CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

PSOE y PSC cierran su crisis: los catalanes votarán y se refuerza el comité de enlace

Las delegaciones de los dos partidos hermanos concluyen sus trabajos y acuerdan elevar su pacto a las direcciones respectivas. Los militantes del PSC deberán inscribirse para votar en las primarias

Foto: Miquel Iceta, primer secretario del PSC, a su llegada al último comité federal del PSOE, el pasado 14 de enero en Ferraz. (EFE)
Miquel Iceta, primer secretario del PSC, a su llegada al último comité federal del PSOE, el pasado 14 de enero en Ferraz. (EFE)

PSOE y PSC cierran definitivamente la crisis que nació a raíz del voto divergente en la investidura de Mariano Rajoy. Y con acuerdo de las dos partes. Todo sigue más o menos como estaba y sin traumas: los militantes catalanes podrán votar en las primarias para la elección del secretario general de los socialistas, aunque tendrán que inscribirse previamente en un censo específico, y a la vez se reforzará el comité de coordinación ya existente entre las dos organizaciones para abordar la cuestión de los pactos, uno de los puntos más conflictivos.

Las delegaciones de los dos partidos hermanos —por el PSOE, compuesta por Mario Jiménez, portavoz de la gestora, más la eurodiputada y ex vicesecretaria general Elena Valenciano y el dirigente extremeño Paco Fuentes, y por parte del PSC, integrada por Salvador Illa, el secretario de Organización de Miquel Iceta, más Antonio Balmón, alcalde de Cornellà y la diputada nacional Meritxell Batet— celebraron este viernes su cuarta y última reunión de trabajo en Ferraz, y después de la misma las dos organizaciones lanzaron un comunicado en el que oficializaron el acuerdo [aquí en PDF]. La comisión bilateral de PSOE y PSC, señala esa nota, ha "concluido" su negociación y "trasladará a las direcciones de ambos partidos una propuesta de acuerdo que profundiza en la naturaleza política del proyecto político que comparten las dos organizaciones y su articulación".

La ratificación se formalizará vía comité federal en marzo o por el sí de las dos ejecutivas. Se abriría el plazo para que las bases del PSC se inscriban

También se hará "una propuesta" a las dos ejecutivas para "establecer las políticas de alianzas y pactos electorales y sobre el mecanismo de participación de los afiliados del PSC en el congreso del PSOE". Sobre este último aspecto, el comunicado no hace sino solemnizar lo ya conocido desde hace semanas: que los militantes catalanes podrán votar al secretario general de los socialistas. ¿Cómo? Los militantes del PSC que cumplan "con los mismos requisitos exigidos a los del PSOE" —estar al corriente de pago de las cuotas— conformarán "un censo específico para todo el proceso congresual". O sea, que aquellos que quieran emitir su voto deberán registrarse previamente. A su vez, los responsables de Organización de PSOE y PSC —o sea, Jiménez e Illa— "determinarán el procedimiento" más técnico para que los militantes del PSC "trasladen su voluntad de incorporarse a dicho censo". Es decir, que en los próximos días se pondrá hilo a la aguja y se dirá cómo deben darse de alta los afiliados catalanes en el censo específico del PSOE.

Ya existía el órgano desde 2013

De hecho, la previsión con la que trabaja Ferraz es que a mediados de marzo —se barajaba el 11— se celebre un comité federal que sirva para validar el acuerdo entre los dos partidos hermanos y que abra el plazo para que las bases del PSC se inscriban. Podría ser necesaria esa reunión porque, a primeros de abril (el 1 o bien el 8) el máximo órgano de poder del PSOE procederá a la convocatoria formal del 39º Congreso. Pero ni siquiera está claro el proceso de ratificación: los dos equipos están estudiando si podría bastar con un respaldo de las dos ejecutivas y una validación posterior (no inmediata, por tanto) de sus máximos órganos.

La comisión encargada de analizar las relaciones de PSOE y PSC, en su primera reunión, el pasado 2 de diciembre. De izqda. a dcha., Salvador Illa, Mario Jiménez, Elena Valenciano, Meritxell Batet, Antonio Balmón y Paco Fuentes. (PSOE / Inma Mesa)
La comisión encargada de analizar las relaciones de PSOE y PSC, en su primera reunión, el pasado 2 de diciembre. De izqda. a dcha., Salvador Illa, Mario Jiménez, Elena Valenciano, Meritxell Batet, Antonio Balmón y Paco Fuentes. (PSOE / Inma Mesa)


Cuando se convoque el cónclave, en ese momento, como lo preceptúan los estatutos, se cerrará el censo, y para entonces Ferraz ha de conocer cuántos de los afiliados catalanes el total son cerca de 18.000— han rellenado la ficha manifestando su voluntad de participar en el proceso congresual.

Se da más entidad a la comisión de coordinación: cuatro miembros de cada formación vigilarán el cumplimiento de lo acordado por los dos partidos

El comunicado conjunto emitido por Ferraz y Nicaragua (la sede del PSC en Barcelona), por último, señala que se ha acordado "reforzar la comisión de coordinación política" que se creó tras la crisis anterior, en julio de 2013. En ella se sentarán cuatro miembros de cada formación para "hacer un seguimiento" del pacto. Fuentes del PSOE subrayaban la importancia de que las dos organizaciones se comprometan a mantener una "lealtad mutua".

[Consulta aquí en PDF el comunicado conjunto de PSOE y PSC]

El pacto ya estaba maduro desde hace días, como ya avanzó hace una semana El Confidencial. A finales de enero ya se desencalló un asunto espinoso, como la participación de los militantes catalanes en las primarias —y se halló la fórmula de la inscripción previa—, y después quedaba analizar la cuestión de las alianzas. Ferraz quería poder opinar sobre los pactos pre y postelectorales que entablase el PSC en el ámbito autonómico con fuerzas soberanistas, porque eso desbordaría su límite de actuación. La gestora invocaba ese derecho en la medida en que el PSC es su marca en Cataluña. La dirección de Iceta, sin embargo, recordaba que su formación es un partido "autónomo", y por tanto con plenos poderes para firmar sus alianzas, aunque entendía que debía de existir un ámbito de cooperación y diálogo que no fuera el comité federal. Al final, se llega a ese compromiso intermedio: las diferencias estratégicas se llevarán a una comisión bilateral y permanente ad hoc. Es la traslación del ámbito federal al terreno de los socialistas.

Han bastado cuatro reuniones, desde el 2 de diciembre, para zanjar las diferencias. El acuerdo se plasmará en una actualización del texto de 1978

Solo han hecho falta cuatro reuniones para zanjar la crisis: la primera, el 2 de diciembre, con el conflicto por la investidura aún vivo —el consell nacional del PSC ordenó a sus siete diputados en el Congreso desobedecer el mandato del comité federal y votar no a Mariano Rajoy—, sirvió como primera toma de contacto. La segunda, antes de Reyes, para seguir suavizando el ambiente y poner los principales elementos de consenso sobre la mesa. En la tercera ya se encauzó el pacto y las dos partes dejaron claro que los militantes del PSC podrían votar en las primarias, aunque inscribiéndose con antelación. Y esta última, de tres horas —de 12 a 15 h, y con la ausencia del extremeño Paco Fuentes, por cierto, que no pudo acudir a la sede—, como se esperaba, acabó de zanjar las discrepancias y de cerrar el acuerdo. Esa nueva entente se materializará, según precisaron fuentes de Ferraz y de Nicaragua, en una "actualización" del protocolo que firmaron PSOE y PSC en 1978 [aquí en PDF], no en la redacción de un nuevo texto 'ex novo'. Ello hace que sea más fácil su validación, a través de la firma de los dos máximos responsables, Javier Fernández y Miquel Iceta, y de la ratificación ulterior de los máximos órganos de ambas formaciones: el comité federal del PSOE y el consell nacional del PSC.

Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora, este 17 de febrero en el Parlamento autonómico. (EFE)
Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora, este 17 de febrero en el Parlamento autonómico. (EFE)


Los socialistas catalanes perrmanecerán en los estamentos de poder del PSOE: en el congreso (con sus delegados), en el comité federal y en la ejecutiva. Igual que hasta ahora. El único cambio es la inscripción previa en el censo para las primarias. En la gestora el PSC ya está integrado a través de la exdiputada por Lleida y mano derecha de Iceta Teresa Cunillera.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios