Los fondos de las 'subprime' llegan a España en plena pandemia para cazar gangas
  1. Empresas
OPERACIONES CORPORATIVAS

Los fondos de las 'subprime' llegan a España en plena pandemia para cazar gangas

En los últimos meses, han aterrizado inversores más 'agresivos' para comprar activos financieros a precio de derribo. El más activo es Tilden, un protagonista de las ‘subprime’

Foto: Letrero de Wall Street en Nueva York. (Reuters)
Letrero de Wall Street en Nueva York. (Reuters)

‘Fast money’ (dinero rápido) es el título de un programa norteamericano en la CNBC donde desde 2006 desfilan los principales banqueros de Wall Street. Muchos de ellos ya no trabajan en las grandes entidades estadounidenses, muchas quebradas o rescatadas tras la debacle que sufrieron en 2007 por la crisis de las hipotecas ‘subprime’. En su lugar, algunos crearon sus propios fondos de inversión, que en los últimos meses han puesto el mercado español en su diana.

Así, durante 2020, han aterrizado en España nuevos inversores que buscan gangas financieras aprovechando la crisis provocada por el covid-19. Nombres como Tilden Park, Metric, Albatris o Balbec apenas habían sobrevolado España en el pasado. A eso se suma el regreso de otros que desde el principio de la anterior crisis no visitaban el país, como Marathon, D. E. Shaw o Fortress.

Son los fondos conocidos como oportunistas o buitres. Se especializan en la adquisición de activos a precio de derribo debido a la crisis —créditos y activos inmobiliarios, principalmente—, con perspectiva de una mejora rápida. No les interesa quedarse mucho tiempo. Hacen ‘fast money’ y dejan su lugar a otros inversores más conservadores. Les benefician mercados como el español, donde durante los últimos ejercicios se han negociado volúmenes anuales superiores a los 20.000 millones de euros, y que en 2020 van a quedar por debajo de los 3.000 millones. Esta menor liquidez derriba los precios y ofrece gangas.

placeholder Josh Birnbaum (c), fundador de Tilden, en su declaración en el Congreso en 2010. (Reuters)
Josh Birnbaum (c), fundador de Tilden, en su declaración en el Congreso en 2010. (Reuters)

El covid-19 ha provocado que un mercado dominado por grandes fondos como Blackstone, Cerberus, Lone Star y Apollo, que durante el periodo 2014-2019 se habían hecho con activos tóxicos de los bancos valorados en decenas de miles de millones, hayan dado paso a otros inversores más arriesgados. Los primeros apostaron tras la crisis bancaria española por comprar plataformas y grandes carteras que rentabilizar a medio plazo. Los segundos prefieren comprar a precio de derribo para vender a corto plazo, cuando mejoren las cosas. "Han llegado nuevos inversores sin experiencia relevante en España, pero con mayor apetito de riesgo", expone Gonzalo Gutiérrez de Mesa, 'managing partner' de Finsolutia.

"No ha habido transacciones, no por falta de interés o liquidez, sino porque los vendedores no estaban preparados para vender en una valoración ajustada a un nivel de riesgo distinto y han decidido posponerlas, si bien es una situación transitoria, pues siguen teniendo la misma exigencia y presión por desapalancar sus balances de activos improductivos", añade.

Sequía de operaciones

Por su parte, Claudio Panunzio, director general de Hipoges, señala que "en los meses de covid, la gran mayoría de los inversores han decidido no dedicar recursos en los pocos procesos que los bancos han intentado dejar abiertos, y esto ha hecho que quien ha comprado en el último trimestre de 2020 lo haya hecho con mucha menos competencia que en los meses anteriores. Al final, podemos decir que 2020 no ha sido tan malo como lo esperado, con por lo menos unas 6-8 operaciones cerradas. Por el lado de inversores, se han confirmado varios jugadores del pasado, perom como siempre ocurre cuando los tamaños bajanm entran nuevos".

Esta situación se refleja en las estadísticas anuales. Los años 2017 y 2018 fueron históricos en Españam con ventas de activos tóxicos de la banca por valor de 100.000 millones de euros. Esta tendencia se normalizó en 2019, con cifras cercanas a los 20.000 millones. Sin embargo, el coronavirus ha hecho que los bancos hayan podido vender menos de 3.000 millones en activos por primera vez en una década.

Foto: Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell. (EFE)

Uno de estos nuevos inversores es Tilden Park, un fondo creado por exdirectivos de Goldman Sachs que se hicieron de oro con la crisis de las hipotecas basura. Su fundador, Josh Birnbaum, incluso tuvo que declarar en el Congreso de los Estados Unidos por las ganancias que generó al banco en el que trabajaba con posiciones bajistas en el mercado de las ‘subprime’. Fue uno de los financieros retratados en la película ‘The Big Short’. Según explicó en el Congreso, su decisión de apostar contra las hipotecas basura generó división dentro de Goldman Sachs, hasta el punto de que durante 2007 le obligaron a cerrar posiciones, en contra de su criterio.

Birnbaum y dos de sus lugartenientes europeos, Mike Swenson y Jared Erbst, han puesto el mercado español en el centro de su estrategia. Su fondo ha sido el primero en cerrar la adquisición de activos bancarios deteriorados desde que se desató la pandemia. Así, como adelantó este medio, se quedó por 65 millones una cartera de préstamos de pymes —Proyecto Explorer— con una tasación inicial de 250 millones. Es decir, con un descuento de casi el 75%. Además, Tilden acaba de adjudicarse una cartera de CaixaBank de 400 millones —Proyecto Louvre—, como publicó ‘Vozpópuli’. A estos activos, este fondo suma otros inmobiliarios comprados a Lone Star, Bankia y Bain a comienzos de 2020. Como señalan desde otro fondo, “no hay quien compita con Tilden ahora mismo”.

Cartera de Chenavari

Uno de los pocos que lo están haciendo es Metric Capital Partners, uno de los nuevos inversores que han irrumpido recientemente en España, fundado por antiguos banqueros de UBS, Barclays y Lehman Brothers en la City londinense. Este inversor acaba de comprar junto al sueco Albatris una de las mayores carteras que había en el mercado: el Proyecto Wave & Zenith, con inmuebles y créditos valorados en 700 millones, con el que otro fondo, Chenavari, vende toda la exposición a España adquirida al comienzo de la anterior crisis.

La lista de banqueros de las 'subprime' interesados en el mercado español no acaba ahí. Otro de los nombres que están en todos los procesos es el de Waterfall Asset Management, un fondo norteamericano creado por Tom Capasse y Jack Ross, dos de los creadores de los ABS (bonos de titulización hipotecaria, por sus siglas en inglés), considerados el germen de las hipotecas basura.

placeholder Antigua sede de Lehman Brothers en Nueva York. (Reuters)
Antigua sede de Lehman Brothers en Nueva York. (Reuters)

Otro nombre es el de Balbec Capital, un fondo creado por el exdirector de Operaciones de Bear Stearns Warren Spector, uno de los bancos de inversión considerados como el origen de la crisis 'subprime'. Esta gestora está negociando quedarse una parte de una pequeña cartera sacada al mercado por Unicaja Banco, según fuentes financieras consultadas por este medio.

La lista se alarga con otros nombres como KKR, Marathon, D. E. Shaw, Davidson Kempner, North Wall Capital... Algunos de estos son viejos conocidos del mercado español. Pero la mayoría había abandonado este mercado, desde que había dejado de ser una ganga.

De cara al futuro, los expertos esperan un 2021 en forma de V. Con un primer semestre "flojo", como afirma Panunzio, de Hipoges. Y con una segunda parte mejor gracias a la vacuna y la estabilidad económica: "Conforme la vacunación vaya avanzando en el mundo y se vaya adquiriendo la inmunidad de grupo, la percepción de riesgo caerá y veremos un mercado más normalizado de carteras inmobiliarias hacia el verano y muy fuerte en la segunda mitad del año", explica Gutiérrez de Mesa, de Finsolutia.

‘Fast money’ (dinero rápido) es el título de un programa norteamericano en la CNBC donde desde 2006 desfilan los principales banqueros de Wall Street. Muchos de ellos ya no trabajan en las grandes entidades estadounidenses, muchas quebradas o rescatadas tras la debacle que sufrieron en 2007 por la crisis de las hipotecas ‘subprime’. En su lugar, algunos crearon sus propios fondos de inversión, que en los últimos meses han puesto el mercado español en su diana.

Operaciones corporativas
El redactor recomienda