EL ARRANQUE DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez evita reabrir heridas del pasado para asegurarse un congreso federal tranquilo

El equipo del líder ha rebajado algunos puntos conflictivos, como las críticas a la gestora y las alusiones al comité del 1 de octubre, para "no meter el dedo en el ojo" a los susanistas

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por José Luis Ábalos y Adriana Lastra, tras proclamarse vencedor de las primarias, el pasado 21 de mayo en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por José Luis Ábalos y Adriana Lastra, tras proclamarse vencedor de las primarias, el pasado 21 de mayo en Ferraz. (EFE)

Más de ocho meses después del tormentoso comité federal que se llevó por delante a Pedro Sánchez, el PSOE pone el contador a cero. Precisamente con Pedro Sánchez otra vez en la cúspide del poder. El secretario general, reelegido con una mayoría incontestable por los militantes (el 50,26%), el dirigente rocoso y osado que jamás se dejó vencer, emprende una nueva etapa al frente de su partido. La portada es el 39º Congreso Federal que calienta motores este viernes, pero que no vivirá su apertura solemne hasta 24 horas después. Un cónclave que comienza con muchas incógnitas ya despejadas —la mayor parte de la ejecutiva ya se conoce, un hecho sin precedentes— y que se prevé sosegado, porque los críticos han enfundado sus armas y no piensan dar guerra alguna. Un gesto que ha tenido también su correspondencia en Ferraz: Sánchez piensa tener en cuenta la representación de los territorios a la hora de confeccionar la lista del comité federal y su equipo ya ha rebajado algunos de los puntos más polémicos de su programa político para evitar ensañarse con los partidarios de Susana Díaz y con la gestora y buscar la reconciliación con los referentes del partido, en particular con José Luis Rodríguez Zapatero.

Estas últimas señales se lanzarán a través de la ponencia. En los últimos días, los colaboradores de Sánchez han trabajado con los responsables de la cúpula provisional —en particular, con Mario Jiménez y su mano derecha, Laura Seara— para gestionar las en torno a 16.000 enmiendas al documento marco coordinado en origen por Eduardo Madina y José Carlos Díez, que posteriormente se agruparon en más de 5.600. Entonces, el equipo del líder decidió por anticipado suavizar algunos de los aspectos que resultaban más conflictivos de sus propias aportaciones, con el fin de "no meter el dedo en el ojo" a los susanistas y conseguir que la resolución final sea compartida por la práctica totalidad del millar de delegados convocados al 39º Congreso. La intención es serenar las aguas internas, procurar que la cita discurra por cauces tranquilos para que el difícil proceso de reconciliación que queda por delante comience ya.

Sí se defenderá hasta el final la definición de España como un Estado "plurinacional": el líder entiende que cabe en la 'Declaración de Granada'

El dictamen elaborado por Ferraz, el texto que condensa todas las enmiendas asumidas y las que se mantienen vivas a debate, que tendrán en sus manos este viernes los compromisarios socialistas ya contendrá algunos cambios de calado respecto a la redacción inicial presentada por el núcleo de Sánchez, aunque otros puntos que se consideran "irrenunciables", como la defensa de una España "plurinacional", permanecen.

La "extralimitación" de la cúpula de Fernández

Para empezar, confirmaron a este periódico fuentes del gabinete del jefe de filas, desaparecen "todas las alusiones críticas con la gestora" y con el trágico comité federal del 1 de octubre que desalojó al madrileño del poder. Así, en las enmiendas sanchistas se decía que lo que ocurrió aquel día y la "extralimitación en sus funciones" de la cúpula de Javier Fernández, nombrada y mandatada de un modo que no se corresponde "ni con las reglas, ni con la cultura socialista, ni con los criterios democráticos básicos habituales", agravaron "una crisis interna que hay que cerrar cuanto antes, apostando por la integración real del partido en la única manera en la que resulta factible y eficaz, es decir, contando con los militantes y restituyendo su papel central".

También desaparecen las críticas más negativas a la abstención y se evita culpabilizar a Zapatero del comienzo del declive electoral del PSOE

También se eliminan las referencias claramente negativas a la abstención que facilitó la permanencia de Mariano Rajoy en La Moncloa. Sin embargo, sí está previsto que se siga calificando como "fracaso" la forma en la que se gestionó la crisis de gobernabilidad derivada de las dos últimas elecciones generales, "en la que el PSOE al final se limitó a dejar el camino expedito al PP", por lo que dejó "al sistema sin alternativa y con un riesgo general de involución".

Margarita Robles, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Manu Escudero y José Félix Tezanos, el pasado 11 de mayo en Madrid. (EFE)
Margarita Robles, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Manu Escudero y José Félix Tezanos, el pasado 11 de mayo en Madrid. (EFE)


Asimismo, se hace un relato más templado del diagnóstico, del porqué de la debacle electoral de los socialistas. En la primera propuesta de los sanchistas, se responsabilizaba a José Luis Rodríguez Zapatero de la caída. "Tras abandonar el Gobierno, en las elecciones de noviembre de 2011, el PSOE pierde 4,5 millones de votos y 58 escaños". Ahora se plantea una formulación más aséptica, sin señalar al expresidente como culpable. A falta de la redacción final, se manejaba preservar el razonamiento de que el declive arrancó en 2011, que en 2015 el partido perdió 1,5 millones de votos aunque recuperó dos respecto a las europeas de 2014, y que en 2016, con una menor participación y una ligera bajada en papeletas, sí se experimentó una pequeña remontada de 0,6 puntos en porcentaje de voto. En la ponencia marco de la gestora, se hacía hincapié en que la raíz del desastre se hallaba en las dos últimas generales, en las que Sánchez concurrió como cabeza de cartel.

Queremos que el documento político que salga de este 39º Congreso mire al futuro, porque agua pasada ya no mueve molino

"Queremos que el documento político que salga de este 39º Congreso mire al futuro, porque agua pasada ya no mueve molino —sostiene uno de los dirigentes que está encima del procesamiento de las enmiendas—. No tiene sentido mencionar lo que ocurrió el 1 de octubre ni la labor de la gestora, porque ya todo eso pasó. Nuestra pretensión es que la ponencia sea avalada por el 90% de los delegados, y todo lo que estamos haciendo va encaminado hacia eso. Lo importante es que no hay ánimo alguno de meter el dedo en el ojo a nadie, ni de generar ninguna situación incómoda a quienes no han estado con Pedro y sí con Susana".

Sánchez evita reabrir heridas del pasado para asegurarse un congreso federal tranquilo

Barreras a las primarias abiertas

En cuanto al modelo de partido, la extensión de las primarias abiertas a simpatizantes para elegir candidatos electorales a todos los niveles será matizada, como querían los territorios y compartía, de hecho, el propio Sánchez. En su equipo, entienden las razones y los temores de los críticos: que no se puede activar este mecanismo de selección de cabezas de lista en pequeños municipios porque se corre el riesgo de que el número sea puesto al final por poderes ajenos al PSOE, al exigirse a los participantes sin carné de militante el pago de una cantidad simbólica (unos dos euros).

El debate político del cónclave se concentra este sábado, con la deliberación en comisiones y, al final de la jornada, en el plenario

La idea ahora es que el proceso de primarias abiertas solo opere para los municipios de más de 30.000 o más de 50.000 habitantes. Sí serían obligatorias para designar al aspirante a La Moncloa y a los candidatos autonómicos. Actualmente, con el reglamento impulsado por Alfredo Pérez Rubalcaba y desarrollado por Pedro Sánchez en 2014, el sistema se empleaba necesariamente para seleccionar al número uno de las generales —aunque nunca se han abierto las urnas, porque Sánchez no tuvo rival que recogiera los avales requeridos ni en 2015 ni en 2016— y se podían acoger a él las federaciones si así lo autorizaba el comité federal previa solicitud de la ejecutiva regional.

Sánchez evita reabrir heridas del pasado para asegurarse un congreso federal tranquilo

El secretario general, en cambio, no piensa renunciar a su visión territorial, muy controvertida. Así, seguirá defendiendo que se "perfeccione" el reconocimiento del carácter "plurinacional" de España recogido en el artículo 2 de la Constitución. ¿Cómo? A través de una remodelación del Título VIII de la Carta Magna, el que aborda la organización del Estado. La percepción de España como "nación de naciones" es una de las banderas que ha defendido en su campaña y cabe, a su juicio, en la 'Declaración de Granada' que los socialistas consensuaron en 2013, ya que se sigue defendiendo que hay un único sujeto de soberanía: el pueblo español. De modo que el líder pretende convencer de que su formulación no excede el marco ya pactado y es asumible por el partido.

No habrá cesiones, tampoco, en cuestiones que Ferraz considera medulares, como la regulación de las consultas a la militancia, que las primarias para elegir secretario general sean a doble vuelta y haya un mínimo y máximo de avales y que la sucesión de dimisiones en la ejecutiva no provoque la caída del líder. Sánchez prometió en campaña conferir más poderes a las bases y no está dispuesto a dar un paso atrás. No obstante, sí se esperan vivos debates en otras cuestiones calientes, como la gestación subrogada o la eutanasia. La dirección ha desechado la idea inicial de que en un año se organice una conferencia monográfica de organización y estatutos: ahora prefiere liquidar el tema interno este fin de semana y que una comisión técnica ajuste estatutos y reglamentos internos y, en todo caso, montar una convención más política en unos meses.

Narbona, Carcedo, Tezanos

La discusión de las enmiendas ocupará todo el sábado, según el programa oficial [aquí en PDF]. Tras la elección de la mesa del 39º Congreso —que presidirá Luis Tudanca y vicepresidirá Idoia Mendia, barones de Castilla y León y Euskadi— y la apertura oficial, en la que no intervendrá Javier Fernández como presidente de la gestora, comenzará el debate en comisiones, a partir del mediodía. El documento se dividirá en tres partes: la política, la socioeconómica y la orgánica, y sus respectivos ponentes serán Cristina Narbonapróxima presidenta del PSOE—, la senadora Luisa Carcedo y el sociólogo José Félix Tezanos —previsible encargado de Estudios y Programas en la próxima dirección—. A las 22 horas, el plenario del cónclave deliberará sobre las enmiendas que hayan quedado vivas (las que hayan superado el 20% de los votos en cada comisión) y aprobará el dictamen final, que se convertirá en el proyecto político del partido para los próximos cuatro años.

Sánchez llega con la mayor parte de la ejecutiva ya desvelada. El triángulo de poder lo completan Lastra, vicesecretaria, y Ábalos, en Organización

El domingo por la mañana los delegados —1.035 elegidos, 1.004 con derecho a voto— se pronunciarán en urna sobre los órganos federales: la ejecutiva, la comisión de ética y garantías y la parte del comité federal elegida por el congreso (un centenar de miembros, aunque el número puede variar).

La composición de la cúpula ya está muy avanzada. Más que nunca será el equipo de confianza del líder, sin cuotas territoriales ni barones. Sánchez llega al cónclave con el núcleo duro ya elegido: así, la diputada asturiana Adriana Lastra asumirá la vicesecretaría general y el parlamentario valenciano José Luis Ábalos se hará cargo de Organización. Dos nombres que eran seguros puesto que fueron los pilares de su campaña. En la presidencia, la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona. También cuenta con el as del sí a su oferta de integración de Patxi López, nuevo secretario de Política Federal, y del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que pilotará el consejo de política federal.

Algunos de los rostros de la nueva dirección. De izqda. a dcha. y de arriba abajo: José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Óscar Puente, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Carmen Calvo, Beatriz Corredor, Odón Elorza, Núria Parlon, José Félix Tezanos, Manu Escudero, Ander Gil, Paco Polo, Ibán García del Blanco, Santos Cerdán, Meritxell Batet, Luz Martínez Seijo, Toni Ferrer y Carles Ruiz. (EFE)
Algunos de los rostros de la nueva dirección. De izqda. a dcha. y de arriba abajo: José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Óscar Puente, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Carmen Calvo, Beatriz Corredor, Odón Elorza, Núria Parlon, José Félix Tezanos, Manu Escudero, Ander Gil, Paco Polo, Ibán García del Blanco, Santos Cerdán, Meritxell Batet, Luz Martínez Seijo, Toni Ferrer y Carles Ruiz. (EFE)


Ya hay una veintena de rostros con cartera definida en la nueva ejecutiva: los andaluces Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (Relaciones Institucionales, el nuevo número cuatro) y Carmen Calvo (Igualdad); los castellanoleoneses Óscar Puente (portavocía), Luz Martínez Seijo (Educación), Iratxe García (Unión Europea) e Ibán García del Blanco (Cultura); los vascos Odón Elorza (Transparencia y Democracia Participativa) y Manu Escudero (Economía); los madrileños Beatriz Corredor (Ordenación del Territorio y Vivienda) y José Félix Tezanos (Estudios y Programas); la catalana Núria Parlon (Cohesión Social e Integración) o la valenciana Carmen Montón. A ellos hay que añadir al activista y emprendedor Paco Polo (Emprendimiento, Ciencia e Innovación) y al sindicalista de UGT Toni Ferrer (Empleo). Nombres a los que seguramente haya que adjuntar estos otros: el navarro Santos Cerdán y el andaluz Paco Salazar —ambos muy vinculados a las labores de aparato—, la diputada aragonesa Susana Sumelzo, el senador burgalés Ander Gil —posible nuevo portavoz en la Cámara Alta— , el alcalde de Viladecans (Barcelona), Carles Ruiz, y tal vez el asturiano Hugo Morán. La catalana Meritxell Batet suena como posible portavoz en el Congreso, si es que no asume esa competencia Adriana Lastra o esta se queda como presidenta del grupo.

La atención se focalizará en las novedades de programa y en el discurso de clausura del líder, que pronunciará ante más de 8.000 personas

Destripada ya parte de la ejecutiva, la atención se focalizará en las novedades que se introduzcan en la ponencia y en el cierre. En el discurso de clausura de Sánchez, el que hará de pórtico de la nueva entrada. Ante más de 8.000 personas. Un broche que se sale del guion habitual de los congresos del PSOE pero con el que el secretario general pretende premiar a las bases que lo han devuelto a Ferraz, relanzar la recomposición interna y proyectarse hacia el futuro.

Más de 3.000 personas participan en este cónclave ordinario

Ferraz ya ha hecho cuentas. Más de 3.000 personas en total participan en este 39º Congreso Federal, entre delegados, cargos orgánicos, invitados nacionales e internacionales, observadores, medios de comunicación y equipos encargados de toda la infraestructura técnica y organizativa. 

El lema elegido por el equipo de Pedro Sánchez es 'Somos la izquierda' -distinto al programado por la gestora, 'El futuro empieza hoy'-, y los protagonistas serán los 1.035 delegados, de los cuales 1.004 tienen derecho a voto. Es decir, podrán votar los compromisarios de todas las federaciones del PSOE (incluidas Europa y América), más los 20 de Juventudes Socialistas de España (JSE), pero tendrán voz pero no voto los 15 de la corriente Izquierda Socialista y los 16 de las organizaciones sectoriales. Además, están acreditados 1.100 invitados nacionales e internacionales, habrá 518 observadores y trabajarán en la logística del congreso unas 250 personas. Más de un centenar de medios (nacionales, internacionales y autonómicos) cubrirán el evento, para lo que 350 profesionales han solicitado acreditación a Ferraz

El cónclave se celebrará en dos escenarios: el viernes (jornada de acreditaciones), sábado y domingo por la mañana (para la votación de los órganos federales, en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. La clausura, con la proclamación de la nueva ejecutiva y el discurso de Sánchez, tendrá lugar en el pabellón 3 de Ifema, ante más de 8.000 militantes y simpatizantes. 

A las 10 de la mañana del sábado [aquí el programa] se elegirá la mesa del 39º Congreso ordinario, presidida por el secretario regional de Castilla y León, Luis Tudanca, que dará paso a los saludos iniciales, a cargo de los líderes de UGT y CCOO, Pepe Álvarez e Ignacio Fernández Toxo, y representantes de varias ONG. El líder quiere así imprimir un giro totalmente distinto al arranque, dándole un cariz más sindicalista y social, para reforzar su mensaje de que el PSOE es la "única izquierda" posible

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios