PARA CENTRALIZAR LOS RECURSOS

Telefónica reordena la cúpula y prepara la salida de hasta 500 directivos

José María Álvarez-Pallete está preparando una reestructuración organizativa que afectará a las segundas y terceras líneas directivas y que podría saldarse con la salida de hasta 500 ejecutivos

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

Los ajustes de Telefónica no solo van a afectar a la tropa. Según han confirmado fuentes próximas a la operadora, José María Álvarez-Pallete está preparando una reestructuración organizativa que afectará a las segundas y terceras líneas directivas y que podría saldarse con la salida de hasta 500 ejecutivos. El planteamiento va a afectar a las cinco divisiones territoriales en los que se divide el negocio en España, así como a la mayoría de las filiales en el extranjero, para centralizar los recursos.

El proyecto, que se ha desarrollado con la ayuda de McKinsey, está muy avanzado y pretende ejecutarse en los próximos meses para continuar con el recorte de costes y simplificación de la organización. Telefónica ha declinado hacer ningún comentario concreto sobre esta información, si bien ha reconocido que esta reordenación está en estudio y que pondrá en marcha un plan de recolocación para los afectados.

La idea original es reducir a la mínima expresión las direcciones territoriales en las que en 2001 se segregó el negocio y que en ese momento ya suponía una centralización de las operaciones. Aquella remodelación, aprobada por César Alierta, dividió el territorio en Centro (Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid), que quedó a cargo de Adrián García Nevado; Este (Valencia, Baleares y Murcia), del que se responsabilizó Javier Castro; Sur (Andalucía, Extremadura, Islas Canarias y Ceuta y Melilla), que se puso en manos de José Rocillo; y Norte (Aragón, Galicia, Cantabria, La Rioja, Navarra, País Vasco y Asturias), bajo Javier Zorrilla.

En paralelo, se creó la dirección de Desarrollo de Negocio, única unidad comercial que operaría a nivel central y cuyo máximo responsable fue Javier Aguilera, con reporte directo al presidente, Guillermo Ansaldo. Este directivo es ahora el jefe de lo que se denomina Recursos Globales y con Marta Machicot, directora general de Personas, son los encargados de esta nueva revisión.

Una reestructuración que también está siendo supervisada por Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, y María Jesús Almazor, consejera delegada del negocio en España y antigua directora del Territorio Sur. Otras fuentes indican que incluso podría haber un cambio de roles entre Gayo y Almazor. A las personas afectadas por la reorganización se les va a ofrecer incorporarse a los servicios centrales de Madrid o acogerse a una prejubilación.

La centralización podría suponer también un cambio de roles de Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, y Chus Almazor

Algo similar va a hacer Telefónica en el resto de países en los que opera, como Alemania, Inglaterra, Colombia, Brasil, Argentina y México, entre otros. El objetivo, según las mismas fuentes, es adelgazar de forma significativa la cúpula directiva para adecuarla a las nuevas necesidades operativas del grupo. Estas fuentes indican que ambos procesos podría suponer la salida de hasta 500 directivos de segunda y tercera línea. La compañía ha declinado cuantificar el número de personas que se verán afectadas.

'Reconecta' y ERE

Justo hace un año, José María Álvarez-Pallete convocó a 900 directivos de Telefónica para presentarles el nuevo plan de compañía. El presidente de la operadora lo bautizó como ‘Reconecta’, un eslogan interno y externo del grupo de telecomunicaciones para adaptarse a lo que el primer directivo del 'holding' describe como “un cambio sin precedentes en la historia de la humanidad”.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete. (EFE)

El plan, también hecho por McKinsey, pretendía elevar la moral de la plantilla para explicar que el grupo era “más fuerte que hace cinco años, que nuestras redes son más fuertes, nuestros clientes son más fieles y que estamos subiendo en facturación”, para mitigar las dudas por el comportamiento en bolsa. Con ‘Reconecta’, Pallete pretendió transmitir a los ejecutivos que asistieron físicamente al acto y a los 120.000 empleados que se conectaron a la 'webcast' “el orgullo” y “el privilegio” que es trabajar en Telefónica. “Telefónico se es para toda la vida”, aseguró en una comunicación interna el primer ejecutivo del grupo.

El pasado 9 de septiembre, Telefónica anunció un nuevo Programa Voluntario de Suspensión Individual de la Relación Laboral (PSI) en España a partir de los 53 años, que afectaba a unos 5.000 trabajadores. Un ajuste para cerca del 21% de la plantilla de la compañía en nuestro país, que parcialmente iba a ser compensado con la contratación de unas 2.000 personas con cualificación más acordes al negocio actual del grupo.

La semana pasada, el grupo comunicó que, en apenas un mes, 2.636 personas con 53 años o más y con una antigüedad superior a 15 años en la empresa se han apuntado al PSI. Una reducción de plantilla que ha tenido un coste de 1.876 millones y que se ha dotado contra los resultados de los nueves primeros meses del año, los cuales han caído un 50%. La empresa espera ahorrar 220 millones anuales con este plan a partir de 2021.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios