éNFASIS EN LOS SUELDOS SUPERIORES A 300.000€

Pallete prepara un ajuste salarial en la alta dirección para ahorrar 250 millones

Telefónica gasta al año 6.330 millones en pagar las nóminas de la plantilla, más de un tercio de las cuales se corresponde con empleados en España

Foto: Fachada de una de las oficinas de Telefónica. (EFE)
Fachada de una de las oficinas de Telefónica. (EFE)
Adelantado en

El consejo de administración de Telefónica se reúne esta semana para aprobar las cuentas de 2019 y la hoja de ruta o ‘guidance’ financiera que transmitirá a los inversores para el ejercicio 2020. Según aseguran distintas fuentes, la operadora va a comunicar un ajuste de costes adicional que afecta al centro corporativo y que finalmente será el doble del estimado en un principio. El objetivo es ahorrar 250 millones de euros en altos sueldos en los próximos dos años con el adelgazamiento de la cúpula directiva tanto en España como en las distintas filiales.

Como el mercado ya da por descontado que los ingresos y el beneficio operativo o ebitda cayeron ligeramente el pasado año, sin contar el impacto positivo de la nueva contabilidad de los alquileres, y que el beneficio se redujo bruscamente cerca de un 45% por los costes de la última reestructuración de plantilla, los inversores están ya pendientes de los nuevos objetivos que se ha marcado el consejo de administración para tratar de animar la alicaída cotización.

Dado que los ingresos podrían seguir reduciéndose en 2020 y 2021 y el ebitda subir tímidamente en los dos próximos años, según las previsiones del bróker suizo Mirabaud y del estadounidense Bank of America, la atención de los inversores está centrada en la ejecución del plan de ventas anunciado a finales de noviembre y de cómo va a afrontar Telefónica la caída de la facturación.

Según fuentes próximas al grupo de telecomunicaciones, José María Álvarez-Pallete ha decidido endurecer la política de ajuste de costes que se acordó en el consejo extraordinario celebrado en Barcelona el 26 y el 27 de noviembre. Si en un principio la compañía daba por bueno ahorrar unos 100 millones mediante la salida de unas 500 personas en su centro corporativo, cerca de un 10% del gasto total, esta cifra se ha ampliado hasta los 250 millones en la última revisión que ha hecho el presidente con su equipo de confianza.

Telefónica gasta al año 6.330 millones en pagar las nóminas de la plantilla, más de un tercio de las cuales se corresponde con empleados en España. El salario medio de los trabajadores de la matriz supone un desembolso de 75.136 euros. No obstante, según fuentes financieras, el grupo cuenta con un amplio colectivo con salarios por encima de los 300.000 euros, grupo de personas que la compañía quiere disminuir como consecuencia de la nueva estructura operativa comunicada al mercado hace casi tres meses.

Fachada de la sede de Telefónica en Madrid. (Reuters)
Fachada de la sede de Telefónica en Madrid. (Reuters)

“En los últimos años, hemos lanzado distintas iniciativas para capturar los beneficios de la digitalización, consiguiendo importantes avances hasta la fecha. Ahora, para ganar agilidad y acelerar la ejecución de nuestra estrategia, es el momento de evolucionar nuestro modelo operativo”, explicó Pallete cuando comunicó la creación y búsqueda de un socio para Telefónica Tech y la segregación y venta de los activos en Latinoamérica, así como la división de Infraestructuras.

En este sentido, Pallete añadió que se adaptaría el rol y funcionamiento del centro corporativo a la nueva realidad, “poniendo el foco en aquellas actividades que aportan un valor diferencial al resto de unidades y que nos permiten capturar el valor de la escala, eliminando algunas duplicidades existentes con las estructuras de los países” y con “un mayor nivel de ambición en los planes de simplificación y digitalización de las operaciones”.

Primeras condiciones

El consejo de Telefónica ha tomado esta decisión forzado por la presión del mercado ante la caída continuada de la cotización y tras el buen recibimiento de la primera fase del plan de bajas. La compañía ofreció en enero dos alternativas muy jugosas para los empleados con una antigüedad igual o superior a 10 años a 31 de enero de 2020 y para los que llevasen cinco años en la empresa.

A los primeros, les propuso dejar su puesto a cambio de recibir el 50% del salario regulador bruto en un pago diferido de 12 mensualidades durante 10 años. A los segundos, les ha invitado a dejar el grupo con una compensación del 60% del salario regulador bruto durante cinco años, con un máximo de tres anualidades. Además, lanzó otro plan para los directivos, a los que se les abonará el 50% del salario regulador en ocho años. En este caso, se trata de una extinción de contrato, por lo que no se contemplan planes de pensiones, ni cantidad compensatoria alguna, según las fuentes sindicales.

Las divisiones afectadas del centro corporativo son la de I+D, Telefónica Digital, TWIS (Telefónica International Wholesale Services) y Telefónica SA, donde trabajan cerca de 3.000 personas, está fuera de la unidad de negocio y donde no existe comité de empresa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios