Elecciones Cataluña 2017: El PSOE pone fin a su relación preferente con Podemos: No tenemos ninguna sociedad. Noticias de España
EL BALANCE POLÍTICO DE 2017

El PSOE pone fin a su relación preferente con Podemos: "No tenemos ninguna sociedad"

Ábalos sostiene que la agenda de temas comunes con la formación morada "era mayor, más larga", pero admite que la cuestión catalana ha distorsionado sus vínculos y distanciado a los dos líderes

Foto: José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 29 de diciembre en rueda de prensa en Ferraz. (Borja Puig | PSOE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 29 de diciembre en rueda de prensa en Ferraz. (Borja Puig | PSOE)

se reunió ayer

Ocurrió el pasado 5 de septiembre: Pedro Sánchez investía a Podemos como "socio preferente en el Parlamento". Fue la víspera de que la Cámara catalana aprobara la Ley de Referéndum y de Transitoriedad. Desde entonces, la agenda política ha estado casi totalmente monopolizada por el desafío secesionista y por la campaña y las elecciones del 21-D. Y eso ha afectado a las relaciones del PSOE con el partido de Pablo Iglesias. Mucho. Hasta el punto de que hoy en día ya no lo considera como un aliado prioritario. "No tenemos ninguna sociedad, más bien hemos tenido un problema", como la expulsión de los socialistas del Ayuntamiento de Barcelona.

Las palabras, de este viernes, salían de boca del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que compareció en rueda de prensa en Ferraz para hacer balance del año político y de la gestión de Mariano Rajoy, que la formación que dirige Sánchez considera un "fracaso" en todas sus vertientes. Pero la relación con Podemos ocupó buena parte del turno de preguntas, y sirvió para constatar que esos vínculos, que el dirigente madrileño había exhibido como un elemento diferenciador en su competición interna contra Susana Díaz y Patxi López, se han debilitado. Nada queda incluso de la formalidad de la "mesa de coordinación parlamentaria" que Sánchez e Iglesias montaron en su reunión del pasado 17 de julio, 'cumbre' que se producía apenas pocos días después de la primera entrevista de ambos tras la reconquista del PSOE del exdiputado, el 27 de junio.

"No nos hace falta formalizar un espacio de relación", sostiene. El número tres subraya que los encuentros son sobre temas, no sobre alianzas

Dado que el PSOE se reivindica como la alternativa a "las derechas", ¿está dispuesto a relanzar su relación con Podemos?, se le preguntó al número tres. "Vamos a poner énfasis en los problemas de las personas, por encima de los intereses partidarios. Pero no nos hace falta formalizar un espacio de relación", señaló el dirigente. El secretario de Organización añadió que "en el día a día" los socialistas han presentado "innumerables iniciativas" en el Parlamento, y ha sido de hecho el grupo que "más ha sacado adelante", y en "muchísimas ocasiones" han coincidido con Podemos. Lo que ha ocurrido es que se ha cruzado Cataluña, admitió, y eso ha "eclipsado" toda iniciativa.

Cambios durante las primarias

El número tres intentó minimizar el ensayo de relación estratégica con Iglesias que Sánchez buscó nada más regresar a la secretaría general. Ese era uno de los puntales de su campaña interna. De hecho, nada más dejar el escaño, en su entrevista en 'Salvados', apostó por trabajar "codo con codo" con Podemos. En el borrador de su programa que presentó en febrero de 2017, defendía la "unidad de acción" con la formación morada, una "gran alianza de fuerzas progresistas que ponga fin al austericidio". Pero en la versión final de su documento tuvo que rebajar sus pretensiones por un cierto runrún interno, y simplemente abogó por una "alianza social de progreso" que acercase a los socialistas a La Moncloa.

Ábalos señala que más que una "sociedad", los socialistas han tenido "más bien un problema", porque Colau les expulsó del Gobierno municipal

Tras vencer en las primarias del 21 de mayo y concluirse el 39º Congreso Federal, quiso que su primera entrevista con un grupo político fuera con Podemos. Se reunió con Iglesias el 27 de junio en el Congreso y ya entonces anunció un "intento" de búsqueda de mayoría alternativa para "desmantelar" la obra de Mariano Rajoy, aunque sin comprometerse a ninguna moción de censura. El 17 de julio, Sánchez e Iglesias presidieron el primer encuentro de sus respectivos equipos, también en la Cámara Baja, en el que se puso en marcha una "mesa de coordinación parlamentaria" —que embarrancó nada más nacer— y cuando se comprobó cómo Cataluña les separaba. El acercamiento, por tanto, solo podía producirse por la parte social. El secretario general se reunió también con Albert Rivera —sus puntos en común se centraban en la regeneración democrática— y con Alberto Garzón, coordinador de IU —con quien acordó la aproximación en temas como la regulación de la eutanasia—. Pero la dirección sí quiso conferir una mayor pompa a la relación con Iglesias.

El PSOE pone fin a su relación preferente con Podemos: "No tenemos ninguna sociedad"

Según Ábalos, Sánchez dispensó a Iglesias ese trato por ser la tercera fuerza parlamentaria, y que el encuentro pivotaba en torno a la temática social, "nunca sobre cuestiones de estrategia partidista ni con propósitos electorales". "Y a esa agenda [social] no renunciamos. Otra cosa son los ritmos y nos ha condicionado mucho la cuestión territorial. A todos", añadió el número tres, que insistió en que las relaciones con Podemos son "cordiales", como son con "otras formaciones", pero sin aspirar "nunca" a una "estrategia de alianzas" con los morados.

¿Qué ha pasado para que se haya cambiado el grado de relación? Ábalos explicó que en esa "agenda del cambio" que el PSOE quería impulsar se instrumentaron distintos "niveles de coordinación" e interlocución, y que con cada grupo se fijó una serie de temas comunes. Esa agenda "con Podemos era mayor, más larga, porque había más inquietudes compartidas en el ámbito de lo social". "No es que hubiera más preferencia, sino que había mucha más agenda en común", explicó el secretario de Organización, expresándose elocuentemente en pretérito imperfecto ("era", "había"), como una cosa ya pasada. Después, agregó que a nivel parlamentario la relación ha continuado", solo que la coyuntura, marcada por Cataluña, ha "eclipsado cualquier otra iniciativa". Y ahí ambos partidos tienen diferencias nucleares: mientras que el PSOE defiende, aseguraban desde la dirección, una "visión de Estado" que le ha llevado a negociar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Podemos aboga por un referéndum pactado sobre la secesión que en modo alguno los socialistas van a apoyar.

Se le preguntó a Ábalos por aquella sentencia de Sánchez de septiembre, cuando denominó a Podemos "socio preferente". "No tenemos ninguna sociedad, más bien hemos tenido algún problema", contestó, recordando cómo Ada Colau expulsó al PSC del Gobierno de Barcelona. "Nunca nos hemos planteado ninguna alianza o sociedad", abundó. En la voluntad de poner mayor tierra de por medio con Iglesias influye la convicción de la cúpula federal socialista de que ya ha conseguido conjurar "la amenaza de 'sorpasso'", y se ha afianzado como "la única alternativa a la derecha". "No se habla de ningún terreno en disputa" por la izquierda, enfatizó el responsable del aparato. Ahora, cree Ferraz, la pugna está en el lado de la derecha, entre PP y Cs.

"Gran acuerdo" para la reforma electoral

Claro que la relación con Rivera es mucho más fría, por razones obvias. El PSOE siempre recuerda que Ciudadanos es el socio de investidura de Rajoy, y por tanto sitúa a la formación emergente en el espectro de la derecha. Por eso, cuando se le preguntó a Ábalos si va a remar junto al líder barcelonés para impulsar una nueva ley electoral (Loreg) o la supresión de los aforamientos, como este exigió este viernes en su balance del año, el número tres le rogó que no "venda cada vez lo mismo", porque lo que tiene que hacer es "obligar a su socio a cumplir" lo pactado. Precisó que tanto la modificación del sistema electoral como la eliminación de los fueros para los políticos iban en el programa socialista, así que la dirección no tiene "inconveniente" a hablar con Cs sobre estas cuestiones, aunque advirtió de que cambiar la Loreg requiere de un "gran acuerdo" porque se trata de las "reglas de juego" democráticas.

"Entre esperar a ver qué pasa y quererlo todo hay márgenes de iniciativa. El problema de Cs es que por querer ser tan exclusivo se encuentra muy solo"

De nuevo, como hiciera el miércoles, el secretario de Organización instó a Inés Arrimadas a que mueva ficha en Cataluña, a que "tome la iniciativa", a que no se "desentienda del caudal de confianza" recibido por los electores, que la han convertido en ganadora de los comicios del 21-D. Dar un paso "no exige", dijo, ni pretender la investidura como jefa del Govern ni aspirar a la Presidencia de la Mesa del Parlament —postulación esta última que ayer jueves oficializó el partido naranja—, sino ser proactivo.

El PSOE pone fin a su relación preferente con Podemos: "No tenemos ninguna sociedad"

"Entre esperar a ver qué pasa y quererlo todo hay márgenes de iniciativa política. El problema de Cs es que por querer ser tan exclusivo al final se encuentra muy solo", subrayó, y "de la soledad viene la impotencia". Para recomponer la convivencia en Cataluña, incidió, hay que "reconocer, y no descalificar, que es lo que le gusta" a la formación naranja. "Así que asuma usted la responsabilidad que le han conferido los catalanes y las expectativas que usted generó", recomendó.

El PSOE pone fin a su relación preferente con Podemos: "No tenemos ninguna sociedad"

El presidente se reunió ayer jueves con Rivera y su intención es abrir una ronda de contactos con el resto de grupos para analizar la situación de Cataluña y las perspectivas económicas del país. Ábalos comentó que Rajoy y Sánchez "hablan con frecuencia", pero no tienen fecha para un próximo despacho en La Moncloa, pero si le llama, acudirá. Sí diferenció la relación del líder del PSOE con el jefe del Ejecutivo a la que debería mantener este con el capitán de Cs. "Nosotros somos el principal partido de la oposición, somos alternativa de gobierno. Rivera es su socio, así que son dos dinámicas distintas. Lo normal es que se vieran mucho". Rajoy y Sánchez charlan, pues, cuando se trata de asuntos "de relieve" o por la "cordialidad" que debe haber entre el presidente y el líder del primer partido de la oposición.

¿Elecciones ya? No. "Vamos a exigir al Gobierno que gobierne. Pero no se dan las condiciones para anteponer ningún interés partidista", dice

Los socialistas califican de "fracaso" la gestión de Rajoy, pero no le reclamarán que disuelva las Cortes. Ábalos justificó, como este miércoles, que ahora no conviene: "Con el problema de la integridad territorial de España, ¿vamos a pedir elecciones? Ya hemos dicho cuál es nuestro nivel de responsabilidad y sentido de Estado. Vamos a exigir al Gobierno que cumpla, que gobierne, y el momento electoral ya veremos. Pero de momento no se dan las condiciones para anteponer ningún interés partidista". Los socialistas sí dicen estar "preparados" para unas generales, porque están habituados al "entrenamiento permanente". "Cuando no hay elecciones fuera, las hacemos dentro" del PSOE. Y que lo diga.

Ferraz resume el año de Rajoy: culpable de una "doble fractura territorial y social"

Fue José Luis Ábalos, y no Pedro Sánchez, el encargado de hacer balance del año político. Compareció pasadas las 12 de la mañana, antes, por tanto, de la rueda de prensa de Mariano Rajoy en La Moncloa en la que anunció que la sesión constitutiva del Parlament elegido el 21-D se celebrará el 17 de enero

El secretario de Organización resumió las consecuencias de "una política de derechas" que se lleva prolongando desde hace seis años, desde que el líder del PP alcanzó el Gobierno. Y, en concreto, el balance "muy crítico" de este 2017 se caracteriza por una "doble fractura", la territorial y la social, gestada gracias a la "colaboración" de su "socio", Ciudadanos. Ha crecido la "desigualdad, la precariedad y la pobreza" y la crisis del Estado se ha hecho mayúscula, un desafío que el Ejecutivo no ha sabido abordar. El PP, aseguró el número tres, ha "azuzado y alimentado" el problema a base de negarlo durante años. Actuó como "agitador" de la desafección y desde el Gobierno ha crecido el "afán por la independencia de Cataluña". 

A esa "doble fractura" se suman "cuatro grandes fracasos" de Rajoy: el de su modelo económico, la lucha contra la corrupción, el "incumplimiento" de su pacto con Cs y su incapacidad para llegar a acuerdos con otros partidos, lo que ha supuesto la parálisis de la actividad legislativa. No por casualidad la dirección promocionó por cierto el 'hashtag' en Twitter #RajoyEsFracaso​.

Dada la "inacción" de Rajoy, el PSOE cree que España tiene al frente un Ejecutivo que sufre aún "el síndrome del Gobierno en funciones", y ha demostrado así que no sabe "gobernar sin el apoyo de una mayoría absoluta", pues el PP "solo sabe gobernar imponiendo y ahora que no tiene esa mayoría no sabe qué hacer". "Como no hay forma de imponer, no tiene política de gobierno". 

Ábalos sí destacó la "relación curiosa" de PP y Cs, más cargada de "desagrado" y "desafecto" que otra cosa. "Ayer parecía que estaban evacuando consultas, no que estaban en una reunión de despacho de socios que han firmado un pacto de investidura".

 

 

El PSOE se reivindica como la "única alternativa" a "las derechas" de PP y Cs, "se pongan como se pongan". Porque los socialistas, señaló, han "desmentido" a los nuevos partidos y han sabido "renovarse" con sus primarias y seguirán conformando una alternativa, "también con las personas". 

Ábalos fue preguntado por qué no comparecía este viernes, para hacer balance del año, el secretario general. El responsable de Organización señaló que no siempre da la rueda de prensa el líder (en julio lo hizo Carmen Calvo; en diciembre de 2016, Mario Jiménez; en julio de 2015, Patxi López), así que "más bien la tradición" es la contraria, que no salga el jefe. Sánchez sí dio la cara ante los medios en agosto y en diciembre de 2014, y antes que él lo hizo Alfredo Pérez Rubalcaba. Ábalos atribuyó la 'escapada' del líder a su equipo, a una "política de comunicación" que decide la dirección. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios