LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez aleja ahora los pactos con Podemos y mantiene la España "plurinacional"

El candidato presenta su proyecto político definitivo, en el que se rectifica a sí mismo y estrena nuevo eslogan de campaña, 'Aquí está la izquierda', que desplaza a la derecha a Díaz

Foto: Pedro Sánchez, este 10 de mayo en un mitin con militantes en Sabadell, Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez, este 10 de mayo en un mitin con militantes en Sabadell, Barcelona. (EFE)

Pedro Sánchez se rectifica a sí mismo en menos de tres meses. Pasa de defender la "unidad de acción" con Podemos a marcar distancias ahora con la formación de Pablo Iglesias y comprometerse únicamente a "desarrollar iniciativas de acción" con sectores progresistas. O sea, renuncia a los pactos con el partido emergente.

[Consulta aquí en PDF el documento definitivo de Pedro Sánchez]

Es uno de los principales cambios del proyecto político del candidato. El exlíder presentó un primer borrador de su programa [aquí en PDF] el 20 de febrero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Tras haber recibido 97.000 aportaciones y haber discutido el texto "con más de 400 expertos", el documento muda algo de piel. Se amplía —pasa de 168 propuestas a 245, 77 más, condensadas en 59 páginas— y se corrige o se precisa en algunos aspectos. Uno es la relación con Podemos. Otro muy sustancial es la concepción de España como Estado "plurinacional": ahora habla de "plurinacionalidad cultural", haciendo así hincapié en que la soberanía nacional es única y que Cataluña, por ejemplo, ha de ser reconocida como una "nación cultural", para dejar claro que no ha de tener un estatus político ni ser concebida jamás como un Estado. Sánchez presenta su proyecto ya cerrado esta tarde en la Casa del Reloj de la capital, poco antes de estrenar en un mitin el nuevo eslogan de campaña, 'Aquí está la izquierda', desplazando implícitamente a la derecha a su principal adversaria, Susana Díaz.

Sánchez aleja ahora los pactos con Podemos y mantiene la España "plurinacional"

En el texto inicial, el candidato decía esto sobre los pactos: "Ante la involución social y en derechos sufrida en España, hay que desarrollar la unidad de acción de todas las fuerzas que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico que haga progresar la justicia social. El PSOE impulsará esta alianza de progreso". En la presentación en el Círculo de Bellas Artes, Sánchez fue incluso un paso más allá, al apostar por la creación de una "gran alianza de fuerzas progresistas que ponga fin al austericidio". Afirmación que ha ido reproduciendo en las entrevistas que ha concedido después de Semana Santa. Él mismo, en octubre, justo después de renunciar a su escaño en el Congreso, apostó por "trabajar codo con codo con Podemos" en 'Salvados', con Jordi Évole.

En febrero, el aspirante hablaba de la "unidad de acción" con Podemos, ahora se limita a plantear una "alianza social" con sectores progresistas

El programa definitivo [aquí en PDF], que adelantaron este jueves por la mañana a los periodistas sus dos coordinadores, Manu Escudero y José Félix Tezanos, viene a reforzar la "autonomía" del PSOE respecto a la formación de Pablo Iglesias. "Ante la involución social y en derechos sufrida en España, es preciso desarrollar iniciativas de acción con aquellos sectores de la sociedad española que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico y que haga progresar la justicia social". Y señala que, desde la "autonomía" y el mantenimiento de las "señas de identidad", cimentará una "alianza social de progreso" que acerque a los socialistas a La Moncloa.

Juanma RomeroJuanma Romero

Sí al entendimiento con UGT y CCOO

Es decir, en el texto definitivo se restringe la política de pactos: se habla únicamente de una alianza "social". Nada de mano tendida con Podemos. Sí se potencia la idea de que es necesario tejer alianzas con "organizaciones de los trabajadores y con los sectores de la sociedad que impulsan políticas de progreso", y así deberán tener "especial importancia" las relaciones del PSOE con los sindicatos, UGT y CCOO.

En el equipo de Sánchez reconocen que a las bases les costaba entender la mano tendida a Iglesias, más después del 'tramabús' y la moción de censura

En el equipo de Sánchez reconocen que no se entendió bien ese guiño hacia la formación morada, y que se convirtió en un arma arrojadiza que rápidamente lanzaron los susanistas contra él. "Estamos hasta las narices de que nos digan que nos hemos 'podemizado'. No somos de despreciar, aniquilar o considerar enemigos a Podemos. Pero las alianzas tendrán que venir después", indicaban. Fuentes de su entorno que han trabajado en la elaboración del texto definitivo recalcaban que había "cuestiones que concitan rechazo" entre las bases: el 'tramabús', la moción de censura impulsada por Iglesias... "Un estilo, el de la dirección de Podemos, que hace difícil todo". Que haya un acercamiento con el partido emergente "es lo que más cuesta entender a las bases". Así que el cambio en el documento obedece tanto a una decisión del 'staff' de campaña como al 'feedback' recibido por los simpatizantes de Sánchez.

Ahora, además, se recalca la idea que el candidato expresó por primera vez en una entrevista en Telecinco: que él cree que su proyecto está en condiciones de devolver al PSOE a la primera fuerza política del país —cosa que no aventura ninguna encuesta—. Ese es el "objetivo", sobre la base de un "partido auónomo" y recuperando "el espacio que nunca se debió perder, la izquierda", y "sin paseos en autobuses que se estropean ni números de circo", en palabras de Tezanos.

Respecto al segundo asunto, la concepción de España, hay una confirmación pero también un mínimo matiz. Por un lado, se deja en sus términos uno de los párrafos nucleares, la apuesta por "una reforma constitucional federal, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español", pero se "debe perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución". Después de la presentación del borrador, y a través de entrevistas y mítines, se reafirmó en la calificación de Cataluña como "nación" y en la concepción de España como un "Estado plurinacional". Sí es cierto que, para frenar las críticas de sus rivales internos, se agarró a la discusión de la Carta Magna en 1978 y a la doctrina del ponente socialista, Gregorio Peces-Barba, y precisó que en aquel momento se equiparaba "nacionalidad" —el término recogido finalmente en el artículo 2— con "nación cultural", sin asemejar nación a soberanía.

Juanma RomeroJuanma Romero


Sin tocar el artículo 2

El programa definitivo refleja esa pequeña precisión. Indica que en la Ley Fundamental, en sus artículos 148 y 149, se diseña un "espacio en el ejercicio de las políticas culturales en España como competencia compartida entre todas las Administraciones". Y ese, sigue, es "el mejor ejemplo de la consciencia de nuestros constituyentes acerca de la plurinacionalidad cultural de España y su necesaria profundización federal, ya desde 1978". Escudero y Tezanos se afanaron en explicar a los periodistas que Sánchez no quiere tocar el artículo 2 de la Constitución —el que reconoce la "indisoluble unidad de la nación española" y garantiza la autonomía de las "nacionalidades y regiones que la integran"—, y que esa conceptualización de Estado plurinacional podría recogerse en otras partes de la Carta Magna, como el Título VIII, que desarrolla la organización territorial de España, y que tiene un blindaje mucho menor al artículo 2, uno de los pilares del texto de 1978.

Sánchez aleja ahora los pactos con Podemos y mantiene la España "plurinacional"

Los coordinadores del documento insistieron en que la concepción de España "plurinacional" no desborda la 'Declaración de Granada' que todos los socialistas pactaron en julio de 2013. Sin embargo, en ese texto no se hablaba en ningún caso de Estado "plurinacional". Sí del reconocimiento de las "singularidades territoriales" y del respeto a las "diversas aspiraciones nacionales" que conviven en España. El mismo Sánchez, durante su mandato como secretario general, jamás defendió la definición de Cataluña como "nación", pese a que fue preguntado por ello. Para explicar su cambio de postura, ha ido esgrimiendo en estas semanas su derecho a "evolucionar".

Esta tarde Sánchez presenta su proyecto con los mismos teloneros que tuvo en febrero: la exministra Cristina Narbona, la diputada independiente Margarita Robles, más Escudero y Tezanos. El espacio cambia: ahora se ha elegido la Casa del Reloj, en el distrito madrileño de Arganzuela. A las 19 horas, protagonizará mitin, el primero suyo en la capital, con nuevo 'claim', 'Aquí está la izquierda'. Con él, explicaban fuentes oficiales, pretende reforzar la idea de que "el PSOE es el único partido de izquierdas que puede hacer frente a la derecha" y que el proyecto del candidato representa "la izquierda que une, que ilusiona, que se compromete con lo que dice, que da soluciones". Pero, inevitablemente, es una forma de proclamar que él encabeza el ala izquierda del PSOE, frente a la "candidatura de la abstención", la de Susana Díaz. El 'Sí es sí' que estrenó el 12 de marzo en un mitin en Cádiz —y que a su vez era una evolución, en positivo, del grito 'no es no' a Mariano Rajoy— seguirá apareciendo en la cartelería de campaña del candidato, igual que el logo del PSOE, pero ahora aparecerá más esquinado.

Primarias a doble vuelta... pero con tope máximo y mínimo de avales

El texto definitivo de Pedro Sánchez se agranda pero mantiene su espíritu, producto además del acuerdo de las bases: según Manu Escudero y José Félix Tezanos, coordinadores del documento, el 92% de los simpatizantes que han hecho aportaciones se mostraba de acuerdo con el borrador. 

Las propuestas estrella se mantienen o se perfilan algo más: derogación de la reforma laboral del PP (compartido por la gestora y por la candidatura de Patxi López), 1.000 euros de salario mínimo para 2020, Ley de Igualdad Laboral, caminar hacia la jornada de 35 horas en el horizonte de 2020, reorientar la política tributaria, apostar por la banca pública, caminar hacia una renta básica universal... 

En la parte de modelo de partido, Sánchez incluye algunas de las iniciativas de Patxi López, como ya anunció el viernes pasado para intentar que tirase la toalla, sin éxito. Así, incorpora la idea de primarias a doble vuelta para elegir al secretario general. Pero con una matización: el exlendakari abogaba por prescindir de avales. Sánchez sí mantiene como requisito, para poder presentar una candidatura, el recabar un número de firmas. Pero no será "ni una barrera limitativa ni un fin en sí mismo, ni tampoco un proceso complejo, sino que consistirán en presentar un tanto por ciento máximo y mínimo del número de avales en función del número de afiliados, o un número de firmas de miembros del comité federal [como se hacía hace años] a determinar en los nuevos estatutos del partido".

El documento hace mucho hincapié en reforzar el papel de los afiliados. "Debemos evitar cualquier involución hacia un modelo organizativo para el PSOE más propio de los partidos de notables y de lealtades clientelares que de las organizaciones socialdemócratas que valoran las deliberaciones y en las que la militancia participa directamente en la elección directa de sus dirigentes y candidatos, y en la toma de decisiones de trascendencia". Un latigazo a Susana Díaz y a la estructura actual de aparatos y barones territoriales, a los que recuerda que deberán actuar en "el ámbito de sus respectivas competencias, apoyándose mutuamente y no compitiendo entre sí". 

Sánchez indica que la remoción del secretario general ha de ser refrendada por la militancia (en lo que coincide con López) y limita el tiempo de funcionamiento de las gestoras a 90 días. La cúpula provisional, subraya, ha de mantener la "neutralidad interna" y solo podrá adoptar "las decisiones ordinarias de gestión de la organización del partido, sin comprometer con su actuación la política o el funcionamiento más allá del periodo de su mandato". Golpe inequívoco a la dirección interina de Javier Fernández, objeto constante de críticas de los sanchistas. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios