CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

PSOE y PSC llegan a un preacuerdo para que los militantes catalanes voten en primarias

Las dos organizaciones, tras una reunión de más de dos horas en Ferraz, despejan uno de los focos de tensión y sacan así la controversia del debate entre los candidatos a la secretaría general

Foto: Miquel Iceta, primer secretario del PSC, el pasado 14 de noviembre en la sede federal, en Ferraz. (EFE)
Miquel Iceta, primer secretario del PSC, el pasado 14 de noviembre en la sede federal, en Ferraz. (EFE)

Asunto casi resuelto. Los militantes del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) podrán votar en primarias al secretario general del PSOE. Así se desencalla uno de los focos de conflicto entre las dos organizaciones hermanas, y sobre todo se saca del debate entre los posibles candidatos al liderazgo de los socialistas una cuestión muy sustancial. Y se aparta antes de que comience la precampaña y antes también de que Pedro Sánchez reaparezca en Sevilla para lanzar la señal de que luchará por reconquistar el trono perdido de Ferraz.

[Consulta aquí en PDF el comunicado conjunto PSOE-PSC]

Este viernes se reunió por tercera vez la comisión bilateral de PSOE y PSC, integrada por tres dirigentes de cada parte. Y, tras más de dos horas de diálogo "cordial" en la sede federal, en Ferraz, alcanzaron un consenso de mínimos con el que se contaba ya en los últimos días: que se garantizaría la participación de los militantes catalanes en el proceso congresual, según adelantaron fuentes del PSC y confirmaron posteriormente desde Ferraz. En concreto, los responsables del PSOE —Mario Jiménez, portavoz de la gestora, Elena Valenciano y Paco Fuentes— trasladaron la "voluntad" y el "compromiso" firme del partido de que los afiliados del PSC puedan elegir al jefe de los socialistas. El comunicado conjunto posterior, que ambas formaciones hicieron público casi hora y media después de la cumbre en el cuartel general, es deliberadamente ambiguo y prudente: las dos delegaciones "han abordado la política de alianzas electorales y la participación de los militantes del PSC en el congreso del PSOE, sin alcanzar ningún acuerdo concreto".

Ninguna de las dos partes quiere lanzar las campanas al vuelo ni hablar de pacto, porque consideran que hasta que no esté "todo cerrado" no se puede dar la tarea por finalizada. Pero la delegación elegida por Ferraz sí admitió sin ambages a este periódico que el principio de acuerdo existe y no se va a mover. "Faltan muchas cosas por acordar, eso es todo", añadieron fuentes conocedoras de la reunión.

El comunicado conjunto subraya que se abordó la cuestión de las alianzas y la participación del PSC en el congreso, sin firmar "ningún acuerdo concreto"

La fórmula, en cualquier caso, es la propuesta por Ferraz: que los afiliados catalanes deban inscribirse previamente para poder participar en las primarias. La dirección de Miquel Iceta, como contaba este periódico, no lo veía con malos ojos, y de hecho hoy mismo lo confirmó el primer secretario en declaraciones a Catalunya Ràdio: prefería no revisar el protocolo de relaciones con el PSOE que se firmó en 1978, porque hasta ahora "ha funcionado", pero sí reconoció que el registro en un censo es una solución plausible: "Hay cosas que parte de razón tienen", porque el PSC es un partido distinto que tiene su propio censo y que no facilita a Ferraz. En todo caso, Iceta subrayó que lo que quiere es que "hay un entendimiento de fondo sobre la orientación política", y que los temas orgánicos no son los que "más preocupan" a su formación.

PSOE y PSC llegan a un preacuerdo para que los militantes catalanes voten en primarias

Las dos formaciones no quieren hablar de acuerdo porque no se han cerrado los detalles, el cómo se materializará la inscripción previa. El PSC desea que las condiciones sean asumibles y no se pongan demasiados impedimentos a sus bases para participar en la elección del líder. Para la cúpula de Iceta son importantes cuestiones como que haya un plazo amplio para poder registrarse... La delegación del PSOE no puso sobre la mesa los detalles técnicos, pero sus integrantes sí garantizan que serán flexibles con los tiempos porque no hay "ninguna voluntad" de desincentivar la movilización de los militantes. "Con la participación de las bases del PSC no hay problema", insistían desde el PSOE.

Seguirán hablando "en los próximos días"

La cuestión orgánica, de hecho, llegaba bastante desbrozada a la cita de este viernes —la tercera que realizan después de la del 2 de diciembre y la del 4 de enero—, pero lo que estaba más verde era la resolución de la política de alianzas. Ferraz quiere participar de alguna forma en los posibles acuerdos a nivel autonómico y municipal "que impactan en el conjunto del PSOE".

El gran "escollo" sigue siendo el control de los pactos en Cataluña: el PSOE quiere decidir en ellos, y el PSC reivindica su autonomía

Los representantes catalanes (Salvador Illa, Meritxell Batet y Antonio Balmón) reivindicaron, sin embargo, la "autonomía" del PSC a la hora de entablar pactos y se niega a que su estrategia de acuerdos con otras fuerzas en Cataluña pase por el comité federal, "igual que no pasó por él la entente con Ciudadanos que Susana Díaz firmó en Andalucía". Pero esta materia, muy sensible, no se ha rematado aún y es, ahora mismo, "el escollo" más importante. El comunicado simplemente señala que se ha "abordado la política de alianzas", sin más concreción. Fuentes presentes en la reunión indicaron que cada parte "mantuvo sus posiciones" y quedaron en seguir "hablando" próximamente, aunque falta por agendarlo.

PSOE y PSC llegan a un preacuerdo para que los militantes catalanes voten en primarias

"Las delegaciones del PSC y el PSOE han constatado su voluntad de que ambas organizaciones sigan trabajando juntas en la defensa de un proyecto socialdemócrata compartido para España y Cataluña. Ambas delegaciones han estado dialogando sobre la delimitación de este proyecto y su articulación por ambos partidos", reza en el comunicado, que especifica que las dos formaciones hermanas "seguirán negociando en los próximos días".

PSOE y PSC llegan a un preacuerdo para que los militantes catalanes voten en primarias

Patxi López, en Fuenlabrada, y arropado por el aparato del PSOE-M: ningún candidato es "traidor"

Casi al mismo tiempo que finalizaba la reunión de PSOE y PSC, arrancaba el segundo mitin de precampaña interna de Patxi López, esta vez en Fuenlabrada (Madrid), un lugar preñado de simbolismo para el partido, y con el alcalde de la ciudad, Manolo Robles, de telonero, en el centro Tomás y Valiente, y ante unas 350 personas (500, según la organización). 

El exlendakari insistió en que se presenta a las primarias para "unir al partido" y "recuperar el proyecto socialista", enarbolando la bandera de una izquierda "exigente". Y recalcó que hay que respetar a todos los candidatos que se presenten. Porque "ninguno de ellos será traidor de nada" ni "enemigo" suyo. "Todos seremos socialistas defendiendo aquello en lo que creemos para mejorar nuestro partido", informa Europa Press. López ha recibido en las últimas semanas un chaparrón de críticas de los partidarios de Pedro Sánchez, que lo consideran "traidor" por haberse lanzado al ruedo sin haberlo pactado con él previamente. 

El expresidente del Congreso remarcó, como viene haciendo desde su salto adelante, que seguirá en la carrera "hasta el final", y no se rendirá, así que no habrá "ni apaños ni parches", ya que la militancia debe votar y elegir su modelo. Pero sí lanzó un mensaje a todos: "Si nos seguimos gritando entre nosotros, nadie nos va a escuchar". López lamentó que los socialistas se han "dedicado demasiado tiempo" a los problemas internos y sus bases "lo han pasado francamente mal" tras los "espectáculos poco edificantes" que el partido ha dado. Además, la secretaría general requiere "dedicación plena, de 25 horas al día", respondió cuando los militantes le preguntaron si cree que Susana Díaz podría compaginar el liderazgo de la Junta y el del PSOE.

López estuvo arropado por el núcleo duro del PSOE-M, como se preveía. Además de su presidente y alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, que intervino para mostrar su apoyo decidido, estaban allí la secretaria general de la federación y regidora de Getafe, Sara Hernández; su número dos, Enrique Rico; y los primeros ediles de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez; Coslada, Ángel Viveros; Aranjuez, Nina Moreno; Arganda, Guillermo Hita, y Navalcarnero, José Luis Adell. También se acercaron los diputados nacionales Rafa Simancas (miembro de su equipo de campaña) y Carlota Merchán y los parlamentarios autonómicos Pilar Sánchez Acera, Rafa Gómez Montoya, Modesto Nolla, Agustín Vinagre, Isabel Ardid o José Manuel Freire. Pero no estaban los alcaldes de Móstoles, David Lucas, ni el de Leganés, Santi Llorente, ni el senador José Cepeda, ni la diputada nacional Ángeles Álvarez.

Robles reconoció que antes apoyaba a Sánchez, y que incluso formó parte de las plataformas críticas con la gestora pero ahora cree que el exjefe del Gobierno vasco representa "la mejor opción" para liderar el PSOE. También confirmó que hubo "algunas cosas" que no le "gustaron" en esas plataformas. "No me gusta que se trasladen insultos a los compañeros, independientemente de su opción", remachó el alcalde, quien pidió "respeto a todos los compañeros". 

El regidor animó a "pasar del 'no es no' al 'sí es sí' del PSOE", porque es lo que se está "jugando ahora", el futuro del partido. "Y al margen de quién sea el compañero que sea el secretario general en el congreso, tengo muy claro que tenemos que estar unidos, porque en este caso la credibilidad del PSOE empieza por la unidad interna de todos los socialistas", abundó, para volver a defender a López como la persona que "puede unir al partido", informa Europa Press. "Tenemos que evitar los choques de trenes", la confrontación total entre Pedro Sánchez y Susana Díaz. De hecho, los patxistas dibujan a su candidato como esa vía intermedia, de consenso. Aunque tiene un "gran respeto y una gran estima" por el exlíder, cree que ahora "es el momento" del exlendakari

En un principio, se había reservado un auditorio con 150 sillas en el Tomás y Valiente de Fuenlabrada. Cuando empezó a llegar más gente, la organización desplazó el mitin a otra sala y añadió 50 sillas más. Al final, seguían el acto otro centenar de personas de pie. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios