LA RESPUESTA AL DESAFÍO SOBERANISTA

PSOE y PSC se aferran a la reforma federal y se preparan para elecciones en Cataluña

Los dos partidos hermanos dan por descontado que no habrá referéndum y que la única salida para Puigdemont será convocar nuevos comicios. Iceta ya está elaborando el programa electoral

Foto: Pedro Sánchez (c) con Miquel Iceta (i) y Carles Ruiz (d), alcalde de Viladecans, el pasado 22 de abril en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez (c) con Miquel Iceta (i) y Carles Ruiz (d), alcalde de Viladecans, el pasado 22 de abril en Barcelona. (EFE)

Los socialistas no miran tanto hacia un referéndum independentista que "no se celebrará", sino hacia otras elecciones en Cataluña. Las que serían las cuartas en siete años. Creen que esa será la salida ineludible desde el mismo momento en que la mayoría soberanista que sustenta al Govern de Junts pel Sí y que preside Carles Puigdemont constate que esta vez no será posible sacar las urnas a la calle. PSOE y PSC trabajan ya sobre ese escenario, con esa previsión, y de hecho ya están engrasando la maquinaria electoral. El partido de Miquel Iceta se halla sumergido en la preparación del programa, con el fin de tenerlo a punto desde el mismo momento en que se convoquen esos hipotéticos comicios. Una estrategia que conoce Ferraz y que cuenta con toda la cobertura de Pedro Sánchez.

El secretario general evitó sobreactuar este viernes, cuando Puigdemont anunció la fecha —domingo 1 de octubre— y la pregunta —"¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?"— del referéndum soberanista en una comparecencia solemne en el Palau de la Generalitat, acompañado de su vicepresidente, Oriol Junqueras (ERC), y del resto de \'consellers\', la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los parlamentarios de Junts pel Sí y la CUP. Sánchez optó por no hacer ninguna declaración desde Ferraz. Igual que Mariano Rajoy decidió no lanzar ningún mensaje desde La Moncloa. Tampoco lo hizo su número dos y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría. El líder socialista delegó en su portavoz provisional en el Congreso, José Luis Ábalos, como el jefe del Ejecutivo hizo descansar la respuesta en el portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

Santamaría conversó telefónicamente con Ábalos e Iceta para adelantarles que el Gobierno no actuaría por ahora, ya que no hay todavía "hechos"

La respuesta de PP y PSOE, de menor nivel, no fue casual. Sánchez ya tenía decidido no comparecer, y le ratificaron en su determinación dos conversaciones: una, con Iceta, que de hecho subrayó en declaraciones a los medios que el gesto de Puigdemont era un anuncio "más pomposo que solemne" de un referéndum que "no se celebrará" y que "no conduce a nada". La otra, con Ábalos, que a su vez le trasladó el contenido de su charla telefónica con Santamaría. Según confirmaron fuentes socialistas a El Confidencial, la vicepresidenta del Gobierno llamó al portavoz parlamentario socialista poco después de la comparecencia del jefe del Govern para advertirle de que por el momento La Moncloa no actuará, ya que no hay nada aún sobre la mesa que se pueda impugnar ante el Tribunal Constitucional. Santamaría también telefoneó por la mañana a Iceta, y le anticipó que tratándose de un mero anuncio, el Gabinete de Rajoy "no sobreactuaría".

Lo dijo en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Méndez de Vigo: que el Ejecutivo recurrirá cualquier actuación que "pase del anuncio a los hechos" y que se encamine hacia la celebración de ese referéndum de independencia. Santamaría también garantizó a Ábalos, en el transcurso de su "corta conversación", que el Gobierno impedirá que tenga lugar la consulta.


Una única soberanía

"Visto el alcance" de la comparecencia de Puigdemont, en Ferraz se confirmó la idea inicial de que solo el portavoz parlamentario —el único cargo designado por ahora por Sánchez, ya que el 39º Congreso no arranca hasta el viernes próximo— respondiese al órdago soberanista. "Era un acto más de propaganda que otra cosa, más para su público que otra cosa", justifican en el círculo del líder. Ábalos colocó el mensaje previsible: rechazó el paso dado por el Govern y recordó que el límite del PSOE está en la "legalidad". Defensa del marco normativo que también hizo Susana Díaz desde Sevilla, en la toma de posesión de su nuevo Gobierno: frente a los que "plantean romper la convivencia, saltarse el Estado de derecho y poner en riesgo este proyecto común", los andaluces estarán "siempre del lado de la ley y de la Constitución".

Ya hace una semana el secretario general trasladó a Rajoy que su partido siempre defendería la ley y la Carta Magna. Pero entonces como ayer, y como ha ocurrido estos años, los socialistas discrepan con el Gobierno del PP en la salida a la crisis territorial. El portavoz insistió en que su formación quiere una reforma constitucional que "permita el encaje de la realidad de Cataluña como nación cultural", "sin romper la soberanía del pueblo español". "Hay tiempo hasta octubre para buscar espacios de entendimiento", aseguró desde Valencia.

El PSOE evita sobreactuar: Sánchez no comparece y es Ábalos el encargado de lanzar el mensaje de defensa de la legalidad y del diálogo con Cataluña

El PSOE se aferra, por tanto, a su reforma de la Carta Magna en sentido federal, consensuada en Granada en 2013, y a la que el 39º Congreso Federal \'añadirá\' una matización controvertida internamente pero de alto contenido simbólico: la apuesta por que se "perfeccione" el reconocimiento del carácter "plurinacional" del Estado que, a su juicio, cabe en el artículo 2 de la Constitución y que podría ser recogido en el Título VIII, el que desarrolla la organización territorial de España. Ese "Estado plurinacional" que ha sido una de las banderas de la campaña de primarias de Sánchez se impondrá sin demasiadas dificultades en el cónclave del próximo fin de semana, dada la mayoría de delegados de la que dispone el líder.


Tanto Sánchez como Iceta, que se hallan en "constante contacto", están convencidos de que el previsible fracaso del referéndum soberanista del 1 de octubre desembocará en unas elecciones autonómicas anticipadas "a finales de año". Comicios que seguirían a los de noviembre de 2010, noviembre de 2012 y septiembre de 2015. La otra alternativa que se maneja es que Puigdemont decidiera aguantar un tiempo más al frente del Govern para intentar que su partido, el PDeCAT (la antigua Convergència) recupere algo de oxígeno frente a su directo competidor, ERC.

PSOE y PSC se aferran a la reforma federal y se preparan para elecciones en Cataluña

"Hace ya tiempo que estamos preparados para afrontar unas elecciones. Ya estamos elaborando el programa, así que si hubiera convocatoria no nos cogería por sorpresa", aseguran fuentes próximas al primer secretario, que inciden en que la estrategia está coordinada con Ferraz. Antes, con la gestora de Javier Fernández, y ahora, con Sánchez. El manifiesto electoral, sobre el que trabajan la secretaria de Política Institucional, Económica y Social, Eva Granados, y el responsable de Estudios y Programas de la dirección del PSC, Carles Martí, no contendrá cambios respecto a la crisis territorial. Se mantendrá la apuesta por la reforma federal de la Constitución, pero no se volverá a la defensa del derecho a decidir ni de la \'vía canadiense\' —una consulta de secesión en caso de que fallase la modificación pactada de la Carta Magna—.

PSOE y PSC se aferran a la reforma federal y se preparan para elecciones en Cataluña

"Ningún cargo del PSC" apoyará la consulta

La posición ya está suficientemente asentada, y los socialistas creen que han ganado "credibilidad" en estos años al mantener izada la bandera del federalismo como única salida viable para evitar el choque de trenes, por lo que esperan afianzar sus 16 diputados de 2015 o crecer algo más. El PSC repudia tanto armar un frente constitucionalista con PP y Ciudadanos como sumarse al carro del derecho de autodeterminación —que sí reivindican Podemos y los \'comunes\', la formación liderada por Ada Colau— y más aún del referéndum independentista que patrocinan JxSí y la CUP. "No hay atajos unilaterales" y "situar a las instituciones fuera de la ley es una irresponsabilidad gravísima", advirtió este viernes Iceta, quien añadió que "ningún cargo electo dará apoyo" a una consulta secesionista. "Ningún funcionario puede ser obligado a contribuir a un referéndum de esta naturaleza. Y los que de verdad defiendan un referéndum acordado [los \'comunes\'] no deberían participar ni colaborar", apostilló.

El PSC no piensa retomar ni la defensa del derecho a decidir ni la 'vía canadiense'. El contacto con Sánchez es constante y su apoyo, total

Avanzado el programa, al PSC le restaría elegir su candidato a la Presidencia de la Generalitat y sus listas al Parlament. Fuentes próximas a Iceta no descartan que se celebren las primarias en julio, pero el calendario no se abordará hasta pasado el 39º Congreso Federal. En el partido hermano recuerdan, por ejemplo, que Ciudadanos ya tiene proclamada a su cabeza de lista a las autonómicas, la actual jefa de la oposición en la Cámara catalana, Inés Arrimadas. En el caso del PSC, no se esperan por ahora más candidatos que su primer secretario, que ya lo fue hace dos años.

PSOE y PSC se aferran a la reforma federal y se preparan para elecciones en Cataluña

Aunque Iceta y Sánchez hablaron ayer, ambos están "en contacto constante", según confirman tanto en Ferraz como en Nicaragua, el cuartel general del PSC en Barcelona. Los dos se vieron, de hecho, el lunes de la pasada semana, y abordaron precisamente la cuestión catalana, porque en la discusión congresual no habrá problema alguno: la delegación catalana actuará en bloque y respaldará sin fisuras al secretario general. No en vano, obtuvo en el PSC el 81,90% de los votos, por el 11,75% de Susana Díaz y el 6,35% de Patxi López. Y ante la eventualidad de unos nuevos comicios autonómicos en Cataluña, el respaldo de Sánchez, "como ha ocurrido con otros procesos electorales", está "garantizado". El secretario general se volcó por completo en la campaña de las autonómicas de 2015, en las que el PSC salvó los muebles y solo perdió cuatro de sus 20 escaños de 2012, pese a los malos augurios de las encuestas.

Cristina Narbona se piensa la oferta de Sánchez para presidir el PSOE

El hermetismo sigue reinando en las alturas del PSOE. A una semana del arranque del 39º Congreso, pocos detalles se conocen fijos de la nueva ejecutiva. Una pieza simbólica muy importante es la presidencia del partido, silla que en la dirección saliente, la de Pedro Sánchez que cayó el 1 de octubre, ocupó la andaluza Micaela Navarro (la primera mujer en ejercer ese cargo en la historia del PSOE) y en la que antes se sentaron José Antonio Griñán, Manuel Chaves y Ramón Rubial. 

Ahora Sánchez quiere que esa plaza la ocupe la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, que participó en la redacción de su proyecto político. La dirigente madrileña duda porque aceptar la oferta del líder le supondría tener que abandonar su puesto en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), adonde recaló a finales de 2012, ya que cree que no es ético ni estético compatibilizar ambos cargos, por mucho que sea legal. Narbona se pasó por Ferraz este viernes, donde Sánchez ya está instalado desde su victoria en las primarias, y confía en dar una respuesta, la que sea, "pronto", según fuentes muy próximas. 

Narbona, de casi 66 años, es una dirigente muy respetada en el PSOE, y por eso encaja en el perfil de presidenta del partido. El secretario general necesita despejar esa incógnita, la de quien ostenta "la representación oficial" del PSOE, para ir componiendo el puzle. 

El otro dato que se conoce de la dirección es el de la portavocía, que recaerá, si nada cambia, en el alcalde de Valladolid, Óscar Puente. También que Sánchez se ha comprometido a situar el área de transición ecológica "al más alto nivel" de la ejecutiva. Un compromiso que él mismo trasladó el jueves en un encuentro en Ferraz con los principales responsables en España de las organizaciones verdes Greenpeace, WWF, SEO BirdLife, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra. Para asumir la cartera de Medio Ambiente de la cúpula suena el nombre del exdiputado asturiano y exalcalde de Lena Hugo Morán, que ya ejerció un cargo similar en la última ejecutiva de José Luis Rodríguez Zapatero (2008-2012) y en la de Alfredo Pérez Rubalcaba (2012-2014).

Otra opción sería la de Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI)exsecretaria de Estado Climático de Zapatero y miembro de los comités de notables de Sánchez. Pero ella, según fuentes cercanas, no tiene intención de abandonar su puesto en París en el IDDRI. Por perfil, también encajaría Narbona. 

Patxi López, a quien el secretario general ofreció la cartera de Política Federal, estratégica en la dirección, no había respondido este viernes, aunque en su entorno siguen diciendo que su decisión dependerá de más factores, y de cómo se procede a la integración de su gente y de miembros de la otra candidatura, la de Susana Díaz. 

Falta el ajuste final de José Luis Ábalos -probable secretario de Organización- y Adriana Lastra -quien ha sonado como portavoz parlamentaria, sin descartar que Sánchez la aloje en la ejecutiva con un cargo relevante-, además de otros dirigentes como Santos Cerdán y Paco Salazar (ambos hombres de aparato) y el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. La exministra de Cultura Carmen Calvo podría encargarse de otra área de mucho peso: Igualdad. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios