LA CUENTA ATRÁS DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez perfila su núcleo duro: Ábalos, a Organización, y Celis, a un cargo estratégico

El secretario general confirma al diputado valenciano como jefe del aparato y sitúa al nemigo íntimo de Díaz, en la macroárea de Relaciones Institucionales. La exministra Carmen Calvo, a Igualdad

Foto: José Luis Ábalos, portavoz provisional en el Congreso y próximo secretario de Organización del PSOE, el pasado 29 de mayo. (EFE)
José Luis Ábalos, portavoz provisional en el Congreso y próximo secretario de Organización del PSOE, el pasado 29 de mayo. (EFE)

Pedro Sánchez ya tiene ultimado su núcleo de confianza dentro de la ejecutiva del PSOE cuando quedan apenas cinco días para que se abra el 39º Congreso Federal. El diputado valenciano José Luis Ábalos, el portavoz provisional en el Congreso, se convertirá en el nuevo hombre fuerte de la dirección, como responsable de Organización. Y muy cerca, como secretario de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas, un puesto de la máxima relevancia en el escalafón socialista, el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, enemigo íntimo de Susana Díaz y todavía alto cargo de su Gobierno. Ambos pilotarán macroáreas dentro de la cúpula y concentrarán muchísimo poder en sus manos. Además, las exministras Carmen Calvo y Beatriz Corredor tendrán silla en Ferraz, como encargadas de Igualdad y Ordenación del Territorio.

El dibujo de la nueva ejecutiva federal está conociéndose a cuentagotas. Muy despacio, producto también del lapso de tiempo que la gestora dejó entre las primarias del 21 de mayo, en las que él venció con un 50,26% de los votos, y el arranque del 39º Congreso, el próximo 16 de junio. El pasado lunes trascendió que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, un duro entre los sanchistas, asumiría la portavocía de la nueva dirección, y que había ofrecido la cartera de Política Federal a uno de sus rivales, Patxi López, que aún no ha contestado. También tanteó a la exministra Cristina Narbona para la presidencia del partido. Ella primero declinó y luego se lo pensó mejor y al final aceptó la oferta, que comportará su baja como miembro del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

El valenciano Ábalos, de amplia experiencia orgánica y talante negociador, se encargará de recomponer los puentes rotos con las federaciones

Este domingo se conocieron varios movimientos de una tacada, que adelantó 'El HuffPost' y confirmó este periódico. El primero, la fundamental Secretaría de Organización, la pieza clave del organigrama socialista, sobre la que descansa el engranaje del partido. Como ratificaron fuentes muy próximas a Sánchez, Ábalos (Torrent, Valencia, 1959) llevará por tanto las riendas del aparato y será el sucesor del todavía líder regional en La Rioja, César Luena, a quien sus contrarios acusaron de dinamitar los puentes con las federaciones durante el anterior mandato del madrileño. El diputado valenciano, a quien el restituido secretario general nombró portavoz interino en la Cámara Baja para cubrir la vacante de Antonio Hernando, deberá enderezar la relación con los territorios y recomponer los lazos con los barones y sus equipos. Labor de reconciliación interna en la que será ayudado por Narbona, por su papel simbólico y su condición de dirigente muy respetada en el PSOE.

La ubicación de Lastra

Su nueva función como secretario de Organización se daba casi por descontada desde el principio: aún es secretario en la provincia de Valencia, la segunda en número de militantes tras Sevilla, y su papel ha sido básico en la victoria en el PSPV, la segunda federación de los socialistas. Además, su trayectoria en el PSOE ha sido casi enteramente orgánica y es conocido su talante de perfecto negociador. Él es uno de los pretorianos del líder, junto con la parlamentaria asturiana Adriana Lastra. Ambos pilotaron la campaña de primarias del madrileño. Con éxito. El diputado goleó sin miramientos al 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, partidario de Díaz. La confirmación de Ábalos como jefe de Organización —a cargo de varios dirigentes a su vez— deja la duda de qué destino tiene en la cabeza para Lastra. Ella, que se impuso con holgura a Javier Fernández en Asturias, podría ocupar la portavocía parlamentaria de forma definitiva —y bregar con un grupo de mayoría susanista que no ve con buenos ojos su carácter, más fuerte y más beligerante— o bien, dada su mayor experiencia orgánica, ser alojada en la dirección. En ese caso, Sánchez podría rescatar para ella la vicesecretaría general, haciéndola número dos de la cúpula. Lo que está fuera de duda es que será la mujer de mayor influencia en el nuevo PSOE.

El andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el navarro Santos Cerdán, el pasado 26 de mayo en Ferraz. (EFE)
El andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el navarro Santos Cerdán, el pasado 26 de mayo en Ferraz. (EFE)


Sánchez comunicó este domingo a Rodríguez Gómez de Celis (Sevilla, 1970), director gerente de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), que lo quería a su lado y para dirigir un área de mucho peso, la Secretaría de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas. Esta cartera no existía en la primera dirección del madrileño, la que cayó con él el 1 de octubre, pero sí que funcionaba en anteriores ejecutivas, y tenía muchísimo peso político. Sus titulares, en la práctica, ejercían de número tres. Ahora el escalafón, según fuentes próximas al líder, no está cien por cien claro porque dependerá de si hay o no vicesecretaría general y de si se intercala o no entre Organización y Relaciones Institucionales otra área de relieve, Igualdad. De Gómez de Celis, en cualquier caso, dependerán varios dirigentes. De hecho, es probable que de él cuelguen, por ejemplo, los responsables de Política Municipal y Federal. Ábalos también capitaneará la macroárea de Organización.

Díaz y Gómez de Celis se enemistaron en 1999, en las municipales, y nunca han reconstruido sus relaciones. Ahora él hará de práctico número tres

Un dirigente andaluz retorna así al tercer puesto más importante de la dirección, como lo era el sevillano Antonio Pradas en la anterior como encargado de Política Federal. Pero hay una diferencia sustancial: este era el fiel hombre de Díaz en Madrid, mientras que Gómez de Celis es la antítesis de la presidenta de la Junta. Su rival y su enemigo.


Pero no siempre fue así. El exdiputado autonómico socialista es uno de los dirigentes que mejor saben cómo es Díaz. Fue el amigo cercano que la animó a afiliarse a las Juventudes Socialistas en 1991, cuando la sevillana tenía 17 años. Durante su primera etapa en el PSOE, ella caminó de la mano de Gómez de Celis, cuatro años mayor. Pero la relación estalló en 1999, cuando el grupo de Juventudes del que entonces formaban parte se diluyó. Díaz maniobró para ir en las listas municipales y Celis se quedó fuera del Ayuntamiento.


Las dudas antes de la reconquista

El dirigente sevillano conoció a Pedro Sánchez en 2008, cuando Antonio Hernando, entonces secretario de Política Municipal, lo propuso, junto al entonces concejal socialista en la oposición en Madrid, como ponente en una conferencia política para preparar las municipales de 2011. Gómez de Celis era entonces teniente de alcalde con Alfredo Sánchez Monteseirín en el Consistorio hispalense. Desde entonces, han seguido evolucionando juntos. Fue él quien le abrió las puertas de Andalucía en las primarias de junio de 2014 —en las que Díaz le impulsó— y quien le proporcionó sus primeros contactos entre la militancia andaluza. De nuevo Dos Hermanas fue el lugar de aquel inicio. Pero antes de ayudarle a la reconquista de Ferraz, Gómez de Celis dudó. Tras la caída en el comité federal, Sánchez se aisló, él mismo vacilaba y tuvo momentos de flaqueza. Cuando Ábalos y Lastra montaron una minicumbre para animarle a dar el paso, Gómez de Celis aún no estaba ahí. Pero cuando Sánchez decidió lanzarse definitivamente, el sevillano se entregó y se convirtió en el coordinador de estrategia y comunicación de su campaña, informa Isabel Morillo.

Son seguras tres exministras en la ejecutiva: Narbona, en la presidencia del PSOE; Calvo, en Igualdad, y Corredor, en Ordenación del Territorio

Ahora el sevillano recoge sus frutos. Y por la puerta grande. Sánchez ya lo quería en su ejecutiva en 2014, pero Díaz, su mentora, le quitó la idea de la cabeza y le prometió que lo ubicaría en su Gobierno, y lo hizo, en marzo de 2015, cuando le sacó de las listas al Parlamento autonómico. Ahora, previsiblemente, podría abandonar la APPA para centrarse en su trabajo en la dirección socialista, junto a su amigo. Pero esto último no está decidido.

La exministra de Cultura Carmen Calvo, con Pedro Sánchez el pasado 3 de mayo en Linares, Jaén. (EFE)
La exministra de Cultura Carmen Calvo, con Pedro Sánchez el pasado 3 de mayo en Linares, Jaén. (EFE)

Habrá otro andaluz con cartera de relumbrón en la ejecutiva. Andaluza, para más señas. La exministra de Cultura Carmen Calvo (Cabra, Córdoba, 1957) será la nueva secretaria de Igualdad, de primer rango en el organigrama. La exdiputada nacional y exconsejera autonómica —también de Cultura, con Manuel Chaves de presidente, entre 1996 y 2004— llevaba fuera de la primera línea prácticamente desde que salió del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2007, y no tiene una larga trayectoria orgánica. Ella misma explicaba este domingo en una entrevista en 'Vozpópuli' que cuando Sánchez cayó el 1 de octubre, entendió que no debía quedarse "quieta", y se ofreció a ayudarle. "Yo no he venido para nada, tengo mi trabajo [como profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba] y mi vida, no necesito un sueldo del partido".

La tercera exministra que tiene billete ya asegurado para la dirección es Beatriz Corredor (Madrid, 1968), titular de Vivienda en el último Gabinete de Zapatero (2008-2010) y exconcejala en el Ayuntamiento de la capital, donde coincidió con Sánchez. Ella, registradora de la Propiedad de profesión, liderará la Secretaría de Ordenación del Territorio y Políticas de Vivienda en esta nueva etapa, un área que no existía en la cúpula anterior.

En la dirección también entrará la consellera valenciana Carmen Montón, que rechazó dimitir de la ejecutiva en septiembre pasado

Durante la campaña de primarias, Narbona, Calvo y Corredor estuvieron muy cerca del candidato, haciendo aportaciones a su proyecto y acompañándole en sus actos. Narbona puso el acento verde a las medidas económicas, y desde la semana que viene ejercerá una presidencia del partido nada florero, pues desde su puesto impulsará la transición ecológica de la economía. Calvo se encargó de los temas de igualdad, que ahora defenderá en la cúpula, y Corredor es experta en temas de urbanismo y vivienda, materia que asumirá ahora.

La diputada Zaida Cantera, la exministra Beatriz Corredor y el senador José Cepeda, en el 'congresillo' de Madrid del pasado 28 de mayo. (EFE)
La diputada Zaida Cantera, la exministra Beatriz Corredor y el senador José Cepeda, en el 'congresillo' de Madrid del pasado 28 de mayo. (EFE)


En el escalafón socialista también se hallará, de nuevo, la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, Carmen Montón (Burjassot, Valencia, 1976). Ella entrará seguro en la dirección, aunque está por perfilar su cargo. En la primera dirección de Sánchez era la responsable de Igualdad y, pese a que recibió infinidad de presiones de su superior orgánico, el 'president' Ximo Puig, y de su entorno para que dimitiera tras el batacazo de las vascas y gallegas, ella no lo hizo. Se mantuvo del lado del secretario general. Él cayó y Puig, pese a la 'rebeldía' de Montón, no la castigó. Ahora ella retornará a la política nacional, y habrá que ver si el jefe del Ejecutivo valenciano la mantiene o no en su Gabinete.

Críticas de dirigentes próximos a Díaz

Todos estos nombres ya dan una idea de cómo será la nueva cúpula de Sánchez. Y de momento no hay sorpresas. Todos han estado muy cerca del líder, y él quería confeccionar un equipo de confianza, aunque aún faltan por lanzar señales de integración. Dependerá de la respuesta de Patxi López y de si entra algún dirigente que hubiera apoyado a la presidenta andaluza.

Ximo Puig y la consellera de Sanidad, Carmen Montón, el pasado 6 de febrero en Valencia. (EFE)
Ximo Puig y la consellera de Sanidad, Carmen Montón, el pasado 6 de febrero en Valencia. (EFE)


Cargos críticos ya comenzaban este domingo a expresar su preocupación por el nuevo núcleo duro. "El peor enemigo de Ximo [Ábalos], la peor enemiga de Javier Fernández [Lastra], el peor de Susana [Gómez de Celis]. Todo muy integrador", señalaba con sorna una veterana que respaldó e hizo campaña activa por Díaz. Pero por ahora las entradas de ellos tres, junto con la de Calvo, Narbona, Corredor o Montón, eran previsibles. Peones a los que hay que añadir otros como el navarro Santos Cerdán y el andaluz Paco Salazar —dos hombres de aparato— o los coordinadores del proyecto político del jefe, Manu Escudero y José Félix Tezanos. Pero aún queda una semana por delante para que Sánchez haga los últimos ajustes.

Ábalos anuncia la abstención a la moción de censura de Podemos

La semana arranca con una cita relevante en el Congreso de los Diputados: la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy presentada por Podemos. Comienza este martes a las 9 de la mañana

El PSOE aún no ha anunciado oficialmente su postura, aunque se da por hecho que se abstendrá. En todas estas semanas, Pedro Sánchez y su equipo llevan reiterando que el Ejecutivo del PP es "censurable", pero también que les incomodan las formas de Pablo Iglesias, que no haya negociado nada y que conduzca a una nueva frustración al electorado progresista. No era el camino quizá querido por la gestora, todavía al mando del poder ejecutivo del partido, pero su presidente, Javier Fernández, delegó en Sánchez la toma de la decisión. No se han escuchado críticas en público a esa segura abstención y manifestaciones a favor de preservar el no a Iglesias. 

El secretario general no tiene prevista este lunes comparecencia alguna, así que si no hay cambios será el portavoz provisional, José Luis Ábalos, el que comunique a su grupo, en la reunión prevista en la Cámara Baja a las 17 horas, el sentido del voto: la abstención. Tampoco es una solución sencilla porque es, en realidad, la segunda abstención que facilita la permanencia de Rajoy en La Moncloa. La primera, el pasado 29 de octubre, le permitió la investidura. Y la de esta semana, la que le afianzará en el poder. Por eso el PSOE quiere explicar muy bien sus argumentos y poner contra las cuerdas a Rajoy (sobre todo por la corrupción) y dejar en evidencia a Podemos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios