LAS TRIPAS DEL BARÓMETRO DE ENERO DEL CIS

Cs roba votantes al PP (muchos), al PSOE... y hasta a Unidos Podemos (un 5,2%)

El crecimiento de Rivera se explica sobre todo por la fuga de antiguos electores del PP, pero también capta simpatías dentro de la izquierda. El jefe de la formación emergente es el líder mejor valorado

Foto: Albert Rivera y Mariano Rajoy, el pasado 2 de octubre en La Moncloa. (EFE)
Albert Rivera y Mariano Rajoy, el pasado 2 de octubre en La Moncloa. (EFE)

Para los grandes partidos que no son Ciudadanos, su única fuente de preocupación no debería ser solo el 20,7% de estimación de voto que el Centro de Investigaciones Sociológicas pronostica para Albert Rivera. También que la formación naranja, en mayor o menor medida, absorbe simpatías de esos tres graneros. Más del PP, obviamente. Pero no únicamente se nutre de desencantados con Mariano Rajoy. Cs roba electores al PSOE—casi un 6%— e incluso a Unidos Podemos, un 5,2%.

Son datos que aparecen en el barómetro de enero de 2018 del CIS. Basta rebuscar entre las tripas del estudio, el cruce de variables [aquí en PDF], para saber cómo se explica el crecimiento de Ciudadanos, adelantado asimismo en otras encuestas. Su principal fortaleza, ahora mismo, es que tiene a sus votantes muy fidelizados, mientras que los de las otras formaciones están coqueteando con otras siglas. PP y Unidos Podemos, de hecho, son quienes menos consiguen que aquellos que apostaron por su papeleta en 2016 sigan en casa.

[Consulte aquí en PDF el barómetro de enero de 2018 del CIS]

Muy esperado era el sondeo de enero del CIS. Sobre todo para comprobar si, en línea con los estudios anteriores de institutos demoscópicos privados, situaba a Cs como primera fuerza política del país. El barómetro oficial no proyecta ese escenario, pero sí un importante crecimiento de los de Rivera. Su barómetro, el primero que el organismo realiza tras las elecciones catalanas del 21-D —y cuyo trabajo de campo se prolongó desde el 2 al 14 del mes pasado— y desde la aplicación del artículo 155 de la Constitución, mantiene al PP en la cumbre, con el 26,3%, 1,7 puntos menos que en el estudio precedente, de octubre, seguido del PSOE, con un 23,1%. Los socialistas, por tanto, también caen, pues en el trimestre anterior se anotaban un 24,2%.

Cs es el que tiene más fidelizados a los suyos: el 82,7% sigue confiando en él. Un 2,4% emigraría al PP, y otro 0,8% al PSOE y otro 0,8% a Podemos


La tercera plaza del CIS es para Cs, con un 20,7% (frente al 17,5% de octubre, 3,2 puntos más de una tacada), y la cuarta, para Unidos Podemos, al que otorga una estimación del 19%. El partido de Pablo Iglesias y sus confluencias experimentan un ligero crecimiento: medio punto, pues hace tres meses se colocaban en el 18,5%. Además, Rivera se hace con la mejor calificación que los ciudadanos asignan a los políticos, un 4,01, por encima de la nota que obtienen el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (3,68); el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (2,87), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias (2,54), penúltimo en la tabla, solo por encima del portavoz de Foro Asturias en el Congreso, Isidro Martínez Oblanca (2,38).

Iglesias también pierde hacia el PSOE

Si se cruza la intención directa de voto —la declarada por los entrevistados— con el recuerdo de lo que apoyaron en las elecciones generales del 26 de junio de 2016, se obtienen conclusiones bastante rotundas. Así, el 82,7% de los que respaldaron a Rivera hace año y medio sigue confiando en él. Además, apenas sufre fugas: un 2,4% emigraría al PP, según el CIS, y otro 0,8% al PSOE y otro idéntico 0,8% a Unidos Podemos. Y el 7,9% de esos votantes de 2016 no sabe todavía qué opción elegiría en caso de que hubiera nuevos comicios en España. Un porcentaje bastante más bajo que el que se observa en el resto de formaciones.

El 15,1% de los votantes del PP (1,1 millones de apoyos) pasarían a Cs, que recibiría otros 167.000 de Iglesias y 321.000 de los socialistas

Con Iglesias se queda el 59,5% de sus antiguos electores. Es la cifra de fidelización más baja entre las grandes fuerzas. Unidos Podemos ve cómo el 5,7% de las 3.227.123 papeletas conseguidas en 2016 —aparte quedan las confluencias— se marchan hacia el PSOE (unas 183.946). Pero otro 5,2% de los electores que confiaron en la lista morada (167.810) prefiere ahora Cs. Un despreciable 0,5% se echaría en brazos de los populares. Los datos también manifiestan que la marca más débil es la matriz (Unidos Podemos) junto con la confluencia valenciana (Compromís-Podemos-EUPV). El 51% no cambiaría de siglas, pero un 5,9% de los que confiaron en Compromís sí pasarían a Cs y otro 9,8% al PSOE. Los socios catalán (En Comú Podem) y gallego (En Marea) de Iglesias no padecerían fugas hacia el otro partido emergente. En Marea, no obstante, sí se deja un 13% de las papeletas cosechadas hace año y medio a favor del PSOE.

El tránsito más intenso de votos hacia Rivera llega desde el PP. En las elecciones del 26-J captó 7.941.236 sufragios. Pues bien, el 64,8% sigue respaldando a Rajoy, pero hasta un 15,1% —1.199.127 papeletas— escogería ahora Cs. Los conservadores pierden además un 1% (unos 79.000 votos) hacia el PSOE y un 0,2% hacia Unidos Podemos. Además, un 14,1% no sabe aún a quién respaldaría en caso de que se celebraran elecciones.

Cs roba votantes al PP (muchos), al PSOE... y hasta a Unidos Podemos (un 5,2%)

El PSOE sufre ahora por el centro

La fidelización de los votantes del PSOE es algo mayor a la que se observa entre los del PP. El 66,4% de los que optaron por Sánchez el 26-J permanecería con él. El flujo hacia Iglesias está controlado: solo un 1,7% dice que le seduce más Unidos Podemos. Ese 1,7% supone unas 92.545 papeletas del total de 5.443.846 apoyos que recibieron los socialistas hace año y medio. Pero tampoco Ferraz, pese a sus declaraciones, está exenta de la amenaza de Cs. Un 5,9% de su electorado (esto es, 321.187 sufragios) se inclina ahora por Rivera. Por tanto, el PSOE ya no sufre sangría por su izquierda, pero sí por el centro, un espectro ideológico estratégico.

La transferencia de voto hacia Cs se ha acentuado respecto al sondeo anterior. Antes eran menos los votantes de PP, PSOE y UP que preferían a Rivera

Los números son más valiosos aún si se comparan con lo que se detectaba en el barómetro de octubre de 2017. Entonces, la transferencia de voto hacia Cs era menor en los otros tres partidos. Así, el 10,4% de los que apoyaban al PP en 2016, un 2,7% de los que abogaron por Sánchez y un 4,2% de los que confiaron en Iglesias decían querer marcharse a la formación naranja. Tres porcentajes menores a los actuales, lo que indica que el flujo hacia Rivera se ha acentuado en estos tres meses. A ello hay que sumar el índice de fidelización: Cs retenía en aquel momento al 75,8% de sus electores del 26-J. Ahora es el 82,7%.

En la valoración de líderes, Rivera también es el que queda mejor parado. No solo porque se quede la mejor nota global (4,01), sino porque no recibe pésimas calificaciones de los otros electorados. Así, los que apostaron por Cs le asignan un 6,38, pero los que apoyaron a Rajoy le ponen un 6. Los votantes de Unidos Podemos le endosan un 2,45 y los del PSOE, un 3,94.

La simpatía que demuestran los electores populares por Rivera no es la misma que los de Rivera tienen hacia Rajoy. Así, quienes confiaron en el presidente en 2016 le adjudican hoy un 6,20, de nota, pero los de Cs le ponen un 3,3. Más suspensísimo le dedican los votantes del PSOE (1,82) y de UP (1,08). Sánchez recibe un 5,86 de los suyos, por un 3,62 que le asignan los electores de UP, el 3,57 que le adjuntan los de Cs y el 3,24 que le colocan los del PP. Finalmente, Iglesias consigue un 4,59 de sus feligreses, pero los del PSOE le ponen un 2,47; los de Cs, un 1,56, y los del PP, un 0,87.

En el centro derecha

Los españoles sitúan a Ciudadanos en el centro derecha (en el punto 6,76 de la escala, donde el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha). Los electores de Rivera colocan al partido en el 6,10; los del PP, en el 5,96; los del PSOE, en el 6,66, y los de Podemos, en el 7,49. Pero el partido de Rajoy aparece más echado, a ojos de los votantes, hacia posiciones más conservadoras: su ubicación media es el 8,13. Los fieles del presidente le sitúan en el 7,36; los que siguen a la formación naranja, en el 7,64; los que prefieren al PSOE, en el 8,21 y los que apoyaron a Iglesias el 26-J, en el 8,74. Los socialistas son percibidos por los sondeados en el 4,49 de la escala, muy cerca de donde los propios españoles se sitúan a sí mismos, en el 4,73. Al partido morado los encuestados lo ponen en el 2,18 de la regla.

Podemos está fuerte entre los más jovenes, pero Cs triunfa en el tramo 25-55 años. También penetra más en las ciudades y entre los cualificados

Hay otros elementos que indican un cierto mar de fondo en la estimación del CIS. Por ejemplo, Podemos sí está fuerte entre los más jóvenes (18-24 años), pues un 17,7% declara que votaría a Iglesias si hubiera elecciones mañana. Pero a partir de los 25 y hasta los 55 quien gana a sus competidores es Ciudadanos. El PSOE vence en el tramo de 55 a 64 años y el PP, en el de los mayores de 65. Asimismo, la papeleta de Rivera es la preferida en los municipios más grandes y más dinámicos, de 400.000 habitantes en adelante. En las localidades más pequeñas, siguen teniendo mayor arraigo populares y socialistas. También Cs es el partido con mayor penetración entre los sectores más cualificados (FP o estudios superiores).

Diferentes interpretaciones

La lectura del barómetro del CIS, como no podía ser de otra manera, fue dispar. Ciudadanos, por boca de su portavoz nacional y líder en Cataluña, Inés Arrimadas, subrayó que su formación "se consolida" como alternativa de gobierno. Es el "paso previo" a una etapa en la que imperará el pluralismo político, sostuvo.

Quien sacó toda la artillería —cosa nada extraña, dado que es el principal damnificado de la escalada de los naranjas— fue el PP. Su coordinador general, Fernando Martínez Maíllo, cargó contra el partido de Rivera, por ser un "veleta" y cambiar de posición según sopla el aire. El número tres de los populares reiteró que sus siglas siguen siendo las preferidas por los españoles y que las encuestas son coyunturales y no tienen por qué coincidir con el recuento que se haga de las urnas, cuando lleguen. "Hay que valorarlo todo en su justa medida. El PP no vive de las encuestas, otros sí", señaló, en clara referencia a Cs y a su predilección por "tomar decisiones" en función de los sondeos.

Maíllo carga duramente contra Cs: le acusa de ser un "veleta" que se mueve según las encuestas, y avisa de que reflejan tendencias "coyunturales"

Maíllo también quitó hierro al hecho de que Rivera sea el líder político mejor valorado, pues en su día lo fue Rosa Díez y hoy UPYD, recordó, es una formación extraparlamentaria. No obstante, el dirigente reconoció que su partido no se conforma con los datos que ofrece el CIS y cree que han de ser un acicate para que el PP se esfuerce en las convenciones que quedan por venir y en la agenda en la que ya está trabajando y con la que pretende recuperar la confianza de los ciudadanos, informa EFE.

Cs roba votantes al PP (muchos), al PSOE... y hasta a Unidos Podemos (un 5,2%)

Los socialistas no se sienten a disgusto con el retrato que ofreció este lunes el CIS, pese a que les ubica en un escenario de caída. El análisis que la dirección hace es "enormemente positivo", en palabras del portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, porque si se compara con lo que sucedía hace un año, el PSOE ha crecido en cinco puntos en estimación directa de voto y han reducido de siete a tres su distancia con los populares. El partido estaba en enero de 2017 —a los tres meses de la traumática caída de Sánchez— en un 18,6%. En abril del año pasado, había ascendido hasta el 19,9%. Y en julio, pasadas las primarias federales que ganó Sánchez frente a Susana Díaz y Patxi López, se encaramó hasta el 24,9%, para después bajar al 24,2% en octubre y al 23,1% a comienzos de este año. En este tiempo, el PP ha caído desde el 33% de enero de 2017 al 26,3% del último estudio. Las dos grandes fuerzas, por tanto, están a 3,2 puntos.

Para el PSOE, los datos son "enormemente positivos", pues ha recuperado cinco puntos en un año y reducido su ventaja respecto al PP

"Creemos que la tendencia es bastante sólida de consolidación del voto de la izquierda y de que somos la alternativa al PP; más allá de la coyuntura de subir un punto o bajar un punto la tendencia es positiva", dijo Puente. El dirigente enfatizó que el PSOE es la primera fuerza en intención directa de voto —esto es, la que declaran los encuestados, sin pasar por la cocina del CIS—, con un 15,9%, frente al 15,7% de Cs y el 15,5% del PP. Y recordó que también gana en voto más simpatía (19,2% frente al 17,6% que cosechan los naranjas y el 17,4% de los populares). Esos datos brutos hacen desconfiar a los socialistas: creen que la diferencia con la cocina posterior del organismo es "brutal", según apreciaban fuentes de la cúpula.

Cs roba votantes al PP (muchos), al PSOE... y hasta a Unidos Podemos (un 5,2%)

La dirección de Sánchez, no obstante, no se da por satisfecha, dijo Puente, ni lo estará hasta que sea de verdad primera fuerza en todos los indicadores del barómetro, y hasta entonces cree que le toca seguir trabajando en la misma línea que marcó el 39º Congreso, "cuajar un proyecto que la ciudadanía entienda y que dé respuesta a sus problemas". El portavoz no cree que en la bajada del PSOE tenga que ver el apoyo al 155 y, en todo caso, remarcó, la ejecutiva no mide en términos electorales esa actitud del lado de Rajoy, pues entiende que debe hacerlo como partido de Estado y de Gobierno. "Teníamos que defender la aplicación 155 y no nos arrepentimos en absoluto de haberlo hecho; es donde debíamos estar y no lo medimos en términos electorales ni nos paramos a pensar si vamos a subir un punto, medio punto o cinco décimas", concluyó Puente.

Podemos, por su parte, respiró aliviado por la subida de medio punto respecto a octubre. Según manifestó la portavoz de la ejecutiva, Noelia Vera, en línea con lo afirmado por Iglesias en Twitter, los datos del CIS demuestran que "cualquiera puede ganar". La dirigente restó importancia al ascenso de Cs y resaltó que pese a las numerosas "esquelas" que se han publicado sobre su formación, las cifras hoy dicen lo contrario.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios