Elecciones Cataluña 2017: El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la iniciativa y lidere en Cataluña Elecciones Catalanas
LAS CONSECUENCIAS DEL 21-D

El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la "iniciativa" y "lidere" en Cataluña

Ábalos no concreta a Arrimadas qué debe hacer, pero sí que no debe "esperar a ver qué pasa en el mundo". El dirigente reconoce que otro 155 es posible. Sánchez sale a la carretera en enero

Foto: José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 27 de diciembre antes de su rueda de prensa en Ferraz. (EFE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 27 de diciembre antes de su rueda de prensa en Ferraz. (EFE)

El PSOE también quiere que Ciudadanos haga algo. Que mueva ficha. Que ejerza su condición de fuerza vencedora de las elecciones del 21-D. Que Inés Arrimadas no se quede de brazos cruzados, pese a que no logre la suma para formar un Gobierno, porque los comicios certificaron una nueva mayoría independentista. Los socialistas trasladan así presión a la formación naranja, igual que ha hecho el PP en las últimas horas. Le piden que tome "algún tipo de iniciativa", sin concretar cuál, porque eso dependerá de la ganadora.

En la misma noche del 21-D se vio con nitidez que los constitucionalistas habían perdido su batalla. Pese a una participación absolutamente récord, de cerca del 82%, los partidos secesionistas revalidaron su mayoría absoluta. Junts per Catalunya, la lista del 'expresident' Carles Puigdemont (34 escaños), ERC (32) y la CUP (4) sumaban 70 de los 135 asientos del Parlament. Ciudadanos se convirtió en primera fuerza en las autonómicas, tanto en votos (25,37%) como en diputados (36 finalmente, tras el escrutinio definitivo que le restó un acta para concederle un cuarto representante a los populares), experimentando un enorme avance respecto a 2015. El PSC sufrió un crecimiento muy débil (de 16 a 17 escaños, apenas 1,1 puntos más), y el PP se hundió, al pasar de 11 a 4 diputados. Los 'comuns' también vivieron una noche amarga: cedieron tres de sus 11 representantes conseguidos hace dos años.

"La confianza otorgada" por los ciudadanos "exige una respuesta", que los resultados sean "útiles", pero la nueva política no ha demostrado "viabilidad"

Arrimadas ya dijo el pasado viernes que no se movería por ahora, que esperaría a ver qué hacen las formaciones separatistas, aunque no se puede "dar nada por hecho" y en modo alguno tiraba "la toalla". Pero el PP, casi desde el primer momento ha estado pinchando a Ciudadanos. Ayer lunes, tanto el coordinador general de los populares, Fernando Martínez-Maíllo, como el portavoz conservador en el Congreso, Rafa Hernando, instaban a Arrimadas a no darse por vencida. "Cuando una persona gana unas elecciones tiene una responsabilidad y es intentar formar un Gobierno", decía Hernando. Que haga el trabajo que le "corresponde", sentenciaba Maíllo por su parte.

"Como lo entienda conveniente"

El número tres del PP volvió sobre esa idea este mismo miércoles en Telecinco. Maíllo exigió a Arrimadas que "asuma el liderazgo" de haber ganado el 21-D para "no defraudar a los electores constitucionalistas" y que haga como hizo Mariano Rajoy en 2015, que antes de declinar la investidura ante el Rey "ejerció siempre de vencedor". El dirigente popular pidió a la ganadora que convoque a los partidos "porque hay muchas cosas que ver" antes de la elección del 'president' —lo primero que se constituirá, de hecho, es la Mesa del Parlament, y ahí la fecha tope es el 23 de enero—, y "muchas fortalezas que demostrar" desde el flanco constitucionalista.

La formación naranja ha insistido estos días en que los números "no salen" y en que no es comparable con lo ocurrido en 2015: entonces no había bloques

Los socialistas no son tan concretos ni van tan lejos como el PP, pero sí coinciden con el partido del Gobierno en que Cs no se puede quedar parado. No la van a animar a que se presente a la investidura ("ella misma"), pero sí debe emprender "algún tipo de iniciativa", señaló en rueda de prensa el secretario de Organización federal, José Luis Ábalos: "No sé lo que tiene que hacer, pero en la medida en que ha sido la fuerza más votada le corresponde una responsabilidad que otras formaciones no tienen". Así que para el PSOE le toca "ejercer el liderazgo" y tomar "la iniciativa política", "como lo entienda conveniente", en lugar de "esperar a ver qué pasa en el mundo". "La confianza otorgada exige una respuesta, es de manual", exige que los resultados "sean útiles", que se demuestre que ganar "sirve para algo". "Es su responsabilidad saber qué quieren hacer, si quieren liderar o no", pero la "viabilidad" es lo que "hace que una propuesta seria", y esa "viabilidad" en la "nueva política", que comprende a Podemos y Cs, precisó en el número tres, "se ha visto poca".

El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la "iniciativa" y "lidere" en Cataluña

El PSOE es plenamente consciente de que Cs no suma de ningún modo para formar gobierno, pero también entiende, insistían fuentes de la dirección, en que la política "son también gestos", y desde esa perspectiva la fuerza vencedora alguno tiene que hacer. Sin embargo, la formación de Albert Rivera entiende que no debe mover ficha por ahora. Ayer, el secretario general del grupo en el Congreso, Miguel Gutiérrez, respondía al PP que los números "no salen" y que no cabe hacer ninguna comparación con lo que ocurrió en 2015, porque entonces, en la Cámara Baja, tras aquellas generales, "no había bloques férreos" como sí los hay en el Parlament.

No tenemos que plantearnos ninguna estrategia respecto a Cs, nosotros no tenemos nada que ver con las políticas neoliberales

Las palabras del PSOE este miércoles iban en la misma línea también que las del presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, que aseguró que es "lógico" que Arrimadas intente formar gobierno. "Lo que tenemos que pedir a la primera formación es la valentía, la responsabilidad y el 'seny' de formar Govern", apuntó, informa EFE.

El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la "iniciativa" y "lidere" en Cataluña

En el fondo, lo que hacía Ábalos desde Ferraz era trasladar la presión a Ciudadanos, sacudirla de la puerta de los socialistas. Aunque, según la doctrina oficial, no hay motivo de preocupación por el auge de la formación naranja. "No es el mismo plano, no es extrapolable" la situación en Cataluña al resto de España, y antes Cs, dijo Ábalos, ha de demostrar que su victoria "sirve para algo". "No tenemos que plantearnos ninguna estrategia respecto a Ciudadanos, nosotros no tenemos nada que ver con las políticas neoliberales. Cs es el centroderecha, y nosotros, a diferencia de ellos, sí queremos ser socialdemócratas". No hay más "estrategia" que "evidenciar" lo que el PSOE es.

"No soy de la cultura de la flagelación"

La dirección federal no hace por tanto una lectura profundamente autocrítica de lo ocurrido el 21-D, pero sí hay barones y dirigentes territoriales que demandan, como ya informó este periódico, una "reflexión", cuando no una "rectificación". Ábalos sostuvo que no le consta "nada de crítica de las federaciones ni en privado ni en público", y que todo lo que han llegado son "mensajes de apoyo, solidaridad y corresponsabilidad". En todo caso, la ejecutiva se reunirá el 8 de enero —para el comité federal habrá que esperar a febrero—, y no será tarde, porque el problema en Cataluña "sigue abierto" y lo que domina el ambiente es una pesada sensación de "incertidumbre", así que "cuidado con los diagnósticos y autocríticas antes de que la película acabe, porque aquí no ha acabado nada", previno. "Yo no soy de la cultura de la flagelación", bromeó, para señalar que siempre habrá a quien la autocrítica le parezca "excesiva" y a otros, "insuficiente hasta que acaba en inmolación". Para el número tres, esta solo tiene sentido si al final es "útil", porque si no se convierte en un ejercicio de "melancolía". Y lo que no hará el PSOE es recomendar a otros partidos que hagan más o menos autocrítica o que dimitan sus responsables.

Sobre el 155: "Es un mecanismo excepcional que se aplica en función de una situación excepcional. No se agota una vez, no es una sola bala"

Lo que sí hizo Ábalos ayer en la SER fue reconocer que la promesa de Miquel Iceta de pedir indultos para políticos independentistas condenados generó "desconfianza" entre los votantes constitucionalistas. El dirigente subrayó que no le consta tampoco que el partido hermano sienta "malestar" por sus palabras, "todo lo contrario".

El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la "iniciativa" y "lidere" en Cataluña

En algunos territorios sí que sigue habiendo incomodidad por el reconocimiento de la España plurinacional que aprobó el 39º Congreso Federal, en junio. El responsable del aparato recordó sin rodeos que este asunto "no ha estado presente en la campaña" del 21-D, así que difícilmente un término que "no ha salido" puede ser un "problema". No obstante, la ejecutiva no va a cambiar "ninguna" resolución validada en el cónclave.

El secretario de Organización admitió asimismo a los independentistas de que si vuelven a saltarse la ley, podrá llegar otro 155. Algo con lo que ya se contaba en el partido en los últimos días a la vista de los resultados. La intervención de la autonomía es "un mecanismo absolutamente excepcional que se aplica en función de una situación excepcional. No se agota una vez, no es una sola bala". De forma que si se repite una coyuntura similar, un incumplimiento del marco legal, puede volver a activarse ese artículo de la Carta Magna, "y no es algo especulativo, sino que ya se ha experimento".

"Nadie tiene interés" en volver a aplicar el 155, añadió, porque el objetivo es regresar a la "normalidad", ni tampoco prorrogar su vigencia, porque la previsión es que muera "cuando haya un nuevo Govern que respete el marco legal y el autogobierno", pero el PSOE sí tiene claro que el mecanismo ya está "ensayado" y en consecuencia si hay que recurrir de nuevo a él, se hará.

43.988 kilómetros

Ábalos compareció este miércoles en rueda de prensa, además de para responder a preguntas de actualidad, para adelantar la primera iniciativa potente del PSOE en 2018. El partido, con Pedro Sánchez a la cabeza, reedita sus asambleas abiertas, las reuniones que el secretario general o miembros de su ejecutiva celebraban con militantes, simpatizantes y ciudadanos. Estas citas las lanzó la primera dirección del madrileño, en 2014, aunque luego tuvieron un eco mediático más bien escaso. Ahora la cúpula quiere "abrir un nuevo tiempo para escuchar a la ciudadanía, sin intermediarios", para saber qué preocupa a la gente y qué "espera" de los socialistas. Con las asambleas se "rompen las jerarquías" y se establece "un trato de igual a igual" con el hombre o mujer de a pie, y sirven como una "tormenta de ideas compartida".

Sánchez y su ejecutiva recorrerán España con sus asambleas abiertas, como hicieron en 2014, para movilizar al PSOE y colar temas sociales en agenda

Los objetivos perseguidos por Ferraz son "mantener un diálogo con la sociedad" —"escuchar más que proponer, o proponer después de escuchar"—, "priorizar la agenda socioeconómica", "movilizar al partido" y "consolidar la alternativa que representa el nuevo PSOE". Lo que quiere la dirección, y no lo oculta, es intentar que sus temas de siempre, los asuntos sociales, en los que es más competitivo el PSOE que el PP, aflore. Ábalos lo señaló sin ambages: "Salir al paso del corsé de la agenda política y hablar de los temas que preocupan a las personas", "introducir" otros temas en la agenda y escapar, en consecuencia, del debate sobre Cataluña. Algunas ideas que surjan de la deliberación colectiva podrán transformarse en iniciativas que el partido lleve al Congreso.

Las asambleas abiertas comenzarán a celebrarse pasado Reyes. Aún no está claro el punto de arranque, pero se espera que Sánchez lo haga en Madrid. Él y su ejecutiva recorrerán en un mes 43.988 kilómetros, y pasarán por las 52 capitales de provincia a lo largo de enero y parte de febrero. El primer tema central de debate serán las pensiones, "un problema de enorme magnitud". Los socialistas quieren un sistema "saneado" y de jubilaciones "dignas". Tras ese primer eje de actuación, comentó Ábalos, llegarán otros temas, como la "precarización" del empleo, los salarios justos, la renta mínima, la transición ecológica de la economía o la lucha contra la violencia de género. Ferraz aún no tiene cerrado el recorrido del líder ni quién le acompañará en los actos —en teoría, los dirigentes territoriales le apoyarán—, aunque sí se reservará las "plazas más importantes". Está por ver si se desplaza, y cuándo, a Andalucía, feudo de su eterna enemiga, Susana Díaz, tierra que no ha pisado desde julio, cuando se celebró el congreso regional.

El PSOE se suma al carro del PP e insta a Cs a que tome la "iniciativa" y "lidere" en Cataluña

El PP está "mucho más débil"

Las reuniones con militantes y simpatizantes servirán a Sánchez para retomar el contacto con las bases —así lo hizo en 2014, poco después de ganar en su primer congreso, y necesitaba legitimarse internamente tras una victoria que propiciaron los barones— y preparar al partido para el siguiente reto, las municipales y autonómicas de 2019. Y, si hubiera adelanto, las generales. Aunque Ferraz observa la "incapacidad" del Gobierno de Mariano Rajoy para "responder a las necesidades" y para hacer hasta un diagnóstico —"no es ya inmovilismo, es una estatua"—, no cree que la situación "merezca una convocatoria electoral". No obstante, si hubiera comicios, agregó, el PSOE se encuentra "con la fuerza necesaria" para afrontarlos, mientras que el PP "está mucho más débil".

Las asambleas abiertas permitirán al líder retomar el contacto con las bases y preparar el partido para las siguientes convocatorias electorales

Un último guiño de la rueda de prensa fue Tabarnia, la idea de una plataforma de segregar de Cataluña varias comarcas de Barcelona y Tarragona en las que tiene menor peso el separatismo. "La única finalidad de toda esta película —valoró— es poner en evidencia las debilidades de las pretensiones independentistas. Así, podemos estirar el hilo hasta el final y proclamar la república independiente de mi casa".

La renovación de RTVE se empantana y los grupos fracasan en la elección del nuevo consejo por concurso

Tal como se esperaba, los grupos parlamentarios no han sido capaces de acordar el sistema de concurso público para la elección del nuevo consejo de administración de RTVE. El plazo fijado por la ley, cuya modificación impulsó el PSOE, concluye el 31 de diciembre. Este miércoles estaba fijada en el Congreso la reunión del grupo de trabajo promovido por la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, para intentar el acercamiento. Pero fracasó. PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos constataron la imposibilidad de llegar a un entendimiento antes de Nochevieja. 

¿Ahora, qué ocurre? Pues serán las Mesas de Congreso y Senado las que ya en 2018 decidan los siguientes pasos. Los órganos de gobierno de ambas Cámaras, por tanto, tendrán que decidir si se amplían las reuniones del grupo de trabajo o la fórmula que se ha de seguir para proceder al relevo de la cúpula directiva de RTVE, informa EFE. 

El popular Ramón Moreno habló directamente de "fracaso" de la reunión de este miércoles porque la reforma de la ley para cambiar el modo de elección de cargos de la Corporación se hizo "deprisa y corriendo", con la única pretensión, arguyó, de relevar al actual presidente, José Antonio Sánchez, y del resto del consejo. "Esas prisas nos han llevado a esta situación —mantuvo—, y los promotores de esta ley y del famoso concurso ni entre ellos han sido capaces de ponerse de acuerdo, presentando propuestas que contradicen unas las de otros".

Para el socialista José Miguel Camacho, la salida es acudir al punto 2 de la disposición transitoria segunda, que indica que en tanto no se apruebe el reglamento del concurso, se elegirá a los miembros del consejo en base al procedimiento vigente. ¿Y cuál es este? El PSOE sigue insistiendo, tras el informe emitido por los letrados la semana pasada —y en el que no se mojaban demasiado—, en que ahora han de ser los grupos los que pongan nombres de candidatos sobre la mesa. Estos deberán ser avalados por dos tercios de cada Cámara en primera votación o bien por mayoría absoluta y respaldo de al menos cuatro grupos en segunda. 

Según incidía Camacho, la ley se cambió "con un motivo muy claro, modificar la composición del consejo de administración de RTVE para volver a una televisión plural e independiente". Pero el plazo de tres meses fijado en esa reforma de la ley para aprobar el mecanismo de concurso termina el 31 de diciembre y "no se ha podido producir" el pacto, de modo que hay que volver al sistema anterior y procurar el relevo de José Antonio Sánchez lo antes posible. 

La portavoz de Unidos Podemos, Noelia Vera, destacó la "falta de voluntad política" de PP y PSOE porque no hicieron siquiera ni "comentarios" a los borradores que presentaron su grupo y Ciudadanos y destacó el "consenso" para seguir trabajando en un reglamento sobre el concurso público que, no obstante, puede que no se aplique hasta la siguiente renovación, "seguramente dentro de tres años". Guillermo Díaz, portavoz de Cs, anunció que su grupo presentará una propuesta de normativa que acerca posturas con la de Podemos. 

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios