CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

PSOE y PSC llegan a su reunión decisiva con el conflicto sobre las alianzas abierto

Ferraz pretende que la política de pactos quede clara y se decida de forma consensuada. La dirección catalana no quiere que sus acuerdos con otras fuerzas pasen por el comité federal del PSOE

Foto: Alfonso Guerra, presidente de la Fundación Pablo Iglesias, y Javier Fernández, este 26 de enero en el relanzamiento de 'El Socialista', en Ferraz. (EFE)
Alfonso Guerra, presidente de la Fundación Pablo Iglesias, y Javier Fernández, este 26 de enero en el relanzamiento de 'El Socialista', en Ferraz. (EFE)

El PSOE lleva diciendo semanas que lo sustancial era resolver las diferencias políticas con el PSC, que lo instrumental (o sea, la relación orgánica) era subsidiario. Pero esto último era lo más vistoso, pues afecta a uno de los puntos fundamentales en los lazos entre los dos partidos hermanos: la posibilidad de que los militantes catalanes participen en la elección del secretario general del PSOE. Ahora, este asunto, muy delicado, ya está medianamente desbrozado, porque la propuesta de Ferraz, que los afiliados del PSC puedan votar en primarias previa inscripción en un censo específico, es bien vista por la dirección de Miquel Iceta. Pero lo que está aún sin amarrar es una materia de máximo alcance: la gestión de los pactos preelectorales y postelectorales. Ahí no existe todavía el acuerdo e incluso desde el PSC se reconoce que es un tema "difícil", pero se pondrá encima de la mesa en la reunión que la comisión bilateral, formada por tres representantes de cada una de las organizaciones, mantiene este viernes a partir de las 16.30 horas en la sede federal.

A la gestora de Javier Fernández no le gustó que la ejecutiva de Iceta propusiera, para su último congreso, celebrado en otoño pasado, una alianza catalana de progreso. El PSOE temía que, siendo el PSC su marca en Cataluña, acabara "disolviéndose" antes de unos comicios para concurrir junto al partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Los miembros de la delegación catalana, encabezados por su secretario de Organización, Salvador Illa, garantizaron a sus interlocutores, liderados a su vez por el andaluz Mario Jiménez, portavoz de la cúpula provisional, que no había en realidad tal pretensión de pactos previos. Que el PSC, por tanto, se presentaría con sus siglas en las próximas elecciones locales y autonómicas.

"Queremos ver cómo podemos participar en acuerdos de nivel autonómico y local que impactan en el conjunto del PSOE", dicen desde Ferraz

Pero la confrontación no se cierra con esa aclaración. "Queremos ver cómo podemos participar en posibles acuerdos de nivel autonómico y municipal que impactan en el conjunto del PSOE", subraya un miembro de la delegación elegida por Ferraz. El PSOE considera que las alianzas que se hagan en Cataluña —y piensan en ententes con la CUP o Junts pel Sí, por ejemplo— influyen en todo el partido, y por tanto "debe tener algo que decir". La cúpula provisional, en consecuencia, cree que la política de pactos ha de ser como mínimo dialogada, que debe haber un mínimo "compromiso". Todavía está fresco el recuerdo del segundo tripartito, el tejido en 2006 con ERC e ICV, que la dirección de José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que digerir sin rechistar cuando ya estaba cocinado, pese a que intuía que podía acarrearle problemas.

La reunión "saldrá bien"

"Es verdad que este tema va a ser complicado. No vamos a hacer alianzas preelectorales, ya se lo hemos dicho, pero de las postelectorales habrá que ver el mecanismo para desbloquear las discrepancias. Nosotros reivindicamos nuestra autonomía, aunque entendemos que hay que buscar espacios para coordinarnos, pero no va a ser sencillo", indica un máximo responsable del PSC, con cierta extrañeza porque este asunto haya reverdecido en los últimos días. Desde el núcleo de confianza de Iceta sí advierten de que los pactos que entable el PSC con otras fuerzas "no pueden pasar por el comité federal".

El PSC subraya que no hará pactos preelectorales, reivindica su "autonomía" y admite que pueda haber "coordinación" con el PSOE. El asunto no es fácil

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la gestora de este jueves, Jiménez esquivó todas las preguntas relacionadas con la revisión de los lazos orgánicos que unen a las dos formaciones hermanas, y ni siquiera quiso admitir que la propuesta que llevará el PSOE a la mesa de negociación es la de que los militantes del PSC deban registrarse previamente si quieren participar en la votación del secretario general. Incidió en que "lo mollar" es lo político. "Lo esencial es fijar un marco claro en lo político de aquello que compartimos y nos comprometemos a defender los socialistas con toda claridad en todos los territorios, también en Cataluña", subrayó el dirigente andaluz. Aunque los interlocutores socialistas confían en que la reunión "saldrá bien", también remarcan que esa "clarificación" del terreno de juego es vital para el proyecto compartido.

Miquel Iceta, primer secretario del PSC, el pasado 18 de enero en rueda de prensa en Barcelona. (EFE)
Miquel Iceta, primer secretario del PSC, el pasado 18 de enero en rueda de prensa en Barcelona. (EFE)


En la cita de este viernes, la tercera que realizan después de la del 2 de diciembre y la del 4 de enero, PSOE y PSC se "intercambiarán" propuestas sobre los distintos asuntos a debate, según Jiménez. La delegación de Iceta va a "escuchar", de entrada, la oferta de su partido hermano, porque incluso en la cuestión orgánica, "que está ya más encauzada", carece de detalles. Por ejemplo, con cuánto tiempo podrán inscribirse sus militantes en el censo específico que se abra para las primarias o qué participación tendrá el PSC en los órganos federales de dirección. Pero la cúpula de Iceta maneja también unas líneas rojas y trabaja con algunos documentos preparatorios.

No se descarta una cuarta cita

La voluntad de las dos delegaciones es avanzar lo más rápidamente posible y cerrar cuanto antes un acuerdo. Si pueden, intentarán zanjar sus diferencias este viernes, pero no descartan de plano que pueda necesitarse una cuarta reunión para rematar los flecos. Ambas partes saben que el tiempo apremia, porque la campaña de primarias se acerca —hay de hecho un candidato en pista, Patxi López, que ya ha dicho que no se imagina una votación sin el concurso del PSC— y las discrepancias entre las dos organizaciones pueden convertise en objeto de controversia entre los diversos aspirantes.

PSOE y PSC llegan a su reunión decisiva con el conflicto sobre las alianzas abierto

Una vez que se culmine la negociación, tendrá que pasar por la validación de los órganos. Si hay acuerdo, especificó Jiménez, será respaldado por el comité federal del PSOE y el consell nacional del PSC, sin necesidad de que deba elevarse a los respectivos congresos. Ambas delegaciones insisten en que es básico que todo se haga por consenso, y apuntan que el clima ya se ha serenado después de semanas de tensiones. Ya no está encima de la mesa que los afiliados catalanes no voten, los gestos de "neutralidad" prometidos por Iceta han sido múltiples, la dirigente del PSC Teresa Cunillera ya forma parte desde este jueves de la gestora... Todo hace prever que el pacto está a la vuelta de la esquina, aunque aún queden por limar algunas aristas importantes.

'El Socialista', el que "nunca se rindió", renace frente a los "voceros" de las redes y los "supremacistas"

Tras casi tres años desaparecido, 'El Socialista' renace. Este jueves se celebró su puesta de largo en Ferraz, en la sede federal, con Javier Fernández y Alfonso Guerra, presidente de la Fundación Pablo Iglesias (y director de la cabecera entre 1972 y 1976), como maestros de ceremonias, acompañados por la directora del digital 'El Huffington Post', Montse Domínguez. La publicación vuelve, pero no en formato papel, sino con una web (www.elsocialista.es) y con un boletín diario que se enviará por correo electrónico a toda la militancia, con enlaces a los contenidos del portal. 

Fernández y Guerra defendieron la necesidad de una prensa de partido frente a los "voceros" de las redes sociales y los "supremacistas" (en referencia a Podemos). El presidente de la gestora reconoció que 'El Socialista' no pretende ser "neutral". Será una publicación "claramente partidista, propagandística del pensamiento y las propuestas del PSOE". "Ni somos neutrales ni queremos serlo, ni siquiera aparentarlo", resaltó.

'El Socialista' revive en Internet, y es en la red, siguió, donde "coinciden el rigor y el amarillismo, la verdad y la bazofia", pero el órgano oficial del PSOE quiere estar "con la verdad o al menos con la pretensión de la verdad". Y para eso la "dialéctica" que emplean los socialistas "no puede resumirse en el blanco, negro, arriba, abajo, amigo, enemigo, me gusta o no me gusta". El sistema binario de la red puede ser útil, reconoció, para "los que denuncian el malestar, vocean la irritación y teatralizan la queja".

El presidente de la gestora subrayó que las redes es "el lugar donde los nuevos aprendices de brujo hacen discursos tan fáciles de gritar como imposibles de aplicar, el espacio donde los voceros lanzan sus conjuros a un lado y otro del Atlántico con mensajes insultantes y seductores".

Alfonso Guerra, por su parte, hizo un relato más histórico de 'El Socialista', desde su nacimiento, el 12 de marzo de 1886, fundado por Pablo Iglesias Posse, hasta la actualidad, pasando por las penurias de finales del siglo XIX, la lucha contra el sistema de la Restauración, la euforia por la proclamación de la II República, el combate en la Guerra Civil y el posterior exilio y la clandestinidad, la Transición y la victoria en las urnas de Felipe González. "Ha sufrido censura, el cierre, las detenciones y el fusilamiento de redactores y directores, pero nunca se rindió", subrayó.

El exvicepresidente del Ejecutivo reconoció que 'El Socialista' es prensa de partido, que no es "neutral", pero sí puede ser "objetiva", "verdadera hasta el fondo", "humanitaria" y hasta "noble". Guerra consideró la cabecera como un "instrumento extraordinario para hacer pedagogía política", capaz de combatir a los "supremacistas que se quieren adueñar de la política española". "Los que creen que la supremacía moral les pertenece a ellos y nada más que a ellos terminarán siendo un autoritario, un autócrata", sostuvo. Era inevitable no pensar, oyéndole, que se refería a Podemos

Al acto en Ferraz acudieron unas 200 personas. Entre ellos, representantes de la gestora (Mario Jiménez, María Jesús Serrano, José Muñoz o Lola Padrón), exdirectores y exredactores de la publicación, dirigentes y exdirigentes del PSOE madrileño (Antonio Miguel Carmona, Maru Menéndez, Eusebio González), los coordinadores de la ponencia marco (Edu Madina y José Carlos Díez), las diputadas Margarita Robles (afín a Pedro Sánchez), Micaela Navarro y Ángeles Álvarez; el parlamentario y expresidente manchego José María Barreda, Óscar López y Rafa Simancas (miembros del equipo de campaña de Patxi López) o el exministro y portavoz en la Asamblea de Madrid Ángel Gabilondo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios