El 'amor' entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se agrieta en el arranque del curso
  1. España
cataluña o rtve dividen a psoe y podemos

El 'amor' entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se agrieta en el arranque del curso

El inicio del nuevo periodo de sesiones en el Congreso ha arrancado con un visible distanciamiento entre ambas formaciones en los principales temas de la agenda política inmediata

placeholder Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan al comienzo de su reunión en el Congreso del pasado 27 de junio. (Borja Puig | PSOE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan al comienzo de su reunión en el Congreso del pasado 27 de junio. (Borja Puig | PSOE)

Ni moción de censura contra Mariano Rajoy, tanto a corto como a medio plazo, ni acuerdo sobre el remate final de los cambios en el sistema de elección del consejo de RTVE o sobre la comisión de investigación del accidente del Alvia ni, principalmente, Cataluña. La entente entre PSOE y Unidos Podemos que advino coincidiendo con el cierre del curso político en julio, a partir de una “mesa de coordinación parlamentaria permanente” presentada con una pomposa escenificación de equipos negociadores liderados por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, respectivamente, se ha enfriado durante las vacaciones. El inicio del nuevo periodo de sesiones en el Congreso ha arrancado con un visible distanciamiento entre ambas formaciones en los principales temas de la agenda política inmediata y sin fijar un calendario de reuniones, sobre lo que ni siquiera han hablado.

En la primera ejecutiva de Podemos de este curso político, celebrada el pasado lunes, se planteó una agenda de temas prioritarios para coordinar en el Congreso con el PSOE y se volvió a incidir en la necesidad de plantear una moción de censura "como primer foco de trabajo", aunque “sin ultimátum” y respetando los tiempos de los socialistas. Lo primero ha quedado relegado a una declaración de intenciones, mientras que lo segundo ya ha sido descartado por el propio Pedro Sánchez, al menos por el momento. Este martes, el líder socialista, por enésima vez, desechaba esta opción durante un desayuno informativo y respondía a los podemistas, para quienes “los números dan” si se suma a las formaciones independentistas, que no iba a “ser presidente a cualquier precio”, ni iba a participar "en un quítate tú para ponerme yo".

"Nosotros queremos unir a los españoles, recuperar la España de derechos y reconstruir el contrato social entre generaciones, quebrado como consecuencia de esta crisis. Y solo bajo un proyecto de estas características, que vuelva a unir a españoles y españolas, me verán presidir un Consejo de Ministros", insistía el jefe de Ferraz para dejar claro cuáles son sus condiciones para una hipotética moción de censura, que no está sobre su mesa. Sánchez dio muestras además de pensar más bien en las siguientes elecciones, en llegar a ellas con un proyecto del PSOE reconstruido, que encarne una izquierda "solvente" y "seria" y que aspire a convertirse en primera fuerza, y cree ver mejores "condiciones" que hace tres años, cuando accedió por primera vez al timón de su partido.

Sánchez proclama a Podemos como "socio preferente en el Parlamento", pero sigue descartando por ahora la moción de censura

No obstante, Sánchez sí pone mucho cuidado en no polemizar con Unidos Podemos. Durante el desayuno informativo, subrayó su "voluntad de fijar" el grupo capitaneado por Pablo Iglesias como "socio preferente en el Parlamento". Más aún, abundó, él mismo se presentó a primarias defendiendo esa colaboración con la formación morada frente al proyecto de Susana Díaz. "El desafío del país es que la izquierda se una, porque si se une puede haber un cambio político en nuestro país", remató Sánchez, recordando la existencia de esa mesa de coordinación parlamentaria en la que ambas fuerzas intentarán "sacar adelante" iniciativas.

Foto: Pedro Sánchez, durante el desayuno informativo de Europa Press, este 5 de septiembre en el hotel Villa Magna de Madrid. (EFE)

"Temor" al acercamiento PP-C's

De ese espacio posible de diálogo queda fuera el choque territorial. Las diferencias sobre Cataluña y el modelo territorial no son nuevas, a pesar de las apelaciones de Pedro Sánchez a la plurinacionalidad, pero entre los dirigentes de Podemos y, sobre todo, de su confluencia catalana, En Comú Podem, se vislumbra una cierta irritación por las formas. “Celebramos que se busquen salidas a la crisis en Cataluña”, explicaba el portavoz adjunto de los comunes, Josep Vendrell, respecto a la comisión propuesta por Sánchez para revisar el modelo territorial, añadiendo acto seguido que lamentaba también que no hubiera hablado "en primer lugar" con ellos. "Éramos quienes ya teníamos registrada una petición de comisión, y vemos con cierto temor su acercamiento a PP y Ciudadanos en esta cuestión, porque son los responsables de la situación de bloqueo en Cataluña”. Pero el líder socialista ya había advertido la víspera de que a quien primero telefonearía para contar su propuesta sería a Mariano Rajoy, porque entendía que el PP no podía "sustraerse" de ese debate tan capital. El presidente le trasladó horas después que abría la puerta a apoyar su iniciativa, así que el camino para su constitución, antes o (lo más probable) después del 1-O, está allanado.

Unidos Podemos no se cierra a sentarse en la comisión de crisis territorial, aunque considera clave la celebración de un referéndum pactado

En la misma línea que Podemos, Vendrell decía que sin asumir como punto de partida la celebración de un referéndum pactado, la plurinacionalidad y la crisis territorial, “esa comisión no servirá para nada”. No criticaron directamente la falta de información sobre la iniciativa de los socialistas, pero sí lo pusieron de relieve.

Irene Montero: una comisión no sustituye "la voz" de los ciudadanos en un referéndum

Pero el problema con el que se encontrará el PSOE no será la negativa de Podemos a la creación de ese foro de diálogo en el Congreso, sino el escaso interés mostrado por los independentistas en sus objetivos. El PDeCAT sí está dispuesto a sentarse a la mesa, aunque para defender el 1-O y mientras sus representantes "sigan estando en las instituciones del Estado". Pero ERC directamente se ha descolgado y prefiere seguir por el "atajo" elegido por las fuerzas secesionistas en Cataluña. De ahí que la portavoz socialista, Margarita Robles, hiciera este martes un llamamiento a todas las formaciones parlamentarias "sin excepción" para que participen en la comisión sobre la revisión del Estado autonómico. La dirigente agradeció la "buena receptividad" de Rajoy al plan del PSOE.

Foto: Mariano Rajoy, durante la clausura de la reunión interparlamentaria del PP en Alboraya, Valencia, el pasado sábado. (EFE)

¿Qué ha pasado con RTVE?

Sobre lo que sí fue especialmente crítica la portavoz de Podemos, Irene Montero, es sobre el acuerdo de los socialistas con el PP respecto a la reforma de la ley para la elección del presidente y del resto del consejo de administración de RTVE. Montero recalcó su "estupefacción" por que “el PSOE haya decidido pactar con el PP [en el Senado] en contra de lo ya votado”, introduciendo modificaciones, según apuntó, que permiten a ambos partidos “seguir eligiendo ellos solos al presidente” de la corporación “y además permiten que los trabajadores sigan sin estar en el consejo”, como defendía la iniciativa de Podemos aprobada por el pleno del Congreso. “Esperemos que rectifiquen y vuelvan al acuerdo que habían hecho con nosotros, porque RTVE debe ser un servicio público y no estar al servicio de los políticos”, espetó.

Los morados acusan a los socialistas de haber ultimado con el PP la reforma de RTVE. Estos alegan que había que subsanar "contradicciones"

Los socialistas, por su parte, niegan un pacto global con el PP. Como indicaba Robles ante los medios, y admitían los negociadores socialistas, lo único que hizo su partido fue intentar subsanar las "contradicciones" que había en el texto salido del Congreso, ya que decía a la vez que el nuevo consejo de administración de RTVE estará compuesto por nueve miembros y por 12. La portavoz socialista ha estado negociando en las últimas semanas con su homólogo popular, Rafa Hernando, para resolver el desaguisado. Y las conversaciones se centraron entre ambos, repetían, porque el PP tiene mayoría absoluta en el Senado, de forma que podía hacer y deshacer a su gusto y era mejor, entendían, acordar ese punto para que luego fuera validado a su vuelta a la Cámara Baja para su aprobación definitiva. El PSOE sí se desvincula de la enmienda introducida por el PP que cambia la mayoría para la elección de los miembros del consejo de administración en segunda votación: elimina la previsión de que puedan ser elegidos por mayoría absoluta y siempre que hubieran sido propuestos por al menos la mitad de los grupos (cuatro de un total de siete) e impone que deban ser respaldados por una mayoría de tres quintos (210 diputados), que por sí solos alcanzan PP y PSOE.

Margarita Robles pide que los independentistas participen en la comisión sobre Cataluña

Otro de los asuntos tratados en la Junta de Portavoces de este martes, la comisión de investigación sobre el accidente del Alvia, también dividió a PSOE y Unidos Podemos. Los socialistas votaron junto a PP y Ciudadanos la propuesta de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, de retrasar su constitución hasta que los servicios jurídicos de la Cámara emitan un informe evaluando su idoneidad. Robles explicó que el compromiso de su grupo con la comisión de investigación es "inequívoco", y que si se ha llegado a la conclusión de que hace falta un informe de los letrados es por una "cuestión jurídica". A pesar de todo ello, la portavoz del grupo confederal negó, preguntada por los medios, que estas divergencias pongan en peligro la mesa de coordinación parlamentaria entre ambas formaciones. “Somos fuerzas diferentes, habrá desacuerdos y también acuerdos, pero tenemos intereses comunes sabiendo que hay cosas en las que discrepamos”, según reconoció.

placeholder Pedro Sánchez, este 5 de septiembre, durante el desayuno informativo de Europa Press. (EFE)
Pedro Sánchez, este 5 de septiembre, durante el desayuno informativo de Europa Press. (EFE)


Tampoco los socialistas quieren disolver la colaboración con Podemos. En el equipo de Sánchez resaltaban que no en vano él había conferido el estatus de "socio preferente" al partido de Iglesias, etiqueta que no ha colocado a ninguna otra formación. Desde Ferraz añadían que las medidas anunciadas por el secretario general durante su desayuno informativo —pacto de rentas salariales, Presupuestos alternativos para 2018, plan de rescate a jóvenes...— se llevarán a la mesa de coordinación con Podemos, porque además la cercanía con los de Iglesias en las cuestiones sociales es mayor. Eso sí, esas iniciativas las presentará el PSOE por separado, "igual que ellos registran las suyas por su cuenta". "No somos siameses, somos dos formaciones autónomas", avisan en Ferraz.

Foto: Los portavoces de PP y PSOE, Rafa Hernando y Margarita Robles, junto con Pablo Iglesias y Albert Rivera, el pasado 27 de junio en el Congreso. (EFE)

Una arista más: Ada Colau

No obstante, no hay fecha para una próxima reunión. Desde la cúpula socialista alegan que tras el brevísimo parón veraniego se encadenaron los atentados de Barcelona y Cambrils y la escalada independentista, que ha obligado al PSOE a resituarse al lado del Gobierno "en defensa de la legalidad". "En otro contexto, el curso político habría comenzado de otra forma, pero hay parte de la agenda que no pones tú, y la actualidad y los tiempos del Congreso son los que son". Los colaboradores de Sánchez admiten que la sintonía con Podemos no puede mostrarse en la cuestión catalana, pues esta es un punto de fricción constante dada su defensa del derecho a decidir.

Ninguna de las dos fuerzas cree que peligre la mesa de coordinación. Sánchez pretende contar con Iglesias para sus nuevas medidas socioeconómicas

Una colisión que ahora se ha visto agravada por la pretensión de Ada Colau, alcaldesa de la ciudad condal, de facilitar que las urnas salgan a la calle el 1-O. Aunque Sánchez mostró su "respeto" por la regidora y alabó su "extraordinaria gestión" tras los ataques yihadistas del 17 de agosto, también le reiteró que debe decidirse, porque no se puede estar "arriba y abajo, afuera y adentro, con los que se quieren ir y con los que se quieren quedar", pues "en política, como en la vida, hay que saber dónde se está", y más en momentos "trascendentales" como este.

placeholder Rodríguez Zapatero y el presidente aragonés, Javier Lambán, durante el desayuno de Sánchez. (EFE)
Rodríguez Zapatero y el presidente aragonés, Javier Lambán, durante el desayuno de Sánchez. (EFE)


La emergencia de la situación de Cataluña ha hecho que no haya ni previsión de nuevas reuniones bilaterales de PSOE y Podemos. Por ahora, la prioridad de Ferraz se halla en que salga adelante su comisión de estudio para examinar y actualizar el Estado autonómico e ir "de la mano" del Ejecutivo en la respuesta legal a los independentistas, como partido "de Estado" que es. Y ahí la grieta con Iglesias es indisimulable.

Acercamiento sí hay... pero entre Sánchez y Zapatero

El desayuno informativo de este martes de Pedro Sánchez sorprendió también por una imagen: la de uno de los asistentes, José Luis Rodríguez Zapatero. El expresidente, uno de los avalistas del madrileño en su primer ascenso al poder, se distanció de él muy pronto hasta alistarse en el bando crítico y convertirse en uno de los grandes defensores de la candidatura de Susana Díaz. Pero tras las primarias del 21 de mayo, no ha hecho ningún gesto que marque diferencias con el secretario general. 

Todo lo contrario. En el equipo de Zapatero sostienen que, pasada la pugna interna, está actuando "como ha hecho siempre", con "máximo respeto al secretario general del PSOE, independientemente del nombre y de los apellidos". Hasta el punto de que decían en su entorno que se remitían, para toda comunicación, a lo que Ferraz dijera.

Pues en Ferraz fuentes muy próximas al líder contaban que este había intentado retomar el contacto con el expresidente casi desde su elección, y que de hecho quería almorzar tranquilamente con él. Aún no se han podido ver en privado, sin embargo, en buena medida porque Zapatero ha tenido que viajar con frecuencia a Venezuela, donde ejerce de mediador entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición al régimen. 

Los colaboradores de Sánchez admiten que está siendo "más fácil recomponer las relaciones" con Zapatero que con Felipe González, pese a que este no fue tan ardiente defensor de Díaz y a que de hecho protegió a Sánchez durante su primer mandato hasta que confesó sentirse "engañado" por él tras las generales del 26-J.

En ese sentido, alaban la mayor "predisposición" de Zapatero, y señalan como ejemplos su discurso, "muy leal con la dirección", el pasado sábado en la Fiesta de la Rosa de Boñar (León) —allí demandó al Gobierno que apoye la propuesta de diálogo del PSOE para Cataluña—, junto a la número dos del PSOE, Adriana Lastra, o su asistencia al desayuno informativo de este martes de Sánchez. "Es cierto que ahora hay más diálogo con Zapatero, y es que Felipe es más despegado con los temas de partido", señalaban desde el círculo del secretario general. 

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias de Podemos Social Calendario Ada Colau Atentados Barcelona Atentado Cambrils Partit Demòcrata Català (PDeCAT) Susana Díaz Consejo de Ministros Ciudadanos José Luis Rodríguez Zapatero Adriana Lastra Felipe González Margarita Robles Rafael Hernando Irene Montero En Comú Podem Moción de censura Comisión de investigación PSOE RTVE Partido Popular (PP) Cataluña Unidas Podemos Congreso de los Diputados Nacionalismo Pablo Iglesias 39° Congreso Federal del PSOE Crisis PSOE Congresos PSOE Pedro Sánchez Mariano Rajoy Primarias PSOE Barones del PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Ana Pastor
El redactor recomienda