Los fondos buitre preparan 5.000 M para comprar créditos en la España poscovid
  1. Empresas
PREVISIONES

Los fondos buitre preparan 5.000 M para comprar créditos en la España poscovid

Bancos y fondos prevén vender entre 10.000 y 12.000 millones en carteras inmobiliarias durante 2022 y una cifra algo mayor en créditos sin garantías

Foto: Oficina de Banco Sabadell, durante el desconfinamiento de 2020. (EFE/Manuel Bruque)
Oficina de Banco Sabadell, durante el desconfinamiento de 2020. (EFE/Manuel Bruque)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los fondos internacionales vuelven a situar España entre sus países favoritos tras un par de años de sequía. Bancos, inversores y consultores prevén una recuperación del mercado de créditos morosos en 2022 con transacciones de entre 22.000 y 26.000 millones de euros, según fuentes del sector consultadas por este medio. Estas carteras implicarán la inversión de alrededor de 5.000 millones por parte de los conocidos como fondos oportunistas o buitre, según el importe medio al que se suelen cruzar este tipo de operaciones.

Así, los expertos consultados prevén que bancos y grandes fondos como Blackstone, Lone Star y Cerberus venderán, por un lado, créditos con garantía y activos inmobiliarios ('secured', en la jerga) por valor de entre 10.000 y 12.000 millones de euros, y sin garantía ('unsecured') por entre 12.000 y 14.000 millones.

Foto: Foto: EFE.

En el caso de los créditos con colateral, estas cifras supondrán una mejora frente a los dos últimos años —6.000 millones en 2020 y entre 9.000 y 10.000 millones en 2021—, pero siguen por debajo de las cifras precovid, de unos 15.000 millones anuales, según cifras de Alvarez & Marsal.

Aunque el precio de este tipo de operaciones depende del tipo de activo, se cierran con descuentos medios de entre el 60% y el 70%. La mayor parte de los activos que se prevé que se vendan en 2022 son impagados previos al covid, ya que las cifras de nuevos morosos de la pandemia todavía están contenidas por los ICO (Instituto de Crédito Oficial).

Pendientes del covid

"Vemos un repunte de actividad. Tras unos meses en los que hubo mucha incertidumbre por la confianza y los riesgos, esta se ha mitigado y se ha recuperado la demanda por parte de grandes inversores que han levantado capital entre 2020 y principios de 2021. Este dinamismo se va a mantener en 2022", explica Nahuel Callieri, director sénior de Alvarez & Marsal. Este experto prevé que el grueso de las operaciones se concentre en hipotecas y créditos de empresa con colateral inmobiliario.

"El próximo año va a ser buenísimo, aunque no récord. A día de hoy, tenemos más encargos y proyectos en estudio que hace 12 meses, pero todo dependerá de la evolución del covid", señala otro consultor del sector, que prefiere que no figure su nombre. Al igual que Alvarez & Marsal, este experto cree que el mercado verá operaciones por entre 10.000 y 12.000 millones con colateral inmobiliario en 2022, salvo que alguno de los grandes fondos con activos en España decida salir del país. En tal caso, las cifras podrían acercarse a los 20.000 millones.

Foto: Carlos Stilianopoulos, CEO de Beka Finance.

Así, los fondos que han ido comprando activos en España en la última década todavía mantienen bajo gestión unos 60.000 millones de los 150.000 millones que llegaron a tener. En algún momento alguno de estos inversores, como Blackstone, Cerberus y Lone Star, podría decidir acelerar la digestión de estos activos con grandes carteras.

Todos los consultores descartan que se llegue en los próximos años a los niveles de ejercicios récord como 2017 y 2018, en los que la venta de los activos tóxicos de Santander-Popular —30.000 millones—, BBVA —12.000 millones—, Sabadell —9.000 millones— y CaixaBank —7.000 millones— inflaron las cifras. Donde sí podría haber récord es en el volumen de préstamos sin garantía. El sector espera cifras de entre 12.000 millones y 14.000 millones en 'unsecured', algo más que en crédito moroso con colateral, lo que se dividiría a partes casi iguales entre empresas, principalmente pymes, y consumo.

"Para 2022 esperamos un aumento significativo de los volúmenes de carteras que saldrán al mercado, tanto en el mercado primario como en el secundario. En el primario esperamos ver sobre todo carteras de hipotecarios de consumo, tanto 'non-performing' como 'reperforming' (préstamos al corriente, pero que anteriormente han sufrido impagos). Estos últimos, en el ámbito de operaciones de titulización por parte de los fondos compradores", expone Juan Hormaechea, socio de Allen & Overy. "En mercado secundario (operaciones entre fondos) esperamos ver sobre todo carteras de pymes que han estado ya algunos años bajo gestión de fondos compradores que las adquirieron en los últimos cuatro o cinco años", agrega.

"Llevamos un año y medio con menos actividad en la compraventa de carteras. El año que viene puede haber un repunte en la compraventa de carteras 'unsecured', pero no está claro en las hipotecarias. La situación podrá cambiar cuando finalice el periodo de carencia de los préstamos ICO a partir de marzo y la moratoria concursal el 30 de junio", afirma Rafael Bazán, socio de Araoz & Rueda. "Creemos que actualmente hay oportunidades interesantes en la venta de 'single names' (compras de créditos a una empresa), con la aparición de nuevos fondos con apetito inversor que ya han cerrado operaciones", añade.

Se reactiva el mercado

Ya en la segunda mitad de 2021, ha habido una reactivación de operaciones. El sector de fondos, firmas de recobros y 'servicers' tiene una plantilla de más de 28.000 empleados y gestiona más de 383.000 millones de euros, con 110 millones de expedientes. Los gestores coincidieron este año en el Congreso CMC, que aglutina a toda la industria, en que ha habido menos oferta de carteras y más demanda que antes del covid, lo que ha elevado los precios. Esto es, se han comprado con menores descuentos.

Entre las últimas carteras han estado dos ventas de CaixaBank, una de 400 millones de pymes y consumo, que se quedaron Cabot, Hoist y Kruk, y otra de hipotecas por 200 millones de euros que se llevó KKR. También ha acudido al mercado Banco Santander, colocando una cartera de 450 millones en préstamos a pymes y consumo a Axactor. El banco cántabro, además, ha contratado a Deutsche Bank para vender hipotecas refinanciadas por valor de 1.000 millones. Esta es otra tendencia visible: ya no solo se vende crédito moroso, sino también refinanciado, que ha tenido problemas de pagos, pero que ahora está al corriente o que ha habido un aumento de incumplimiento ('subconfirming' o 'stage 2').

Foto: María Jesús Montero. (EFE)

Al mercado español siguen llegando nuevos jugadores. Este año ha sido Zolva, antes Multigestión, liderado por David Martín, ex de Axactor, que ha comprado una cartera de 115 millones de crédito al consumo de Bankinter, y otra de 90 millones a la financiera de El Corte Inglés. Detrás de Zolva, tras adquirir negocio de D. E. Shaw, está la noruega Finans2. Aunque en los países escandinavos hay menos morosidad que en el sur de Europa, muchos de los grandes jugadores en la compra de carteras proceden de estos países.

Este es el caso del líder, Intrum, con 53.000 millones. El gestor de recobros prevé un mayor dinamismo de operaciones en el segundo semestre de 2022, y ya habrá mora por el covid. "La composición de las carteras ha ido evolucionando en los últimos años a carteras de deuda cada vez más reciente, por lo que esperamos que algunas de las que aparezcan en el mercado en los próximos meses tengan impagados derivados de la crisis económica a consecuencia de la pandemia que se ha prolongado por casi dos años", afirman en la filial española del grupo sueco, que cotiza en Estocolmo con un valor de 2.700 millones de euros.

Intrum ha protagonizado una de las mayores compras del año, al adquirir una cartera de 1.000 millones con 100.000 créditos sin garantía hipotecaria, principalmente procedentes de financiación al consumo. La operación ocurrió en el mercado secundario, es decir, entre fondos, ya que adquirió la cartera a Cerberus, después de haber estado gestionada por Gescobro.

Los expertos creen que habrá un impulso del mercado secundario, aunque principalmente en créditos con garantía hipotecaria. En este sentido, Morgan Stanley ha vuelto al mercado al comprar una cartera de 4.000 hipotecas, con deuda viva de 200 millones, a Blackstone, procedentes de una adjudicación a través del FROB entre 2014 y 2015 de Catalunya Banc.

Los fondos internacionales vuelven a situar España entre sus países favoritos tras un par de años de sequía. Bancos, inversores y consultores prevén una recuperación del mercado de créditos morosos en 2022 con transacciones de entre 22.000 y 26.000 millones de euros, según fuentes del sector consultadas por este medio. Estas carteras implicarán la inversión de alrededor de 5.000 millones por parte de los conocidos como fondos oportunistas o buitre, según el importe medio al que se suelen cruzar este tipo de operaciones.

Banca Inversores
El redactor recomienda