ENCUENTRO DE JAVIER DE JAIME EN ABU DABI

Pallete se reúne con CVC y fondos soberanos árabes para blindar la acción

El presidente de la operadora ha tenido encuentros con fondos de capital riesgo y vehículos de inversión de Oriente Medio en busca de socios que refuercen la cotización

Foto: El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
Adelantado en

El débil momento de Telefónica en bolsa está atrayendo la atención de los mayores fondos de inversión del mundo para analizar una potencial entrada en su capital, con el fin de aprovecharse de los bajos precios de la cotización. Según han confirmado fuentes financieras, CVC Capital Partners, uno de los mayores ‘private equity’ de Europa, ha mantenido varias conversaciones con José María Álvarez-Pallete con el fin de poder estudiar una alianza a medio y largo plazo, tal y como el fondo británico ha hecho en Naturgy. Por su parte, el presidente de la operadora se ha reunido en las últimas semanas con varios fondos soberanos para explicarles la última reestructuración con el objetivo de captar capital.

Según las mismas fuentes, Javier de Jaime, director general de CVC Capital Partners y el hombre fuerte de esta firma de capital riesgo en España, se ha reunido con el presidente de Telefónica con el fin de conocer la verdadera situación de la operadora española y sondear la posible compra de una participación. Fuentes oficiales del ‘private equity’ inglés han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Por su parte, fuentes próximas a Telefónica han admitido los contactos, pero les quitan trascendencia al considerar que se trata de conversaciones frecuentes con este tipo de inversores.

No obstante, otras fuentes apuntan que CVC Capital Partners no es un inversor cualquiera, como pueden ser Fidelity o BlackRock, fondos que, pese a su ingente tamaño, toman participaciones pequeñas, que no suelen superar el 5% del capital y que no piden presencia en el consejo de administración. Se trata de inversiones a corto plazo. Por el contrario, la firma británica suele comprar paquetes significativos que le dan derecho a tener asientos en el órgano de gobierno de las compañías en la que pone el dinero, con el objetivo de influir en la estrategia.

Así lo ha hecho en Naturgy, de la que en marzo de 2018 adquirió el 20% del capital por 3.800 millones de euros en común acuerdo con su presidente, Francisco Reynés. Una inversión que le ha dado derecho a tener dos consejeros y a poder tener voz y voto en la toma de decisiones relevantes. Anteriormente, actuó del mismo modo en Abertis, presidida en aquel momento por el propio Reynés, de la que llegó a tener casi el 15% del capital entre 2010 y 2015. En ambos casos, CVC fue de la mano de Isidre Fainé, presidente de Critieria Caixa Corp, curiosamente, el actual primer accionista de Telefónica.

Fachada de la sede de Telefónica, en Madrid. (EFE)
Fachada de la sede de Telefónica, en Madrid. (EFE)

El acercamiento de CVC no es el primero que recibe Telefónica. Antes, por la sede de la operadora española han pasado otros altos responsables de fondos de capital riesgo de primer orden mundial. Uno de ellos fue KKR, cuyo presidente y consejero delegado, Henry R Kravis, mantuvo un encuentro con Pallete y con Ángel Vilá, su mano derecha, para expresarles su deseo de conocer con detalle la situación del capital de la multinacional española. Una aproximación amistosa del fundador del ‘private equity’ con base en Nueva York que tuvo lugar después del verano pasado, cuando la cotización de Telefónica tocó mínimos en más de 20 años.

Según distintas fuentes, estas reuniones no han cuajado todavía en ningún acuerdo porque estos fondos han pedido a Pallete un plan de reestructuración más agresivo para reducir la deuda de forma más acelerada y que permita a la empresa adaptarse a los nuevos competidores en el mundo de las comunicaciones. Mirabaud, uno de los brókeres más seguidos del mercado, ha asegurado en una nota interna a sus clientes que Telefónica seguirá teniendo una deuda de 51.000 millones de euros (incluidos los créditos, bonos híbridos, costes de reestructuración y alquiler de edificios) si no aumenta el ritmo de ventas de activos.

Los deberes, antes de la junta

El pasado mes de noviembre, el consejo de administración de Telefónica anunció una nueva hoja de ruta para centrarse en los servicios de mayor valor añadido y en cuatro grandes mercados geográficos, lo que supone 'de facto' la venta de la mayoría de sus filiales en Latinoamérica, con la excepción de Brasil. Un reposicionamiento adoptado tras un consejo extraordinario de 48 horas celebrado en Barcelona los días 26 y 27 de noviembre.

Apenas unos días más tarde. Pallete se desplazó a Oriente Medio para reunirse con fondos soberanos de la zona para explicarles su nueva estrategia con el objetivo de captar capital de inversores amigos con los que blindar el accionariado de potenciales 'hedge funds' activistas. Especialmente Elliot, el fondo estadounidense que a finales de 2018 ya merodeó la cotización de Telefónica y que en septiembre de 2019 desembarcó en el gigante AT&T, también con serios problemas de deuda.

Aprovechando la celebración del Gran Premio de Abu Dabi, Pallete mantuvo varios encuentros con fondos estatales que suelen invertir a medio y largo plazo, como ha hecho Qatar en Iberdrola. Otras fuentes indican que también se ha desplazado a Asia en busca de otros socios de un perfil similar, como en su día hizo Temasek en Repsol.

El objetivo de Pallete es llegar a la próxima junta general de accionistas, que se celebrará en junio, con parte de los deberes completados. Su intención, y así se lo transmitido a la cúpula directiva, es convertir las palabras en hechos y presentarse ante los inversores con al menos dos operaciones de desinversión ejecutadas. La más avanzada es la venta parcial de su negocio de infraestructuras en Reino Unido. La segunda y más transformadora es el traspaso de Hispam, el 'holding' que engloba sus activos en países como Argentina, Perú, Chile o Colombia. Una sociedad que se ha valorado en hasta 13.000 millones, por lo que Telefónica podría ingresar entre 6.000 y 6.500 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios