por posible efecto en el negocio

S&P vigila el daño reputacional en BBVA de los casos de espionaje de Villarejo

La agencia de ‘rating’ monitoriza el efecto del caso Villarejo en la reputación y cómo puede afectar al negocio y, por lo tanto, a su calificación crediticia. No ve necesidad de más capital

Foto: Villarejo. (EC)
Villarejo. (EC)

El daño reputacional que puede sufrir BBVA como consecuencia de los audios del comisario retirado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva, se ha convertido en un elemento más de análisis. La agencia de ‘rating’ S&P Global ha reconocido este miércoles que “monitoriza” los efectos del daño reputacional en el negocio y, como derivada, en la calificación crediticia.

“Consideramos el daño reputacional en los ‘ratings’ si influye en el negocio y en el perfil financiero”, señala Luigi Motti, 'senior director' - 'analytical manager' de servicios financieros en S&P Global Ratings, que en una presentación sobre la salud de la banca europea pone como ejemplo al banco danés Danske Bank, al que empeoró la perspectiva de su calificación crediticia recientemente por verse envuelto en un escándalo de lavado de dinero. "En BBVA hay una investigación y es pronto. Lo estamos monitorizando para ver si hay sanción o impacto", agrega Motti.

En el caso de BBVA, la polémica afecta a su ex presidente ejecutivo y desde este mes de enero presidente de honor, Francisco González, por el presunto espionaje masivo realizado en 2004 y 2005 por el Grupo Cenyt, empresa propiedad de Villarejo, para frustrar la toma de control de BBVA por la constructora Sacyr, un movimiento que habría acercado a la segunda entidad del país al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los audios de Villarejo han provocado preocupación en el entorno del supervisor europeo, hasta el punto de que el Banco Central Europeo (BCE) ha instado el banco que preside ahora Carlos Torres a que ataje una crisis que “se está desbordando”, según fuentes conocedoras de la situación.

La agencia S&P, que ha evitado valorar el fichaje frustrado de Andrea Orcel por Banco Santander, ha aplaudido la evolución de la sostenibilidad financiera de los bancos españoles, y contradice al Banco de España en sus posiciones de capital. El supervisor suele señalar que las entidades españolas están a la cola de Europa y que necesitan “esfuerzos adicionales”, pero la calificadora crediticia considera que “no hay debilidad en las posiciones de capital frente a los riesgos en balance”.

No obstante, el responsable del análisis de los bancos anticipa aumentos muy leves en la rentabilidad de las entidades este año, que es “el gran desafío” del sector después de haber reforzado sus balances con la venta masiva de carteras de adjudicados y créditos fallidos.

S&P prevé que la economía española crezca un 2,3% este año, y que la expansión real del PIB se sitúe por encima de la media europea tanto en 2019 como en 2020. Asimismo, considera “optimistas” las estimaciones de ingresos del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para los que el Ejecutivo busca apoyos, y ve una senda de mejora de la posición financiera de la economía española, así como una reducción del coste de la deuda pública por haber alargado la vida media.

El abaratamiento de la deuda es importante, ya que alerta del impacto en el coste de financiación de la retirada de estímulos del BCE. De hecho, es una de las pocas previsiones que aún apuntan a septiembre para una subida de tipos desde el 0%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios