ENTREVISTA CON EL SECRETARIO DE ESTADO

Olivares (Defensa), contra Airbus: "La unidad española ha perdido peso dentro del grupo"

El secretario de Estado de Defensa critica que Airbus España esté fuera del comité ejecutivo del grupo por primera vez en 19 años, y pide que llegue a un acuerdo con Indra para el Eurofighter

Foto: Ángel Olivares, durante la entrevista en su despacho. (Ministerio de Defensa)
Ángel Olivares, durante la entrevista en su despacho. (Ministerio de Defensa)
Adelantado en

El Gobierno quiere aprovechar el programa de futuro caza de combate europeo (conocido por sus siglas FCAS) para potenciar la entrada de España en los segmentos de mayor valor añadido en la aeronáutica y la Defensa. Elegir a Indra como coordinador de la industria española en el consorcio creado por nuestro país junto a Francia y Alemania ha sido la materialización de esa voluntad. Algo que Airbus, que contaba con ser designado como ha venido ocurriendo en las dos últimas décadas, ha encajado mal.

Pero según el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, entrevistado por El Confidencial el miércoles pasado, esto no tiene visos de cambiar. Ni tan siquiera después de la visita a España del presidente de Airbus, Guillaume Faury, que ha incluido un encuentro con Olivares y la ministra de Defensa, Margarita Robles; y también reuniones en Moncloa y Zarzuela.

El secretario de Estado liga la decisión adoptada por el Gobierno en la coordinación del nuevo 'Eurofighter' a lo que asegura que es una pérdida de consideración de Airbus España dentro del grupo Airbus desde inicios de siglo. Aunque rechaza que haya habido ningún giro en la política industrial del Gobierno en el sector de la Defensa, lo cierto es que la selección de Indra ha levantado una enorme polvareda política, bursátil e industrial.

"En la última reestructuración, la dirección de Airbus España ha dejado de participar en el comité ejecutivo de Airbus Grupo, por primera vez. La importancia relativa de España dentro de Airbus ha ido disminuyendo. El crecimiento muy importante de Airbus en España, también se ha producido en mayor cuantía y valor en Francia y Alemania", enumera el Sedef. "España ha puesto en manos de Airbus activos estratégicos para la defensa nacional. La confianza de España en Airbus es plena. Me gustaría que fuera correspondida de otra manera. Incrementando la importancia de España dentro del grupo, y con más sensibilidad respecto a las necesidades del país", resume.

Junto a esa pérdida de peso en el órgano ejecutivo, también se ha producido una desigualdad a nivel corporativo, de consejo de administración. De hecho, este fue el primer problema serio que aún no se ha solucionado, enquistado desde 2015. La exclusión del comité ejecutivo ha ocurrido este año. "El primer desacuerdo se produjo por la diferencia respecto a los acuerdos de seguridad firmados por Airbus con Francia y Alemania, que les reconocen la potestad de nombrar a dos consejeros cada uno en Airbus. Nosotros planteamos que queríamos nominar uno. Y desistimos de firmar ya que esto no era posible, y seguimos trabajando en otros aspectos. Pero ese desacuerdo inicial, unido a los cambios en la cúpula de Airbus en España han imposibilitado firmar desde hace cuatro años".

Y para que no haya lugar a equívocos, añade: "En el consejo de Airbus hay representantes del gobierno alemán y francés, pero la consejera española no fue nombrada con el apoyo del Gobierno". Se trata de la expresidenta de IBM en España, y consejera de Caixabank entre otras empresas, Amparo Moraleda. Fue reelegida en 2018 por un segundo periodo y entró de la mano del expresidente de Airbus, el alemán Tom Enders. España tiene un 4% de participación en Airbus Group, mientras que los otros dos países europeos controlan un 12% cada uno.

El Sedef trasladó estos mensajes al propio Guillaume Faury, consejero delegado de Airbus, en una reunión que ambos mantuvieron en el ministerio de Defensa unas horas después de la entrevista con El Confidencial el pasado miércoles.

El mejor defensor de Airbus España

Dicho todo ello, el hombre de confianza de la ministra Margarita Robles echa un capote a la estructura de Airbus en España, la industrial y la de gestión que dirige Alberto Gutiérrez. "Nuestra confianza en Airbus España es total y creemos que debe de tener un papel más importante en el seno de la corporación. Vamos a defender las capacidades de Airbus España con todas nuestras fuerzas, incluyendo las de la industria auxiliar: no van a tener mejor defensor que nosotros. Nosotros somos mejores defensores de Airbus España que Airbus Grupo". "Cualquiera que conozca la realidad económica y empresarial en España sabe lo que estoy diciendo", remacha.

En este sentido, asegura sentirse preocupado por "el impacto de la reducción de carga de trabajo en los programas militares, y también la ausencia de un plan industrial que dé visibilidad, como lo fue el de 2004-2009". Se refiere a la caída de la producción del A400M y el C295, cuyas fábricas en España están funcionando al ralentí. Son, junto al avión tanquero A330MRTT que se produce en Getafe, las tres principales referencias de la aeronáutica de Defensa en España.

El Sedef Ángel Olivares, con los periodistas de El Confidencial. (Ministerio de Defensa)
El Sedef Ángel Olivares, con los periodistas de El Confidencial. (Ministerio de Defensa)

Teniendo esto en cuenta, ¿no hay entonces riesgo sobre las capacidades de Airbus en España tras la decisión favorable a Indra? "Yo no tengo ninguna inquietud, tengo preocupación, en cuanto a que Airbus desarrolle programas que sean aptos para las capacidades españolas. Tengo ilusión en que Airbus España sea quien desarrolle el avión entrenador futuro, el que también sirva para el FCAS y también para sustituir el C-101. Airbus tiene en España tiene muchas capacidades que aportar a este proyecto".

El Sedef también se apoya en la trayectoria de la Airbus para sustentar la postura del Gobierno de apoyarse en una empresa española en lugar de en el consorcio europeo. "Airbus se fundó para ser un pilar de la industria y la Defensa europea. Esa filosofía debe permanecer, un instrumento de la Unión Europea para la construcción europea. Y eso hay que combinarlo con la realidad de que es una multinacional con presencia en el mundo entero. No se debe olvidar esa filosofía, sobre todo porque los países clave que la fundaron han cedido activos muy sensibles de su soberanía a esa empresa".

¿Acuerdo sencillo?

Olivares relata además que, tras sumarse España al consorcio FCAS en junio pasado, Francia y Alemania le solicitaron el nombramiento de un coordinador nacional de la industria española. "Teníamos que nombrarlo a inicios de agosto, pero lo pospusimos hasta final de mes para propiciar un acuerdo entre Indra y Airbus". Pero esa negociación no fructificó pese que el Sedef asegura: "Son las dos grandes empresas, con participación pública, y entre las que no hay zonas de confluencia. Airbus no compite con Indra, ni viceversa, cada una está en un nivel. No solo en cuanto a tamaño sino también en capacidades. Son diferentes".

El Gobierno trato de mediar entre ambas empresas, y les planteó hasta tres cuestiones para tratar de proteger la seguridad y la Defensa nacional

En esa negociación, el Gobierno comunicó a las dos empresas que quería que se respetaran tres cuestiones. "Primero, queremos proteger activos sensibles para la seguridad y la Defensa nacional. Esto supone la firma de acuerdos de seguridad que garanticen la disponibilidad de esos activos en el futuro para su uso en la Defensa nacional. Sobre todo los que son financiados por fondos públicos, como es lógico", explica el alto cargo. A esto se añade que el reparto de la carga de trabajo la hará el Gobierno a través de los ministerios de Defensa, Hacienda, Industria y Ciencia; y que deben de poder participar en el FCAS todas las empresas españolas que aporten valor con independencia de su tamaño.

Sobre la posibilidad de cambiar o modular esa decisión, secretario de Estado (Sedef) responde que "esta no es una decisión coyuntural, que se pueda cambiar de la noche a la mañana. Se ha decidido que sea Indra, y seguimos insistiendo en que vayan de la mano con Airbus y el resto de la industria. Aportaremos toda nuestra capacidad de mediación y arbitraje para que el acuerdo se produzca". Y reitera el llamamiento a un acuerdo entre Airbus e Indra. "No entiendo por qué no se ha producido. Me parece relativamente fácil. Si hay voluntad y buena fe, lealtad y respeto, ese acuerdo es relativamente fácil. Porque además no hay confluencias".

Como orientación estratégica de fondo, más allá de las coyunturas en la relación con Airbus, Olivares pone un ejemplo para explicar qué busca el Gobierno en el largo plazo. "En todos los programas de armamento, sean para tierra, mar o aire, aportan mucho más valor añadido los sistemas embarcados en detrimento de las plataformas. En la industria naval, el portaaviones Juan Carlos I desplaza 25.000 toneladas y una fragata, en números redondos, 5.000. El primero cuesta 400 millones, y el segundo, 800. Esto ejemplifica dónde está el valor, donde se está depositando el valor". Bajo la égida de Airbus, España se ha convertido fundamentalmente en un referente mundial en aeroestructuras, especialmente en fibra de carbono.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios