado, de la responsabilidad y unas instituciones europeas donde España esté debidamente representada y donde la independencia sea el valor, no vamos a apoyar en Europa la candidatura de De Guindos", alegó, sin querer aclarar si eso supone respaldar a Philip Lane, gobernador del supervisor bancario irlandés y que también se ha postulado para el cargo. En la cúpula parlamentaria defienden que el partido se pronuncia sobre el candidato que promueve España, y no hablan del otro aspirante. Robles también criticó a Ciudadanos por apoyar de forma "entusiasta" a Guindos, cuando "permanentemente está exigiendo en España la independencia de los organismos reguladores".

El PSOE se abre a discutir la reforma electoral pero no la apoyará si no está el PP

No a la propuesta del PNV

La vicesecretaria general fue preguntada por las tesis del PNV, que ayer defendió un nuevo estatus político para Euskadi, una "nueva formulación jurídico-positiva de un ejercicio pactado del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia". Los socialistas, socios de los nacionalistas vascos en el Gobierno de Vitoria, no están de acuerdo con ese planteamiento. Lastra recordó que "no es posible" romper con la soberanía nacional, porque eso exigiría una reforma de la Constitución, cambio en ese sentido que no compartiría el PSOE nunca. La propuesta del PNV supone que "una comunidad decida de manera unilateral ir adelante con el derecho a decidir".

Ferraz alega que la idea de Urkullu supone romper con la soberanía nacional, pero al estar formulado por cauces legales no peligra el acuerdo con el PSE

No obstante, la número dos de los socialistas invitó a la formación 'jeltzale' a explicar sus planteamientos en la comisión territorial del Congreso, el "único foro real" para hablar de cambios en la Carta Magna, y en el que el PNV todavía no participa. La propuesta del lendakari, Iñigo Urkullu, no hace "peligrar" el acuerdo de gobierno con el PSE, porque "dentro de la legalidad cabe todo", y los nacionalistas, a fin de cuentas, no plantean saltarse la legalidad de forma unilateral. "Nosotros no vamos a penalizar a una fuerza política o a un Gobierno, en este caso el vasco, porque defienda algo dentro de la legalidad".

El PSOE presenta su recurso de amparo contra el uso abusivo del veto del Gobierno a medidas sociales

Los socialistas llevan meses y meses denunciando cómo el Gobierno, aprovechando el resorte que le proporciona el artículo 134 de la Constitución, está frenando la tramitación de iniciativas de carácter social impulsadas por la oposición. El Ejecutivo invoca ese artículo, pues le permite vetar todas aquellas propuestas que supongan merma de ingresos o aumento de gasto. La Mesa del Congreso acepta ese veto, denuncia el PSOE, con los votos de PP y Ciudadanos. El resultado es la "parálisis" del poder legislativo y la imposibilidad de que la Cámara deshaga las normas más regresivas aprobadas por Mariano Rajoy en su legislatura de mayoría absoluta.

Por esa "interpretación arbitraria" y "extensiva" del artículo 134, los socialistas registraron este jueves un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional [aquí en PDF]. Utilizan esa fórmula para forzar a los magistrados a sentar doctrina. 

Lo que el PSOE recurre es la decisión de la Mesa del Congreso de no tramitar la proposición de ley que habría evitado que dos hermanas ancianas que convivían en una residencia en Soria se tuvieran que separar para impedir que una de ellas perdiera su derecho a su pensión no contributiva. 

La iniciativa socialista pretendía modificar la regulación de la unidad de convivencia en determinadas situaciones a efectos del acceso y mantenimiento de las pensiones no contributivas de la Seguridad Social. El Gobierno alegó que suponía un "aumento de los créditos presupuestarios". La Mesa del Congreso aceptó ese veto, el PSOE recurrió pero finalmente el órgano rector de la Cámara desestimó la proposición el pasado 21 de noviembre

 

Con este recurso de amparo, que toma como ejemplo el caso real de las dos hermanas de Soria —la que finalmente se desplazó a Madrid acabó muriendo el mes pasado—, el objetivo es frenar "lo que está pasando esta legislatura, con el PP y Cs vetando sistemáticamente las propuestas que hacen referencia a la agenda social y a las políticas sociales", según explicaron Margarita Robles y Adriana Lastra en rueda de prensa. La portavoz comparó la actitud de su grupo, que busca "menos fotos y más eficacia" con la de Podemos y Ciudadanos, que ahora priorizan la reforma electoral. El PSOE, dicen en la cúpula, está con los problemas de los ciudadanos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios