siguen con "sorpresa" los vínculos al presidente de honor

El BCE insta a BBVA a atajar la crisis Villarejo-FG: "Se está desbordando"

Por el momento, no hay margen para que el supervisor intervenga, pero en Fráncfort consideran necesario que el consejo tome cartas en el asunto

Foto: El expresidente del BBVA Francisco González (FG). (Reuters)
El expresidente del BBVA Francisco González (FG). (Reuters)

En la sede del Banco Central Europeo se están siguiendo con “sorpresa” los vínculos profesionales entre el presidente de honor del BBVA, Francisco González, y el comisario retirado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017 acusado de presuntos delitos de organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, extorsión y descubrimiento y revelación de secretos.

Así lo aseguran a El Confidencial fuentes conocedoras del enfoque que está adoptando la institución ante las revelaciones sobre el espionaje masivo realizado en 2004 y 2005 por el Grupo Cenyt, empresa propiedad de Villarejo, para frustrar la toma de control del BBVA por la constructora Sacyr y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Según el diagnóstico de estas fuentes, al tratarse de un cargo honorífico y no ejecutivo del banco, hay poco margen para una intervención del Consejo Único de Supervisión, presidido desde el 1 de enero por el italiano Andrea Enria. La única opción de que el BCE entrara de oficio es que se abriera una causa penal, algo que todavía no está claro por una posible prescripción; o que estuviera en juego la estabilidad del grupo financiero.

En su lugar, en el BCE esperan que sea el propio consejo de administración del segundo mayor banco de España el que tome las decisiones más expeditivas: “Probablemente la Comisión Nacional de Valores sí tenga algo que decir, pero no creo que haya ningún movimiento específico [por parte del BCE]. Confío en que ellos mismos reaccionarán, porque la situación se está desbordando”.

[La CNMV analiza el impacto de las escuchas de Villarejo contratadas por el BBVA]

Aunque el regulador no pueda forzar a BBVA a tomar ninguna decisión, sí que podría hacerlo de manera indirecta, señalan otras fuentes próximas al BCE. “El regulador siempre tiene sobre la mesa asuntos que negociar con las entidades, su tono podría ser más severo o comprensivo en función de lo que ocurra con FG”, explican dichas fuentes.

De ahí que en el regulador se espera algún tipo de reacción del consejo de administración presidido por Carlos Torres antes de que empeore la situación. Desde el BCE, añaden estas mismas fuentes, no se entendería otra decisión, ya que el actual presidente tiene relativamente fácil desmarcarse del pasado y aislar el problema quitando la presidencia de honor a González o pidiendo que renuncie él mismo, por el bien de la entidad.

La regulación europea aprobada en plena crisis financiera de la zona euro establece unos duros requisitos para los miembros de los órganos de administración de un banco y los titulares de funciones clave de la entidad. Lo que no está tan claro es que la presidencia honorífica que ostenta en estos momentos González se pueda considerar una 'función clave'.

Aunque el regulador no pueda forzar a BBVA a tomar ninguna decisión, sí que podría hacerlo de manera indirecta

“Los miembros del órgano de administración y los titulares de funciones clave gozarán en todo caso de buena reputación, con independencia de la naturaleza, el tamaño y la complejidad de las actividades de la entidad de crédito”,asegura la guía de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por su acrónimo inglés).

Este documento obliga a analizar una evaluación de cada caso en el momento en el que surja una cuestión que pueda manchar la reputación de alguna de estas personas, incluso si esta se produjo en una etapa profesional anterior.

“Cuando surja una cuestión que siembre dudas sobre la experiencia o la buena reputación de un miembro del órgano de administración o de un titular de una función clave, se llevará a cabo una evaluación para analizar de qué forma dicha cuestión afectará o podría afectar a la adecuación de dicha persona. Se tendrán en cuenta todos los hechos disponibles que sean relevantes para la evaluación, independientemente de dónde y cuándo se produjeron”, afirma la guía de la EBA.

La crisis institucional de BBVA con el caso Villarejo se suma a otros episodios de tensión del banco con el BCE en los últimos meses. El regulador europeo no vio con buenos ojos que Torres fuera nombrado presidente ejecutivo, pero el banco hizo valer la independencia de su consejo frente al criterio supervisor.

Posteriormente, el BCE forzó una concesión del banco español en el nombramiento del nuevo consejero delegado, Onur Genç, al que Torres ha tenido que ceder parte de sus funciones. De hecho, el financiero turco no depende del presidente. El regulador espera que el caso Villarejo no provoque un nuevo choque.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios