LA MESA DE COLABORACIÓN NO VOLVERÁ A REUNIRSE

PSOE y Podemos muestran la fragilidad de su alianza parlamentaria nada más crearse

Los equipos negociadores no fijan un calendario de reuniones en el espacio de "colaboración parlamentaria" que constituyeron el lunes y cada formación presentará sus propias iniciativas

Foto: Pablo Iglesias y Pedro Sánchez con sus delegaciones, durante el encuentro que mantuvieron Unidos Podemos y PSOE este 17 de julio en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez con sus delegaciones, durante el encuentro que mantuvieron Unidos Podemos y PSOE este 17 de julio en el Congreso. (EFE)

Menos de 24 horas después de constituirse la denominada 'mesa de colaboración parlamentaria' entre PSOE y Unidos Podemos, el espacio de negociación ha quedado en una cierta vía muerta. Un paréntesis nada más arrancar. Ni se ha fijado un calendario de encuentros entre los equipos negociadores, como habían avanzado Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en su primera toma de contacto, ni está previsto que se presenten iniciativas parlamentarias conjuntas, al menos de momento, pues cada formación presentará las suyas propias, como ya hizo Unidos Podemos este martes con la proposición de ley sobre los becarios, generando las primeras fricciones de esta nueva etapa con los socialistas.

El calendario de reuniones que habían previsto para el mes de julio los líderes de ambos partidos, tras reunirse en solitario, de cara a consensuar una agenda de iniciativas para el próximo periodo de sesiones en el mes de septiembre, se ha desechado. "Es cierto que no se quedó en concretar nada ni se puso fecha. Estamos al final de julio y no tiene sentido trabajar de forma conjunta cuando las Cortes se paralizan en agosto. Hasta septiembre no se retomarán los contactos para seguir trabajando", aducían desde el flanco socialista.

Los argumentos de uno y otro partido divergen, aunque se complementan, pero ponen de relieve que la mesa de colaboración parlamentaria ha sido más una puesta en escena o un acercamiento público ante sus respectivos electorados que un "proceso de construcción de un Gobierno alternativo", como explicaba la portavoz del grupo confederal, Irene Montero, tras finalizar la reunión, pero sobre lo que inmediatamente después difería su homóloga en el PSOE, Margarita Robles. Los socialistas tampoco valoran en estos momentos presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy, un horizonte que desde Unidos Podemos siguen entendiendo como fundamental, ni mucho menos plantear un referéndum en Cataluña".

PSOE y Podemos muestran la fragilidad de su alianza parlamentaria nada más crearse

Ni siquiera para el Alvia

Desde Unidos Podemos aseguran que, a pesar de la rebaja de expectativas con respecto a las conclusiones anunciadas por Pablo Iglesias tras su primer encuentro con Pedro Sánchez, "la comunicación será cotidiana" con el PSOE. Con todo, avanzan que seguirán adelante con las iniciativas parlamentarias en las que vienen trabajando durante los últimos meses, es decir, que las presentarán en solitario, incluidas aquellas en las que más puntos de encuentro tienen con el PSOE, según anunciaron tras la reunión, como las relacionadas con la renta garantizada o las pensiones.

Por ahora, presentarán en solitario iniciativas en las que vienen trabajando estos meses, hasta las que tienen más puntos en común con el PSOE

Ni siquiera la solicitud de la comisión de investigación sobre el accidente ferroviario del Alvia en Santiago de Compostela, uno de los pocos avances concretos que salieron del pomposo encuentro de este lunes, se presentará de forma conjunta. Unidos Podemos ya ha hecho su propuesta y el PSOE registrará este miércoles su propia petición para que se investigue lo ocurrido. En lo que sí coinciden ambas formaciones es en que transaccionarán y buscarán puntos de encuentro cuando la propuesta se lleve a pleno. "Somos partidos diferentes y autónomos", insisten fuentes de las dos direcciones, y cada uno mantendrá tanto su identidad como sus propuestas de máximos. Los matices se limarán sobre la marcha, después de que cada partido registre sus propias iniciativas parlamentarias, sin diferir pues del trabajo habitual en el Congreso.

Xavi Domènech, junto a Irene Montero y Yolanda Díaz, tras la reunión mantenida con el líder del PSOE, y su delegación, este 17 de julio. (EFE)
Xavi Domènech, junto a Irene Montero y Yolanda Díaz, tras la reunión mantenida con el líder del PSOE, y su delegación, este 17 de julio. (EFE)

El acercamiento entre ambas fuerzas se asemeja más a un pacto de no agresión y a una reconciliación en términos de comunicación política que a una alianza parlamentaria como tal. Y es que ni siquiera establecerán "una interlocución preferente", como se encargó de destacar Montero, pero de la que rehuyeron los socialistas, que sostienen que los morados son sus socios "prioritarios" en temas sociales, pero no en todas las materias. Su portavoz parlamentaria tampoco compartió la observación de su homóloga sobre que la interlocución —a secas— entre ambas fuerzas suponga prefigurar un Gobierno alternativo. Robles se limitó a calificarlo de "trabajo parlamentario" y que después ya se verá cómo seguir avanzando.

El acercamiento entre Podemos y PSOE se asemeja más a un pacto de no agresión y a una reconciliación en términos de comunicación política

Las primeras fricciones aparecidas apenas 12 horas después de crearse el espacio de negociación, con más contenido de cara a la galería que concreciones en el corto plazo, se produjeron porque Unidos Podemos no informó al PSOE de su iniciativa para mejorar los estándares de contratación de los becarios. Robles se enteró "por la prensa", porque los periodistas le preguntaron, así que de inmediato llamó por teléfono a Montero, sin poderle ocultar su enojo. "Así no puede ser", le repitió. "Si sabían que iban a presentarlo y no nos lo dijeron en la reunión, se trata de una deslealtad. Si no lo sabían, es una torpeza", aseguraban desde el entorno de la portavoz socialista. Y sí lo sabían, porque Unidos Podemos informó en la tarde del lunes, cuando las dos delegaciones llevaban unos 40 minutos reunidas, de que iba a presentar su iniciativa en el Congreso a las 12 de la mañana del martes. "No tienen vergüenza", despotricaban con vehemencia desde la cúpula parlamentaria del PSOE.

PSOE y Podemos muestran la fragilidad de su alianza parlamentaria nada más crearse

Llamada de Robles a Montero

Los socialistas encajaron muy mal el tropiezo de Podemos. Explicaban que durante el encuentro encabezado por Sánchez e Iglesias, el secretario de Política Económica de la ejecutiva, Manu Escudero, explicó su plan de rescate juvenil, que incluye medidas para evitar abusos y fraudes en la contratación de becarios, muchas en la línea de lo que plantean los morados. El secretario general lleva insistiendo en esta iniciativa casi desde el cierre del 39º Congreso, hace un mes, por eso se sorprendieron con desagrado cuando vieron que Unidos Podemos la llevaba al registro sin haberles avisado. Así que este desencuentro, advertían, "no ha sido la mejor forma de iniciar una colaboración", "ni parece lógico en quienes hablaban de montar un Gobierno alternativo".

Para el grupo confederal, que reconoce no haber informado a los socialistas de esta iniciativa, todavía se deben pulir los cauces de comunicación y achacan las fricciones a una cuestión de roles. Esto es, al papel más o menos duro de cada miembro de los equipos negociadores, rebajando así estas primeras tensiones a un malentendido. Montero, no obstante, se disculpó ante Robles. Pero la conversación no fue sencilla. La dirigente de Podemos reprochó a su interlocutora que recordara que si el PP sigue en La Moncloa fue porque Iglesias se negó a apoyar la investidura de Sánchez, hace más de un año. Robles contestó que ella reaccionó a preguntas de la prensa, y porque Montero había sostenido que su grupo quería sacar "ya" a Mariano Rajoy de La Moncloa y había acusado al PSOE de llevar unos ritmos "más lentos".

"Esto no deja de ser una anécdota, pero es verdad que no se puede volver a repetir. Lo que esto demuestra es que la alianza tiene sus dificultades y que no son fáciles de gestionar", apuntaban a este periódico desde el entorno de la portavoz socialista. "Se han constatado desajustes que hay que corregir", indicaba otra fuente.

En el PSOE sentó mal que Podemos registrara una iniciativa sobre jóvenes por su cuenta y sin haberle advertido en la reunión, cuando era un tema señero

En lo que no se esconden las serias discrepancias es en la solución política para Cataluña. Las posiciones en este punto siguen muy alejadas entre ambas formaciones, con el PSOE defendiendo una salida que pase por una reforma constitucional, plasmada en la 'Declaración de Barcelona', y con el grupo confederal manteniendo la bandera de una consulta pactada, con garantías legales y reconocimiento internacional del que no goza el referéndum unilateral del 1-O. "Unidos Podemos tiene sus propuestas, y nosotros las nuestras, y no vamos a bajarnos del tren porque son muy serias", subrayaba la portavoz socialista nada más acabar el encuentro del lunes, mientras que el portavoz de la confluencia catalana, Xavier Domènech, insistía en que la propuesta de los socialistas "no es suficiente, ni mucho menos", defendiendo que solo el derecho a decidir está "a la altura de la urgencia que está viviendo Cataluña".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios