se llevó el dinero fuera del banco

BBVA aflora los 80 millones pagados a FG y aparcados en un banco extranjero

La entidad, que reúne a su consejo de administración para analizar el caso de las escuchas ilegales de Villarejo, podría reclamarle al expresidente la pensión acumulada y externalizada

Foto: Francisco González. (EFE)
Francisco González. (EFE)

El consejo de administración de BBVA va a analizar en su reunión ordinaria de enero la investigación interna encargada por el banco para esclarecer la contratación de los servicios presuntamente ilegales del comisario José Villarejo. Unas prácticas —escuchas telefónicas, seguimiento de personas, etc.— que han puesto en tela de juicio la continuidad como presidente de honor de Francisco González, y podrían acabar conllevando la petición de devolución de parte de su bonus en diferido o de los 80 millones de euros que se le pagaron en aquella época en forma de plan de pensiones y que se encuentran externalizados fuera de la entidad.

FG, como se conoce al que ha sido presidente del grupo durante las dos últimas décadas, acumuló principalmente ese dinero entre 1999 y 2009, ejercicio en el que cumplió los 65 años de edad. En 2003, primer ejercicio en el que BBVA hizo públicas las retribuciones de sus consejeros, Francisco González reconoció acumular ya 28,88 millones como fondos para su jubilación. Una cantidad que fue engordando hasta los 33,11 millones en 2004; 43,24 millones en 2005; 53,19 millones en 2006; 61,31 millones en 2007; 72,54 millones en 2008, y los 79,79 millones de 2009.

En esos años, especialmente entre 2004 y 2005, BBVA contrató los servicios de Villarejo, al que se le encargó el espionaje de empresarios, políticos y hasta de directivos del propio banco para abortar el intento de compra por parte de Sacyr de una participación significativa del capital. Aquella maniobra estuvo respaldada por Rodrigo Rato, en ese momento ya director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), por César Alierta, presidente de Telefónica, y por Manuel Pizarro, primer ejecutivo de Endesa y el verdadero mentor de FG. La defensa contó también con el respaldo de Jaime Caruana, entonces gobernador del Banco de España, y consejero de BBVA desde el pasado año.

Tras superar esta crisis, el que fuera presidente de BBVA continuó en su cargo y el 21 de diciembre de 2007 aprobó ampliar la edad de jubilación hasta los 70 años. Un cambio relevante en los estatutos del consejo de administración porque con ello FG se aseguró la permanencia en la planta 28 del edificio principal del banco en Madrid hasta 2012. Posteriormente, en 2011, repitió la maniobra y alargó la edad para poder ser presidente hasta los 75 años, es decir, hasta 2019.

Las escuchas para abortar el intento de compra por parte de Sacyr fueron respaldadas por Rodrigo Rato, César Alierta y Manuel Pizarro

Pero cuando en 2009, al cumplir los 65 años, González sacó de su propio banco esos 79,8 millones que percibió, mediante la externalización de su fondo de pensiones en una entidad extranjera. Es decir, en lugar de que BBVA le gestionase el dinero que le había ido aportando para su jubilación, FG se lo llevó a otra institución.

Compensación diferida y rescatable desde el 20 de diciembre

Según distintas fuentes, esa millonaria cuantía acabó en HSBC. Otras fuentes aseguran que la póliza de seguro era de AXA. Según acordó el consejo de administración en 2009, FG solo podía rescatar esos 79,9 millones justo cuando dejase sus funciones ejecutivas en BBVA, hecho que ocurrió el pasado 20 de diciembre. Por ello, el órgano de gobierno actual, en el caso de que decidiese quitarle el cargo de presidente de honor del banco y de presidente de honor la fundación, podría reclamarle la devolución de parte de ese dinero.

Altos directivos de BBVA aseguran que aquella decisión de Francisco González de sacar su jubilación de su propia entidad fue un movimiento para evitar que, por cualquier motivo, el banco pudiera bloquear los citados casi 80 millones de euros en el caso de que hubiera estado en su propio balance. Según los estatutos actuales, BBVA solo puede exigirle la devolución de parte de las acciones que cobrará en los próximos años como retribución variable, pero si se confirmasen las citadas irregularidades con Villarejo, la entidad podría tomar medidas más radicales.

Fuentes oficiales del grupo financiero con sede en Bilbao han confirmado que ese dinero fue externalizado, pero han declinado hacer ningún comentario sobre dónde acabó. Por su parte, HSBC tampoco ha querido hacer comentarios sobre esta información.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios