LA NUEVA ETAPA DE LOS SOCIALISTAS

La exministra Cristina Narbona, nueva presidenta del PSOE

La extitular de Medio Ambiente recibió la oferta de Pedro Sánchez, y tras darle muchas vueltas, ha acabado aceptando. Su entrada en la ejecutiva le supondrá abandonar el CSN a finales de mes

Foto: Pedro Sánchez, con las exministras Cristina Narbona y Beatriz Corredor, y la diputada Margarita Robles, el pasado 11 de mayo en Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con las exministras Cristina Narbona y Beatriz Corredor, y la diputada Margarita Robles, el pasado 11 de mayo en Madrid. (EFE)

La exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona dijo sí. Ella será la nueva presidenta del PSOE. Pedro Sánchez le ofreció el cargo esta misma semana y finalmente ella, tras pensárselo mucho, aceptó y se lo comunicó en la noche del viernes, según adelantaron a este periódico fuentes próximas a la dirigente madrileña. Todo estaba listo porque Narbona, que horas antes estuvo en Ferraz para despachar con el secretario general, le prometió que se decidiría muy pronto. Y así ha sido. Ferraz luego envió posteriormente un comunicado de confirmación.

Las dudas que mantenía la exministra, y que le hicieron declinar la propuesta en un primer momento para luego reflexionar más en profundidad, eran lógicas: en diciembre de 2012 fue nombrada miembro del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para un mandato de seis años. Y se sentía muy cómoda en el organismo regulador. Desde su ingreso, había mantenido un perfil político más que discreto y solo decidió implicarse activamente en la campaña de primarias de Sánchez, participando en la redacción de su proyecto político. Sabía que si aceptaba la oferta del líder de entrar en la ejecutiva, tendría que abandonar el CSN.

La exministra Cristina Narbona, nueva presidenta del PSOE

Legalmente, compatibilizar un cargo no ejecutivo como la presidencia del PSOE —los estatutos dicen que ese puesto lleva aparejada la "representación oficial" del partido— con la silla de consejera del organismo, es posible. Pero ella consideraba que no era "ni ético ni estético" estar a la vez en la dirección del PSOE y en el CSN. Ella, que había criticado toda su vida la acumulación de cargos, sabía que tenía que elegir. Así que tras la oferta de Sánchez ha optado por lo primero. Por dedicarse exclusivamente al PSOE, una decisión que ya ha comunicado al regulador, del que saldrá a finales de este mes, tras la celebración del 39º Congreso Federal. El cónclave comenzará dentro de una semana en Madrid y será entonces cuando el millar de delegados vote la propuesta de ejecutiva que presente Sánchez, que ella encabezará como presidenta. Sustituirá entonces a la andaluza Micaela Navarro, la primera mujer en la historia del PSOE que ocupó ese cargo, del que dimitió el pasado 28 de septiembre, junto con otros 16 integrantes de la cúpula, para forzar la caída del líder. En puridad, el sillón está vacante desde que la gestora de Javier Fernández asumiera las riendas de la dirección hace más de ocho meses.


Pero Narbona no será una presidenta más del PSOE, la quinta persona que ejerce esas funciones desde la Transición —tras Ramón Rubial, Manuel Chaves, José Antonio Griñán y la propia Navarro—. No se limitará a asumir la "representación oficial" de la formación y a moderar las reuniones de la ejecutiva y de los actos que se organicen. Su cargo adquirirá contenido, peso, carácter. La dirigente tendrá un "papel relevante en el desarrollo del compromiso asumido por Pedro Sánchez para propiciar la transición ecológica de la economía", según informó el partido. Ella fue, de hecho, quien trabajó más esa área en el documento político del madrileño durante su reconquista al liderazgo del PSOE.

La dirigente tendrá un "papel relevante en el desarrollo del compromiso de Sánchez de propiciar la transición ecológica de la economía"

"Su perfil y su dilatada experiencia en el ámbito de la ecología y la defensa de los derechos de las mujeres la han convertido en una figura de prestigio de este partido y en un referente de la socialdemocracia. En esta nueva etapa al frente de la presidencia del partido, Narbona seguirá trabajando, y con el mismo compromiso que siempre ha mostrado, en la construcción de ese proyecto social, de justicia y equidad que es la razón de ser del Partido Socialista", añadía el comunicado. Ella misma también informaba en Twitter de su nuevo destino y de las razones que le han llevado a aceptarlo: impulsar el "proyecto de una nueva socialdemocracia, con el liderazgo de Sánchez". Lanzaba a la vez un mensaje de integración: "Nadie sobrará en este apasionante reto". El líder le agradecía su implicación y subrayaba que el hecho de ser la nueva presidenta del PSOE es un "privilegio para la familia socialista".

Cristina Narbona Ruiz (Madrid, 29 de julio de 1951), doctora en Ciencias Económicas por la Universidad de Roma y profesora universitaria de Economía Internacional, ha ocupado multitud de cargos públicos gracias a su partido. Fue ministra de Medio Ambiente (2004-2008) en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, embajadora de España ante la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (2008-2011), secretaria de Estado de Medio Ambiente y Vivienda (1994-1996), viceconsejera de Economía de la Junta de Andalucía (1982-1985), diputada en varias legislaturas, directora general del Banco Hipotecario de España, asesora en la ONU y concejala en el Ayuntamiento de Madrid (1998-2002).


Referente del ala izquierda del PSOE

Carme Chacón con la exministra Cristina Narbona, en enero de 2012, poco antes del 38º Congreso Federal. (EFE)
Carme Chacón con la exministra Cristina Narbona, en enero de 2012, poco antes del 38º Congreso Federal. (EFE)

Como recordaba Ferraz, en todos estos años, se ha convertido en un referente no solo del socialismo y del feminismo, sino también del ecologismo, donde es reconocida en el ámbito nacional e internacional. Miembro también del colectivo progresista Economistas Frente a la Crisis, Narbona está ubicada desde siempre en el ala izquierda del PSOE, más combativa, igual que su pareja, el exministro Josep Borrell. Pero siempre también ha sabido cultivar las buenas relaciones con sus compañeros, lo que ha hecho ganarse el respeto de quienes estaban en trincheras contrarias.

Apoyó a la exministra Carme Chacón —fallecida el pasado abril— en el congreso de Sevilla de hace cinco años, en el que se enfrentó a Alfredo Pérez Rubalcaba. En 2014, se alineó, como Borrell, con el representante de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, frente a Pedro Sánchez y Eduardo Madina. Y ahora, en 2017, respaldó al madrileño (como su pareja y como Pérez Tapias) en este último y decisivo viaje, como una figura capital de su proyecto. Ella fue quien, al marcharse al CSN a finales de 2012, por deseo de Rubalcaba, cedió su escaño en la Cámara Baja al propio Sánchez. Una plataforma que el madrileño supo aprovechar, así como el nombramiento, por parte de la dirección, como coordinador de la parte económica de la conferencia política de noviembre de 2013.

Narbona era la favorita del secretario general para ocupar un puesto tan simbólico pero al mismo tiempo tan visible como la presidencia del PSOE. Habían circulado otros nombres con algo de menos fuerza, como el de otra exministra de Zapatero, la cordobesa Carmen Calvo —con menos trayectoria en el partidoy con un perfil más conflictivo para el PSOE-A de Susana Díaz—, y el de la histórica dirigente andaluza Carmeli Hermosín. Borrell, a su vez, cotizaba a la baja, tanto por su pasada relación contractual con Abengoa —a cuyo consejo perteneció— como por su imputación por la gestión de la empresa, ya retirada.

La exministra es un referente no solo del socialismo y del feminismo, sino también del ecologismo, gracias a su dilatada trayectoria profesional

Despejada la incógnita de la presidencia del PSOE, queda todavía por conocer toda la estructura de la nueva ejecutiva socialista. El otro cargo ya desvelado es el de la portavocía, que recaerá en el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que también ejerció esa función durante la campaña de primarias y es considerado un 'duro' del sanchismo —"Prefiero mirar con el rabillo del ojo a la izquierda que estar con el culo en pompa a la derecha", dijo pocos días antes de la votación, palabras dirigidas a los susanistas y que fueron consideradas homófobas por algunos dirigentes, cosa que él negó—. La diferencia es que en ese caso fue él quien desveló la encomienda del jefe, pero aún no habido una comunicación oficial de Ferraz, como sí ha ocurrido con Narbona.

Los diputados José Luis Ábalos y Adriana Lastra, el pasado 26 de mayo llegando al Congreso. (EFE)
Los diputados José Luis Ábalos y Adriana Lastra, el pasado 26 de mayo llegando al Congreso. (EFE)


Sánchez comienza así a perfilar el núcleo duro de su dirección, en el que seguro que figurarán los diputados José Luis Ábalos, actual portavoz provisional en el Congreso, y Adriana Lastra, ambos puntales fundamentales de su campaña. El primero es el mejor situado para ocupar Organización, pero tampoco es descartable que el líder le mantenga como jefe del grupo.


Dirección de la máxima confianza

También se da como segura la entrada de los andaluces Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Paco Salazar y la del navarro Santos Cerdán, así como de los coordinadores de su proyecto, el sociólogo José Félix Tezanos, el economista Manu Escudero o la exministra Beatriz Corredor. También es probable la incorporación de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y secretaria de Política Municipal del PSC, Núria Parlon. Y falta por saber si el exlendakari Patxi López aceptará la cartera de Política Federal que la semana pasada le ofreció el secretario general.

Falta por conocer el núcleo duro que acompañará al líder, pero los nombres de la cúpula son conocidos: Ábalos, Lastra, Puente, Celis, Tezanos, Escudero...

Sánchez quiere confeccionar una cúpula de máxima confianza, y perfiles como como el de Narbona, Ábalos, Lastra, Gómez de Celis, Cerdán o Corredor encajan en esa apuesta. Son los dirigentes de los que se ha rodeado en los últimos tiempos. No quiere que le ocurra como con su ejecutiva saliente, en la que 17 miembros renunciaron (entre ellos Navarro, promocionada al cargo por Susana Díaz, su antigua aliada) para finiquitar al líder. Avalado por el 50,26% de los votos, habiendo triunfado de forma inapelable en las primarias con los grandes aparatos en contra y con los barones a su disposición, el secretario general tiene manos libres y desea componer una cúpula leal y un equipo de trabajo muy cercano.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios