operación trampa: el contenido de las llamadas

BBVA compró a Villarejo conversaciones de Moncloa entre De la Vega y Sebastián

La entidad accedió a llamadas en las que participaron la vicepresidenta del Gobierno y el jefe de la Oficina Económica de Moncloa, y controló teléfonos de varios ministerios

Foto: El ya expresidente de BBVA Francisco González, el pasado abril, en la junta general de accionistas del banco. (Reuters)
El ya expresidente de BBVA Francisco González, el pasado abril, en la junta general de accionistas del banco. (Reuters)

El comisario Villarejo proporcionó al BBVA de Francisco González en plenas maniobras del PSOE y Sacyr para tomar el control del banco el contenido de supuestas conversaciones telefónicas en las que participaron el entonces jefe de la Oficina Económica de Moncloa, Miguel Sebastián, y la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Según consta en la documentación a que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com', el presunto cerebro de la operación Tándem habría logrado acceder presuntamente al contenido de parte de las 15.000 conversaciones teléfonicas que llegó a controlar entre noviembre de 2004 y febrero de 2005 por encargo de la segunda entidad financiera de España.

Entre los presuntos pinchazos, destaca una conversación que aparece en un informe proporcionado por Villarejo a BBVA con fecha del 4 de febrero de 2005, en plena ofensiva del PSOE y Sacyr para entrar en el consejo del banco y desplazar a González de la presidencia. El documento transcribe una presunta llamada a tres bandas. Por un lado, uno de los interlocutores sería Ignacio Rupérez, que en ese momento era jefe del servicio de estudios del Banco Santander. El grupo de fieles a González y el agente encubierto consideraban que estaba implicado en el asalto a la entidad y que hacía de enlace entre Emilio Botín y los rostros más visibles de la maniobra, sobre todo, el entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, y el industrial Juan Abelló.

Rupérez contactó el 18 de enero de 2005 a las 17:32 con un teléfono de Presidencia del Gobierno. Según los informes confeccionados por Villarejo, al otro lado del teléfono estaba Sebastián, que entonces tenía su despacho en esas instalaciones. A lo largo de cuatro páginas y bajo el encabezamiento de 'Trampa', el nombre de la operación defensiva de BBVA, el comisario transcribió las palabras que teóricamente se cruzaron ambos interlocutores. El diálogo se produjo en una fecha clave. Ese mismo día se presentó ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una denuncia contra González por presuntas irregularidades en la venta de su sociedad de bolsa, FG Valores, a Merrill Lynch en 1996.

El entonces presidente de BBVA sospechaba que Rupérez y Sebastián también estaban detrás de la denuncia para forzarle a salir del banco. Esos temores eran acertados, según el informe de Villarejo. “Perdona, que antes no podía atenderte...”, comenzó disculpándose supuestamente Sebastián con Rupérez. “He comentado con el jefe y anda en otros temas...”, respondió Rupérez. El jefe al que se refería no era otro que Botín. Si esto no le parece importante... no sé...”, reaccionó Sebastián. Rupérez expresó luego su convencimiento en que la denuncia ante la CNMV provocaría la dimisión de González: “Con esto, el mercado le echa sin hacer más... Aunque Matías, cuando se lo conté... me dijo que no esta claro lo que va a hacer Manolo con la patata”. Matías era Matías Cortés, abogado entonces de Prisa e implicado en la operación, y Manolo no era otro que Manuel Conthe, presidente en ese momento de la CNMV, el organismo que debía pronunciarse sobre la legalidad de la venta de FG Valores.

BBVA compró a Villarejo conversaciones de Moncloa entre De la Vega y Sebastián

En un momento de esa conversación, según el informe, Sebastián interrumpió a Rupérez para decirle que le iba a pasar el teléfono a otra persona. “María Teresa quiere comentarte algo... (inaudible)... luego seguimos”. Era María Teresa Fernández de la Vega. “Cómo estás, Ignacio... (inaudible)... y me cuenta Miguel [Sebastián] que Emilio está preocupado por su tema... [la Audiencia había abierto juicio oral contra Botín por el asunto de las cesiones de crédito]”. “Transmítele que ya está hablado y no habrá problemas... (inaudible)... aunque ya sabes cómo son en ese ministerio”, dijo De la Vega, según el informe de escuchas entregado a BBVA. “Pero ahora hay que decidirse por el... (inaudible)... González... esto ya parece de chiste...”. “Vicepresidenta, me tranquilizan tus palabras y ahora mismo se las transmito al jefe, y del otro tema ya sabe Miguel que podéis seguir contando con nosotros...”, contestó supuestamente Rupérez.

Ese tema era la ofensiva para conseguir dominar el consejo de BBVA. De la Vega calmó aún más al teórico representante de Botín: “Te dejo con Miguel y tranquiliza a todos... (inaudible)... y tenéis el apoyo del presidente [José Luis Rodríguez Zapatero]... que ya... Miguel...”. Sebastián cogió el teléfono y retomó la conversación con Rupérez. Segundos después, habría soltado una frase lapidaria: “Estamos todos muy nerviosos y el que tiene que estar preocupado es el calvo...”, en clara referencia a González.

Villarejo entregó aún más informes de conversaciones supuestamente interceptadas en el marco de la llamada operación Trampa, que como reveló este diario habría sido financiada por el BBVA con el pago de al menos 517.600 euros a la agencia de investigación del comisario, Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (Cenyt). No solo controló llamadas de Moncloa. Entre los casi 4.000 teléfonos distintos, tanto fijos como móviles, que rastreó durante los tres meses que se prolongaron sus indagaciones, y que quedaron almacenados en archivos de Excel en poder de El Confidencial, hay números del Congreso de los Diputados, del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Economía, así como de la sede central del PSOE en la calle de Ferraz.

El comisario también habría accedido supuestamente al contenido de varias conversaciones entre José Pérez, antiguo director de estudios de BBVA y directivo en ese momento de la agencia de valores Intermoney, y el periodista y directivo de la agencia de comunicación GBA Ángel Boixadó, tras ubicarlos en el Grupo Hostil que supuestamente se había alineado con el Gobierno, Del Rivero y Abelló para derrocar a González.

Este diario y 'Moncloa.com' han contactado con varios de los protagonistas de estas conversaciones. Todos ellos han reconocido haber hablado con las personas y en las mismas fechas que reflejan los informes de Villarejo, aunque por el tiempo trascurrido no han sido capaces de recordar esas palabras o reconocerse en los diálogos.

La información habría permitido a BBVA anticipar los movimientos de sus rivales. Este jueves, tras dos días de informaciones sobre la operación Trampa, el banco emitió por fin una reacción sobre el escándalo. “En relación con las informaciones publicadas sobre el Grupo Cenyt, que de ser ciertas revestirían una indudable gravedad, BBVA manifiesta que en junio de 2018 inició una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por dicha empresa. Además, solicitó a un despacho externo de abogados una revisión independiente de los hechos y de la documentación disponible. Ambas actuaciones están en curso en la actualidad”, aseguró la entidad en un comunicado. “Si en las investigaciones se acreditara la existencia de irregularidades, BBVA tomará las medidas internas que procedan y llevará a cabo las acciones judiciales pertinentes, y, como siempre, colaborará con la Justicia”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios