Los fondos prevén la venta de 20.000 M de crédito moroso por la banca en 2022
  1. Empresas
TRASPASOS DE CARTERAS

Los fondos prevén la venta de 20.000 M de crédito moroso por la banca en 2022

La banca ya ha reactivado el mercado, pero el mercado anticipa que el ‘boom’ de ventas llegará el próximo año, tanto con préstamos impagados como refinanciaciones

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Los bancos han vuelto al mercado para desprenderse de créditos impagados y mejorar su fotografía a finales de año, aunque solo es una antesala de la oleada de ventas que habrá el año que viene. Al menos, esta es la previsión de los fondos oportunistas, cuyos planes de negocio apuntan a una horquilla de entre 15.000 millones y 20.000 millones en 2022, según fuentes del sector.

El mercado de carteras de deuda impagada se ha reactivado en la segunda mitad del año. CaixaBank está vendiendo una cartera de 576 millones en hipotecas morosas mientras que Santander está haciendo lo propio con una cartera de crédito impagado por pymes por valor de 600 millones. Estos días, a menor escala, Financiera El Corte Inglés está cerrando el traspaso de más de 100.000 préstamos por valor nominal de 100 millones.

Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE. (Reuters)

Estos son algunos ejemplos de cómo las entidades financieras han vuelto a ofrecer a los fondos oportunistas y gestores de recobros parte de su activo tóxico. Esto es, deuda impagada. Con el confinamiento de primavera de 2020, se secó este mercado y apenas ha vuelto a tener operaciones hasta ahora. El gran incremento de desinversiones llegará en 2022.

Así lo muestran los planes de negocio que tienen estos fondos, según fuentes consultadas. Los gestores de recobros cuentan con ventas que se acerquen a los 20.000 millones, cifra que no se veía desde la gran operación salida que realizaron los bancos después de la reestructuración financiera de 2012.

Los fondos esperan que los bancos aceleren la salida de crédito tóxico que tienen en balance, ya que volverá la presión regulatoria para ello. El covid ha supuesto un paréntesis, pero se retomará tras la pandemia la idea del supervisor de pedir a medio plazo una cobertura de hasta el 100% en créditos sin garantía hipotecaria (‘unsecured’, en la jerga) que hayan entrado en impago en 2018 o posteriormente y del 60% si hay colateral (‘secured’). A esto se suma la morosidad que se espera por la crisis del covid.

Foto: Centro comercial de El Corte Inglés. (iStock)

Hasta ahora, la ratio de mora ha estado bajo control, en el 4,4% en julio, según los últimos datos del Banco de España. Sigue así en niveles previos a la pandemia. Pese a que las primeras estimaciones del sector financiero temieron un auge de la morosidad ya este año, las proyecciones señalan ahora a que en 2022, tras el efecto de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), se empiecen a pagar los créditos con aval público a través del ICO, que cuentan con un año de carencia, y queden atrás las moratorias.

En este contexto, los fondos anticipan que las cifras se sitúen, como se ha dicho, entre 15.000 millones y 20.000 millones, con protagonismo absoluto de los bancos, aunque también haya ventas en el mercado secundario —entre gestores de recobros— y por parte de financieras de automovilísticas o grandes compañías de consumo minorista.

Además, dan por hecho en sus planes de negocio de que habrá un repunte de las ventas de carteras de crédito sin garantía hipotecaria, tanto préstamos al consumo como financiaciones a empresas sin colateral, como de créditos aún sanos, pero que se han deteriorado. Es decir, que están en ‘stage 2’ en el balance de la banca, por ser refinanciaciones o financiaciones a prestatarios con una mayor probabilidad de impago, y que exigen más provisiones a los bancos.

Entre los planes de negocio de estos inversores institucionales se proyecta que el peso sobre el total de ventas de carteras del crédito sin colateral se sitúe entre el 50% y el 60%, dividido a partes iguales entre empresas y consumo. Mientras que en la otra parte el grueso serían hipotecas, aunque habría un porcentaje cercano al 20% del total en crédito a empresas con garantía hipotecaria o préstamos sanos deteriorados (‘subconfirming’, en la jerga).

Foto: Foto: iStock.

Los fondos se están posicionando para esta composición esperada de ventas. Los grandes gestores o ‘servicers’ especializados hasta ahora en deuda con colateral e inmuebles adjudicados han creado equipos para comprar y gestionar crédito sin garantía, mientras que han aterrizado varios inversores que aspiran a trabajar con estos préstamos. El último ejemplo ha sido Multigestión, renovado con la inversión de la firma noruega Finans2 este verano, que está cerrando la compra de una cartera de Financiera El Corte Inglés.

Entre las previsiones de los fondos se apunta a que continuarán las ventas recurrentes de Santander, que sigue teniendo la mayor ratio de morosidad en España, con un 6,22% en junio, mientras que anticipan que CaixaBank y Sabadell acelerarán estas desinversiones. En el primer caso, tras la integración de Bankia y, en el segundo, porque aún no ha hecho ninguna venta con el nuevo consejero delegado, César González-Bueno.

Por otro lado, también se espera que bancos medianos y pequeños que no han acudido al mercado desde que comenzó la crisis del coronavirus retomen estas ventas. Aunque las mayores expectativas están en BBVA, que cada cierto tiempo realiza una macroventa en vez de desinversiones recurrentes. La última fue en diciembre de 2019, cuando vendió a Intrum una cartera de 2.500 millones en créditos fallidos sin garantía.

Según datos de Debtwire, los mayores compradores de carteras desde 2015 han sido Blackstone y Cerberus, con 32.800 millones en cada caso. Seguidamente están Lone Star, con 12.700 millones; Intrum, con 7.200 millones, Axactor, con 6.200 millones; CPPIB, con 5.000 millones; Oaktree, con 4.900 millones; Deutsche, con 4.000 millones; Bain Capital, con 3.800 millones, y CarVal, con otros 3.800 millones.

Los bancos han vuelto al mercado para desprenderse de créditos impagados y mejorar su fotografía a finales de año, aunque solo es una antesala de la oleada de ventas que habrá el año que viene. Al menos, esta es la previsión de los fondos oportunistas, cuyos planes de negocio apuntan a una horquilla de entre 15.000 millones y 20.000 millones en 2022, según fuentes del sector.

Cartera de crédito Bain Capital Morosidad Desinversiones Impago Sector Financiero Blackstone
El redactor recomienda