el bce puede condicionar el nombramiento

Cristina de Parias entra en la carrera para ser consejera delegada de BBVA

La actual directora de España entra en las quinielas ante las dificultades que podría tener Carlos Torres para elegir a Forcano o Soler por la necesaria aprobación del BCE

Foto: Cristina de Parias. (BBVA)
Cristina de Parias. (BBVA)

BBVA aún no tiene estructurada la cúpula con la que trabajará cuando Francisco González, todavía presidente, se eche a un lado. Carlos Torres le sustituirá como presidente, y debe proponer al consejo el nombramiento de su sucesor como futuro consejero delegado. El Banco Central Europeo (BCE) deberá aprobar la conveniencia del ejecutivo, lo que podría dificultar que Torres opte por los más afines por tener menor experiencia en banca minorista, mientras que perfiles como Cristina de Parias o Jaime Sáenz de Tejada ganan peso en las quinielas del sector.

Hasta ahora, los nombres que más han sonado en el sector son los de Ricardo Forcano, actual director global de talento y cultura del banco, y Javier Rodríguez Soler, director de estrategia y M&A. Los dos han trabajado previamente con Torres. Forcano coincidió con él en Endesa, mientras que Soler lo hizo en el inicio de sus carreras como consultores de McKinsey. Fuentes financieras coinciden en que son los perfiles más cercanos al futuro presidente, pero tienen el hándicap de tener escasa experiencia en banca comercial ante el BCE.

Por el contrario, Sáenz de Tejada, según fuentes de dentro y fuera de BBVA, es el currículo más respetado por el equipo directivo del banco. A sus 50 años, lleva casi dos décadas en la entidad, en la que ha desempeñado los cargos de responsable del negocio de banca corporativa en América, director territorial de la zona centro, director de desarrollo de negocio en España y Portugal, director de estos países y, desde 2014, director financiero. Algunas de estas fuentes sostienen que su sintonía con Torres no es la mejor desde el equipo directivo.

Entre medias de estos perfiles surge con fuerza en las quinielas el nombre de Cristina de Parias (Sevilla, 1965), actual directora de BBVA España también desde 2014, año en el que hubo una reorganización con la que Torres pasó a liderar la banca digital, antes de ser nombrado consejero delegado en 2015. De Parias ha sido consejera delegada de Uno-e, directora de financiación al consumo de Finanzia o directora de innovación y desarrollo de BBVA.

Oficinas de BBVA en Las Tablas. (Reuters)
Oficinas de BBVA en Las Tablas. (Reuters)

La actual responsable del negocio español dirige uno de los tres principales mercados para BBVA, además de ser el de casa. No obstante, en su contra está el estrechamiento de márgenes que sufre de forma generalizada el sector, aunque el beneficio de la actividad bancaria española crece este año a ritmo de dos dígitos, aportando el 27% del resultado neto.

Fuentes del sector coinciden en que este nombramiento sería fácilmente defendible ante el BCE, mientras que Sáenz de Tejada podría continuar como director financiero, Forcano y Rodríguez Soler apuntalando la estrategia de digitalización que defiende Carlos Torres, y este por encima. En cualquier caso, admite una fuente, “seguramente solo Torres y Francisco González sepan el nombre del próximo consejero delegado y este ni siquiera lo sepa aún”. Otros nombres como Derek White o Juan Asúa no están descartados. Fuentes oficiales de BBVA señalan que en este proceso "no van a comentar rumores".

Antes de fin de año

BBVA anunció con el nombramiento de Torres para suceder a González que la elección de consejero delegado se produciría antes de final de año. Quedan dos consejos para ello, con reunión previa de la comisión de nombramientos, y “en el sector hay runrún con que podría ser en noviembre”, señala un banquero. El BCE tendrá un papel relevante.

En este sentido, fuentes financieras aluden a la tensión generada entre el BCE y Francisco González por mantener la presidencia ejecutiva, un modelo común pero que trata de desmontar el organismo presidido por Mario Draghi. El supervisor quiere que el poder se divida entre presidencia no ejecutiva y un CEO con mayor mando en plaza en el día a día para que sea un contrapeso.

Este modelo es poco habitual en España, con ejemplos como CaixaBank, Bankinter, Liberbank o Ibercaja. En España, la opción más extendida es la de la presidencia ejecutiva, con Santander, BBVA, Sabadell o Bankia. Aun así, el último precedente de gran banco antes de BBVA había sido el relevo de Isidre Fainé en CaixaBank, con la elección de Jordi Gual como presidente no ejecutivo y Gonzalo Gortázar como consejero delegado.

El BCE aprieta a los bancos europeos para que aprovechen las sucesiones para optar por el modelo que se defiende desde Fráncfort. En abril, el Tribunal General de la Unión Europea (TUE) dio la razón al banco central al impedir que cuatro cajas regionales del grupo francés Crédit Agricole designaran presidentes del consejo con funciones de “directivo efectivo”.

BBVA optó por mantener su estructura, tras meses de conversaciones con Fráncfort. Sin embargo, fuentes de la banca avisan de que esto ha deteriorado la relación entre el banco español y el BCE, que debe aprobar los nombramientos de los ‘primeros espadas’ de las entidades europeas en el marco de su responsabilidad de supervisión. Por ello, Torres podría tener problemas para designar a un perfil que no tenga un currículo claramente idóneo para el puesto por experiencia y aptitudes para un banco comercial, aun en el supuesto de que tenga el apoyo del consejo, que se tendrá que ganar como hizo González.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios