HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL DEL PSOE

Susana Díaz desprecia la fuerza de Sánchez e insiste en no adelantar su candidatura

La andaluza distingue con una Medalla de Andalucía al director de 'El País' en un gesto que desconcierta dentro de sus propias filas y enciende a los seguidores del exlíder socialista

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el pasado 16 de febrero en el Parlamento autonómico. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el pasado 16 de febrero en el Parlamento autonómico. (EFE)

Un día después de que Pedro Sánchez desbordara el Círculo de Bellas Artes de Madrid en un acto que quiso ser toda una llamada de atención y una demostración de fuerza, los socialistas andaluces y la gente próxima a Susana Díaz seguían despreciando las posibilidades reales del exlíder socialista. Cumplieron con su guion y minimizaron la exhibición de músculo de un ex secretario general que meses atrás cometieron el error de dar por muerto políticamente.

Los argumentos se repetían entre quienes están alineados con Díaz o directamente forman parte de su círculo de confianza. Insisten en no mostrar preocupación y repiten machaconamente que quienes asisten a los actos de Sánchez “no son militantes”. La técnica es relativizar la movilización real que logra y el hecho de que sus mensajes calen con facilidad. “Lo que se ve en las redes no es real”, “todo lo que rodea a Pedro es pura fachada”, “el documento que ha presentado es inconsistente”, “está lleno de incongruencias”... Los argumentos se repiten.

“Él sí que no es socialista”, rebatía un diputado andaluz con muchos trienios ante ese texto de 33 páginas llamado 'Por una nueva socialdemocracia. Somos socialistas', con el que Sánchez vistió de largo su candidatura en Madrid. El argumentario oficial había buscado las contradicciones entre algunas de las propuestas recogidas en ese documento y el propio currículo del ex secretario general para subrayar “su frivolidad” y su “falta de recorrido político”. “Él ha vuelto a dejar claro que no es socialista, es un radical que quiere pactar con Podemos y trocear España en un Estado plurinacional”, en boca de un dirigente provincial del PSOE andaluz. “Para copias, mejor el original”, decía otro apelando al orgullo socialista y reivindicando su “amor” a las siglas del PSOE.

Susana Díaz desprecia la fuerza de Sánchez e insiste en no adelantar su candidatura

No cambiará sus planes

Este es el discurso oficial orquestado para proteger a Susana Díaz. Insisten quienes la apoyan que no cambiará sus planes ni adelantará su candidatura. Descartado que vaya a hacer oficial el salto a Madrid en el mitin del PSOE andaluz previsto el 4 de marzo, fuentes próximas a la presidenta andaluza señalan que cumplirá a rajatabla lo que dicta la ortodoxia socialista. Comunicará formalmente en un comité director a los socialistas andaluces sus planes y después se presentará en un acto montado por su propia candidatura “sin utilizar medios del PSOE andaluz”, subrayan.

Los detractores de Sánchez subrayan que no todos los que le arropan son militantes y remarcan las contradicciones entre el texto y su currículo

Exactamente como lo hizo en junio de 2013, cuando pasó sin rivales unas primarias para suceder a José Antonio Griñán en la Junta de Andalucía. Todo esto será a finales de marzo o principios de abril, calculan fuentes del PSOE-A, que sitúan el anuncio lo más próximo posible al comité federal que dará la salida para la recogida de avales de los candidatos.

Nerviosismo y preocupación

Detrás de todos estos argumentos se encuentra también un poso de preocupación que difícilmente pueden disimular y cierto nerviosismo, no tanto porque crean los afines a Díaz que ella no vaya a ganar las primarias, que insisten en que sí lo hará, sino porque estas no serán el camino de rosas pensado y en este intento la baronesa puede volver a dejarse mucho crédito. “¿Nadie está pensando en el día después?”, pregunta un veterano que ve el ruedo socialista ya con distancia.

Pedro Sánchez, al lado de la exministra Cristina Narbona, este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, al lado de la exministra Cristina Narbona, este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. (EFE)


La sensación de que patinan o no controlan los efectos colaterales de los pasos que da la presidenta se evidenció este martes al hacerse públicas las medallas de Andalucía. Las distinciones, que harán hijos predilectos al poeta Luis García Montero y a la actriz María Galiana, galardonan al director de 'El País', Antonio Caño, nacido en Martos (Jaén). La mayoría de profesionales del gremio se enteró ese mismo día de su origen andaluz. Este nombramiento provocó una cascada de airadas reacciones con ecos en las redes sociales que desde el equipo de Susana Díaz ningunean porque “no son reflejo de la realidad”.

La Medalla de Andalucía al director de 'El País' incendió las redes y se convirtió en un arma más de las primarias socialistas

No es nada habitual que se premie al director de un medio de comunicación cuando todavía está en activo, y mucho menos en mitad de unas primarias socialistas cuando Pedro Sánchez ha acusado directamente a 'El País' de participar en su derribo. Sí se ha premiado a periodistas de importante trayectoria que han sido siempre embajadores de Andalucía, como Carlos Herrera, María Esperanza Sánchez o Iñaki Gabilondo. Son Medalla de Andalucía periodistas muy queridos en la profesión como Enrique García, Melchor Sáiz-Pardo o Juan de Dios Mellado. Ninguno ha despertado el rechazo de Antonio Caño, que es conocido en la profesión en Andalucía por ser el director que liquidó la delegación andaluza de 'El País' y despidió a algunos de los mejores profesionales de la comunidad autónoma.

Muchos de los defensores más acérrimos de Díaz no ocultaron su preocupación por los efectos colaterales de gestos como este. En sus filas hubo voces discrepantes y algunos que prefirieron guardar silencio. Las Medallas de Andalucía se adoptan en el Consejo de Gobierno y esa, añadieron miembros del Ejecutivo, no se conoció hasta el último momento, por lo que debió partir directamente de la presidenta o de “algunos de sus colaboradores más íntimos”. “A veces no medimos bien”, admitía alguien en el puente de mando de San Vicente, la sede regional socialista. “Puede parecer lo que no es”, añadía negando que se trate de un pago por los servicios prestados. Algunos se extrañan de que no se cuiden las formas.

Bono: no "minusvalorar" al rival

La visión de los partidarios de Díaz fuera de Andalucía no dista mucho de la emitida por el entorno de la baronesa. Y, con matices, también en el círculo de Patxi López se escuchan críticas muy severas contra Sánchez. Los cuadros afines a ambos minimizan la capacidad de arrastre del exjefe de Ferraz: insisten en que “no todos son militantes” y en que “muchos le acompañan de acto en acto”. “Son una secta y se comportan como tal”, carga un mando territorial. Afirmaciones que los sanchistas rebaten y que ven como un síntoma del "nerviosismo” que se ha instalado entre sus detractores y una prueba de que su campaña está yendo bien. Sin embargo, algunos dirigentes que apoyan a la baronesa andaluza sí reconocen su “preocupación” por el avance de Sánchez, al que dan por segundo en la carrera y con un porcentaje de voto nada despreciable, del entorno del 30-35%.

La inquietud se debe, sobre todo, al “daño” que pueda infligir al partido, de modo que uno de los ejes que creen que habrá que explotar en campaña es oponer la “destrucción” del PSOE que representaría el exsecretario frente a la “salvación” del mismo que encarnaría la presidenta, igual que ponerle frente al espejo de sus "contradicciones". Esa “preocupación” la verbaliza incluso en una entrevista con ‘Vanity Fair’ el exministro José Bono, uno de los susanistas más convencidos: no cree que sea “inteligente minusvalorar al adversario” y le advierte de que “las victorias no se obtienen sin bajarse del autobús y sin esfuerzo”. En el flanco oficialista, más responsables comparten la convicción de que Díaz debería “hacer algo”, lanzarse a la piscina antes de que sea demasiado tarde para ella y con ello activar sus plataformas de apoyo en toda España. Otros, en cambio, respetan su manejo de los tiempos y entienden que no se puede dejar “arrastrar por la agenda de Patxi y Pedro cuando las primarias aún no han sido ni convocadas”.

Los sanchistas creen que los ataques de los susanistas muestran el "nerviosismo" que hay en sus filas y prueba lo acertado de su campaña

Los patxistas también denuncian los cambios de posición de Sánchez y advierten de las consecuencias de una eventual victoria. Pero al tiempo creen que la única medicina posible frente al “choque de trenes” que representan los dos principales rivales es el exlendakari.

Susana Díaz desprecia la fuerza de Sánchez e insiste en no adelantar su candidatura

Los sanchistas, por su parte, remarcan que se ha demostrado que su jefe “no está solo” ni lidera un “proyecto personal”, y que está generando una ola de “entusiasmo” como no se recordaba. “No se enteran de que el partido ha cambiado”, indicaba este martes uno de sus diputados fieles.

Javier Lambán carga contra la versión "roja y radicalizada" de Sánchez

En público, varias federaciones cargaron sin ambages contra el nuevo discurso abrazado por el ex secretario general y su plantel de medidas —sobre todo, su reconocimiento de la “plurinacionalidad” del Estado—, así como su estrategia de acercamiento a Podemos. El más duro, como en otras ocasiones, fue el presidente aragonés, Javier Lambán, para quien Pedro Sánchez mostró en su multitudinario acto en el Círculo de Bellas Artes en Madrid una versión “absolutamente roja y radicalizada como no se le ha conocido jamás”. Es “bastante envidiable” la “versatilidad y capacidad” del exlíder para ir “cambiando posiciones”.

El dirigente aragonés entiende la “plurinacionalidad” como “sinónimo de insolidaridad territorial”. Durísimo también, en el mismo sentido, José Luis Martínez Guijarro, vicepresidente de Castilla-La Mancha y número dos de Emiliano García-Page: se declaró “absolutamente en contra” de la apuesta por el Estado plurinacional porque “vulnera la Declaración de Granada y los propios estatutos del PSOE”, y porque representa una “incoherencia manifiesta” respecto a lo aprobado por el partido y lo que el mismo Sánchez defendió hasta ahora.

Pero incluso la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, que hasta hace muy pocos meses era una de las escuderas de Sánchez y ahora apoya a López, señalaba este martes que el exlíder “tendrá que explicar” su cambio de posición respecto a la concepción del Estado.

Hasta Miquel Iceta, primer secretario del PSC, recordó en un desayuno informativo en Madrid que la plurinacionalidad ya está reconocida de facto en el artículo 2 de la Carta Magna, y así lo creen "muchos constitucionalistas en Cataluña". El dirigente catalán advirtió de que, aunque a España le convendría asumir ese carácter plurinacional, para avanzar "no se pueden poner por delante elementos controvertidos o de discrepancia". Iceta echó un capote a Susana Díaz: ella está convencida, dijo, de que Cataluña tiene "una fuerte personalidad" que constituye una "realidad nacional". El primer secretario mantendrá su neutralidad y recibirá a todos los candidatos: Patxi López estará en Cataluña el 1 de marzo y Pedro Sánchez, a finales del próximo mes. 

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios